La ex­qui­si­ta Eli­sa­beth Mul­der

La Vanguardia - Culturas - - Portada - M.ª ÁN­GE­LES CA­BRÉ

Una an­to­lo­gía re­cu­pe­ra a la más eu­ro­pea de las es­cri­to­ras es­pa­ño­las

Es­cri­to­ra y pe­rio­dis­ta con una obra de no­ta­ble so­li­dez, mu­jer mo­der­na e in­de­pen­dien­te, Eli­sa­beth Mul­der es se­gu­ra­men­te uno de los ol­vi­dos más in­jus­tos de las le­tras his­pa­nas del si­glo XX. Una in­jus­ti­cia que aho­ra se re­pa­ra con la pu­bli­ca­ción de una an­to­lo­gía de su obra, poé­ti­ca, na­rra­ti­va y pe­rio­dís­ti­ca

Son años de res­ca­tes y res­ti­tu­cio­nes, de sa­car del ol­vi­do a au­to­ras nin­gu­nea­das. Al­gu­nas fue­ron en su tiem­po muy aplau­di­das, co­mo es el ca­so de Ma­ria Te­re­sa Ver­net en la Re­pú­bli­ca –un oa­sis pa­ra el ta­len­to fe­me­nino–, de Eli­sa­beth Mul­der en la post­gue­rra, o de Car­men Kurtz en las úl­ti­mas dé­ca­das del fran­quis­mo. Pa­ra arran­car con es­te pro­ce­so de ex­hu­ma­ción co­lec­ti­va, es­tas es­cri­to­ras han te­ni­do que es­pe­rar a que ti­rá­ra­mos del hi­lo de las pe­rio­dis­tas –Ire­ne Po­lo o Ma­ría Luz Mo­ra­les (de quien yo mis­ma pu­bli­qué una pri­me­ra apro­xi­ma­ción en

Li­bros de Van­guar­dia). Y si en fe­chas re­cien­tes Ju­lià Gui­lla­mon sa­có a flo­te la fi­gu­ra de Ro­sa Ma­ria Ar­quim­bau, aho­ra nos lle­ga una pie­za va­lio­sa que fal­ta­ba: Eli­sa­beth Mul­der Pier­lui­si (Bar­ce­lo­na, 1904-1987).

Mul­der es un ca­so muy em­ble­má­ti­co de es­cri­to­ra in­jus­ta­men­te obli­te­ra­da. Y lo es por di­ver­sas ra­zo­nes que la sin­gu­la­ri­zan: por su pro­ce­den­cia so­cial, su cos­mo­po­li­tis­mo, su es­pí­ri­tu al­ta­men­te in­de­pen­dien­te y su li­ber­tad crea­do­ra. De fa­mi­lia aris­to­crá­ti­ca, Mul­der es hi­ja de ma­dre por­to­rri­que­ña y pa­dre ho­lan­dés (mar­qués de Te­de­ma Toe­los­dorp). Pa­só par­te de su in­fan­cia en Puer­to Ri­co, fue edu­ca­da con pre­cep­to­res pri­va­dos y es­tu­dió mú­si­ca con En­ric Gra­na­dos. La fa­mi­lia la ca­só con un ri­co hom­bre de ne­go­cios trein­ta años ma­yor, del que en­viu­dó sien­do aún muy jo­ven.

Em­pe­zó cul­ti­van­do la poe­sía pe­ro aca­bó de­can­tán­do­se por la na­rra­ti­va, en la cual des­ta­ca su vo­lun­tad de in­ter­na­cio­na­li­za­ción de los es­ce­na­rios, de ahí que la pre­sen­cia en sus obras de Bar­ce­lo­na sea muy re­si­dual. Co­mo poe­ta se es­tre­nó muy tem­prano y, da­do que en aque­llos tiem­pos la iden­ti­dad real de los fir­man­tes po­día per­ma­ne­cer ocul­ta (co­sa hoy im­pen­sa­ble por cul­pa de la dic­ta­du­ra del mar­ke­ting), hu­bo quien pen­só que de­trás de su obra na­da flo­rea­da te­nía que ha­llar­se ne­ce­sa­ria­men­te un hom­bre. Lo cuen­ta en sus me­mo­rias aún iné­di­tas Ana Ma­ría Mar­tí­nez Sa­gi, que, que­rien­do des­ve­lar el mis­te­rio, se atre­vió un día a ir a vi­si­tar­la a su ele­gan­te do­mi­ci­lio de la Bo­na­no­va, don­de le sor­pren­dió so­bre to­do la nu­tri­dí­si­ma bi­blio­te­ca, inusual tam­bién por su ca­rác­ter in­ter­na­cio­nal, pues Mul­der do­mi­na­ba va­rios idio­mas.

La au­to­ra re­sul­tó ser una vein­tea­ñe­ra de pe­ne­tran­tes ojos ver­des, muy be­lla, y el en­cuen­tro en­tre am­bas fue muy fruc­tí­fe­ro. En Las es­qui­nas del ai­re, don­de Juan Ma­nuel de Pra­da re­di­mía ala ol­vi­da da poe­ta de­por­tis­ta, ya se men­cio­na­ba que Sa­gi que­dó pren­da­da de la aris­to­crá­ti­ca au­to­ra. Las con­ven­cio­nes so­cia­les pu­die­ron con su re­la­ción, pe­ro eso no evi­tó que Mul­der vi­vie­ra su les­bia­nis­mo dis­cre­ta­men­te, al pa­re­cer jun­to a la que du­ran­te lar­gos años fue su se­cre­ta­ria y su me­jor con­fi­den­te, la tam­bién poe­ta y mu­jer de tea­tro Dolly Latz.

Mul­der in­cur­sio­nó tam­bién en la pren­sa y co­la­bo­ró en la re­vis­ta El Ho­gar y la Mo­da, di­ri­gi­da por su gran ami­ga y men­to­ra Ma­ría Luz Mo­ra­les. Tam­bién pu­bli­có ar­tícu­los en el dia­rio ves­per­tino La No­che ,en Lec­tu­ras,

ABC, La Van­guar­dia..., des­ta­can­do co­mo crí­ti­ca de li­te­ra­tu­ra ex­tran­je­ra has­ta el pun­to de ocu­par­se du­ran­te un pe­rio­do, en los años cin­cuen­ta, de la sec­ción Le­tras in­gle­sas de la re­vis­ta

Ín­su­la. Por el ca­mino tro­có la poe­sía por la no­ve­la, aun­que nun­ca aban­do­na­ría com­ple­ta­men­te los ver­sos: “Mi pro­sa arran­ca con más ma­du­rez que mi poe­sía... por­que se es­ta­ba ha­cien­do­por­den­tro”,con­tes­tóe­nu­naen

Fue la más eu­ro­pea de las es­cri­to­ras es­pa­ño­las, y des­ta­có tam­bién co­mo crí­ti­ca li­te­ra­ria de au­to­res ex­tran­je­ros

> tre­vis­ta que le hi­zo Jo­sé Cru­set pa­ra es­te dia­rio. Tí­tu­los co­mo Una som­bra en­tre los dos (1934), Pre­lu­dio de

muer­te (1941), Cre­púscu­lo de una nin­fa (1942) o El hom­bre que aca­bó en las

is­las (1944) la ale­ja­ron de la co­rrien­te de la na­rra­ti­va so­cial im­pe­ran­te y la con­vir­tie­ron en la más eu­ro­pea de las es­cri­to­ras es­pa­ño­las.

Fue una au­to­ra cu­yo dia­pa­són fue por li­bre, co­sa que lle­vó al pe­rio­dis­ta Án­gel Zú­ñi­ga a de­cir de su tra­ba­jo li­te­ra­rio: “Una ma­ne­ra de ha­cer ne­ce­sa­ria pa­ra sa­car nues­tra li­te­ra­tu­ra de las pen­sio­nes ba­ra­tas, de tan­ta olla po­dri­da, del tro­na­do pro­vin­cia­lis­mo del si­glo XIX, in­clu­so de las pe­que­ñas

cum­bres bo­rras­co­sas de las ca­lles Ari­baus”, en cla­ra alu­sión a Car­men La­fo­ret y su Na­da, no­ve­la de do­lo­ro­sas gri­su­ras, en las an­tí­po­das de la que ha si­do con­si­de­ra­da la no­ve­la más lo­gra­da de Mul­der, Al­ba Grey, que fue pu­bli­ca­da en 1947 por Jo­sé Ja­nés com­par­tien­do co­lec­ción con Vir­gi­nia Woolf y Kat­he­ri­ne Mans­field. Se tra­ta de una ex­ce­len­te mues­tra del cos­mo­po­li­tis­mo de la au­to­ra, y tam­bién de su afi­ción a los es­ce­na­rios lu­jo­sos, en la cual la jo­ven Al­ba Grey nos lle­va de Flo­ren­cia a Nue­va York pa­san­do por El Cai­ro. Fue in­clui­da a co­mien­zos de los años no­ven­ta en la Bi­blio­te­ca de Es­cri­to­ras de Cas­ta­lia/Ins­ti­tu­to de la Mu­jer, don­de se res­ca­tan tí­tu­los que la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la no de­be­ría ob­viar; un pri­mer pa­so en el res­ca­te del cor­pus mul­de­riano.

Son mu­chas las pro­ta­go­nis­tas fe­me­ni­nas de Eli­sa­beth Mul­der y muy cla­ra su vo­lun­tad de em­po­de­rar­las, si­tuán­do­las fren­te al am­bi­cio­na­do te­so­ro de su li­ber­tad. De esa nue­va mi­ra­da que lan­za so­bre la con­di­ción fe­me­ni­na es ejem­plo cla­ro La his­to­ria

de Ja­va, pu­bli­ca­da en 1935 y uno de sus tex­tos más bien cua­ja­dos. En ella una ga­ta ejer­ce la re­bel­día y as­pi­ra con em­pe­ño a ser cuan­to más li­bre me­jor. ¿Me­tá­fo­ra de los de­seos de la au­to­ra por man­te­ner in­có­lu­me su in­de­pen­den­cia? Sin du­da.

Mul­der fue per­dien­do pro­gre­si­va­men­te la vis­ta y se vio obli­ga­da a ale­jar­se de su pa­sión por los li­bros. En su úl­ti­ma eta­pa se ha­bía de­di­ca­do a cul­ti­var su fa­ce­ta de con­fe­ren­cian­te, con la que ya se es­tre­nó en ple­na Re­pú­bli­ca en los años del Ly­ceum Club y de la Re­si­den­cia de Se­ño­ri­tas si­ta en el par­que Cer­van­tes, di­ri­gi­da por Mo­ra­les y crea­da a ima­gen y se­me­jan­za de la que Ma­ría de Maez­tu ca­pi­ta­nea­ba en Ma­drid. Es­pa­cios de so­no­ri­dad y lu­ga­res de pro­mo­ción pa­ra la crea­ción fe­me­ni­na que pa­ra Mul­der fue­ron tam­bién re­fu­gio y con­sue­lo, co­mo pa­ra tan­tas otras. Se equi­vo­ca De Pra­da cuan­do afir­ma que Mul­der ha si­do re­le­ga­da por es­cri­bir en cas­te­llano en Ca­ta­lun­ya, pues lo ha si­do por ser mu­jer es­cri­to­ra en Es­pa­ña.

Mul­der si­túa a sus pro­ta­go­nis­tas fe­me­ni­nas fren­te al am­bi­cio­na­do te­so­ro de la li­ber­tad y la in­de­pen­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.