Mú­si­ca y má­qui­nas

Apo­lo­gía pro­vo­ca­do­ra del gi­ra­dis­cos y el sam­pler

La Vanguardia - Culturas - - Portada - IG­NA­SI MOYA

Si fue­ra más bre­ve, ca­si di­ría­mos que

Más bri­llan­te que el sol es un pan­fle­to. Un li­bro ico­no­clas­ta que par­te del ob­je­ti­vo de des­men­tir el epí­gra­fe se­gún el cual “la mú­si­ca ha­bla por sí mis­ma”, re­pe­ti­do con más in­sis­ten­cia si ca­be pa­ra re­fe­rir­se a la mú­si­ca ne­gra (pa­ra “ana­li­zar el groo­ve”) y que se­gún el au­tor de­mues­tra la in­ca­pa­ci­dad de pe­rio­dis­tas, crí­ti­cos y es­tu­dio­sos “pa­ra des­cri­bir cual­quier ti­po de rit­mo”.

Pe­ro el li­bro sur­ge tam­bién co­mo re­to an­te la idea sub­ya­cen­te se­gún la

Es­hun ex­plo­ra y ana­li­za la ‘mú­si­ca ne­gra’ hu­yen­do de los tó­pi­cos y de los nom­bres más po­pu­la­res El li­bro es una apo­lo­gía de la má­qui­na: el gi­ra­dis­cos y el sam­pler co­mo ins­tru­men­to de­fi­ni­ti­vo y de­fi­ni­to­rio

cual de­ma­sia­da in­te­lec­tua­li­za­ción ma­ta a la mú­si­ca y só­lo con­tri­bu­ye a la per­pe­tua­ción de lo vie­jo en de­tri­men­to de lo nue­vo (del r&b fren­te a techno, por ejem­plo). An­te es­to, Kod­wo Es­hun apues­ta por la mú­si­ca que “vie­ne de afue­ra” fren­te a la mú­si­ca de lo “hu­mano”. Por la mú­si­ca del fu­tu­ro. Mú­si­ca pos­tsoul. Mú­si­ca Alien. Y si al­go hay de hu­mano en esa mú­si­ca del fu­tu­ro –que de­be­ría ser ya la de hoy– es su cor­po­rei­dad, mú­si­ca­cuer­po fren­te a mú­si­ca-ce­re­bral (“la mú­si­ca ce­re­bral te aton­ta”). Y a lo lar­go de sus pá­gi­nas des­fi­lan nom­bres co­mo Geor­ge Rus­sell, Mi­les Da­vis, Sun Ra, Ali­ce Col­tra­ne, Grand­mas­ter Flash, Tricky, 4He­ro, Par­lia­ment…

Pe­ro no equi­vo­car­se, no se tra­ta sim­ple­men­te de una reivin­di­ca­ción del hip hop y de­ri­va­dos. Re­nun­cia ex­plí­ci­ta­men­te a ello pa­ra in­ten­tar ir más allá. Es una ex­plo­ra­ción, una aven­tu­ra, por los te­rri­to­rios que ha­cen avan­zar el ar­te, las ar­tes. Es un tex­to arries­ga­do y sal­va­je. Mar­ciano in­clu­so. Sor­pren­den­te a pe­sar de su edad (vein­te años ya, el ori­gi­nal in­glés es de 1998). Es un arre­ba­to del que sin em­bar­go sur­gen, por en­ci­ma de sus cons­tan­tes jue­gos con el len­gua­je y los con­cep­tos, ideas ins­pi­ra­do­ras acer­ca de la crea­ti­vi­dad (mu­si­cal) y el sen­ti­do de la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea.

Pe­ro aun sien­do su ob­je­to esen­cial de aná­li­sis la mú­si­ca ne­gra, Es­hun hu­ye de la ne­gri­tud (black­ness) co­mo con­cep­to fun­da­men­tal, pa­ra pro­fun­di­zar no tan­to en las raí­ces co­mo en los desa­rro­llos, y en las má­qui­nas más que en los in­di­vi­duos. De al­gún mo­do, el li­bro es tam­bién una apo­lo­gía de la tec­no­lo­gía en el cam­po mu­si­cal, en­ten­di­da co­mo un ins­tru­men­to más, ca­si co­mo esen­cia de la mú­si­ca, no co­mo sim­ple in­ter­me­dia­ción. (“La Mú­si­ca Ne­gra es­tá en las má­qui­nas”). El gi­ra­dis­cos y el sam­pler co­mo ins­tru­men­tos de­fi­ni­to­rios y de­fi­ni­ti­vos. “Prac­ti­car el scrat­ching es pen­sar con el vi­ni­lo”. La co­lec­ción de dis­cos co­mo un ban­co de me­mo­ria. Y John Ca­ge co­mo pre­cur­sor de Grand­mas­ter Flash.

En nin­gún ca­so rehú­ye po­lé­mi­cas. Por­que en reali­dad la fór­mu­la es­co­gi­da por Es­hun es la pro­vo­ca­ción en to­da re­gla den­tro del mun­do del en­sa­yo mu­si­cal, pro­vo­ca­ción que per­si­gue, más que sen­tar cá­te­dra, avi­var el de­ba­te y des­en­mas­ca­rar pen­sa­mien­tos ran­cios y es­cle­ro­ti­zan­tes. Así, no du­da en car­gar­se el jazz he­cho en las dos úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XX o de­ter­mi­na­das for­mas ca­du­cas del soul o el funk que se si­guen per­pe­tuan­do co­mer­cial­men­te.

Y pa­ra ar­gu­men­tar cuan­to di­ce des­me­nu­za dis­cos y te­mas mu­si­ca­les, acu­de si ca­be a li­te­ra­tu­ra aje­na y es­ta­ble­ce re­la­cio­nes en­tre las di­ver­sas ra­mas de lo ar­tís­ti­co, de lo so­no­ro a lo plás­ti­co y lo li­te­ra­rio. Y si es ne­ce­sa­rio, ilus­tra con una ci­ta ex­traí­da del ci­ne­ma­to­grá­fi­co Ter­mi­na­tor. O es­ta­ble­ce co­ne­xio­nes con el mun­do de los có­mics (los su­per­hé­roes mu­tan­tes de Mar­vel, por ejem­plo). O los vi­deo-

jue­gos. Y, por su­pues­to, con el gra­fi­ti.

A me­nu­do pa­re­ce que el li­bro se en­vuel­ve en una pa­ra­do­ja, per­si­guien­do li­be­rar a la mú­si­ca de la teo­ría cuan­do pá­gi­na a pá­gi­na pa­re­ce que­noha­ce­más­que­teo­ri­zar,ysi­fun­cio­na, es por­que lo ha­ce con ta­les do­sis de atre­vi­mien­to, de irre­ve­ren­cia, que con­si­gue atra­par. En es­te sen­ti­do tam­bién, es ne­ce­sa­rio no de­jar­se apa­bu­llar por el tsu­na­mi se­mán­ti­co uti­li­za­do, car­ga­do de neo­lo­gis­mos desafian­tes, y sí en cam­bio de­jar­se lle­var por las sen­sa­cio­nes que des­pren­de. En un sí­mil mu­si­cal, aban­do­nar­se al rit­mo sin aten­der ex­ce­si­va­men­te a la me­lo­día.

Só­lo que­da pre­gun­tar­se, en un li­bro que mi­ra cons­tan­te­men­te al fu­tu­ro, cuál se­ría el apén­di­ce a aña­dir por el au­tor tras los úl­ti­mos vein­te años trans­cu­rri­dos des­de su re­dac­ción ori­gi­nal. Y, en cual­quier ca­so, en es­tos tiem­pos de reg­gae­tón, trap y si­mi­la­res, no es­tá de más acer­car­se a es­ta obra co­mo fuen­te de res­ca­te/des­cu­bri­mien­to de una bue­na

play­list de can­cio­nes a las que la mú­si­ca­dehoy­tan­to­de­be.

Arri­ba, DJ Sammy B, de los Jun­gle Brot­hers, a los pla­tos. En la ima­gen in­fe­rior, el

FO­TOS GETTY

bri­tá­ni­co Tricky, uno de los mú­si­cos que pro­ta­go­ni­zan el li­bro de Kod­wo Es­hun

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.