De Vi­lle­na a Mo­ner, si­glo XV

Los pri­me­ros es­cri­to­res ca­ta­la­nes en cas­te­llano.

La Vanguardia - Culturas - - Portada - SER­GIO VI­LA-SANJUÁN

La tra­di­ción cul­tu­ral ca­ta­la­na en len­gua cas­te­lla­na ha si­do ob­je­to de muy po­cos es­tu­dios de con­jun­to que la pre­sen­ten en to­do su re­co­rri­do his­tó­ri­co. El más co­no­ci­do lo reali­zó Mi­quel dels Sants Oli­ver en quin­ce ar­tícu­los pa­ra ‘La Van­guar­dia’ en 1909-1010. Ca­si cien­to diez años más tar­de, el te­ma cons­ti­tu­ye el su­je­to del li­bro ‘Otra Ca­ta­lu­ña’, que pu­bli­ca Ser­gio Vi­laSan­juán, coor­di­na­dor de es­te su­ple­men­to, del que ofre­ce­mos un ex­trac­to. Aun­que sue­le ci­tar­se al poe­ta Juan Bos­cán, fa­lle­ci­do en 1542, co­mo pri­me­ra fi­gu­ra li­te­ra­ria im­por­tan­te en es­te te­rreno, tu­vo pre­ce­den­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos des­de cien años an­tes. Si­guien­do a in­ves­ti­ga­do­res co­mo Jor­di Ru­bió o Mar­tí de Ri­quer, es­ta tra­di­ción arran­ca en el si­glo XV, tras el Com­pro­mi­so de Cas­pe y el cam­bio de di­nas­tía en la Co­ro­na de Ara­gón, y la inau­gu­ran au­to­res co­mo En­ri­que de Vi­lle­na, To­rroe­lla o Mo­ner

En­ri­que de Vi­lle­na

ÚL­TI­MO DESCENDIENTE DE WIFREDO EL VELLOSO

Pe­que­ño de es­ta­tu­ra, due­ño de una vas­ta cul­tu­ra hu­ma­nis­ta, po­lí­glo­ta, con fa­ma de ma­go y ni­gro­man­te, la pri­me­ra apor­ta­ción sus­tan­ti­va de Ca­ta­lu­ña a la li­te­ra­tu­ra en len­gua cas­te­lla­na de­jó a su muer­te un ro­sa­rio de le­yen­das.

La fi­gu­ra de En­ri­que de Vi­lle­na (1384-1434) pre­sen­ta un al­to va­lor sim­bó­li­co, ya que es el úl­ti­mo su­per­vi­vien­te mas­cu­lino por lí­nea di­rec­ta y le­gí­ti­ma de los pri­me­ros con­des de Bar­ce­lo­na. Descendiente le­jano pe­ro rec­ti­lí­neo, por tan­to, de Wifredo el Velloso, el mí­ti­co fun­da­dor de la di­nas­tía. En­ri­que era ta­ta­ra­nie­to por lí­nea pa­ter­na de Jai­me II de Ara­gón y nie­to de Al­fon­so de Gan­día y de Foix, pri­mer mar­qués de Vi­lle­na y pri­mer du­que de Gan­día.

No hay cer­te­za so­bre su lu­gar de na­ci­mien­to. El pa­dre mue­re jo­ven en una ba­ta­lla, cuan­do él era un ni­ño. Se edu­ca con su abue­lo, po­si­ble­men­te pri­me­ro en Gan­día y des­pués en la cor­te cas­te­lla­na; ha­bla ca­ta­lán des­de pe­que­ño. La re­la­ción con la ma­dre es es­ca­sa y se pier­de cuan­do ella con­trae un se­gun­do ma­tri­mo­nio en Por­tu­gal.

Se­gún apun­ta la es­tu­dio­sa Ele­na Gas­cón Ve­ra, de sus cin­cuen­ta años de vi­da, bue­na par­te los pa­só en tie­rras de ha­bla ca­ta­la­na. Su li­bro Ar­te de tro­var acu­sa la fa­mi­lia­ri­dad

con la tra­di­ción tro­va­do­res­ca, y cons­ti­tu­ye hoy un do­cu­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra cual­quier in­tere­sa­do en ella.

Las fies­tas de la Ga­ya Cien­cia ha­bían si­do ins­ti­tui­das en Bar­ce­lo­na por el rey Juan I, que go­ber­nó en­tre 1387 y 1396. Pa­ra ello si­guió el mo­de­lo de la cor­te de To­lo­sa, que es­ti­mu­la­ba la poe­sía en pro­ven­zal. Juan (“el Au­gus­to de la ci­vi­li­za­ción ca­ta­la­na”, se­gún Ru­bió y Lluch) era in­con­tes­ta­ble­men­te un le­trahe­ri­do, tu­vo co­mo se­cre­ta­rio a Ber­nat Met­ge y, con su es­po­sa Vio­lan­te de Bar, gus­ta­ba de aga­sa­jar a ju­gla­res y mú­si­cos.

Es­te mo­nar­ca pi­dió al rey de Fran­cia que le en­via­ra dos man­te­ne­do­res, y así lle­ga­ron a la ciu­dad un maes­tro en teo­lo­gía y otro en le­yes, que pu­sie­ron en mar­cha las pri­me­ras con­vo­ca­to­rias. Con su her­mano y su­ce­sor, Mar­tín el Hu­mano (1396-1410), la tra­di­ción se man­tu­vo.

A la muer­te de Mar­tín, tras el Com­pro­mi­so de Cas­pe en 1412, asu­me la co­ro­na Fer­nan­do de An­te­que­ra, por un la­do cas­te­llano de la di­nas­tía Tras­tá­ma­ra pe­ro tam­bién, por el otro, so­brino de Mar­tín el Hu­mano y nie­to de Pe­dro el Ce­re­mo­nio­so. Vi­lle­na tra­bó una mag­ní­fi­ca re­la­ción con es­te pri­mo le­jano su­yo y lo acom­pa­ñó a va­rios des­ti­nos. En Bar­ce­lo­na, el nue­vo rey se de­jó ase­so­rar por En­ri­que en lo to­can­te a las fies­tas de la Ga­ya Cien­cia. Se­gún es­te re­co­ge­ría años más tar­de en Ar­te de tro­var, las ma­te­rias que los poe­tas de­bían abor­dar eran “al­gu­nas ve­ces loo­res de San­ta Ma­ría, otras de ar­mas, otras de amo­res e de bue­nas cos­tum­bres”. El día

> se­ña­la­do se reunían man­te­ne­do­res y tro­va­do­res en pa­la­cio, en torno a un bas­ti­men­to cua­dra­do, “tan al­to co­mo un al­tar” y cu­bier­to de pa­ños de oro, so­bre el que se ha­bían dis­pues­to li­bros y la jo­ya con que se pre­mia­ba al ga­na­dor. A la de­re­cha se sen­ta­ba el rey. Leían los tro­va­do­res sus tra­ba­jos y en­tre­ga­ban el tex­to al es­cri­bano. De­li­be­ra­ban des­pués los con­sis­to­rios —uno se­cre­to y otro pú­bli­co— y don En­ri­que en­tre­ga­ba la jo­ya al ga­na­dor. Se­guía des­pués una fies­ta con mú­si­ca de trom­pe­tas, con­fi­tes y vino.

En­tre 1416 y 1417, ins­ta­la­do en Va­len­cia, Vi­lle­na re­dac­tó en ca­ta­lán, y tra­du­jo in­me­dia­ta­men­te al cas­te­llano, su li­bro Els dot­ze tre­balls d’Hèr­cu­les, que en­la­za con las preo­cu­pa­cio­nes del hu­ma­nis­mo eu­ro­peo al abor­dar te­mas de la mi­to­lo­gía clá­si­ca re­cu­rrien­do a fuen­tes co­mo Ovi­dio o Vir­gi­lio. A par­tir de ese mo­men­to el res­to de su obra la pro­du­ce en es­ta se­gun­da len­gua.

¿Por qué cam­bió de idio­ma li­te­ra­rio? Se­gún la es­tu­dio­sa Ele­na Gas­cón Ve­ra, por con­ve­nien­cia po­lí­ti­ca: “Des­pués de la muer­te de su pri­mo el rey Fer­nan­do, per­ci­bien­do con cla­ri­dad que el mo­men­to his­tó­ri­co de la pe­nín­su­la es­ta­ba do­mi­na­do por la di­nas­tía cas­te­lla­na y ca­li­bran­do que sus po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas so­lo po­dían ve­nir­le se­gu­ras de Cas­ti­lla, se de­ci­de a fi­jar de­fi­ni­ti­va­men­te su re­si­den­cia en es­te reino”. Pe­ro el hu­ma­nis­mo bar­ce­lo­nés, su cli­ma cul­tu­ral y cien­tí­fi­co, ha­bían im­pre­so, de acuer­do con Gas­cón Ve­ra, un to­que di­fe­ren­cial en la obra de Vi­lle­na res­pec­to al cris­tia­nis­mo de tono aún me­die­va­li­zan­te de la nue­va cor­te en la que se in­te­gró.

Don En­ri­que tra­du­jo al cas­te­llano, al me­nos par­cial­men­te, la Enei­da, así co­mo la Di­vi­na Co­me­dia. Re­dac­tó, tam­bién, un Ar­te ci­so­rio (so­bre las dis­tin­tas for­mas de cor­tar con el cu­chi­llo) que le dio pie a tra­tar ex­ten­sa­men­te de gas­tro­no­mía, ade­más de un Tra­ta­do de la le­pra y un Tra­ta­do de la con­so­la­ción.

La as­tro­no­mía y la medicina fi­gu­ra­ron en­tre sus gran­des in­tere­ses. Has­ta un lí­mi­te que in­quie­tó a sus con­tem­po­rá­neos, ya que el amor de las es­cri­tu­ras “non se de­te­nien­do en las cien­cias no­bles e ca­to­li­cas, de­xo­se co­rrer a al­gu­nas vi­les e rahe­ces ar­tes de adeui­nar e in­ter­pre­tar sue­ños e es­tor­nu­dos e se­ña­les e otras co­sas ta­les que nin a prin­ci­pe real e me­nos cat­ho­li­co chris­tiano con­ve­nían”, se­gún el his­to­ria­dor, con­tem­po­rá­neo de Vi­lle­na, Fer­nan­do Pé­rez de Guz­mán.

Tras la muer­te del no­ble es­cri­tor en un mo­nas­te­rio ma­dri­le­ño, el mo­nar­ca cas­te­llano Juan II en­car­gó al obis­po y cro­nis­ta Lo­pe de Ba­rrien­tos que hi­cie­ra que­mar su bi­blio­te­ca, sos­pe­cho­sa des­de el pun­to de vis­ta del dog­ma. En la ho­gue­ra des­apa­re­cie­ron, al pa­re­cer, tex­tos con­sa­gra­dos al mal de ojo y la al­qui­mia.

A esa au­ra sul­fu­ro­sa se de­ben no po­cas le­yen­das que a lo lar­go de los si­glos cir­cu­la­ron so­bre el per­so­na­je. Co­mo la de la Cue­va de Sa­la­man­ca, don­de en­tra­ban sie­te es­tu­dian­tes a es­tu­diar por sie­te años y apren­dían ar­tes má­gi­cas ve­da­das de una ca­be­za par­lan­te he­cha de alam­bre. Uno de ellos ha­bría si­do Vi­lle­na. Es­ta le­yen­da, con dis­tin­tas va­rian­tes, dio pie en los si­glos si­guien­tes a obras tea­tra­les de Juan Ruiz de Alar­cón y de Ro­jas Zo­rri­lla, y a dis­tin­tos poe­mas y na­rra­cio­nes.

Se­gún su ami­go y dis­cí­pu­lo el mar­qués de San­ti­lla­na, con En­ri­que de Vi­lle­na se fue el “ma­yor de los sa­bios del tiem­po pre­sen­te”. Su hi­ja ile­gí­ti­ma Isa­bel de Vi­lle­na (1430-1490), edu­ca­da en la cor­te de Al­fon­so el Mag­ná­ni­mo, re­li­gio­sa cla­ri­sa, desa­rro­lló una ca­rre­ra li­te­ra­ria pro­pia en Va­len­cia, y en len­gua ca­ta­la­na. A su Vita ch­ris­ti, es­cri­ta pa­ra las mon­jas de su con­ven­to, se le atri­bu­ye hoy una vo­lun­tad de re­afir­ma­ción fe­me­ni­na que res­pon­de­ría a la mi­so­gi­nia en­ton­ces im­pe­ran­te en obras de la épo­ca co­mo L’es­pill de Jau­me Roig.

Tris­te de­ley­taçión DO­BLES PA­RE­JAS DEL SI­GLO XV

Una no­ve­la atri­bui­da a un mon­je so­bre un lío amo­ro­so en­tre dos pa­re­jas vin­cu­la­das por la­zos fa­mi­lia­res con­fi­gu­ra la se­gun­da apor­ta­ción re­le­van­te del si­glo XV en el te­rreno que nos ocu­pa.

El sa­bio Mar­tín de Ri­quer aler­ta­ba en un ar­tícu­lo de 1956 de la exis­ten­cia, en la Bi­blio­te­ca de Ca­ta­lun­ya, del ma­nus­cri­to de Tris­te de­ley­taçión. Aun­que al­gún eru­di­to an­te­rior ya lo ha­bía ci­ta­do, Ri­quer lo es­tu­dia a fon­do, da co­mo probables fe­chas de re­dac­ción las que tras­cu­rren en­tre 1458 y 1467 y ade­lan­ta el nom­bre del au­tor. El li­bro, se­ña­la, “pre­sen­ta un real in­te­rés li­te­ra­rio y es, sin du­da al­gu­na, una de las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes de la pro­sa en cas­te­llano por par­te de au­to­res ca­ta­la­nes”.

Co­mo si de una no­ve­la de Jo­seph Con­rad se tra­ta­ra, Tris­te de­ley­taçión arran­ca con el tes­ti­mo­nio de un tes­ti­go que si­túa la do­ble his­to­ria amo­ro­sa que va a arran­car, ocu­rri­da en 1448 en­tre una da­ma jo­ven vir­tuo­sa y un ami­go ga­lan­te, por una par­te, y en­tre la ma­dras­tra de la da­ma y otro ca­ba­lle­ro –con­fi­den­te del ga­lán–, por otra.

Las re­la­cio­nes en­tre es­tas dos pa­re­jas van vien­to en po­pa, con los al­ti­ba­jos de ri­gor en el gé­ne­ro de no­ve­la sen­ti­men­tal de la épo­ca, to­do ello ador­na­do con diá­lo­gos sen­ten­cio­sos en­tre la Ra­zón y la Vo­lun­tad. Has­ta que, a raíz de una es­tan­cia de los protagonistas en el cam­po, el pa­dre de la jo­ven –y ma­ri­do de la da­ma– se en­te­ra del asun­to, ma­ta a su mu­jer, lo in­ten­ta con el aman­te de ella y en­cie­rra a su hi­ja en un con­ven­to.

El ga­lán, ator­men­ta­do por el pe­so del des­tino, su­fre lo in­de­ci­ble y em­pren­de un via­je oní­ri­co al Más Allá, don­de se en­cuen­tra con per­so­na­jes bí­bli­cos y mi­to­ló­gi­cos co­mo San­són, Hér­cu­les y Ja­són. En es­ta se­gun­da par­te, a lo lar­go de una his­to­ria se­cun­da­ria in­ter­ca­la­da, apa­re­cen alu­sio­nes a Ma­llor­ca y Bar­ce­lo­na. Se ha­bla de un fa­mo­so aman­te ca­ta­lán lla­ma­do Oli­ver, y de un per­se­gui­dor lla­ma­do mo­sén Cas­tell. Tam­bién in­clu­ye un poe­ma –un lai– en len­gua ca­ta­la­na.

El ma­nus­cri­to no fue pu­bli­ca­do has­ta los años ochen­ta del si­glo XX, en que go­zó de dos edi­cio­nes su­ce­si­vas, una en la editorial de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town (EE. UU.), otra en la Uni­ver­si­dad de Mo­rón (Ar­gen­ti­na). E. Mi­chael Ger­li, res­pon­sa­ble de la pri­me­ra, se­ña­la que, aun­que es­cri­to en cas­te­llano, el li­bro es fiel a las raí­ces ca­ta­la­nas por su re­cu­pe­ra­ción del pa­pel de la For­tu­na en los asun­tos del amor y las vi­das hu­ma­nas, que re­mi­ten a Ber­nat Met­ge. Des­ta­ca tam­bién su ori­gi­na­li­dad den­tro del gé­ne­ro en­ton­ces en au­ge de la no­ve­la sen­ti­men­tal, al apor­tar ele­men­tos iró­ni­cos y hu­mo­rís­ti­cos que di­na­mi­tan sus con­vic­cio­nes.

Re­gu­la Roh­lan de Lang­behn, edi­to­ra de la se­gun­da, se­ña­la po­si­bles in­fluen­cias del Lli­bre de les do­nes, de Fran­cesc Ei­xi­me­nis, por lo que res­pec­ta a la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos de las protagonistas, más pro­pia de las se­ño­ras de la al­ta bur­gue­sía ca­ta­la­na que de la aris­to­cra­cia cas­te­lla­na. Pa­ra ella no hay du­da de que sea obra de un ca­ta­lán, “por el cas­te­llano tor­pe del tex­to, y el he­cho de que al­gu­nas de sus ano­ma­lías sean ca­ta­la­nis­mos”.

¿Y el au­tor? Es­tos dos edi­to­res no dis­cu­ten la atri­bu­ción de Ri­quer, quien se­ña­la al po­co co­no­ci­do ecle­siás­ti­co Fra Ar­tal de Cla­ra­munt, co­men­da­dor de La Guar­dia, por dos ra­zo­nes: sus ini­cia­les con­cuer­dan con las que fi­gu­ran en el so­bres­cri­to del tex­to. Y el bla­són del per­so­na­je cen­tral de la no­ve­la coin­ci­de con el de los Cla­ra­munt. Pe­ro no se con­ser­van tex­tos del frai­le con los que com­pa­rar la no­ve­la pa­ra aca­bar de cer­ti­fi­car­lo.

Pe­re To­rroe­lla EL MISÓGINO

Pe­re To­rroe­lla, o Pe­dro To­rre­llas, na­ci­do en el Em­por­dà ha­cia 1420 —tal vez en La Bis­bal o en To­rroe­lla de Mont­grí—, de ori­gen no­ble, fue un poe­ta mi­li­tar y cor­te­sano.

Se for­mó en la cor­te de Na­va­rra, don­de es­tu­vo al ser­vi­cio del rey Juan, her­mano de Al­fon­so el Mag­ná­ni­mo (a quien aca­ba­ría su­ce­dien­do en la Co­ro­na ara­go­ne­sa), y tra­bó una bue­na re­la­ción con su hi­jo Car­los, prín­ci­pe de Via­na. To­rroe­lla le acom­pa­ñó co­mo ma­yor­do­mo in­clu­so cuan­do Car­los de­ci­dió re­be­lar­se con­tra su pa­dre, ya rey de Ara­gón, en­ca­be­zan­do las reivin­di­ca­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les ca­ta­la­nas. Tras el fra­ca­so del prín­ci­pe –que aca­bó en­car­ce­la­do y tu­vo

una muer­te mis­te­rio­sa—, To­rroe­lla vol­vió, al pa­re­cer sin pro­ble­mas, al ser­vi­cio del pro­ge­ni­tor.

Ad­mi­ra­dor de Au­siàs March, nues­tro au­tor, poe­ta en ca­ta­lán y cas­te­llano, se ve­ría fi­nal­men­te fas­ci­na­do por la vi­sión pan­his­pá­ni­ca que es­ta­ba di­bu­jan­do Juan II. Un pro­yec­to de uni­fi­ca­ción que aca­bó lle­van­do a ca­bo, des­car­ta­do el prín­ci­pe de Via­na, su otro hi­jo, Fer­nan­do el Ca­tó­li­co. El fu­tu­ro le­ma “tan­to mon­ta...”, To­rroe­lla “lo po­dría ha­ber uti­li­za­do co­mo le­ma de su pro­pia pro­duc­ción, que en prin­ci­pio de­bía ex­hi­bir un equi­li­brio en­tre las dos len­guas, sin que nin­gu­na pre­va­le­cie­ra so­bre la otra”. O eso al me­nos es lo que pien­sa el pro­fe­sor es­ta­dou­ni­den­se Pe­ter Co­coz­ze­lla, quien ha es­tu­dia­do el bi­lin­güis­mo li­te­ra­rio en la co­ro­na de Ara­gón en la se­gun­da mi­tad del si­glo XV.

De sus obras en cas­te­llano sue­le ci­tar­se Mal­de­zir de mu­je­res, con­ya

jun­to de co­plas que tu­vie­ron el tris­te ho­nor de in­tro­du­cir la mi­so­gi­nia co­mo te­ma li­te­ra­rio en la poe­sía en es­ta len­gua. Así lo afir­ma otro es­tu­dio­so, Ro­bert Ar­cher, quien lo con­si­de­ra “uno de los poe­mas de más éxi­to del si­glo XV, que apa­re­ce co­pia­do en die­ci­sie­te ma­nus­cri­tos pos­te­rio­res”. Pa­ra Ar­cher, To­rroe­lla “da el pa­so que otros no ha­bían que­ri­do dar: ha­bía es­cri­to con­tra las mu­je­res [...] [lle­van­do] a la poe­sía en cas­te­llano una prác­ti­ca que has­ta en­ton­ces so­lo te­nía tra­di­ción en ca­ta­lán”.

En su Mal­de­zir, el cor­te­sano es­cri­tor se des­pa­cha con con­si­de­ra­cio­nes co­mo la si­guien­te: “Son to­das na­tu­ral­men­te / ma­lig­nas e sos­pe­cho­sas / non se­cre­tas e min­tro­sas / e mo­vi­bles cier­ta­men­te / vuel­ven co­mo fo­ja al vien­to / po­nen’l ab­sen­te en ol­vi­do / quie­ren com­por­tar a cien­to / así que el más con­ten­to / es cer­ca de abo­rre­ci­do”.

Otros es­cri­to­res con­tem­po­rá­neos co­mo An­tón de Mon­to­ro o Gó­mez En­ri­que po­le­mi­za­ron en ver­so con es­te tan dis­cu­ti­ble pa­no­ra­ma del gé­ne­ro fe­me­nino, y el pro­pio To­rroe­lla se re­trac­ta­ría, o al me­nos ma­ti­za­ría en al­gún tex­to pos­te­rior sus pos­tu­ras.

Jor­di Ru­bió des­ta­ca de su pro­sa la Com­plan­ta por la muer­te de Inés de Clè­ves (1448), ora­ción fú­ne­bre por la es­po­sa del prín­ci­pe de Via­na, “un tex­to de elo­cuen­cia que de­mues­tra la fa­ci­li­dad con que se mo­vía al em­plear el cas­te­llano”.

Fran­cis­co de Mo­ner EL ATOR­MEN­TA­DO

De Fran­cis­co de Mo­ner y de Ba­tu­rell, na­ci­do en Per­pi­ñán en 1463, se sa­be que fue pa­je de Juan II, en cu-

cor­te pro­ba­ble­men­te coin­ci­dió con To­rroe­lla, y que sir­vió lue­go en Bar­ce­lo­na al du­que de Car­do­na. En es­ta épo­ca “amó a una se­ño­ra de su tie­rra, con tan­ta ver­dad, que bas­ta pa­ra des­car­go de las li­vian­da­des que sue­len traer los amo­res”, se­gún el tes­ti­mo­nio de su pri­mo Mi­quel Be­ren­guer de Ba­ru­tell, quien se ocu­pó de edi­tar pós­tu­ma­men­te su obra. No de­bie­ron de ser amo­res afor­tu­na­dos, ya que, tras pro­pi­nar una bo­fe­ta­da a un ri­val en sus fa­vo­res, aca­bó en la cár­cel. A los vein­tio­cho años Mo­ner se or­de­nó fran­cis­cano, in­gre­san­do en un con­ven­to de Llei­da, y mu­rió de for­ma po­co ex­pli­ca­da en el año cla­ve de 1492 –Cris­tó­bal Co­lón de­bía de es­tar lle­gan­do a Amé­ri­ca–, an­tes de cum­plir los trein­ta.

Au­tor bi­lin­güe co­mo To­rroe­lla, en su pro­duc­ción en cas­te­llano des­ta­ca la ale­go­ría, en pro­sa y ver­so, La no­che.El es­cri­tor es­tá so­lo en el pa­la­cio de los con­des de Car­do­na y por su al­ma cir­cu­lan “los pen­sa­mien­tos más tris­tes”. Sa­le al cam­po, cae por un ba­rran­co; ex­tra­via­do, va a pa­rar “de­lan­te una ma­ra­vi­lo­za fortaleza en una mon­ta­ya muy al­ta”. Allí en­con­tra­rá a la da­ma Cos­tum­bre y re­fle­xio­na­rá so­bre la Dis­cor­dia, la Amis­tad, la For­tu­na y la Fa­ma; tam­bién so­bre las pa­sio­nes que mue­ven al ser hu­mano, las del bien con­ve­ni­ble (amor, de­seo, de­lei­te) y las del mal es­qui­va­ble (odio, abu­rri­mien­to, tris­te­za).

To­do ello “en una tra­yec­to­ria am­bi­gua de as­cen­so y des­cen­so, de en­cum­bra­mien­to y caí­da”, en pa­la­bras del pro­fe­sor Co­coz­ze­lla, pa­ra quien el tex­to re­sul­ta fuer­te­men­te re­ve­la­dor de una cri­sis de con­cien­cia, y es­tá mar­ca­do por la psi­co­lo­gía de la an­gus­tia. La obra, en­fa­ti­za Co­coz­ze­lla, “de un au­tor ge­nial”.

En la edi­ción lle­va­da a ca­bo en el si­glo XIX por otro pa­rien­te (o me­jor di­cho descendiente, su­po­ne­mos que co­la­te­ral), Joa­quín Ma­nuel de Mo­ner, las com­po­si­cio­nes en cas­te­llano ocu­pan 230 pá­gi­nas, y las ca­ta­la­nas 70, cons­ti­tu­yen­do, se­gún el re­co­pi­la­dor, “un do­cu­men­to jus­ti­fi­ca­ti­vo de la his­to­ria de las dos li­te­ra­tu­ras”. El jo­ven poe­ta in­ti­mis­ta y de­li­ca­do nos le­ga com­po­si­cio­nes co­mo “Y da­me la ma­yor tris­te­za”:

Ser­gio Vi­la-Sanjuán Otra Ca­ta­lu­ña Seis si­glos de cul­tu­ra ca­ta­la­na en cas­te­llano EDITORIAL DES­TINO. 350 PÁ­GI­NAS. 19.90 EU­ROS

Mi suer­te siem­pre si­nies­tra Dio lu­gar a mi sim­ple­za Mas por ser la cau­sa vues­tra No me pe­sa,Y da­me ma­yor tris­te­za. Ho­me pa­sa por tal bien pa­sar malMas he do­lor que soys quien Se vur­la de ver­me tal;En que muy cla­ro se mues­tra, Quan so­bra­da es la crue­za Mas por ser vo­lun­tad vues­tra No me pe­sa,Y da­me ma­yor tris­te­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.