Las mu­je­res ar­tis­tas ocu­pan los mu­seos

La re­vi­sión fe­mi­nis­ta de la his­to­ria del ar­te se im­po­ne glo­bal­men­te

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ISA­BEL GÓ­MEZ MELENCHÓN

Oc­tu­bre del 2016 mar­có un hi­to his­tó­ri­co: el Mu­seo del Pra­do de­di­ca­ba su pri­me­ra ex­po­si­ción mo­no­grá­fi­ca a una mu­jer ar­tis­ta, en es­te ca­so la pin­to­ra fla­men­ca del XVII Cla­ra Pee­ters. Dos años des­pués el mis­mo Pra­do anun­cia que una de las ex­po­si­cio­nes es­tre­lla en la ce­le­bra­ción del bi­cen­te­na­rio se­rá la que reúna las obras de dos pin­to­ras que, co­mo la an­te­rior, son igual­men­te ex­ce­len­tes e igual­men­te po­co co­no­ci­das, al me­nos por el gran pú­bli­co, So­fo­nis­ba An­guis­so­la y La­vi­nia Fon­ta­na. En el ín­te­rin, en es­tos dos años, han su­ce­di­do mu­chas co­sas, en­tre ellas la de­fi­ni­ti­va irrup­ción de la cues­tión del gé­ne­ro. Un re­pa­so a la pro­gra­ma­ción ex­po­si­ti­va pa­ra es­te año y el pró­xi­mo mues­tra có­mo la ma­yo­ría de los mu­seos y cen­tros de ar­te es­tán reac­cio­nan­do a es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma que, en pa­la­bras de Ro­cío de la Vi­lla, fun­da­do­ra de Mu­je­res en las Ar­tes Vi­sua­les, “ha ve­ni­do pa­ra que­dar­se”.

Ha­ce dos años, el en­ton­ces ca­si re­cién de­sig­na­do di­rec­tor de la Ga­le­ría Uf­fi­zi, Ei­ke Sch­midt, hi­zo otro anun­cio his­tó­ri­co: el tem­plo del ar­te flo­ren­tino res­ca­ta­ría y mos­tra­ría la obra de las mu­je­res ar­tis­tas que nu­tren los fon­dos de la ins­ti­tu­ción sin en la

ma­yo­ría de los ca­sos ver la luz; de he­cho, se es­ti­ma que la Uf­fi­zi po­see la ma­yor co­lec­ción del mun­do de tra­ba­jos de mu­je­res ar­tis­tas an­tes del si­glo XIX. Una ini­cia­ti­va que se ma­te­ria­li­zó el pa­sa­do año y es­ta pri­ma­ve­ra con sen­das ex­po­si­cio­nes de­di­ca­das a Sor Plau­ti­lla Ne­lli (1524-1588) y Eli­sa­bet­ta Si­ra­ni (1638-1665), y que en reali­dad ha si­do po­si­ble gra­cias a la ac­ti­vi­dad de za­pa­do­ras de la Ad­van­cing Women Ar­tist Foun­da­tion, que en­tre otras la­bo­res lo­ca­li­zan y ayu­dan a res­tau­rar los tra­ba­jos de es­tas mu­je­res, en su gran ma­yo­ría pin­to­ras, que ade­más tu­vie­ron que ver có­mo mu­chas de sus obras, las me­jo­res, eran atri­bui­das a co­le­gas mas­cu­li­nos, co­mo ha su­ce­di­do con Ar­te­mi­sia Gen­ti­les­chi con su pro­pio pa­dre, por ejem­plo.

El tra­ba­jo de ‘za­pa­do­ras’

Por­que de­trás de es­tas re­cu­pe­ra­cio­nes es­tá el tra­ba­jo de his­to­ria­do­ras del ar­te, ar­tis­tas ac­tua­les y au­to­ras de es­tu­dios de gé­ne­ro; Es­tre­lla de Die­go, Vic­to­ria Com­ba­lia, Eri­ka Bor­nay, M.ª Án­ge­les Ca­bré, Pi­lar Bo­net o Dia­na La­rrea son al­gu­nas de las es­tu­dio­sas de­trás de los res­ca­tes y los aná­li­sis de gé­ne­ro en nues­tro país. Y es que mu­je­res ar­tis­tas las hay, co­mo hay una his­to­rio­gra­fía del ar­te es­cri­ta por hom­bres, de ma­ne­ra que no só­lo han si­do las di­fi­cul­ta­des de ac­ce­so a la pro­fe­sión las que ha mar­ca­do la tra­yec­to­ria de es­tas, sino la dis­tin­ta con­si­de­ra­ción que han te­ni­do los di­fe­ren­tes gé­ne­ros. Así, Cla­ra Pee­ters fue una ex­ce­len­te bo­de­guis­ta, gé­ne­ro con­si­de­ra­do por sus con­tem­po­rá­neos co­mo me­nor fren­te a la pin­tu­ra mi­to­ló­gi­ca e his­tó­ri­ca. Ade­más, las mu­je­res te­nían ve­ta­do el ac­ce­so a las aca­de­mias de ar­te, don­de po­sa­ban mo­de­los des­nu­dos. Sin po­der for­mar­se, ¿có­mo iban a pin­tar los cua­dros en­ton­ces con­si­de­ra­dos im­por­tan­tes por la his­to­rio­gra­fía? Le­ti­cia Ruiz, co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción de An­guis­so­la-Fon­ta­na y je­fe del De­par­ta­men­to de Pin­tu­ra Es­pa­ño­la del Re­na­ci­mien­to del Mu­seo del Pra­do, lo en­la­za con la con­di­ción fe­me­ni­na a lo lar­go de la his­to­ria, que plan­tea­ba el pa­pel de la mu­jer en el ám­bi­to do­més­ti­co, no en el pro­fe­sio­nal, “en ta­reas que se con­si­de­ra­ban ade­cua­das. In­clu­so las hi­jas de ar­tis­tas re­ci­bían una for­ma­ción has­ta cier­to pun­to”.

Qui­zás por ello, en el ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción de Ma­da­me d’Ora en el Leo­pold Museum de Vie­na se afir­ma que el tra­ba­jo de nu­me­ro­sas fo­tó­gra­fas fue am­plia­men­te re­co­no­ci­do en Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos en los años 20 y 30 del si­glo pa­sa­do por­que no se con­si­de­ra­ba un “ar­te” sino un “tra­ba­jo”. Ha­ce ape­nas un par de se­ma­nas ce­rró sus puer­tas en la nor­te­ame­ri­ca­na Clark Art Ins­ti­tu­tion otra ex­po­si­ción de te­sis: Women Ar­tists in Pa­ris

1850-1890, en la que se exa­mi­na­ba la obra de más de una trein­te­na de pin­to­ras es­ta­dou­ni­den­ses, fran­ce­sas y nór­di­cas. Sim­bo­lis­tas, rea­lis­tas o im­pre­sio­nis­tas en su ma­yo­ría, des­ta­ca la ca­li­dad de mu­chas de es­tas ar­tis­tas en su ma­yo­ría des­co­no­ci­das, pe­ro tam­bién re­sul­tan su­ma­men­te ilus­tra­ti­vas sus bio­gra­fías, que en mu­chos ca­sos mues­tran las di­fi­cul­ta­des a que tu­vie­ron que en­fren­tar­se pa­ra ejer­cer su pro­fe­sión o co­mo tras su muer­te o tras un bre­ve mo­men­to de glo­ria sus fi­gu­ras ca­ye­ron en el ol­vi­do. Re­sul­ta muy re­co­men­da­ble dar­se una vuel­ta di­gi­tal por las pá­gi­nas que la ins­ti­tu­ción ha de­di­ca­do a es­tas ar­tis­tas, https://www.clar­kart.edu/Mi­ni-Si­tes/Women-Ar­tists-in-Pa­ris/Aboutt­he-Ar­tists. Tam­bién re­sul­ta muy re­co­men­da­ble un pa­seo por la web de Ad­van­ting Women Ar­tist pa­ra des­cu­brir a una cin­cuen­te­na de pin­to­ras .

El mu­seo del Pra­do, ex­pli­ca Le­ti­cia Ruiz, no dis­po­ne de unos fon­dos de ar­tis­tas mu­je­res equi­pa­ra­bles a las de

no­cer, otra co­sa es for­zar la má­qui­na, por­que la his­to­ria es la que es y tam­bién las co­lec­cio­nes con las que son”.

De la pro­gra­ma­ción pa­ra las pró­xi­mas tem­po­ra­das se evi­den­cia que no se tra­ta úni­ca­men­te del pa­sa­do, aun­que se tra­te de un pa­sa­do re­cien­te, co­mo su­ce­de con Hil­ma af Klint o Lot­te La­sers­tein, sino de dar a co­no­cer a las creadoras ac­tua­les, co­mo las ex­po­si­cio­nes de la Fun­da­ció Mi­ró o el Mac­ba o el Rei­na So­fía. La mues­tra en la Phi­llip Co­llec­tion de Washington de ar­tis­tas abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nas, o en Los An­ge­les de ar­tis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nas. To­do ello, ex­pli­ca Ro­cío de la Vi­lla, res­pon­de “a la más im­por­tan­te re­no­va­ción me­to­do­ló­gi­ca de la his­to­ria del ar­te co­mo dis­ci­pli­na en las úl­ti­mas dé­ca­das”, con­se­cuen­cia a su vez “de una de­man­da de la so­cie­dad. Ade­más, las con­ser­va­do­ras es­tán rom­pien­do los te­chos de cris­tal y por lo que se si­gue de sus en­tre­vis­tas, ca­si to­das lle­gan a los pues­tos de di­rec­ción con su agen­cia fe­mi­nis­ta en el pro­gra­ma a desa­rro­llar”.

Cam­biar la agen­da

Es­te es un as­pec­to, el de la agen­da, con­ser­va­do­ras y co­mi­sa­rias, que va más allá de las ex­po­si­cio­nes. Así lo ve Pe­pe Se­rra, di­rec­tor del MNAC: “La his­to­ria del ar­te la han es­cri­to hom­bres, y es­ta pers­pec­ti­va es la que hay que re­vi­sar; no se tra­ta só­lo de ex­po­ner mu­je­res ar­tis­tas, sino de in­cor­po­rar pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes en los mu­seos. Cuan­do en el 2014 se aco­me­tió la re­no­va­ción de la co­lec­ción de ar­te mo­derno del MNAC, se hi­zo sa­lir a to­das las mu­je­res de las que te­ne­mos obras. Es­to tie­ne que ser una nor­ma­li­za­ción y no una ten­den­cia o mo­da, ha­cer lec­tu­ras más com­ple­jas, ale­ján­do­se del mo­no­rre­la­to. Por ejem­plo, en la sa­la de­di­ca­da a Ra­mon Ca­sas, col­gar tam­bién más re­tra­tos fe­me­ni­nos su­yos. O la lec­tu­ra de Ga­la que ha he­cho Es­tre­lla de Die­go en la ex­po­si­ción que te­ne­mos ac­tual­men­te”.

La Fun­da­ció Mi­ró pro­po­ne co­mo gran mues­tra de la tem­po­ra­da a Lee Mi­ller, una elec­ción opor­tu­na que res­pon­de a una ac­ti­tud proac­ti­va del cen­tro ha­cia es­tas cues­tio­nes, muy pre­sen­tes en el queha­cer de Mar­ti­na Mi­llà, res­pon­sa­ble del área de pro­gra­ma­ción y pro­yec­tos. Mi­llà es­tu­dió con co­la­bo­ra­do­res de la mí­ti­ca his­to­ria­do­ra del ar­te Lin­da No­chlin, que ya en 1971 se­ña­ló a la his­to­rio­gra­fía con sus pre­jui­cios y las es­truc­tu­ras de po­der. “Ha ha­bi­do un cam­bio ge­ne­ra­cio­nal y aho­ra la cues­tión ya es in­elu­di­ble”, di­ce Mi­llà. La Fun­da­ción Mi­ró ha­ce años que tra­ba­ja con la vis­ta pues­ta en la pa­ri­dad a to­dos los ni­ve­les. Des­de el Mac­ba, ex­pli­can a Cul­tu­ra/s, se tra­ba­ja con el cri­te­rio de que la pro­gra­ma­ción de­di­ca­da a mu­je­res ar­tis­tas sea del 50%.

Y sin em­bar­go un re­pa­so a las ci­fras del Ob­ser­va­to­rio de Mu­je­res en las Ar­tes vi­sua­les de­ja cla­ro que la reali­dad aún es otra: en diez gran­des cen­tros de ar­te de Bar­ce­lo­na en cin­co años (2011-2015) hu­bo un 14% de ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les de mu­je­res ar­tis­tas. Sí, hay un cam­bio de pa­ra­dig­ma,pe­roaún­seha­de­ma­te­ria­li­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.