Ta­ra Wes­to­ver se­du­ce con la his­to­ria de su edu­ca­ción

La Vanguardia - Culturas - - Portada - RO­BERT SALADRIGAS

La nor­te­ame­ri­ca­na Ta­ra Wes­to­ver se­du­ce a la crí­ti­ca con su ópe­ra pri­ma; en cla­ve au­to­bio­grá­fi­ca nos si­túa en el en­torno de una fa­mi­lia de mor­mo­nes inexis­ten­te en nin­gún re­gis­tro cu­ya hi­ja, que no va a la es­cue­la, se pro­po­ne in­gre­sar en una de las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas del mun­do

En una no­ve­la, es de­cir, en una obra de fic­ción ca­ben y son ad­mi­ti­das to­das las po­si­bi­li­da­des. Pue­de ser ex­cep­cio­nal, muy bue­na, bue­na, me­dio­cre, pe­ro tam­bién con­ven­cer al lec­tor (si quien na­rra la his­to­ria es más que sol­ven­te, de que la Tie­rra es cua­dra­da. ¿Quién osa­ría po­ner­lo en du­da?).

Bien, pues de en­tra­da me sor­pren­den va­rias co­sas de un li­bro co­mo

Una edu­ca­ción, ópe­ra pri­ma y al pa­re­cer éxi­to in­ter­na­cio­nal de la nor­te­ame­ri­ca­na Ta­ra Wes­to­ver (Idaho, 1986). En la por­ta­di­lla se ha­ce cons­tar al­go que por su­pues­to no de­be pa­sar inad­ver­ti­do: Una edu­ca­ción es una obra no de fic­ción, sino, ex­plí­ci­ta­men­te, un li­bro de me­mo­rias. Ac­to se­gui­do una no­ta de la au­to­ra nos advierte que la his­to­ria que sigue no tra­ta so­bre el mor­mo­nis­mo ni so­bre nin­gu­na otra creen­cia re­li­gio­sa: en ella hay “ti­pos de per­so­na, unas cre­yen­tes, otras no; unas bue­nas, otras no”. Así de sen­ci­llo. Lue­go lle­ga el pró­lo­go, en pri­me­ra per­so­na, que nos si­túa an­te un pai­sa­je geo­grá­fi­co con­cre­to y es­ce­na­rio de la me­mo­ria sentimental de la na­rra­do­ra, do­ta­da de un ta­len­to es­pe­cial pa­ra trans­mi­tir emo­cio­nes in­ten­sas sin re­sul­tar abru­ma­do­ra; no en bal­de Wes­to­ver ha ele­gi­do co­mo uno de los le­mas de su li­bro es­te de Vir­gi­nia Woolf que re­pro­duz­co tex­tual­men­te: “El pa­sa­do es her­mo­so por­que nun­ca com­pren­de­mos una emo­ción en el mo­men­to. Se ex­pan­de más tar­de, por eso no te­ne­mos emo­cio­nes com­ple­tas so­bre el pre­sen­te, tan só­lo so­bre el pa­sa­do”. De esa cer­te­za par­te Ta­ra Wes­to­ver y de ella de­be par­ti­ci­par quien quie­ra ex­pri­mir la sus­tan­cia de su tex­to.

De ma­ne­ra que re­co­mien­do que lean de­te­ni­da­men­te la in­tro­duc­ción. Es­tá con­ta­da por la voz de una ni­ña de sie­te años que afir­ma es­tar en­ca­ra­ma­da en­ci­ma de un va­gón ro­jo

La me­ta­mor­fo­sis edu­ca­ti­va trans­mi­te de for­ma ní­ti­da el es­pí­ri­tu de la na­tu­ra­le­za que for­jó a la au­to­ra

“El au­to­bús es­co­lar pa­sa por la ca­rre­te­ra sin de­te­ner­se. Es­te he­cho, más que nin­gún otro, di­fe­ren­cia a mi fa­mi­lia”

aban­do­na­do. El tran­qui­lo va­lle de Idaho lo adi­vi­na­mos de­sola­do, a ve­ces castigado por des­pia­da­das ven­tis­cas. De­trás de la chi­ca una co­li­na sua­ve as­cien­de ha­cia la ba­se de la mon­ta­ña. Si mi­ra ha­cia arri­ba, es­cri­be, “veo la for­ma os­cu­ra de la Prin­ce­sa In­dia”, el Buck’s Peak, co­mo la lla­ma el pa­dre, el pa­triar­ca del clan fa­mi­liar –com­pues­to esen­cial­men­te por tres hi­jos va­ro­nes y dos hem­bras–, de­di­ca­do a des­gua­ces y sol­da­du­ras mien­tras la ma­dre, fren­te a los fo­go­nes, pre­pa­ra tor­ti­tas de ha­ri­na y sal­va­do y a ve­ces subs­tan­cias ho­meo­pá­ti­cas. De re­pen­te Ta­ra ofre­ce la cla­ve de la es­ce­na y la jus­ti­fi­ca­ción del re­la­to au­to­bio­grá­fi­co; bas­ta con una sen­ci­lla fra­se: “El au­to­bús es­co­lar pa­sa por la ca­rre­te­ra sin de­te­ner­se. Sé que es­te he­cho, más que nin­gún otro, di­fe­ren­cia a mi fa­mi­lia: no­so­tros no va­mos a la es­cue­la”. Aquí es pre­ci­so ha­cer un al­to en el ca­mino. El nú­cleo cen­tral del li­bro, lo crean o no, es que Ta­ra W es­to ver, la ni­ña que no asis­te a la es­cue­la, miem­bro de una tri­bu sal­va­je de mor­mo­nes, sin ni tan só­lo his­to­rial clí­ni­co, dis­pues­ta a no exis­tir pa­ra el go­bierno fe­de­ral has­ta los nue­ve años cuan­do sea ins­cri­ta en el Re­gis­tro Ci­vil, se pro­po­ne in­gre­sar en Cam­brid­ge –sin pa­sar por es­cue­la al­gu­na– y acon­se­ja­da por su di­rec­tor de te­sis “ha­cer al­go que na­die ha he­cho: ana­li­zar el mor­mo­nis­mo no co­mo un mo­vi­mien­to re­li­gio­so, sino co­mo una co­rrien­te in­te­lec­tual”. Na­da me­nos.

Ad­mi­to que el asun­to me ma­ra­vi­lla. ¿Es po­si­ble cru­zar el ve­tus­to por­ta­lón de pie­dra del Tri­nity Co­lle­ge de Cam­brid­ge y as­pi­rar a un doc­to­ra­do só­lo con la co­ber­tu­ra de cier­tas be­cas (las Ga­tes Cam­brid­ge, si­mi­la­res a las Rho­des de Oxford) que sub­ven­cio­nan ma­trí­cu­la, alo­ja­mien­to y co­mi­das? De­be ser­lo cuan­do sa­be­mos por an­ti­ci­pa­do que Una edu­ca­ción, mito sagrado de Ta­ra Tes­to­ver que un día to­mó la fir­me de­ci­sión de desa­rro­llar un nue­vo yo me­dian­te al­go que, nos su­gie­re, po­de­mos lla­mar trans­for­ma­ción, me­ta­mor­fo­sis, fal­se­dad, trai­ción y ella lla­ma edu­ca­ción, es un li­bro de no fic­ción y por tan­to de­be­mos dar por sen­ta­do que res­pon­de a una ver­dad ex­pe­ri­men­ta­da por la au­to­ra.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va de evo­lu­ción in­te­rior de una men­te frac­tu­ra­da, no es fá­cil pon­de­rar el in­te­rés del re­la­to que atra­pa y no suel­ta. Por otra par­te, la in­cur­sión pa­ra­le­la en el mun­do agres­te, sal­va­je, des­pia­da­do de la fa­mi­lia Wes­to­ver, de una vio­len­cia que que­da plas­ma­da en la for­ma en que ca­da uno de los hi­jos aban­do­na­ron el ni­do fa­mi­liar, que ca­si to­dos su­frie­ron ac­ci­den­tes bru­ta­les y sus re­la­cio­nes con es­po­sas y aman­tes fue­ron siem­pre de una con­flic­ti­vi­dad no siem­pre jus­ti­fi­ca­ble. ¿To­do lo que cuen­ta Wes­to­ver es en al­gu­na me­di­da cier­to (ge­nui­na­men­te real)? ¿Y has­ta qué pun­to los per­so­na­jes re­fle­jan las pul­sa­cio­nes ín­ti­mas de un te­rri­to­rio co­mo el de Idaho, don­de, no de­be­mos ol­vi­dar­lo, se le­van­ta la her­mo­sa mo­le (so­bre to­do ba­jo las ri­gu­ro­sas nie­ves in­ver­na­les) de la Prin­ce­sa In­dia? ¿Y có­mo no ver la co­li­na re­ves­ti­da de tri­go al­go­do­ne­ro con los ojos en­cen­di­dos por el re­cuer­do de Ta­ra Wes­to­ver?

Por­que su­ce­de, se­gún lo en­tien­do, que en el úl­ti­mo seg­men­to de la con­fe­sión so­bre su me­ta­mor­fo­sis edu­ca­ti­va Wes­to­ver con­si­gue trans­mi­tir de una for­ma ní­ti­da el es­pí­ri­tu de la na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te que la for­jó y de la que pa­re­cía ha­ber­se eman­ci­pa­do con su ac­ce­so al ám­bi­to de la cul­tu­ra uni­ver­si­ta­ria. Es cu­rio­so que el cam­bio tan ra­di­cal de vi­da que pa­ra ella su­pu­so la edu­ca­ción lle­ve im­plí­ci­to el re­gre­so a los orí­ge­nes más pu­ros y su tes­ti­mo­nio, al al­can­zar el desen­la­ce (pro­vi­sio­nal, cla­ro es­tá, de la his­to­ria), otor­gue al li­bro su au­tén­ti­ca va­lía y –al me­nos es mi ca­so– de­je al lec­tor con ga­nas de sa­ber más y el con­ven­ci­mien­to de que la na­rra­ción, co­mo la vi­da y la ca­rre­ra de Ta­ra Wes­to­ver, no aca­ban aquí.

La in­tro­duc­ción es­tá con­ta­da por una ni­ña que afir­ma es­tar en­ca­ra­ma­da a un va­gón ro­jo aban­do­na­do

¿Has­ta qué pun­to los per­so­na­jes re­fle­jan las pul­sa­cio­nes ín­ti­mas de un te­rri­to­rio co­mo el de Idaho?

XA­VIER CER­VE­RA

La au­to­ra Ta­ra Wes­to­ver du­ran­te su re­cien­te vi­si­ta a Barcelona

GETTY IMA­GES

Una fa­mi­lia mor­mo­na de una pe­que­ña co­mu­ni­dad del es­ta­do de Utah, con el ma­ri­do, sus dos es­po­sas y sus cin­co hi­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.