La ex­plo­ra­ción del la­do más ocul­to del po­der

La Vanguardia - Culturas - - Portada - FRAN­CESC PEIRÓN

El Me­tro­po­li­tan Mu­seum abre la pri­me­ra ex­po­si­ción con­sa­gra­da a in­ves­ti­gar có­mo los ar­tis­tas han ex­plo­ra­do du­ran­te los úl­ti­mos cin­cuen­ta años el la­do ocul­to del po­der y la des­con­fian­za de los ciu­da­da­nos ha­cia las ac­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les en las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les; una mues­tra arries­ga­da y pro­vo­ca­ti­va

Al prin­ci­pio de to­do, Lee Har­vey Os­wald. Un re­tra­to del fa­mo­so ase­sino del pre­si­den­te John F. Ken­nedy –¿o tal vez no fue él quien le ma­tó?–, se en­car­ga de dar la bien­ve­ni­da en la sép­ti­ma plan­ta del Met Breuer. Way­ne Gon­za­les, que pin­tó es­te cua­dro en el 2001, na­ció en la mis­ma ca­lle de Nue­va Or­leans que el pro­ta­go­nis­ta de su obra. Su fa­mi­lia tam­bién te­nía co­ne­xio­nes con el fis­cal del dis­tri­to Jim Ga­rri­son, quien ga­nó fa­ma por la fra­se “Os­wald no pe­gó un ti­ro”.

“Es icó­ni­co, es nues­tro mo­de­lo cons­pi­ra­ti­vo”, se­ña­la Doug Eklund al ex­pli­car el arran­que de la ex­po­si­ción que pre­sen­ta el mu­seo neo­yor­quino ba­jo el tí­tu­lo To­do es­tá co­nec­ta­do: ar­te y cons­pi­ra­ción.

Se­gún Eklund, uno de los dos co­mi­sa­rios de la mues­tra, “la muer­te de Ken­nedy sig­ni­fi­ca nues­tro des­per­tar de la inocen­cia”. En­tre los teó­ri­cos de la cons­pi­ra­ción ga­na la apuesta de que Os­wald era un agen­te de la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se. “Él es el úni­co –ma­ti­za Eklund– que sa­be si dis­pa­ró o no. Es la úni­ca fuen­te de in­for­ma­ción y no te­ne­mos ac­ce­so. Por eso pro­yec­ta­mos nues­tras an­sie­da­des so­bre él”.

Lo que vie­ne des­pués es un des­plie­gue de 70 obras, de 30 ar­tis­tas, en una se­rie de tra­ba­jos que abar­can pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, fo­to­gra­fía, ví­deo e ins­ta­la­cio­nes. Es­tas pie­zas, rea­li­za­das en­tre 1969 y 2016, com­po­nen una mues­tra en la que se exa­mi­nan los po­de­res ocul­tos, la des­con­fian­za en el go­bierno o las cons­pi­ra­cio­nes.

“Des­de he­chos ba­sa­dos en in­ves­ti­ga­cio­nes a fan­tás­ti­cas y alu­ci­na­to­rias imá­ge­nes, los ele­men­tos que com­po­nen es­ta ex­po­si­ción abor­dan los te­mas del po­der, la pa­ra­noia y la ver­dad”, in­di­ca Max Ho­llein, di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción. “Vi­vi­mos en un tiem­po de des­con­fian­za en los he­chos. Oí­mos ha­blar de colusión y con­tra colusión. Hay una con­ti­nua cons­pi­ra­ción y ca­za de bru­jas”, re­cal­có en re­fe­ren­cia a es­ta épo­ca de trum­pe­te­ris­mo.

“La mues­tra ofre­ce una mi­ra­da re­ve­la­do­ra y par­ti­cu­lar­men­te opor­tu­na so­bre có­mo los ar­tis­tas han ima­gi­na-

La ges­ta­ción de la opor­tu­na mues­tra se re­mon­ta al 2010, cuan­do na­die pen­sa­ba en ver aT­rump pre­si­den­te

do esas fuer­zas po­lí­ti­cas que, sa­bién­do­lo o des­co­no­cién­do­lo, dan for­ma a nues­tra vidas”, in­sis­tió.

A par­tir de la dé­ca­da de los se­sen­ta, la ex­po­si­ción ana­li­za la cre­cien­te ten­sión en­tre los es­ta­dou­ni­den­ses y sus go­ber­nan­tes. Una ten­sión que ha al­can­za­do un pun­to cul­mi­nan­te con el eje­cu­ti­vo de Do­nald Trump. Sin em­bar­go, Eklund re­mar­ca que la ges­ta­ción de es­ta ex­po­si­ción se re­mon­ta al 2010, cuan­do ni en la peor de las pe­sa­di­llas re­sul­ta­ba ima­gi­na­ble la co­ro­na­ción del mag­na­te de la te­le­rrea­li­dad; el co­mi­sa­rio se plan­teó el pro­yec­to tras des­cu­brir una en­tre­vis­ta de 1991 en­tre los ar­tis­tas John Mi­ller y Mi­ke Ke­lley, en la que con­ver­sa­ron so­bre su de­seo de una ex­po­si­ción de­di­ca­da a las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas.

Que­da cla­ro que la his­to­ria es un pén­du­lo. El ar­tis­ta afro­ame­ri­cano Emory Dou­glas, con­ver­ti­do en mi­nis­tro de Cul­tu­ra del Black Pant­her Party (par­ti­do de los pan­te­ras ne­gras), uti­li­zó el re­di­se­ño del dia­rio de la or­ga­ni­za­ción pa­ra ser­vir­se de sus pá­gi­nas co­mo lien­zo y cons­ta­tar las ram-

pan­tes in­jus­ti­cias que el go­bierno y la po­li­cía per­pe­tra­ban en su co­mu­ni­dad: en 1974, apro­ve­chó la ho­ja de una pu­bli­ca­ción de re­sul­ta­dos de la Bol­sa neo­yor­qui­na pa­ra co­lo­car la foto de Ge­rald Ford y una mano di­bu­ja­da por en­ci­ma que mue­ve los hi­los co­mo si fue­ra un mu­ñe­co de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. En un bo­ca­di­llo ti­po co­mic, es­ta le­yen­da: “Soy Ri­chard Ford, la 38.ª ma­rio­ne­ta de Es­ta­dos Uni­dos”.

Va­rias dé­ca­das an­tes de los dos más re­cien­tes mo­vi­mien­tos del pro­gre­sis­mo es­ta­dou­ni­den­se –el de los in­dig­na­dos de Ocuppy Wall Street (de­nun­cia de los ten­tácu­los de las cor­po­ra­cio­nes) y Black Li­ves Mat­ter (pro­tes­ta con­tra la bru­ta­li­dad de los uni­for­ma­dos ha­cia los ne­gros), Dou­glas ya se ha­bía an­ti­ci­pa­do en sus de­nun­cias del ra­cis­mo y la co­rrup­ción. Sus obras, así co­mo los di­bu­jos de grá­fi­cos de Mark Lom­bar­di, que imi­tan los mó­vi­les de Ale­xan­der Cal­der, en los que des­cri­be las re­des con las que los se­ño­res del di­ne­ro atra­pan a sus sier­vos de la po­lí­ti­ca, se in­te­gran en la pri­me­ra par­te de la ex­po­si­ción. Es una reunión de ar­tis­tas que se cen­tra­ron pa­ra su crea­ción en re­por­ta­jes de in­ves­ti­ga­ción.

Es de­cir, lo que se des­cri­be es de na­tu­ra­le­za fac­tual. Aquí emer­ge el

Aids­ga­te o la sos­pe­cha de que el pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan es­con­dió el im­pac­to del si­da pa­ra es­tig­ma­ti­zar a los ho­mo­se­xua­les, así co­mo las in­tri­gas de Ri­chard Ni­xon o del que fue su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, efu­si­va­men­te abra­za­do al dic­ta­dor Au­gus­to Pi­no­chet y a otros ti­ra­nos.

La otra mi­tad es­tá de­di­ca­da a la vi­sión del la­do más fan­tás­ti­co de las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, cues­tión que, se­gún Eklund, se ha con­ver­ti­do “en una epi­de­mia na­cio­nal de his­te­ria”. El co­mi­sa­rio sub­ra­ya que es­te es­ti­lo pa­ra­noi­de mar­ca hoy la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na, pe­ro no se ha de ol­vi­dar que “las cons­pi­ra­cio­nes nos de­vuel­ven a nues­tros pa­dres fun­da­do­res, a los mie­dos de los ca­tó­li­cos y los ma­so­nes”. Tam­bién des­cri­be una di­fe­ren­cia. La gran cons­pi­ra­ción de la de­re­cha se cen­tra en que las éli­tes dis­po­nen de un gran es­que­ma pa­ra el abu­so de me­no­res, mien­tras que la iz­quier­da, mu­chos me­nos pro­pen­sa, ex­pre­sa­ba “la teo­ría, a ve­ces co­rrec­ta­men­te, de los ata­ques a la con­tra­cul­tu­ra por las ope­ra­cio­nes en­cu­bier­tas del FBI o la CIA”.

In­ter­net, que ha he­cho de lo mar­gi­nal pri­me ti­me, y Trump han cam­bia­do el pa­no­ra­ma. Pa­re­ce que na­die con­fía en na­die, sal­vo en uno mis­mo.

La mues­tra aglu­ti­na tan­to tra­ba­jos ba­sa­dos en in­ves­ti­ga­cio­nes co­mo imá­ge­nes fan­tás­ti­cas y alu­ci­na­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.