Fa­mi­lias, suban al es­ce­na­rio

Tea­tro El Tea­tre Lliu­re pre­sen­ta ‘Travy’, un es­pec­tácu­lo de Oriol Pla en el que el ac­tor se reúne en es­ce­na con sus pa­dres y her­ma­na pa­ra in­ter­pre­tar a una fa­mi­lia de ar­tis­tas que es y no es la su­ya, con sus mie­dos y es­pe­ran­zas

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s - NU­RIA CUA­DRA­DO

Oriol lla­ma a su pa­dre Qui­met y a su ma­dre, Nú­ria. Su her­ma­na, Dia­na, en cam­bio, les lla­ma pa­pá y ma­má. Los cua­tro in­te­gran la fa­mi­lia PlaSo­li­na, aun­que se ha­gan lla­mar Travy: Qui­met Pla (Ole­sa de Mon­tse­rrat, 1950), pa­dre, ju­glar y miem­bro fun­da­dor de Co­me­diants; Nú­ria So­li­na (Barcelona, 1957), ma­dre, clown, vio­li­nis­ta e in­te­gran­te de Pi­ca­trons –jun­to a Co­me­diants, los pro­ta­go­nis­tas del tea­tro de ca­lle en la dé­ca­da de los se­ten­ta–; Dia­na Pla (Barcelona, 1991), hi­ja, acró­ba­ta, bai­la­ri­na y miem­bro des­ta­ca­do de la com­pa­ñía fa­mi­liar, Tea­tre Tot Te­rreny; y Oriol Pla (Barcelona, 1993), el hi­jo más pe­que­ño, el ac­tor que ha con­quis­ta­do la fa­ma ma­si­va es­te úl­ti­mo ve­rano con un anun­cio de cer­ve­zas y la se­rie El día de ma­ña­na (en Mo­vis­tar, ba­sa­da en la no­ve­la de Ig­na­cio Mar­tí­nez de Pi­són), pe­ro que con­quis­tó ha­ce ya tiem­po a la crí­ti­ca con tra­ba­jos en el tea­tro co­mo Jo mai, con di­rec­ción de Iván Mo­ra­les,

Ra­gaz­zo, de La­li Ál­va­rez, o pe­lí­cu­las co­mo In­cer­ta glò­ria, de Agus­tí Vi­lla­ron­ga, y Tru­man, en la que en­car­na­ba al hi­jo de Ricardo Da­rín. Los PlaSo­li­na in­te­gran una fa­mi­lia de in­tér­pre­tes, unos ju­gla­res que aho­ra, en el Tea­tre Lliu­re, in­ter­pre­ta­rán a otra fa­mi­lia de ju­gla­res con fan­tas­mas, mie­dos, es­pe­ran­zas y de­seos muy pa­re­ci­dos a los su­yos… Travy es tan­to el tí­tu­lo del es­pec­tácu­lo co­mo el

A Oriol le en­se­ña­ron el ofi­cio sus pa­dres, co­mo la fa­mi­lia de he­rre­ros o car­pin­te­ros se lo en­se­ña­ba a sus hi­jos

se­gun­do ape­lli­do de Nú­ria So­li­na y el apo­do de guerra pa­ra una trou­pe que se reunió por pri­me­ra vez ha­ce cer­ca de vein­te años en el pri­mer es­pec­tácu­lo que in­ter­pre­ta­ron jun­tos,

Qua­tre fus­tes i un pa­per. Y, aun­que ha llo­vi­do mu­cho des­de en­ton­ces, si­guen jun­tos.

“De pe­que­ños, Dia­na y Oriol ve­nían con no­so­tros cuan­do ha­cía­mos bo­los. Dor­mían en los ca­me­ri­nos, en la fur­go­ne­ta… Pe­ro cuan­do aca­bá­ba­mos nues­tro es­pec­tácu­lo, cuan­do el pú­bli­co ya se ha­bía ido, se subían al es­ce­na­rio, pe­dían lu­ces a los téc­ni­cos, co­gían el mi­cro y nos ha­cían el nú­me­ro que aca­ba­ban de in­ven­tar­se”, re­cuer­da Nú­ria, la ma­dre. “Des­de siem­pre en ca­sa ju­gá­ba­mos a in­ter­pre­tar, pe­ro con Qua­tre fus­tes i un

pa­per qui­si­mos que vie­ran que la in­ter­pre­ta­ción no era só­lo un jue­go, que com­por­ta­ba res­pon­sa­bi­li­dad y ge­ne­ro­si­dad… Qui­si­mos que co­no­cie­ran el ofi­cio, igual que se lo en­se­ña un car­pin­te­ro o un he­rre­ro a sus hi­jos des­pués de ha­ber­les de­ja­do ju­gar con la ma­de­ra o el hie­rro”, aña­de Qui­met, el pa­dre. Qua­tre fus­tes i un

pa­per, aque­lla pri­me­ra ex­pe­rien­cia co­mo los Travy, na­ció tras mu­chos en­sa­yos des­pués de sa­lir de cla­se y, du­ran­te años, la re­pre­sen­ta­ron en fies­tas y aniver­sa­rios fa­mi­lia­res.

Aho­ra los Travy han vuel­to a en­sa­yar jun­tos, só­lo que los pa­pe­les han cam­bia­do. El Lliu­re, que la tem­po­ra­da pa­sa­da aco­gió Be god is, exi­to­so es­pec­tácu­lo de Oriol jun­to a Blai Jua­net y Marc Sas­tre, ofre­ció al pe­que­ño de los Pla-So­li­na ha­cer un mon­ta­je de crea­ción en el Es­pai Lliu­re, el que él qui­sie­ra. “Cuan­do cre­ces en una fa­mi­lia co­mo la mía, no pa­ras de te­ner ideas… Sen­ta­dos al­re­de­dor de la me­sa del co­me­dor, in­fi­ni­dad de ve­ces he­mos di­cho aque­llo de ‘es­to po­dría ser una obra de tea­tro ge­nial’… Así que, cuan­do me ofre­cie­ron ha­cer un es­pec­tácu­lo en el Lliu­re, le di vuel­tas du­ran­te un par de se­ma­nas y la idea que se im­pu­so en mi ca­be­za fue es­ta, la de es­ta fa­mi­lia, la de los Travy… Es­ta era la his­to­ria que re­so­na­ba den­tro de mí, aun­que tam­bién me die­ra mie­do. Es­te era el ca­mino, el más le­gí­ti­mo y el más ho­nes­to pa­ra cons­truir un es­pec­tácu­lo… Y mi fa­mi­lia se pres­tó a par­ti­ci­par, se lan­zó a ju­gar con­mi­go, y ten­go que agra­de­cér­se­lo”, re­cuer­da Oriol.

“Fue muy ge­ne­ro­so por tu par­te”, aña­de su pa­dre. “No sé si es ge­ne­ro­si­dad o egoís­mo”, re­pli­ca Oriol, que sube al es­ce­na­rio jun­to a sus pa­dres y su her­ma­na, pe­ro que tam­bién es el di­rec­tor y fir­ma la dra­ma­tur­gia jun­to a Pau Ma­tas. “Travy na­ce de un pro­ce­so de crea­ción co­lec­ti­va con un lí­der, por­que Oriol tie­ne las ideas muy cla­ras so­bre qué quie­re con­tar…”, apun­ta Dia­na, la her­ma­na. “To­da lan­za pre­ci­sa de una pun­ta pa­ra po­der cla­var­se”, jus­ti­fi­ca Oriol su li­de­raz­go. “¿Me sien­to có­mo­do co­mo di­rec­tor? Sí y no. To­da­vía es­toy des­cu­brién­do­lo… Pe­ro vien­do ac­tuar a mi fa­mi­lia he vis­to al­gu­nos de mis tics y de mis vir­tu­des”.

Travy es la his­to­ria de los Pla-So­li­na y no lo es. Es un cuen­to que ex­pli­ca en­cuen­tros y des­en­cuen­tros

en­tre dos ge­ne­ra­cio­nes de ju­gla­res que se en­fren­tan al ar­te des­de lu­ga­res que a ve­ces pa­re­cen dis­tan­tes y otras ase­me­jan el mis­mo. So­bre el es­ce­na­rio se con­tra­po­nen dos vi­sio­nes de có­mo afron­tar la pro­fe­sión (que son tam­bién dis­tin­tas ma­ne­ras de en­ten­der la vi­da), pe­ro un úni­co amor. “He­mos crea­do un cuen­to so­bre una fa­mi­lia de tea­tro en el que hay co­sas que re­sue­nan a nues­tra fa­mi­lia. Ese es el jue­go de ver­da­des y men­ti­ras del tea­tro”, apun­ta Oriol. “Es un cuen­to en el que es­tá to­do aque­llo que yo ne­ce­si­ta­ba exor­ci­zar, mis mie­dos, mis fan­tas­mas… Co­mo en to­das las fa­mi­lias, los hi­jos ne­ce­si­tan en­con­trar su mun­do y los pa­dres, cuan­do los hi­jos se van, re­crear el su­yo”, aña­de el jo­ven ac­tor an­te la mi­ra­da com­pla­ci­da de Qui­met y Nú­ria.

“Qui­zás no coin­ci­di­mos en el len­gua­je, pe­ro reivin­di­ca­mos lo au­tén­ti­co que ha­bía en la ma­ne­ra de en­ten­der el tea­tro de nues­tros pa­dres”, com­ple­ta su her­ma­na Dia­na. “Com­par­ti­mos las esen­cias”, coin­ci­de la ma­dre, an­tes de que Oriol pre­ci­se: “La ge­ne­ra­ción de mis pa­dres no aca­ba­ban de to­mar­se na­da en se­rio… En cam­bio, pa­ra mí, to­do es muy se­rio, to­do me ha­ce su­frir… Pe­ro creo que es im­por­tan­te bus­car la ex­ce­len­cia des­de el dis­fru­te y no des­de la pre­sión”. Y vién­do­los en­sa­yar, no hay du­da de que dis­fru­tan: ri­sas, chis­tes, bro­mas, pa­ya­sa­das, com­pli­ci­da­des...

En el es­ce­na­rio del Lliu­re, los Travy ha­blan de fa­mi­lia y de tea­tro, que pa­ra ellos es ca­si la mis­ma co­sa. “Nues­tros pa­dres nos en­se­ña­ron la maes­tría de Cha­plin, las vir­tu­des del pa­ya­so tra­di­cio­nal, el ritmo, la ar­te­sa­nía que hay en es­te ofi­cio”, re­cuer­da Dia­na. “To­do lo que he apren­di­do de ellos es mi vir­tud y tam­bién mi lo­sa, por­que tan­to ha­blar de los gran­des, de la de­li­ca­de­za y de la pu­re­za que hay en el pa­ya­so, me ha lle­va­do a ana­li­zar to­do lo que ha­go y, a ve­ces, in­clu­so a sen­tir­me un tan­to en­cor­se­ta­do”, re­fle­xio­na Oriol pe­se a que él tie­ne fa­ma más de ac­tor in­tui­ti­vo que re­fle­xi­vo, más de in­ter­pre­tar des­de las en­tra­ñas que des­de la ca­be­za, más de bus­car la ver­dad que de im­pos­tar­la.

“Creo que mu­chos di­rec­to­res, Ivan Mo­ra­les, La­li Ál­va­rez, Agus­tí Vi­lla­ron­ga, han que­ri­do con­tar con­mi­go pen­san­do que po­día apor­tar a sus pro­yec­tos la ener­gía del bu­fón, del lo­co al que se le per­mi­te cual­quier co­sa…”, apun­ta Oriol, que admite ha­ber con­se­gui­do ese sa­ber es­tar so­bre el es­ce­na­rio gra­cias, en gran par­te, a las mu­chas ho­ras de tea­tro de ca­lle vi­vi­das con sus pa­dres. “Apren­dí mu­cho, por­que ha­cer tea­tro en la ca­lle te obli­ga a con­se­guir que el es­pec­ta­dor te ha­ga ca­so, al­go que des­pués, cuan­do ha­ces tea­tro de sa­la, ya te vie­ne da­do”, se ex­pli­ca Oriol y su pa­dre le arro­pa: “Si con­tro­las el ges­to, el cuer­po, se­rás ca­paz des­pués de ir mu­cho más allá…”.

“Lue­go, con el tiem­po, he ido su­man­do ca­mi­nos… Tu­ve la opor­tu­ni­dad de entrar en el mun­do del ci­ne y ini­ciar un nue­vo ca­mino de apren­di­za­je. Tan­to en ci­ne co­mo en tea­tro, tra­ba­jo mis per­so­na­jes a par­tir de la máscara, del ma­pa fí­si­co, y des­pués los voy lle­nan­do. Pe­ro el ci­ne me per­mi­te des­cu­brir de otra ma­ne­ra a los per­so­na­jes, no me obli­ga a lle­var la ener­gía al lí­mi­te sino a en­con­trar el pun­to jus­to”, aña­de el ac­tor, a quien pró­xi­ma­men­te po­dre­mos ver en la pan­ta­lla gran­de de nue­vo con

Pe­tra, de Jai­me Ro­sa­les, que ya se pu­do ver en el úl­ti­mo Fes­ti­val de Can­nes.

“Voy pro­ban­do pa­ra des­cu­brir qué es lo que me ha­ce fe­liz. Bus­co en ca­da nue­vo tra­ba­jo apren­der, pa­sár­me­lo bien y po­ner­me a prue­ba… Quie­ro que siem­pre exis­ta el ries­go de caer”, ase­gu­ra Oriol, an­te la mi­ra­da or­gu­llo­sa de su pa­dre: “Mu­chas ve­ces veo sus tra­ba­jos y pien­so que él ya ha ido más allá de lo que he ido yo”. Y Oriol con­tes­ta: “Cuan­do di­ces co­sas así, me ha­ces da­ño ”. Son, ya sa­ben, co­sas de fa­mi­lia. Oriol Pla Travy TEA­TRE LLIU­RE. DEL 3 AL 28 DE OC­TU­BRE

‘Travy’ es el en­cuen­tro de dos ge­ne­ra­cio­nes de ju­gla­res, con vi­sio­nes dis­tin­tas de la vi­da y la pro­fe­sión

FOTO MON­TSE GI­RALT

A la de­re­cha, Oriol Pla re­tra­ta­do re­cien­te­men­te en el Lliu­re

FOTO MON­TSE GI­RALT

Arri­ba, la fa­mi­lia Pla-So­li­na (Nú­ria, Oriol, Qui­met y Dia­na) du­ran­te uno de los en­sa­yos de ‘Travy’ en el Lliu­re

FOTO AR­CHI­VO FA­MI­LIAR

La fa­mi­lia Pla-So­li­na en la ca­rre­te­ra ha­ce apro­xi­ma­da­men­te unos vein­te años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.