Des­de la colina, la ciu­dad de la alu­mi­no­sis

La Vanguardia - Culturas - - Libroscopio -

“En­fi­lar una mun­tan­ya ca­da dia per arri­bar a ca­sa for­ja el ca­ràc­ter” –es­cri­be Nú­ria Ca­de­nes en la no­ta bio­grá­fi­ca que abre el li­bro–. La ima­gen de las ca­sas del Turó de la Pei­ra, apun­ta­la­das con es­truc­tu­ras de tu­bos, “com la car­cas­sa a les ca­mes d’una d’aque­lles cria­tu­res de la pò­lio”, es mag­ní­fi­ca. Ca­de­nes se­ña­la a los cul­pa­bles del des­plo­me, en­ca­bea­dos por el cons­truc­tor Ro­mán Sa­nahu­ja. pi­sos de la Vi­la Olím­pi­ca, a lan­za­do­res de ja­ba­li­na, ka­ra­te­cas, na­da­do­res. “Suar­se­nè­gueeer!” En aque­lla épo­ca, Ca­de­nes se en­con­tra­ba en la cár­cel, acusada de un de­li­to de te­rro­ris­mo del que fue ex­cul­pa­da en el 2006. Las pá­gi­nas de la cár­cel son bue­ní­si­mas. Co­mo­lo­son­tam­bién­las­que­de­di­caal Turó de la Pei­ra, que es su pai­sa­je de in­fan­cia. La otra es­ce­na, que me ha he­cho pen­sar en el Jò­dar que es­cri­be la crí­ti­ca de la reali­dad co­ti­dia­na, re­tra­ta a un hom­bre con mu­le­tas que sube al me­tro en la es­ta­ción de Sa­gre­ra. Na­die se mue­ve del asien­to. ¡Y es el día que se inau­gu­ran los Jue­gos Pa­ra­lím­pi­cos! Ser­gi, que es el Mar­ce­lo Mas­troian­ni de ce­de su si­lla, mi­ra desafian­te a los otros pa­sa­je­ros y –re­ma­ta Ca­de­nes– se aga­rra a la ba­rra me­tá­li­ca co­mo un Sant Jor­di de guar­dia apo­ya­do en la lan­za.

El am­bien­te del bar, el am­bien­te del co­le­gio de mon­jas (con la mon­ja

que to­ca la gui­ta­rra), el cam­pa­men­to de desechos de Can Tu­nis, el par­que in­fan­til, el hos­pi­tal. Hay una mul­ti­tud de es­tí­mu­los in­tere­san­tes en es­ta no­ve­la, un gran re­tra­to de gen­te sen­ci­lla. CO­MA­NE­GRA. 144 PÁ­GI­NAS. 18 EU­ROS

RBA

La au­to­ra, Nú­ria Ca­de­nes Nú­ria Ca­de­nes Se­cun­da­ris

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.