La Bar­ce­lo­na ar­gen­ti­na

La Vanguardia - Culturas - - Antivirales - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

In­te­lec­tua­les, ar­tis­tas y pe­rio­dis­tas lle­ga­ban es­ca­pan­do del de­te­rio­ro po­lí­ti­co de su país

En la re­cien­te­men­te clau­su­ra­da ex­po­si­ción del Mac­ba

Os­car Ma­sot­ta. La teo­ría co­mo ac­ción, los res­pon­sa­bles des­ple­ga­ban en una pa­red un “Ma­pa es­pec­tral” de las ac­ti­vi­da­des del es­cri­tor ar­gen­tino en la Bar­ce­lo­na de los años se­ten­ta. Ma­sot­ta, teó­ri­co ra­di­cal del ar­te y gran di­fu­sor en el ám­bi­to his­pá­ni­co de las en­se­ñan­zas del psi­coa­na­lis­ta fran­cés Jac­ques La­can, en­con­tró en la Ciu­dad Con­dal un te­rreno pro­pi­cio. El ma­pa des­ple­ga­ba sus lu­ga­res de tra­ba­jo, al­gu­nos ins­ti­tu­cio­na­les, co­mo el Ins­ti­tu­to Ale­mán, otros in­for­ma­les, co­mo el Ca­fé de la Ópe­ra; y so­bre to­do, la ac­ti­va Bi­blio­te­ca Freu­dia­na que fun­dó en el año 1977.

Tam­bién se­ña­la­ba per­so­na­li­da­des pró­xi­mas a Ma­sot­ta, tan­to del cam­po li­te­ra­rio (Biel Mes­qui­da, Eu­ge­nio Trías, Al­ber­to Car­dín, Nora Ca­te­lli), co­mo del psi­coa­na­lí­ti­co (Mi­quel Bas­sols, Sara Glas­man, En­ric Berenguer), a la vez que re­vis­tas y edi­to­ria­les con las que tu­vo re­la­ción, co­mo El Vie­jo To­po, Ajo­blan­co, Ucro­nía o Ana­gra­ma. Ma­sot­ta, que se ha­bía ins­ta­la­do en Bar­ce­lo­na es­ca­pan­do del de­te­rio­ra­do cli­ma po­lí­ti­co de Ar­gen­ti­na (era la eta­pa de Es­te­la Pe­rón y los sub­si­guien­tes gol­pe de Es­ta­do y dic­ta­du­ra mi­li­tar), fa­lle­ció en la ca­pi­tal ca­ta­la­na en 1979.

Al igual que él fue­ron nu­me­ro­sos los in­te­lec­tua­les, ar­tis­tas y pe­rio­dis­tas ar­gen­ti­nos que lle­ga­ban a Bar­ce­lo­na cuan­do la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la es­ta­ba des­pe­gan­do, en un mo­men­to en que nues­tra in­dus­tria cul­tu­ral y pe­rio­dís­ti­ca ofre­cía opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, y que se que­da­ron du­ran­te un tiem­po o pa­ra siem­pre. Yo coin­ci­dí en la re­dac­ción de Mun­do Dia­rio con el ro­sa­rino Rodolfo Vi­na­cua, so­cia­lis­ta y an­tro­pó­lo­go, un hom­bre sa­bio y bueno. En El No­ti­cie­ro Universal con Horacio Vio­la, quien lu­cía un look Pan­cho Villa y es­cri­bía de jazz, de no­ve­la ne­gra y de lo que con­vi­nie­ra, y con su com­pa­trio­ta Pa­tri­cia Ga­ban­cho, tem­pra­na­men­te con­ver­ti­da al na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán ra­di­cal. Ya en La Van­guar­dia ,yen­los años ochen­ta, con Mar­ce­lo Cohen, re­por­te­ro cul­tu­ral y crí­ti­co li­te­ra­rio. Vol­vió a su país na­tal, don­de hoy es uno de los na­rra­do­res y en­sa­yis­tas de pres­ti­gio.

En el cam­po edi­to­rial un ar­gen­tino, Ri­car­do Ro­dri­go, re­sul­tó de­ci­si­vo pa­ra trans­for­mar Bru­gue­ra de edi­to­rial de có­mic y no­ve­la po­pu­lar en gran se­llo li­te­ra­rio, en unos años en que Bor­ges, a quien tra­je­ron , era la gran re­fe­ren­cia; Ro­dri­go mon­ta­ría des­pués RBA, que pre­si­de. Mien­tras Francisco Po­rrúa, que en Bue­nos Ai­res ha­bía edi­ta­do a Ju­lio Cor­tá­zar y Ga­briel Gar­cía Már­quez, tu­te­ló des­de Bar­ce­lo­na la edi­to­rial Mi­no­tau­ro con su lí­nea de fan­ta­sía y cien­cia fic­ción. En­tre los fo­tó­gra­fos, el fa­lle­ci­do Humberto Ri­vas, de quien pue­de ver­se en Madrid es­tos días una im­por­tan­te re­tros­pec­ti­va. La im­pron­ta ar­gen­ti­na ha mar­ca­do to­do un mo­men­to cul­tu­ral de Bar­ce­lo­na, aún pen­dien­te de con­me­mo­rar co­mo se de­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.