Jue­gos ocul­tos y amor de­cla­ra­do

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

En sin­to­nía con los pa­sa­tiem­pos con los que el con­de Alek­sandr Ilich Ros­tov y la pe­que­ña So­fía ame­ni­zan sus lar­gos días de en­cie­rro, Un ca­ba­lle­ro en Mos­cú con­tie­ne al me­nos un me­ca­nis­mo es­truc­tu­ral y una reiteración que po­de­mos lle­gar a ca­li­fi­car de jue­gos in­ter­nos, los cua­les fá­cil­men­te pue­den pa­sar des­aper­ci­bi­dos –co­mo fue el ca­so de es­te crí­ti­co, que los des­cu­brió a pos­te­rio­ri, en el trans­cur­so de una en­tre­vis­ta en la pá­gi­na web de su res­pon­sa­ble–. Ex­hor­ta­cio­nes a la per­cep­ción y a la in­te­li­gen­cia del con­su­mi­dor, su de­tec­ción equi­va­le pues a la ex­ten­sión de un cer­ti­fi­ca­do de “con­cen­tra­ción so­bre­sa­lien­te en el ejer­ci­cio de la lec­tu­ra”. Con el ob­je­ti­vo de no re­ve­lar na­da sig­ni­fi­ca­ti­vo, nos li­mi­ta­re­mos a ofre­cer una pa­la­bra cla­ve que co­nec­ta am­bos es­fuer­zos por es­ta­ble­cer dis­cre­ta­men­te un ti­po de or­den me­ló­di­co: “ACOR­DEÓN”.

La com­bi­na­ción de da­tos reales y pro­duc­tos de la ima­gi­na­ción su­po­ne otro de los atrac­ti­vos de la no­ve­la, plan­tean­do una se­rie de in­te­rro­gan­tes que ani­man a la in­ves­ti­ga­ción lú­di­ca. ¿El apa­gón que su­frió Mos­cú du­ran­te la reunión de ca­pi­tos­tes so­vié­ti­cos pa­ra ce­le­brar la inau­gu­ra­ción de la pri­me­ra cen­tral nu­clear en 1954 ocu­rrió o es una in­ven­ción? ¿Es cier­to que los mue­bles de va­lor lle­va­ban cla­va­da, en la par­te in­fe­rior, una cha­pi­ta de co­bre con un nú­me­ro gra­ba­do pa­ra iden­ti­fi­car­los co­mo par­te del pa­tri­mo­nio del pue­blo? ¿Y que el ho­tel Me­tro­pol re­ci­bie­ra la or­den de arran­car las eti­que­tas de to­das las bo­te­llas de vino de su es­plen­do­ro­sa bo­de­ga en aras de la igual­dad?

Más allá de ele­men­tos anec­dó­ti­cos, no ca­be du­da que la do­cu­men­ta­dí­si­ma no­ve­la sur­ge del amor y la ad­mi­ra­ción que Tow­les pro­fe­sa por la len­gua y la cul­tu­ra ru­sas, so­bre las que de­mues­tra un co­no­ci­mien­to pro­fun­do, sen­ti­mien­tos que que­dan plas­ma­dos en to­da su di­men­sión en un pa­sa­je en el que se in­ten­ta ex­pli­car la ten­den­cia a la au­to­des­truc­ción del al­ma ru­sa. “No era na­da abo­mi­na­ble, ni na­da de lo que aver­gon­zar­se ni que abo­rre­cer; era nues­tra ma­yor fuer­za. Nos apun­ta­mos con la pis­to­la no por­que sea­mos más in­di­fe­ren­tes o es­te­mos me­nos cul­ti­va­dos que los bri­tá­ni­cos, los fran­ce­ses o los ita­lia­nos. To­do lo con­tra­rio. Es­ta­mos dis­pues­tos a des­truir lo que he­mos crea­do por­que cree­mos más que nin­gu­na otra nación en el po­der del cua­dro, del poe­ma, de la ora­ción, de la per­so­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.