Tàrrega: adiós lu­mi­no­so

Co­mo ca­da año, la Fi­ra de Tàrrega mar­ca el ini­cio de la tem­po­ra­da. Es­ta vez, el ya clá­si­co en­cuen­tro de tea­tro en la ca­lle ha ce­rra­do una edi­ción que se pue­de ca­li­fi­car de ex­ce­len­te. Co­men­ta­mos al­gu­nos de los es­pec­tácu­los más destacados

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s - PER EDUARD MOLNER

Muer­te, me­mo­ria, iden­ti­dad. La úl­ti­ma edi­ción de Tàrrega ha gi­ra­do en torno a es­tos con­cep­tos. Al­guien se con­vier­te en na­die cuan­do no tie­ne un do­cu­men­to que acre­di­ta su na­ci­mien­to. Tam­bién se con­vier­te en na­die cuan­do al fi­nal de sus días va a pa­rar a una re­si­den­cia de an­cia­nos don­de su exis­ten­cia se re­du­ce en un ca­tá­lo­go de nor­ma­ti­vas y ho­ra­rios pre­fi­ja­dos.

Aque­llo que nos se­pa­ra de la con­di­ción ani­mal, en­tre otras co­sas, es la con­cien­cia de muer­te y la ca­pa­ci­dad de me­mo­ria. Pre­ci­sa­men­te el mun­do de hoy, con una fa­bu­lo­sa sub­ver­sión de va­lo­res, ha des­te­rra­do la muer­te de la vi­da (ta­bú) y ha si­tua­do la me­mo­ria ba­jo el con­trol de aque­llo que in­tere­sa al po­der po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial. Es­to es así por to­das par­tes, pe­ro en las so­cie­da­des don­de la de­sigual­dad es ex­tre­ma tie­ne una ma­ni­fes­ta­ción de una cru­de­za obs­ce­na. Pen­dien­te Tea­tro, com­pa­ñía me­xi­ca­na, con la co­la­bo­ra­ción de Eduar­do Ber­nal, pre­sen­tó un pro­yec­to que mez­cla­ba el tea­tro de ob­je­tos y el si­te

spe­ci­fic que tra­ta­ba di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes a par­tir de una reali­dad mons­truo­sa: en Mé­xi­co hay cer­ca de ca­tor­ce mi­llo­nes de apá­tri­das, más de 280.000 des­pla­za­dos por la vio­len­cia, y ca­si trein­ta mil des­apa­re­ci­dos. O sea, mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos que no exis­ten co­mo ciu­da­da­nos, ca­si tres­cien­tos mil que no pue­den vi­vir en sus lu­ga­res de ori­gen por­que el es­ta­do, co­rrom­pi­do, es in­ca­paz de pro­te­ger­los an­te la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. En San­ta Ma­ría del Sur, prós­pe­ra co­mu­ni­dad agrí­co­la au­to­ges­tio­na­da del es­ta­do de Gue­rre­ro, for­ma­da por ciu­da­da­nos des­pla­za­dos por la vio­len­cia, lle­gó un con­jun­to de hom­bres ar­ma­dos que qui­so obli­gar a la co­mu­ni­dad a su­mar­se a uno de los ban­dos en con­flic­to en las gue­rras de nar­co­tra­fi­can­tes. Ellos se enor­gu­lle­cían de no ne­ce­si­tar la ayuda del go­ber­na­dor, pe­ro cuan­do re­ci­bie­ron es­ta ame­na­za el go­ber­na­dor los co­bi­jó en un ho­tel. Pe­ro la pre­sión de los nar­co­tra­fi­can­tes rom­pió, fi­nal­men­te, las ba­rre­ras po­lí­ti­cas y co­lo­có otra vez a es­tos des­pla­za­dos a la li­bre ex­po­si­ción de las ame­na­zas de la ma­fia vio­len­ta.

No es una se­rie de te­le­vi­sión, es tea­tro que do­cu­men­tal o que pa­sa hoy en Mé­xi­co: no po­der, por ejem­plo, re­cons­truir la pro­pia vi­da por fal­ta de una par­ti­da de na­ci­mien­to, o no po­der ce­rrar una he­ri­da abier­ta por no en­con­trar a un fa­mi­liar des­apa­re­ci­do. El pú­bli­co da tres vuel­tas al­re­de­dor de cua­tro ins­ta­la­cio­nes de ob­je­tos, don­de un na­rra­dor nos ex­pli­ca los di­fe­ren­tes ca­sos. El pú­bli­co va gi­ran­do co­mo gi­ran las ma­dres de la Pla­za de Ma­yo en Bue­nos Ai­res, ma­ni­fes­tán­do­se pa­ra sig­ni­fi­car la fal­ta de ac­ción del po­der. La es­ce­na, así, re­cuer­da una es­pe­cie de ple­ga­ria gre­go­ria­na en torno a un claus­tro, en la cual oí­mos los ca­sos una, dos, tres ve­ces, co­mo una es­pe­cie de le­ta­nía, una ora­ción lai­ca que pi­de un cam­bio, que trans­for­ma la in­dig­na­ción en ac­ción, que pro­cla­ma un nue­vo tiem­po don­de el si­len­cio de la su­mi­sión se ha trans­for­ma­do en el re­la­to de la sub­ver­sión.

La muer­te tam­bién es­tu­vo pre­sen­te en otros es­pec­tácu­los de ori­gen me­xi­cano, que tra­ta­ban el te­ma de la des­apa­ri­ción y la vio­len­cia con­tra las mu­je­res, co­mo La bri­sa, de Tea­tro Lí­nea de Som­bra, o co­mo Ohtli, de Claudia Li­zeth, que ma­ni­fes­ta­ba un diá­lo­go con los se­res que­ri­dos des­apa­re­ci­dos muy di­fe­ren­te al de Oc­ci­den­te: la pre­sen­cia de los au­sen­tes en la co­ti­dia­ni­dad.

Me­li­na Pe­rey­ra y Ch­ro­ma Tea­tre tam­bién ha­bla­ron de la muer­te, de la me­mo­ria, de su com­po­nen­te po­lí­ti­co, en un mon­ta­je con­ce­bi­do pa­ra ser re­pre­sen­ta­do en el ce­men­te­rio de Tàrrega y que fi­nal­men­te se tu­vo que po­ner en es­ce­na jus­to al la­do del mu­ro del re­cin­to, pe­ro en el la­do ex­te­rior. Es­te com­ple­jo en­car­go de Fi­ra­tà­rre­ga a la di­rec­to­ra de ori­gen ar­gen­tino con­sis­tía en otro si­te spe­ci­fic que te­nía que tra­ba­jar a par­tir de la exis­ten­cia de dos tum­bas de sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos de la bri­ga­da Lin­coln. Una de ellas per­te­ne­cien­te a un avia­dor caí­do en com­ba­te du­ran­te la Gue­rra Ci­vil y que du­ran­te dé­ca­das no dis­pu­so de su pla­ca. La re­sis­ten­cia de al­gu­nos ciu­da­da­nos de Tàrrega a la rea­li­za­ción de es­te es­pec­tácu­lo, enor­me­men­te res­pe­tuo­so, en el in­te­rior del ce­men­te­rio, ha si­do se­gún la mis­ma di­rec­ción de la Fi­ra una mues­tra de la di­fi­cul­tad que en­cuen­tra nues­tro país pa­ra ha­cer­se su­ya una po­lí­ti­ca de me­mo­ria sa­na, de­mo­crá­ti­ca.

Ma­nuel Re­yes Ma­te, a raíz de su mo­nu­men­tal tra­ba­jo de co­men­ta­rio so­bre las te­sis de Walter Benjamin, ya ha­ce dé­ca­das que de­fien­de las po­lí­ti­cas ac­ti­vas de me­mo­ria co­mo la vía que tie­ne un país pa­ra pro­fun­di­zar su pro­pia de­mo­cra­cia. Es­ce­ni­fi­car un es­pec­tácu­lo, pa­ra to­dos los pú­bli­cos, so­bre un sol­da­do des­apa­re­ci­do en un con­flic­to que ya ha­ce ca­si ochen­ta años que aca­bó, no ten­dría que ser trau­má­ti­co, pe­ro lo es. Ex­traer los res­tos de un dic­ta­dor ase­sino de un mo­nu­men­to na­cio­nal tam­po­co ten­dría que ser mo­ti­vo de de­ba­te, ni de opo­si­ción, pe­ro lo es. Prác­ti­cas de vue­los pa­ra aca­bar con el ol­vi­do, tra­ta con ter­nu­ra un te­ma muy cru­do, muy du­ro, que es de aquí, pe­ro es de to­das par­tes.

Por­que de he­cho, eso de la muer­te tie­ne que pa­sar­le a to­do el mun­do; y des­pués ¿qué? ¿Có­mo nos re­la­cio­na­mos? Una de las obras maes­tras del di­rec­tor Jean Re­noir, Le fleu­ve (que aquí se es­tre­nó co­mo El río, 1951) so­bre

to­do ha­bla de eso, la sor­pre­sa y la ad­mi­ra­ción que cau­sa en el via­je­ro oc­ci­den­tal la cul­tu­ra de la tras­cen­den­cia en In­dia, don­de la muer­te es­tá per­fec­ta­men­te in­te­gra­da en la vi­da. UN. HABITANTS_To make room for

us, de Ca­te­ri­na Mo­ro­ni, bus­ca pre­ci­sa­men­te eso, la re­fle­xión, des­de el res­pe­to, so­bre nues­tra re­la­ción en­fer­mi­za con la muer­te. Un des­tino co­mú­na to­do el mun­do pe­ro que una in­men­sa ma­yo­ría con­si­de­ra, co­mo así lo ha­cía Te­ren­ci Moix, por ejem­plo, una es­ta­fa. El es­pec­tácu­lo de Mo­ro­ni in­vi­ta a sa­lir del pa­ra­dig­ma exis­ten­cia­lis­ta del ser es ha­cer, pa­ra abor­dar la muer­te des­de un pris­ma li­be­ra­dor. Re­la­cio­nar­se con la ob­je­tua­li­za­ción oc­ci­den­tal de la muer­te des­de unas for­mas al­ter­na­ti­vas que in­clu­so per­mi­tan una vi­ven­cia del do­lor o de la au­sen­cia di­fe­ren­tes.

Li­bres an­te la muer­te, pe­ro tam­bién en el pre­lu­dio de la muer­te: Is­sue

Con­cep­tos co­mo la muer­te y la me­mo­ria han cen­tra­do al­gu­nas de las pro­pues­tas más in­tere­san­tes de la Fi­ra

de se­co­urs, de la com­pa­ñía fran­ce­sa Ad­hok, es to­do un poe­ma vi­sual de ca­lle. Un con­jun­to de abue­los, que li­te­ral­men­te sa­lían de una re­si­den­cia de la pla­za del Car­me de Tàrrega y ha­cían un re­co­rri­do por la pla­za, car­ga­do de hu­mor, pe­ro tam­bién de pa­te­tis­mo. La vi­da se ha alar­ga­do, sin em­bar­go, ¿a qué pre­cio? ¿Có­mo se vi­ven los úl­ti­mos años de es­ta vi­da pro­lon­ga­da gra­cias a la far­ma­cia? ¿La nor­ma­ti­vi­dad, el pro­to­co­lo y las ru­ti­nas de los cen­tros don­de se con­fi­nan aque­llos que ya no son pro­duc­ti­vos, ¿es o no es vi­da? El gru­po de abue­los de Ad­hok rom­pe con to­do, se es­ca­pa, gri­ta, vi­ve. Y tal vez eso, po­de­mos aven­tu­rar, les acor­ta la vi­da, pe­ro to­do eso que ten­drán cuan­do lle­gue el mo­men­to.

En es­te país don­de to­do se inau­gu­ra mal, La tor­tue de Gau­guin de la Com­pa­ñía Lu­ca­mo­ros sor­pren­dió con un mon­ta­je muy es­pec­ta­cu­lar y vi­sual, don­de mú­si­ca, plás­ti­ca y voz se au­na­ban pa­ra ofre­cer una poé­ti­ca en­tra­da a Fi­ra­tà­rre­ga. Tam­bién se pue­den ha­cer co­sas con con­te­ni­do pa­ra el gran pú­bli­co. Jor­di Du­ran ha aca­ba­do su pe­rio­do co­mo di­rec­tor ar­tís­ti­co de Fi­ra­tà­rre­ga con una edi­ción si­tua­da en la ex­ce­len­cia, de la que aquí, co­mo siem­pre, só­lo po­de­mos dar una pin­ce­la­da. Pe­ro no de­jen es­ca­par una de las jo­yas de la Fi­ra de es­te año, Li­kes de Nú­ria Guiu, que se po­drá ver en la Sa­la Hi­ros­hi­ma y a la que de­di­ca­re­mos un es­pa­cio en el pró­xi­mo ar­tícu­lo, jun­to a ese clá­si­co de la es­ce­na con­tem­po­rá­nea que ya es Isa­be­lla’s room,deNeed­com­pany. |

M.GI­LI / FI­RA­TÀ­RRE­GA / EFE

De arri­ba aba­jo, imá­ge­nes de ‘Is­sue de se­co­urs’, ‘Un.Ha­bi­tants’, ‘Sin Íta­ca’, ‘Prác­ti­cas de vue­los pa­ra aca­bar con el ol­vi­do’ y, jun­to a es­tas líneas, ‘La tor­tue de Gau­guin’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.