“La ciu­dad nun­ca es un pro­yec­to aca­ba­do”

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s - A. LLA­DÓ

Car­les Mu­ro (Bar­ce­lo­na, 1964) ha si­do do­cen­te du­ran­te más de dos dé­ca­das de la Es­co­la Tèc­ni­ca Su­pe­rior d’Ar­qui­tec­tu­ra de Bar­ce­lo­na (Et­sab) y, des­de el año pa­sa­do, es co­mi­sa­rio de la Fun­da­ción de Se­rral­ves de Opor­to. Au­tor de Ar­qui­tec­tu­ras fu­ga­ces, un en­sa­yo en el que re­fle­xio­na so­bre el ofi­cio des­de múl­ti­ples perspectivas, ha ase­so­ra­do a los or­ga­ni­za­do­res de Ciu­tat Ober­ta en te­mas de ur­ba­nis­mo y ha­bi­ta­bi­li­dad.

El en­cuen­tro in­ter­na­cio­nal pon­drá un es­pe­cial acen­to en la im­por­tan­cia de los ba­rrios pa­ra cons­truir co­mu­ni­dad. ¿Có­mo se pue­de re­la­cio­nar, de una ma­ne­ra más hu­ma­na, la pe­ri­fe­ria con el cen­tro?

La dis­tin­ción en­tre el cen­tro y la pe­ri­fe­ria ha de­ja­do de ser ope­ra­ti­va en mu­chas ciu­da­des. Es­te es se­gu­ra­men­te tam­bién el ca­so de Bar­ce­lo­na, no só­lo por una ten­den­cia ha­cia la ciu­dad po­li­cén­tri­ca, sino tam­bién por­que el te­rri­to­rio so­bre el que de­ba­tir sus pro­ble­mas es va­ria­ble. A ve­ces es im­por­tan­te cen­trar la dis­cu­sión en un ám­bi­to más lo­cal, y otras es im­po­si­ble ha­cer­lo si no es en un te­rri­to­rio mu­cho ma­yor que el que de­ter­mi­na su tér­mino mu­ni­ci­pal.

La Bien­nal se ce­le­bra jus­to cuan­do exis­te una po­lé­mi­ca so­bre el uso de sím­bo­los en la ca­lle y en las ins­ti­tu­cio­nes.

Li­ber­tad de ex­pre­sión y res­pe­to a las mi­no­rías no son con­cep­tos opues­tos sino com­ple­men­ta­rios. La ciu­dad ha si­do siem­pre un es­pa­cio de con­flic­to. En­tien­do que la ciu­dad de­be ser un lu­gar que acep­te y asu­ma po­si­ti­va­men­te las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas, ét­ni­cas, cul­tu­ra­les...

¿Có­mo se pue­de man­te­ner la sin­gu­la­ri­dad, ar­tís­ti­ca o pro­fe­sio­nal, sin de­jar de com­pro­me­ter­se con las de­man­das so­cia­les?

Hay siem­pre mu­chas res­pues­tas po­si­bles a los com­ple­jos pro­ble­mas de la ar­qui­tec­tu­ra y la ciu­dad. Es im­por­tan­te que los ciu­da­da­nos com­pren­dan que la me­jor res­pues­ta a las de­man­das so­cia­les o los pro­ble­mas ener­gé­ti­cos no tie­ne por qué ser más ca­ra, ni re­nun­ciar a la má­xi­ma ca­li­dad.

En al­gu­na oca­sión ha di­cho que los ar­qui­tec­tos ibé­ri­cos son, afor­tu­na­da­men­te, ge­ne­ra­lis­tas.

Vi­vi­mos en un mun­do que tien­de a con­si­de­rar que el co­no­ci­mien­to es­tá frag­men­ta­do, y la ar­qui­tec­tu­ra no es aje­na a es­ta apro­xi­ma­ción. La sin­gu­la­ri­dad del ar­qui­tec­to es que su es­pe­cia­li­dad es la de no ser es­pe­cia­lis­ta, y es muy im­por­tan­te sa­ber trans­mi­tir es­ta idea ade­cua­da­men­te a la so­cie­dad y a la in­dus­tria de la cons­truc­ción. Re­cuer­do que, en cier­ta oca­sión, Jo­sé Ma­ría Val­ver­de se de­fi­nió co­mo un “es­pe­cia­lis­ta en ge­ne­ra­li­da­des”. Es­ta se­ría tam­bién una ex­ce­len­te de­fi­ni­ción de ar­qui­tec­to.

Car­lo Rat­ti ha­bla­rá, en la Et­sab, so­bre có­mo las apli­ca­cio­nes mó­vi­les han trans­for­ma­do las gran­des me­tró­po­lis. ¿He­mos pa­sa­do de ha­blar de ‘ciu­da­des in­te­li­gen­tes’ a ha­blar de ‘ciu­da­des sen­si­bles’?

Los ciu­da­da­nos per­ci­ben la ciu­dad de una for­ma com­ple­ja. No só­lo los as­pec­tos vi­sua­les, sino tam­bién los au­di­ti­vos, ol­fa­ti­vos o tác­ti­les son im­por­tan­tes pa­ra la vi­da ur­ba­na. Uno de los in­tere­ses de las in­ves­ti­ga­cio­nes y pro­pues­tas de Rat­ti es el uso de las nuevas tec­no­lo­gías no pa­ra la cons­truc­ción de una ciu­dad pres­crip­ti­va, sino una ciu­dad más abier­ta, más cua­li­ta­ti­va que cuan­ti­ta­ti­va, que po­ten­cia la vi­da de los ciu­da­da­nos.

Ricky Bur­dett re­fle­xio­na­rá so­bre có­mo afec­tan las im­pli­ca­cio­nes so­cia­les en las de­ci­sio­nes ur­ba­nís­ti­cas. ¿Qué es el ‘ur­ba­nis­mo fle­xi­ble’?

Bur­dett se pre­gun­ta por qué se­gui­mos dan­do res­pues­tas an­ti­guas a los nue­vos pro­ble­mas de la ciu­dad. El ur­ba­nis­mo fle­xi­ble no es más que una for­ma de en­ten­der que la ciu­dad nun­ca es un pro­yec­to aca­ba­do, e in­ten­tar res­pon­der a la con­di­ción in­de­ter­mi­na­da de la ciu­dad con­tem­po­rá­nea y su ve­lo­ci­dad de trans­for­ma­ción con mo­de­los que in­cor­po­ren una ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción con­ti­nua.

Us­ted con­ver­sa­rá con el so­ció­lo­go Ri­chard Sen­nett. ¿Cuál es la dis­tin­ción esen­cial en­tre ‘ciu­dad fí­si­ca’ y ‘ciu­dad vi­vi­da’?

Las ciu­da­des son or­ga­ni­za­cio­nes es­pa­cia­les y so­cia­les ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jas. Es­tán he­chas de ca­lles y pla­zas, man­za­nas y edi­fi­cios. Pe­ro tam­bién de sus ha­bi­tan­tes, de sus ne­ce­si­da­des y sus an­he­los. La dis­tin­ción en­tre ciu­dad fí­si­ca y ciu­dad vi­vi­da es una dis­tin­ción ope­ra­ti­va que uti­li­za Sen­nett pa­ra dis­tin­guir la ciu­dad cons­trui­da del mo­do en que es vi­vi­da, y del dra­ma del pro­gre­si­vo dis­tan­cia­mien­to de es­tas dos ciu­da­des. De al­gu­na ma­ne­ra, mi pro­pues­ta pa­ra la Bien­nal es tra­tar de ha­bi­tar la su­pues­ta fron­te­ra y, de es­te mo­do, con­tri­buir a su des­apa­ri­ción.

Más de qui­nien­tos es­tu­dian­tes es­tán con­vo­ca­dos a re­pen­sar los 37 ki­ló­me­tros de las Ron­das que atra­vie­san Bar­ce­lo­na.

En la me­jor tra­di­ción ur­ba­na, las in­fra­es­truc­tu­ras siem­pre han si­do lu­ga­res de opor­tu­ni­dad pa­ra la trans­for­ma­ción po­si­ti­va de las ciu­da­des. El pro­ble­ma apa­re­ce cuan­do las in­fra­es­truc­tu­ras pier­den com­ple­ji­dad y se con­vier­ten en ele­men­tos mo­no­fun­cio­na­les. Las Ron­das se cons­tru­ye­ron ha­ce más de 25 años, en la vi­gi­lia de los Jue­gos Olím­pi­cos yen un mo­men­to enel­qu el amo­vi­li­dad ur­ba­na era en­ten­di­da de un mo­do muy dis­tin­to. Las in­fra­es­truc­tu­ras son de­ma­sia­do im­por­tan­tes pa­ra se­guir de­ján­do­las es­tric­ta­men­te en ma­nos de es­pe­cia­lis­tas con una mi­ra­da ex­ce­si­va­men­te li­mi­ta­da en la de­fi­ni­ción de pro­ble­mas ur­ba­nos com­ple­jos.

AR­CHI­VO

Car­les Mu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.