“La cár­cel no co­rri­ge la vio­len­cia de gé­ne­ro”

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s - A. LL.

La an­tro­pó­lo­ga Ri­ta Laura Se­ga­to (Bue­nos Ai­res, 1951) es una de las vo­ces más res­pe­ta­das del fe­mi­nis­mo con­tem­po­rá­neo. Pro­fe­so­ra de Bioé­ti­ca en la Cá­te­dra Unes­co de la Uni­ver­si­dad de Brasilia, es au­to­ra, en­tre otros tí­tu­los, de Con­tra­pe­da­go­gías de la cruel­dad (Tra­fi­can­tes de Sue­ños, 2018). En Bar­ce­lo­na, ade­más de de­ba­tir con es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria e im­par­tir un se­mi­na­rio en el CCCB, con­ver­sa­rá con la es­cri­to­ra Ga­brie­la Wie­ner en la pla­za Joan Co­ro­mi­nes.

Us­ted con­si­de­ra que la vio­len­cia ma­chis­ta es­tá ins­tau­ra­da en la es­truc­tu­ra de la de­mo­cra­cia.

El fra­ca­so de las po­lí­ti­cas de cu­ño pa­triar­cal, siem­pre con su ob­je­ti­vo de la to­ma del Es­ta­do, por la gue­rra o por la po­lí­ti­ca, y la acu­mu­la­ción de fuer­zas a cual­quier pre­cio, ha mos­tra­do por to­dos la­dos su fra­gi­li­dad. Y han fra­ca­sa­do en to­das par­tes.

¿Es­ta­mos, sin em­bar­go, an­te un cam­bio de pa­ra­dig­ma? ¿Es co­rrec­to ha­blar de una fe­mi­ni­za­ción de la po­lí­ti­ca?

Es­toy con­ven­ci­da de que exis­te un ver­da­de­ro tras­pa­se de la po­lí­ti­ca en cla­ve mas­cu­li­na a una po­lí­ti­ca en cla­ve fe­me­ni­na. Mas­cu­lino y fe­me­nino pa­ra mí son na­da más que dos his­to­rias, dos ex­pe­rien­cias acu­mu­la­das en el trán­si­to his­tó­ri­co por dos po­si­cio­nes en la di­vi­sión del tra­ba­jo de los es­pa­cios vi­ta­les, pe­ro que de nin­gu­na ma­ne­ra sig­ni­fi­can cuer­pos, pues la bio­lo­gi­za­ción, en el sen­ti­do en que la com­pren­de­mos hoy, vie­ne a su­ce­der mu­cho más tar­día­men­te. Ha­brá que es­tar muy aten­tas pa­ra apor­tar pa­la­bras y re­tó­ri­cas que den for­ma a lo que se es­tá ges­tan­do.

En sus en­sa­yos vin­cu­la la ‘pe­da­go­gía de la cruel­dad’ al ca­pi­ta­lis­mo.

De­fino la pe­da­go­gía de la cruel­dad co­mo to­dos aque­llos ges­tos que nos ha­bi­túan a trans­for­mar la vi­da en co­sa. Es por eso que con­si­de­ro el pros­tí­bu­lo con­tem­po­rá­neo, y to­das sus va­rian­tes, la es­cue­la por ex­ce­len­cia pa­ra la pe­da­go­gía de la cruel­dad. Jus­ta­men­te en esa es­cue­la de la co­si­fi­ca­ción de la vi­da se for­ma­tean los su­je­tos ap­tos pa­ra las for­mas de la gue­rra con­tem­po­rá­nea y pa­ra las ta­reas de es­ta fa­se apo­ca­líp­ti­ca del ca­pi­tal. Es un ca­pi­ta­lis­mo de due­ños de la vi­da, en el que la fic­ción ins­ti­tu­cio­nal se ha­ce pe­da­zos, y que ha caí­do por tie­rra en mu­chas par­tes del pla­ne­ta. Es ne­ce­sa­ria una per­so­na­li­dad de es­truc­tu­ra muy po­co em­pá­ti­ca pa­ra adap­tar­se a los va­lo­res de la teo­lo­gía del ca­pi­tal: com­pe­ti­ti­vi­dad, cálcu­lo cos­te-be­ne­fi­cio, pro­duc­ti­vi­dad, acu­mu­la­ción y con­cen­tra­ción. Es­tos han de­ja­do de ser sim­ple­men­te va­lo­res pa­ra trans­for­mar­se en dog­ma.

Sa­be­mos que la ma­yo­ría de los hom­bres que acu­den a un bur­del lo ha­cen en gru­po. ¿Qué sig­ni­fi­ca sim­bó­li­ca­men­te esa suer­te de ritual?

La vi­si­ta con­jun­ta al bur­del, así co­mo la vio­la­ción co­lec­ti­va, son au­to­rre­fe­ren­cia­les, nar­ci­sis­tas, y cons­tru­yen el es­pec­tácu­lo de la po­ten­cia an­te los pro­pios ojos y an­te los ojos de los otros hom­bres. La cor­po­ra­ción mas­cu­li­na lue­go se re­pli­ca en otras es­fe­ras: las ma­fias, los si­ca­ria­tos, las pan­di­llas, las po­li­cías, las fuer­zas ar­ma­das, el po­der ju­di­cial… Hay, en el pre­sen­te, una es­pe­cie de hi­per­tro­fia cor­po­ra­ti­va en mu­chos ám­bi­tos. Lo ve­mos en el bull­ying, por ejem­plo. Es una pe­na que, en al­gu­nos ca­sos, las mu­je­res tam­bién lo es­ta­mos imi­tan­do, co­lo­can­do los va­lo­res y mo­de­los de mas­cu­li­ni­dad co­mo me­ta pa­ra no­so­tras tam­bién.

No sé si co­no­ce el ca­so de ‘La Ma­na­da’. La sen­ten­cia y la pues­ta en li­ber­tad de sus miem­bros ha pro­vo­ca­do un gran es­cán­da­lo. Us­ted, de to­dos mo­dos, de­fien­de un fe­mi­nis­mo an­ti­car­ce­la­rio.

Sin du­da, La Ma­na­da re­pre­sen­ta un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co de lo que es­ta­mos ha­blan­do. Creo que las sen­ten­cias de jue­ces son ejem­pla­ri­zan­tes. Es ab­so­lu­ta­men­te esen­cial que la so­cie­dad com­pren­da que ca­sos co­mo es­te son tra­ta­dos con se­ve­ri­dad y des­apro­ba­dos en­fá­ti­ca­men­te por par­te de fi­gu­ras be­ne­mé­ri­tas de la so­cie­dad. Pe­ro no es la cár­cel lo que co­rri­ge la vio­len­cia de gé­ne­ro. Es en la ba­se don­de hay que ac­tuar pa­ra co­rre­gir el pro­ble­ma. Es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar en la so­cie­dad, por­que, al fi­nal, la vio­la­ción es una ac­ción en so­cie­dad.

Atri­bu­ye la vio­len­cia al ‘man­da­to de mas­cu­li­ni­dad’, ba­sa­do en la do­mi­na­ción. Pe­ro tam­bién afir­ma que el hom­bre sue­le ser una víc­ti­ma.

Creo que el hom­bre es la pri­me­ra víc­ti­ma del man­da­to de mas­cu­li­ni­dad. Co­mo tam­bién creo que lo aca­ta dó­cil­men­te sin per­ca­tar­se de cuán­to y de qué for­mas lo vic­ti­mi­za. El hom­bre es dó­cil fren­te al man­da­to cor­po­ra­ti­vo, sin po­ner­le nom­bre ni re­vi­sar­lo, y el da­ño que re­ci­be, que es in­men­so, aca­ba re­pa­sán­do­se­lo a la mu­jer que tie­ne al la­do. Es da­ñino por­que es fé­rrea­men­te je­rár­qui­co.

¿Tam­bién el hom­bre es­tá lu­chan­do pa­ra li­be­rar­se del pa­triar­ca­do?

Mu­chos hom­bres es­tán des­mar­cán­do­se del man­da­to, des­pla­zán­do­se ha­cia fue­ra. No só­lo en sus prác­ti­cas se­xua­les, sino so­bre to­do en las afec­ti­vas, y en sus pro­yec­tos de fe­li­ci­dad. De­be­mos de­jar de pen­sar que los hom­bres co­la­bo­ran con el fe­mi­nis­mo, o son

alia­dos del mo­vi­mien­to de las mu­je­res. Muy por el con­tra­rio, so­mos no­so­tras quie­nes los es­ta­mos ayu­dan­do en su lu­cha con­tra el pa­triar­ca­do, por la li­be­ra­ción mas­cu­li­na de un yu­go in­fer­nal, co­mo es la obli­ga­ción de la ex­hi­bi­ción de po­ten­cia y con­trol so­bre la vi­da y los cuer­pos to­dos los días y sin des­can­so.

AR­CHI­VO

Ri­ta Se­ga­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.