¿Es­tán mu­rien­do las de­mo­cra­cias?

Li­bros y de­ba­tes pú­bli­cos abor­dan la de­gra­da­ción po­lí­ti­ca

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JOR­DI AMAT

¿SE MUE­RE LA DE­MO­CRA­CIA? Un te­mor, co­mo un es­pec­tro, re­co­rre Oc­ci­den­te: la de­mo­cra­cia li­be­ral, tras la cri­sis eco­nó­mi­ca y la de la re­pre­sen­ta­ción, se es­tá de­gra­dan­do. Con Trump en la Ca­sa Blan­ca se ha en­cen­di­do la luz ro­ja. Li­bros y de­ba­tes, más allá de la red, son el fo­ro don­de se ar­ti­cu­la un re­no­va­do com­pro­mi­so de­mo­crá­ti­co. Los en­sa­yis­tas, más que so­lu­cio­nes, ex­plo­ran las raí­ces del pro­ble­ma y diag­nos­ti­can los ma­les del pre­sen­te. Es el te­ma de nues­tro tiem­po

El au­tor se sien­ta en una si­lla mo­des­ta. En­fren­te una me­si­lla de ma­de­ra en­ve­je­ci­da, co­mo un pu­pi­tre com­pra­do en un an­ti­cua­rio de se­gun­da. En­ci­ma un va­so con agua, una ta­za con cua­tro bo­lí­gra­fos pa­ra fir­mar y un li­bro apo­ya­do en un pe­que­ño atril. El atrez­zo pa­re­ce del pa­sa­do, pe­ro la es­ce­na es ac­tual. La

no­ve­dad es Iden­tity: The de­mand for dig­nity and the po­li­tics of re­sent­ment. Cien per­so­nas dis­pues­tas a es­cu­char a Fran­cis Fu­ku­ya­ma. 19 de sep­tiem­bre, li­bre­ría Po­li­tics and Pro­se en Wa­shing­ton.

No es una es­ce­na muy dis­tin­ta al club de lec­tu­ra del 4 de oc­tu­bre en la +Ber­nat de Bar­ce­lo­na. Rob Rie­men, mi­cró­fono en mano, des­gra­na al­gu­nas ideas del pe­que­ño y lu­mi­no­so Pa­ra com­ba­tir es­ta era –un en­sa­yo que, se­gún han di­cho en Pa­lau, miem­bros del go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat han leí­do. Pe­ro tam­bién val­dría otra es­ce­na de la se­ma­na pa­sa­da. Tar­de del 2 de oc­tu­bre en un sa­lón de Ca­sa de Amé­ri­ca de Ma­drid. Car­men Igle­sias y Jon Jua­ris­ti pre­sen­tan El pue­blo soy yo. “Fren­te a las elec­cio­nes de Mé­xi­co, fren­te al mun­do que es­ta­mos vi­vien­do –el de la cri­sis del li­be­ra­lis­mo–, y fren­te a la irrup­ción del fe­nó­meno del hom­bre fuer­te y de los pue­blos he­chi­za­dos por el hom­bre fuer­te, hay mu­chas for­mas de ana­li­zar­lo y de acer­car­se”, ex­pli­ca­ba su au­tor, En­ri­que Krau­ze. La de su li­bro, afir­ma­ba, era la anato­mía cul­tu­ral del li­de­raz­go po­pu­lis­ta.

Un au­tor me­xi­cano, un ho­lan­dés y un nor­te­ame­ri­cano que han pu­bli­ca­do en­sa­yos so­bre te­mas di­ver­sos, pe­ro con un mis­mo ho­ri­zon­te de in­quie­tud. ¿Qué re­ve­la esa preo­cu­pa­ción trans­o­ceá­ni­ca? ¿Qué ocu­rre? Po­si­ti­vé­mos­lo: que una só­li­da dis­cu­sión de ideas, in­tu­yen­do un fu­tu­ro es­pec­tral, re­tor­na al ágo­ra pa­ra huir del la­be­rin­to de­gra­dan­te de la red. Es la con­se­cuen­cia de sa­ber­nos en un tiem­po de cam­bio, de des­con­cier­to, in­jer­ta­do al te­mor que lle­ga­re­mos al día de ma­ña­na atra­ve­san­do una pro­gre­si­va de­gra­da­ción del mar­co de con­vi­ven­cia. Di­gá­mos­lo de otro mo­do: pa­re­ce co­mo si aho­ra ya na­die du­da­ra de que la his­to­ria, tras su fin, se ha­ya vuel­to a po­ner en mar­cha. La de­mo­cra­cia li­be­ral, que el po­li­tó­lo­go con­ser­va­dor Fu­ku­ya­ma sos­te­nía que era el mo­de­lo triun­fan­te y veía en­car­na­do en el pro­yec­to de la Unión Eu­ro­pea, es­tá gri­pa­da. Él mis­mo lo cons­ta­ta en su úl­ti­mo en­sa­yo: “Du­ran­te los úl­ti­mos años el nú­me­ro de de­mo­cra­cias ha dis­mi­nui­do y en prác­ti­ca­men­te to­das las re­gio­nes del mun­do hay paí­ses don­de se ha re­ti­ra­do la de­mo­cra­cia”.

Exis­te una preo­cu­pa­ción cre­cien­te por la sa­lud del pre­sen­te com­par­ti­do. No pue­de ser de otra ma­ne­ra. Y el pensamiento, fun­da­men­ta­do en la re­fle­xión de al­to ni­vel pe­ro con el com­pro­mi­so de in­ci­dir en la reali­dad, es­tá sa­lien­do del vien­tre am­nió­ti­co de la aca­de­mia. Re­gre­san a los in­te­lec­tua­les, que aho­ra tam­bién son glo­ba­les. Vuel­ven con me­mo­ria, co­mo el pro­pio

Rie­men, in­ter­vi­nien­do pa­ra no

reite­rar erro­res. “To­do el mun­do se obs­ti­nó en ne­gar el he­cho evi­den­te de un nue­vo bro­te de pes­te”, di­ce en su li­bro, y la ne­ga­ción del fas­cis­mo –“la po­li­ti­za­ción de la men­ta­li­dad del hom­bre ma­sa re­sen­ti­do”– hi­zo co­lap­sar nues­tra ci­vi­li­za­ción. Más va­le, por lo tan­to, ha­cer lo po­si­ble pa­ra de­ter­mi­nar dón­de es­ta­mos.

A es­ca­la lo­cal, co­mo un reflejo de es­ta in­quie­tud glo­bal, lo plan­tea con am­bi­ción la Bien­nal del Pen­sa­ment or­ga­ni­za­da por el Ajun­ta­ment de Bar­ce­lo­na. Em­pie­za el lu­nes. Y el lu­nes pa­sa­do arran­ca­ba el ci­clo Des­prés del mur. Un món en can­vi, or­ga­ni­za­do por la Es­co­la Eu­ro­pea d’Hu­ma­ni­tats en el Pa­lau Ma­ca­ya. A pe­que­ña es­ca­la la Es­co­la de Jo­sep Ra­mo­ne­da es­tá in­jer­ta­da a la fi­lo­so­fía del in­flu­yen­te Ne­xus Ins­ti­tuut de Ams­ter­dam que di­ri­ge Rie­men, uno de los cen­tros de ar­ti­cu­la­ción del de­ba­te so­bre gran­des cues­tio­nes y que tra­ba­ja con la idea de re­pli­car el mo­de­lo en ciu­da­des del mun­do. ¿Bar­ce­lo­na?

Aquí y por to­das par­tes se ex­tien­de la preo­cu­pa­ción res­pon­sa­ble por­que un te­mor so­bre­vue­la Oc­ci­den­te: Is democracy dying? Tres pa­la­bras y un in­te­rro­gan­te que son el tí­tu­lo in­quie­tan­te de la cu­bier­ta de es­te mes de oc­tu­bre de la re­vis­ta pro­gre­sis­ta The Atlan­tic. Un tí­tu­lo don­de re­ver­be­ra el eco de un re­cien­te best se­ller: Có­mo mue­ren las

de­mo­cra­cias de los pro­fe­so­res Le­vitsky y Zi­blatt, que aho­ra se aca­ba de tra­du­cir al cas­te­llano. Co­mo se ad­vier­te tan só­lo le­yen­do los con­te­ni­dos de la cu­bier­ta de la re­vis­ta, la in­quie­tud no es só­lo nor­tea­me­ri­ca­na sino tam­bién eu­ro­pea. Lo ex­po­ne An­ne Ap­ple­baum con preo­cu­pa­ción evi­den­cian­do que la es­pe­ran­za de­mo­cra­ti­za­do­ra en la Eu­ro­pa de Es­te pos­te­rior a la caída del mu­ro se ha en­te­ne­bre­ci­do >

Vi­vi­mos un tiem­po de cam­bio que ge­ne­ra in­quie­tud y te­mor an­te la de­gra­da­ción del mar­co de con­vi­ven­cia

con el as­cen­so del au­to­ri­ta­ris­mo. Es así. ¿En cuán­tos paí­ses de nues­tro en­torno in­me­dia­to la ex­tre­ma de­re­cha go­bier­na o es una fuer­za de go­bierno plau­si­ble? La preo­cu­pa­ción es oc­ci­den­tal, com­par­tien­do lo agrio de la re­sa­ca de la cri­sis eco­nó­mi­ca, y se hi­zo cró­ni­ca a raíz de la vic­to­ria de Trump en el año 2016. Es­te, más que cual­quier otro, es el te­ma de nues­tro tiem­po.

Con­tra Trump

El te­ma de la cri­sis de la de­mo­cra­cia se pue­de tra­tar con mie­do, di­lu­yen­do la com­ple­ji­dad con el len­gua­je kitsch del po­pu­lis­mo (ved, aquí, la des­crip­ción del fe­nó­meno que pro­po­ne Fe­rran Sáez). Tam­bién se pue­de en­ca­rar des­de po­si­cio­nes de im­pug­na­ción más o me­nos ra­di­cal del sis­te­ma vi­gen­te. Val­dría, por ejem­plo, Tho­mas Pi­ketty. El eco­no­mis­ta de El ca­pi­tal en el si­glo XXI –una de las co­lum­nas ideo­ló­gi­cas de la iz­quier­da de nues­tro si­glo– in­ter­pre­tó la vic­to­ria de Trump co­mo un avi­so ur­gen­te pa­ra reorien­tar los fun­da­men­tos de la glo­ba­li­za­ción en­ten­dien­do que los re­tos pa­ra evi­tar su de­gra­da­ción son dos: el com­ba­te con­tra la des-- igual­dad y con­tra el ca­len­ta­mien­to glo­bal (así se pue­de leer en la re­co­pi­la­ción de ar­tícu­los Ciu­da­da­nos, ¡a

las ur­nas!). Val­dría, na­tu­ral­men­te, pa­ra el he­te­ro­do­xo Sla­voj Žižek. En el re­cien­te La vi­gen­cia de ‘El ma­ni­fies­to co­mu­nis­ta’, glo­san­do Marx, Žižek pre­su­po­ne que la glo­ba­li­za­ción eco­nó­mi­ca per­pe­túa una es­truc­tu­ra bá­si­ca de do­mi­na­ción y afir­ma que la ideo­lo­gía ma­yo­ri­ta­ria ope­ra can­ce­lan­do cual­quier pensamiento que pos­tu­le una al­ter­na­ti­va al ca­pi­ta­lis­mo.

Pe­ro qui­zás la no­ve­dad de los úl­ti­mos tiem­pos, des­de un pun­to de vis­ta in­te­lec­tual, sea la reapa­ri­ción de una in­te­li­gen­cia li­be­ral. No eco­nó­mi­ca. Po­lí­ti­ca. Un sec­tor de aca­dé­mi­cos ha to­ma­do con­cien­cia de las gra­ves dis­fun­cio­nes que su­fre la de­mo­cra­cia y te­me el ho­ri­zon­te que po­dría im­pli­car no re­sol­ver­las. A la ho­ra de aus­cul­tar el te­ma de nues­tro tiem­po po­dría­mos de­cir, pa­ra abre­viar, que el su­yo es un plan­tea­mien­to re­for­mis­ta. Un plan­tea­mien­to que par­te de un ejer­ci­cio de au­to­crí­ti­ca pro­fun­do pa­ra com­pren­der el ori­gen de la ac­tual de­ri­va.

El en­sa­yo pro­gra­má­ti­co El re­gre­so li­be­ral de Mark Li­lla –ca­te­drá­ti­co de Hu­ma­ni­da­des en Co­lum­bia– es un buen ejem­plo. La pri­me­ra fra­se quie­re ac­ti­var la reac­ción. “Do­nald J. Trump es pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos”. Di­ri­gién­do­se a las éli­tes de­mó­cra­tas, les dis­pa­ra una ver­dad con­tun­den­te: “No te­ne­mos una vi­sión po­lí­ti­ca que ofre­cer en la na­ción”. Pa­ra te­ner­la de nue­vo iden­ti­fi­ca el ori­gen ideo­ló­gi­co del nu­do –la po­lí­ti­ca de la iden­ti­dad que ha aca­ba­do por re­ven­tar la idea de un no­so­tros– y fuer­za un re­plan­tea­mien­to de la ma­triz de la cul­tu­ra po­lí­ti­ca pro­gre­sis­ta del úl­ti­mo me­dio si­glo en Es­ta­dos Uni­dos: “La his­to­ria de có­mo una exi­to­sa po­lí­ti­ca li­be­ral de so­li­da­ri­dad se con­vir­tió en una pseu­do­po­lí­ti­ca de la iden­ti­dad no es sen­ci­lla. En­tra­ña pro­fun­dos cam­bios en la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se que ocu­rrie­ron des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el as­cen­so del ro­man­ti­cis­mo po­lí­ti­co que desató la opo­si­ción a la gue­rra de Viet­nam en los años se­sen­ta, la re­ti­ra­da de la nue­va iz­quier­da a las uni­ver­si­da­des y mu­cho más”. Es­te des­pla­za­mien­to, que ale­ja­ría la ba­se elec­to­ral de­mó­cra­ta del par­ti­do que le co­rres­pon­día por cla­se y tra­di­ción (cla­ve pa­ra la he­ge­mo­nía del reaga­nis­mo), ha­bría ido en pa­ra­le­lo al des­pla­za­mien­to que ha­bría que re­ver­tir de una vez por to­das: el cen­tro del li­be­ra­lis­mo, sos­tie­ne, ten­dría que de­jar de ser la di­fe­ren­cia pa­ra que de nue­vo lo fue­ra una co­mu­ni­dad que com­par­tie­ra el li­be­ra­lis­mo cí­vi­co que pien­sa so­bre el bien co­mún.

No es un diag­nós­ti­co muy ale­ja­do, di­ría, de aquel que Fu­ku­ya­ma des­ovi­lla en Iden­tity (el en­sa­yo que ha­ce só­lo un mes pre­sen­ta­ba en Po­li­tics and Pro­se y que, por cier­to, con­tie­ne un par de re­fe­ren­cias al nu­do ca­ta­lán). Él tam­bién de­nun­cia la po­lí­ti­ca iden­ti­ta­ria del pro­gre­sis­mo co­mo el ori­gen de la ro­tu­ra del no­so­tros com­par­ti­do. Pe­ro va más allá pa­ra res­pon­der a la pre­gun­ta so­bre có­mo pue­de ser que Trump sea pre­si­den­te. Ar­gu­men­ta que las po­lí­ti­cas iden­ti­ta­rias de la iz­quier­da ha­brían con­ta­gia­do a la de­re­cha, so­bre to­do des­de la cri­sis y so­bre to­do en el cen­tro del país, ac­ti­van­do la apa­ri­ción de un nue­vo de­mos. Un de­mos fuer­te­men­te iden­ti­ta­rio que se ca­rac­te­ri­za por el re­sen­ti­mien­to ma­ni­fes­ta­do con­tra con las éli­tes eco­nó­mi­cas y me­diá­ti­cas y al mis­mo tiem­po res­pec­to de la in­mi­gra­ción. So­bre es­te re­sen­ti­mien­to se ha­bría he­cho fuer­te el trum­pis­mo y, en la me­di­da en que se bi­fur­ca el con­sen­so com­par­ti­do so­bre qué sig­ni­fi­ca ser ame­ri­cano, la go­ber­na­ción se ha­rá más y más di­fí­cil. A más de­man­da de re­co­no­ci­mien­to de lo que es sin­gu­lar, con­clu­ye, más com­pli­ca­do es pac­tar po­lí­ti­cas de es­ta­do. “Es un ca­mino que só­lo con­du­ce a la rup­tu­ra del

es­ta­do y, en úl­ti­mo tér­mino, al fra­ca­so”.

So­bre es­te fra­ca­so, des­de una pers­pec­ti­va pa­ra­le­la pe­ro com­par­tien­do la an­gus­tia so­bre el ca­so Trump, tam­bién ha­bla Có­mo mue­ren las de­mo­cra­cias. Par­ten de una cons­ta­ta­ción: la ma­yo­ría de quie­bras de la de­mo­cra­cia que se han pro­du­ci­do des­de el fi­nal de la Gue­rra Fría no las han pro­vo­ca­do ac­cio­nes mi­li­ta­res sino go­bier­nos que ha­bían si­do de­mo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­dos.

El es­tu­dio de es­ta de­ri­va ins­ti­tu­cio­nal si­gue po­co o mu­cho un mis­mo pa­trón y por eso Le­vitsky y Zi­blatt, desa­rro­llan­do ideas del so­ció­lo­go Juan Jo­sé Linz, se atre­ven a fi­jar un có­di­go que per­mi­ti­ría de­ter­mi­nar cuándo un di­ri­gen­te po­lí­ti­co ac­túa de ma­ne­ra au­to­ri­ta­ria: 1) cuan­do re­cha­za o res­pe­ta de ma­ne­ra dé­bil las re­glas de­mo­crá­ti­cas es­ta­ble­ci­das, 2) cuan­do nie­ga le­gi­ti­mi­dad a los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, 3) cuan­do to­le­ra o fo­men­ta la vio­len­cia, y 4) cuan­do ma­ni­fies­ta la pre­dis­po­si­ción a res­trin­gir o ne­gar las li­ber­ta­des ci­vi­les de la opo­si­ción. Po­dría­mos de­fi­nir­la co­mo la agen­da ocul­ta del po­pu­lis­mo. Si apli­ca­mos la pau­ta al pre­sen­te, su con­clu­sión es cla­ra: la ac­ción pre­si­den­cial de Trump pue­de ca­rac­te­ri­zar­se co­mo au­to­ri­ta­ria. Pe­ro las con­di­cio­nes pa­ra que es­ta ca­la­mi­dad lle­ga­ra al des­pa­cho oval no son mé­ri­to só­lo su­yo. La te­sis cen­tral del li­bro es que el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co se ha­bía ido co­rro­yen­do du­ran­te los úl­ti­mos años, por la ac­ción de uno y otro par­ti­do, por­que de­ja­ron de res­pe­tar vir­tu­des de la me­cá­ni­ca li­be­ral: la con­ten­ción y la to­le­ran­cia mu­tua, tra­di­cio­nes que se han des­man­te­la­do crean­do un abis­mo so­bre el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma. Vir­tu­des no es­cri­tas que pre­ser­van la de­mo­cra­cia.

Vir­tu­des cí­vi­cas

La con­fe­ren­cia se ce­le­bró an­te­ayer en Nue­va York. La or­ga­ni­za­ba el Car­ne­gie Coun­cil for Et­hics in In­ter­na­tio­nal Af­fairs. El po­nen­te era John B. Ju­dis, au­tor de The po­pu­list ex­plo­sion: How the great re­ces­sion trans­for­med ame­ri­can and eu­ro­pean po­li­tics. El te­ma era el ac­tual re­vi­val del na­cio­na­lis­mo: su re­torno con afán de ven­gan­za de EE.UU. a Ru­sia o Chi­na pa­san­do por tan­tos paí­ses de Eu­ro­pa don­de avan­za el sen­ti­mien­to con­tra la Unión. Y es que in­tui­mos el pro­ble­ma, pe­ro no sa­be­mos có­mo afron­tar­lo po­lí­ti­ca­men­te por­que la re­pre­sen­ta­ción es­tá

oxi­da­da y la nue­va cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca aún no se avis­ta.

El pro­pó­si­to del Car­ne­gie Coun­cil es ge­ne­rar co­no­ci­mien­to so­bre el pa­pel que la éti­ca jue­ga en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Cuan­do es­te think tank es­ta­ba a pun­to de con­me­mo­rar su cen­te­na­rio, im­pul­só una in­ves­ti­ga­ción li­de­ra­da por el gran Mi­chael Ig­na­tieff: un es­tu­dio pa­ra de­ter­mi­nar si la hu­ma­ni­dad com­par­te el mis­mo idio­ma éti­co. El re­sul­ta­do, tra­du­ci­do ha­ce po­co, es el mag­ní­fi­co Las vir­tu­des co­ti­dia­nas. El or­den mun­dial en un mun­do

di­vi­di­do. No era un tra­ba­jo de la­bo­ra­to­rio sino una ex­pe­rien­cia so­bre el te­rreno (de Queens a Pre­to­ria, de Río a Bos­nia). Eran reali­da­des dis­tin­tas, de po­bre­za o pos­gue­rra, pe­ro al fin la reali­dad es que aho­ra to­dos com­par­ti­mos la mis­ma ci­vi­li­za­ción: la glo­ba­li­za­ción postim­pe­rial, pa­ra de­cir­lo con la ex­pre­sión de Ig­na­tieff. Una ci­vi­li­za­ción don­de no hay gran es­ta­do que ten­ga ya la he­ge­mo­nía (aun­que uno la quie­re con­ser­var –Es­ta­dos Uni­dos– y los hay que quie­ren con­quis­tar­la –Chi­na o Ru­sia–) por­que la reali­dad es que tam­bién los vie­jos es­ta­dos bus­can en la ar­ga­ma­sa le­gal los me­ca­nis­mos pa­ra man­te­ner unos po­de­res y unos re­cur­sos que adel­ga­zan en nues­tros tiem­pos de cam­bio glo­bal y cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial.

¿En es­te ma­ras­mo (que es po­lí­ti­co, so­cial y eco­nó­mi­co), des­cu­brió Ig­na­tieff al­gún idio­ma éti­co com­par­ti­do? Co­mo mí­ni­mo uno: “En ca­da uno de aque­llos lu­ga­res, las per­so­nas lu­cha­ban por dar sen­ti­do a un cam­bio con­vul­si­vo y des­es­ta­bi­li­za­dor”. Es­te sen­ti­do se ha­cía po­si­ble a tra­vés de un de­ter­mi­na­do sis­te­ma ope­ra­ti­vo mo­ral: con­fian­za, to­le­ran­cia, per­dón, re­con­ci­lia­ción y re­si­lien­cia. Es­te sen­ti­do pro­se­guía con la lu­cha por la igual­dad y el de­re­cho a ser es­cu­cha­do.

¿En cuán­tos paí­ses de nues­tro en­torno la ex­tre­ma de­re­cha go­bier­na o es una fuer­za de go­bierno plau­si­ble? Re­ce­tas pa­ra la cri­sis: po­pu­lis­mo, im­pug­na­ción ra­di­cal del sis­te­ma vi­gen­te, o reapa­ri­ción po­lí­ti­ca del li­be­ra­lis­mo Son la con­ten­ción y la to­le­ran­cia, vir­tu­des cí­vi­cas de la de­mo­cra­cia, las que pue­den re­ver­tir la co­rro­sión del sis­te­ma

Ilus­tra­ción Ri­ki Blan­co

DA­VID CLIFF/ MI­CHAEL DEBETS / GETTY

Arri­ba, un ma­ni­fes­tan­te en una mar­cha con­tra el ra­cis­mo en Lon­dres el pa­sa­do mar­zo mues­tra una pan­car­ta con­tra Do­nald Trump. Aba­jo, pro­tes­ta de gru­pos de de­re­cha el pa­sa­do mes de abril en la ciu­dad ale­ma­na de Meinz con­tra la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel por su po­lí­ti­ca con los re­fu­gia­dos

AR­CHI­VO

En es­ta pá­gi­na, por­ta­das de al­gu­nos nú­me­ros de las re­vis­tas es­ta­dou­ni­den­ses ‘The New Re­pu­blic’ y ‘The Atlan­tic’ que re­co­gen ar­tícu­los y re­por­ta­jes so­bre el fu­tu­ro del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co

JENS BÜTTNER / GETTY

El en­ton­ces di­ri­gen­te del Los Ver­des ale­ma­nes Cem Oez­de­mir an­te una pan­car­ta del par­ti­do con el le­ma “Con­tra la de­re­cha y el po­pu­lis­mo” en el 2016

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.