El ar­te del ‘big da­ta’

Dos ilus­tra­do­ras plas­man su día a día

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ANTÒNIA JUS­TÍ­CIA

Ste­fa­nie Po­sa­vec (Lo­ve­land, EE.UU., 1981) Ha ex­pues­to en Nue­va York, Lon­dres o Du­blín

Po­dría de­cir­se que lle­van vi­das ca­si pa­ra­le­las sin sa­ber­lo: mis­mo tra­ba­jo, hi­jas úni­cas, am­bas de­ja­ron su país de ori­gen y cru­za­ron el Atlán­ti­co pa­ra rea­li­zar­se crea­ti­va­men­te, mis­ma edad… Fas­ci­na­das des­de pe­que­ñas en re­co­lec­tar y or­ga­ni­zar in­for­ma­ción so­bre el mun­do que las ro­dea, pa­re­cían des­ti­na­das a en­con­trar­se. Y así su­ce­dió, en un fes­ti­val de ar­te en Min­nea­po­lis en el 2013.

Las di­se­ña­do­ras de da­tos e in­for­ma­ción Gior­gia Lu­pi y Ste­fa­nie Po­sa­vec idea­ron una for­ma de co­no­cer­se y co­la­bo­rar jun­tas. Por co­rres­pon­den­cia, una des­de Nue­va York; la otra des­de Lon­dres. A tra­vés de pos­ta­les, a la an­ti­gua usan­za, pe­ro sin es­cri­bir: so­lo da­tos. De su vi­da co­ti­dia­na, ca­da se­ma­na un te­ma, “de lo a me­nu­do que nos que­já­ba­mos, las ve­ces que sen­ti­mos en­vi­dia, los so­ni­dos que sen­tía­mos a nues­tro al­re­de­dor... Des­pués tra­zá­ba­mos una re­pre­sen­ta­ción vi­sual de esos da­tos en un pa­pel del ta­ma­ño de una pos­tal y al fi­nal de la se­ma­na echá­ba­mos la pos­tal en un bu­zón”. Una plas­ma­ción de la reali­dad de for­ma sub­je­ti­va, di­ver­ti­da, her­mo­sa e in­clu­so un pun­to inocen­te. De es­te ex­pe­ri­men­to, que du­ró 52 se­ma­nas, sur­ge De ar Da­ta, el li­bro que reúne 104 pos­ta­les con co­men­ta­rios y reflexiones de am­bas di­se­ña­do­ras, una co­rres­pon­den­cia que el De­par­ta­men­to de Ar­qui­tec­tu­ra y Di­se­ño del MoMA agre­gó a su co­lec­ción per­ma­nen­te, in­clui­dos los bo­rra­do­res pre­pa­ra­to­rios.

“Que­ría­mos (y que­re­mos) desafiar la su­po­si­ción ca­da vez más ex­ten­di­da de que el big da­ta es la cla­ve de­fi­ni­ti­va pa­ra des­blo­quear, des­co­di­fi­car y des­cri­bir la vi­da pú­bli­ca y pri­va­da de la gen­te. Que­re­mos ex­plo­rar el pa­pel que los da­tos pue­den te­ner en la com­pren­sión de las ex­pe­rien­cias per­so­na­les y ser ca­pa­ces de crear his­to­rias de la vi­da de la gen­te a par­tir de ello: los da­tos sue­len con­si­de­rar­se co­mo al­go po­co per­so­nal, pe­ro es­te pro­yec­to bus­ca re­sal­tar lo opues­to a tra­vés de la ex­plo­ra­ción de usar al­go apa­ren­te­men­te frío pa­ra co­mu­ni­car vi­das hu­ma­nas, des­or­de­na­das y emo­cio­na­les”, ex­pli­can las au­to­ras vía co­rreo elec­tró­ni­co. Con­ver­sa­mos con ellas. El he­cho de fi­ja­ros ca­da se­ma­na en de­ter­mi­na­dos com­por­ta­mien­tos, ¿os ha he­cho cam­biar? Lo que más he­mos apren­di­do es a pres­tar aten­ción y a ser cons­cien­tes de no­so­tras mis­mas y de nues­tro en­torno. Ade­más, ve­mos Dear Da­ta co­mo un pro­yec­to de au­to-in­ves­ti­ga­ción a lar­go pla­zo don­de po­de­mos ex­plo­rar una am­plia ga­ma de te­mas que nos son in­tere­san­tes. Al­gu­nas se­ma­nas han si­do par­ti­cu­lar­men­te es­cla­re­ce­do­ras pa­ra no­so­tras, es­pe­cial­men­te aque­llas que to­can “bo­to­nes” en con­cre­to, co­mo nues­tras ob­se­sio­nes; o las más per­so­na­les, co­mo la re­la­ción con nues­tros ma­ri­dos . Sin em­bar­go, lo que más nos ha in­tere­sa­do a lo lar­go del pro­ce­so fue la com­po­si­ción del re­tra­to de la otra per­so­na a tra­vés de esos 52 frag­men­tos so­bre su per­so­na­li­dad, y ca­da pe­que­ño da­to o hallazgo per­so­nal nos ayu­dó mu­tua­men­te a ima­gi­nar a la otra per­so­na: sus pen­sa­mien­tos, sus há­bi­tos, su for­ma de abor­dar el te­ma se­ma­nal.

¿Qué con­clu­sio­nes sa­cas­teis una de otra des­pués de un año de da­tos?

A ni­vel pro­fe­sio­nal, Dear Da­ta nos ha re­ta­do co­mo pro­fe­sio­na­les y he­mos apren­di­do a mi­rar los da­tos des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te. En pri­mer lu­gar, eli­mi­nan­do la tec­no­lo­gía de la ecua­ción, nos vi­mos obli­ga­das a ex­ten­der nues­tros re­cur­sos co­mo di­se­ña­do­ras: por­que por un la­do es­tu­vi­mos (¡ca­da una!) obli­ga­das a in­ven­tar52­len­gua­jes­vi­sua­les­dis­tin­tos, ya que di­bu­jar a mano con­du­ce a di­se­ños crea­dos a me­di­da pa­ra los da­tos que es­tás con­tan­do y con los que es­tás tra­ba­jan­do. Pe­ro, a la vez, pres­cin­dir del or­de­na­dor pa­ra to­do el pro­ce­so nos lle­vó a en­con­trar di­fe­ren­tes ma­ne­ras de mi­rar los días a tra­vés de las len­tes de un co­lec­cio­nis­ta de da­tos. Al re­co­pi­lar nues­tros da­tos se­ma­na­les, el pro­ce­so re­qui­rió más mano de obra que la me­ra de­ri­va­ción de mé­tri­cas es­tán­dar de dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos: con­ce­bi­mos Dear Da­ta co­mo un do­cu­men­tal per­so­nal más que co­mo un pro­yec­to per­so­nal cuan­ti­fi­ca­do: aquí no so­lo cuan­ti­fi­ca­mos nú­me­ros, sino que tam­bién in­ten­ta­mos aña­dir de­ta­lles cua­li­ta­ti­vos pa­ra nues­tra co­lec­ción de da­tos. Ade­más, es­te año nos ha he­cho creer en los be­ne­fi­cios de los da­tos a es­ca­la hu­ma­na.

En Dear Da­ta des­cu­bri­mos que es­ta es­ca­la pe­que­ña y muy hu­ma­na en la que he­mos es­ta­do tra­ba­jan­do ha abier­to la idea de los da­tos a un pú­bli­co más am­plio. Con es­te pro­yec­to siem­pre he­mos que­ri­do com­pro­me­ter­nos con una au­dien­cia fue­ra de nues­tra co­mu­ni­dad, pe­ro am­bas des­cu­bri­mos con an­te­rio­res pro­yec­tos que al­can­zar un pú­bli­co más

Gior­gia Lu­pi (Mi­ran­do­la, Ita­lia, 1981) Con­ju­ga la frial­dad de los da­tos con la ca­li­dez de las his­to­rias per­so­na­les Los al­go­rit­mos y la compu­tación se ven co­mo la nue­va cla­ve pa­ra las preguntas uni­ver­sa­les

Ste­fa­nie: “Mi se­ma­na fa­vo­ri­ta fue la que tu­vi­mos que re­gis­trar da­tos so­bre cuán­tas pa­la­bro­tas de­ci­mos”

am­plio sue­le ser di­fí­cil por­que es com­pli­ca­do ha­cer en­ten­der a la gen­te qué es el big da­ta o el open da­ta si de pri­me­ras no sa­ben qué son los da­tos.

¿Y per­so­nal?

Des­cu­bri­mos que no so­lo te­ne­mos gran can­ti­dad de co­sas en co­mún, sino tam­bién mu­chí­si­mas di­fe­ren­cias, y son es­tas las que han he­cho es­ta co­la­bo­ra­ción tan emo­cio­nan­te, ya que he­mos po­di­do ver el mis­mo mun­do des­de un pun­to de vis­ta to­tal­men­te dis­tin­to al nues­tro, com­par­tien­do par­te de nues­tra vi­da con un ni­vel de de­ta­lle que no com­par­tía­mos ni con nues­tros ami­gos más cer­ca­nos.

¿So­bre qué ba­se ele­gíais los te­mas?

Em­pe­za­mos con una lis­ta de po­si­bles te­mas pa­ra las 52 se­ma­nas, pe­ro al fi­nal de­ci­día­mos el te­ma el fin de se­ma­na an­te­rior. Nos en­viá­ba­mos men­sa­jes de tex­to y de­ci­día­mos jun­tas de qué se­ría me­jor ha­cer un se­gui­mien­to pa­ra la si­guien­te se­ma­na y dis­cu­tía­mos acer­ca de có­mo evo­lu­cio­nar nues­tra co­lec­ción de da­tos. A me­di­da que el pro­yec­to avan­za­ba nos re­tá­ba­mos pa­ra en­con­trar da­tos no so­lo en nues­tras ac­ti­vi­da­des sino tam­bién en las pa­la­bras que usá­ba­mos, en nues­tros pen­sa­mien­tos, en nues­tro al­re­ma­ri­do/no­vio de­dor, en nues­tras per­te­nen­cias, pa­ra com­po­ner un re­tra­to cla­ro de no­so­tras mis­mas y de nues­tras vi­das.

¿Cuál es la pos­tal que os cos­tó más?

(Gior­gia) Hu­bo una se­ma­na que me re­sul­tó in­creí­ble­men­te du­ra por­que la re­co­pi­la­ción de da­tos fue muy in­tru­si­va en mi vi­da. Fue la se­ma­na 36, don­de re­gis­tra­mos nues­tras in­de­ci­sio­nes. Esa se­ma­na mi abue­lo fa­lle­ció; ha­bía es­ta­do en­fer­mo du­ran­te un lar­go pe­rio­do, lo vi por úl­ti­ma vez en fe­bre­ro du­ran­te una vi­si­ta ex­prés a mi fa­mi­lia de Ita­lia. Esa se­ma­na, co­mo su sa­lud iba cues­ta aba­jo, con­si­de­ré com­prar un vue­lo de úl­ti­mo mi­nu­to pa­ra des­pe­dir­me. Pe­ro no lo hi­ce. Me sen­tí muy in­de­ci­sa so­bre si ir o no an­tes de que fa­lle­cie­se, e in­men­sa­men­te am­bi­va­len­te en có­mo sen­tir­me des­pués de eso. ¿Có­mo me sien­to con res­pec­to a mi fa­mi­lia? ¿So­bre vi­vir tan le­jos y sa­ber que no es­ta­ré ahí pa­ra las emer­gen­cias? ¿Có­mo me sien­to tras su pér­di­da y sa­ber­que­no­vol­ve­réa ver­le más? Me sen­tí abru­ma­da. Por otro la­do, aho­ra veo esa pos­tal co­mo una es­pe­cie de ho­me­na­je a su me­mo­ria y a mi par­ti­cu­lar con­flic­to li­dian­do con nues­tro adiós per­di­do.

(Ste­fa­nie) Siem­pre me re­sul­ta­ban de­sa­fian­tes las se­ma­nas “per­for­ma­ti­vas” co­mo son­reír a ex­tra­ños, ser ama­ble con la gen­te, pro­bar co­sas nue­vas... Te­mía to­das es­tas ta­reas por­que sig­ni­fi­ca­ba que ten­dría que in­ter­ac­tuar con la gen­te en la ca­lle: se­gu­ra­men­te al­go di­fí­cil de ha­cer pa­ra cual­quier lon­di­nen­se.

¿Y cuál os sor­pren­dió más en cuan­to a los re­sul­ta­dos?

(Ste­fa­nie) Mi se­ma­na fa­vo­ri­ta fue la que tu­vi­mos que re­gis­trar da­tos so­bre cuán­tas pa­la­bro­tas de­ci­mos, por­que me en­can­ta de­cir ta­cos, aun­que ya no lo ha­go tan­to co­mo an­tes des­de que ten­go una ni­ña de diez me­ses. Tam­bién me en­can­tó la se­ma­na en la que re­gis­trá­ba­mos da­tos so­bre nues­tro por­que fue du­ran­te unas va­ca­cio­nes en Va­lèn­cia por las Fa­llas y con­ser­vo muy bue­nos re­cuer­dos. Dis­fru­té mien­tras des­cu­bría más de cer­ca to­das las co­sas que me ha­cen fe­liz de mi ma­ri­do. (Gior­gia) Mi se­ma­na fa­vo­ri­ta fue en la que re­co­pi­la­mos da­tos de los so­ni­dos de nues­tro al­re­de­dor, era la se­ma­na 32. Es­cu­char e in­ten­tar cap­tar el so­ni­do que oía y tras­la­dar­lo a los da­tos fue una prác­ti­ca re­fle­xi­va y me­di­ta­ti­va.

¿Pue­de co­no­cer­se real­men­te a al­guien a tra­vés de los da­tos?

Por su­pues­to, si po­nes to­do de ti en esos nú­me­ros y aña­des un con­tex­to y de­ta­lles per­so­na­les a la ac­ti­vi­dad que es­tás con­tan­do. Nos hi­ci­mos ami­gas ín­ti­mas a tra­vés de Dear Da­ta, y aun­que han pa­sa­do cua­tro años se­gui­mos en con­tac­to a dia­rio.

Es­ta­mos en la edad de oro del big da­ta, pe­ro la gen­te lo aso­cia con frial­dad, des­con­fian­za, des­hu­ma­ni­za­ción…

Los al­go­rit­mos y la compu­tación se ven co­mo la nue­va cla­ve pa­ra las preguntas uni­ver­sa­les, y don­de mi­les de apli­ca­cio­nes pue­den de­tec­tar, agre­gar y vi­sua­li­zar nues­tros da­tos por no­so­tros pa­ra ayu­dar­nos a con­ver­tir­nos en efi­cien­tes su­per­hu­ma­nos. Dear Da­ta en­fo­ca los da­tos de una for­ma más len­ta y analó­gi­ca. Es un “do­cu­men­tal per­so­nal” más que un pro­yec­to per­so­nal cuan­ti­fi­ca­do, que es una su­til – pe­ro im­por­tan­te– dis­tin­ción. En vez de usar los da­tos so­lo pa­ra con­ver­tir­nos en más efi­cien­tes, ar­gu­men­ta­mos que po­día­mos uti­li­zar­los pa­ra lle­gar a ser más hu­ma­nos y co­nec­tar con no­so­tros mis­mos y otras per­so­nas a un ni­vel más pro­fun­do. Es co­mo ser tu pro­pio an­tro­pó­lo­go.

Gior­gia, ¿de ver­dad abris­te 702 ve­ces una puer­ta y tu­vis­te la pa­cien­cia de ano­tar­las to­das?

En efec­to. Fue la se­ma­na más ago­ta­do­ra­de­mi­vi­da.

FLOW PRESS

Pos­ta­les que las au­to­ras se in­ter­cam­bia­ron du­ran­te el ex­pe­ri­men­to. En ellas ano­tan las ac­ti­vi­da­des del día, co­mo dor­mir, tra­ba­jar, be­ber, com­prar, en­viar co­rreos o co­ci­nar

Gior­gia Lu­pi y Ste­fa­nie Po­sa­vec Dear Da­ta FLOW PRESS. TRA­DUC­CIÓN: MAR­TA BREU. 304 PÁ­GI­NAS. 33 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.