Ins­pi­ra­ción Mont­mar­tre

To­lou­se-Lau­trec, sus ami­gos y la vi­da mo­der­na

La Vanguardia - Culturas - - Portada - ISA­BEL GÓ­MEZ MELENCHÓN

La mues­tra pre­sen­ta más de 350 obras de ar­tis­tas co­mo Tou­lou­se-Lau­trec, Bon­nard o Sig­nac

En­tre fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, un an­ti­guo mu­ni­ci­pio que aca­ba­ba de ser ane­xio­na­do a Pa­rís se con­vir­tió en el epi­cen­tro de un mag­ma cul­tu­ral que no se li­mi­tó a las ar­tes plás­ti­cas, sino que su­mó a es­cri­to­res y mú­si­cos, car­te­lis­tas e ilus­tra­do­res y se des­pa­rra­mó por ca­fés y ca­ba­rets desafian­do las con­ven­cio­nes. CaixaForum re­cu­pe­ra su es­pí­ri­tu en una mues­tra

El nom­bre de Henri de Tou­lou­se­Lau­trec re­sul­ta bien co­no­ci­do pa­ra el gran pú­bli­co y se aso­cia in­me­dia­ta­men­te a un Pa­rís en fe­bril efer­ves­cen­cia en el ar­te y en la vi­da. Es­ta­ble­ci­mien­tos co­mo el Mou­lin Rou­ge o el Mou­lin de la Ga­let­te, le Chat Noir en sus dos em­pla­za­mien­tos o Les Quat’z’Arts desafia­ron en los fi­na­les del si­glo XIX las con­ven­cio­nes e ins­pi­ra­ron a unos ar­tis­tas que be­bían del tea­tro, el ca­fé y el bai­le tan­to en su sen­ti­do li­te­ral co­mo en el crea­ti­vo. Y to­do ello en un en­tra­ma­do ur­bano muy de­fi­ni­do: Mont­mar­tre, un mu­ni­ci­pio que se ha­bía in­cor­po­ra­do a la ciu­dad en 1860. De­li­mi­ta­do por los bu­le­va­res de Clichy, Ro­che­chouart, La Cha­pe­lle y Ney, la ave­ni­da de St. Ouen y la ca­lle d’Au­ber­vi­lliers, to­da­vía los tu­ris­tas suben hoy las cues­tas o des­can­san en las pla­zas in­ten­tan­do aprehen­der al­go de aquel es­pí­ri­tu de Mont­mar­tre ju­gue­tón y rup­tu­ris­ta, atre­vi­do y apa­sio­na­do por el ar­te y las le­tras que tu­vo en el pin­tor e ilus­tra­dor de fí­si­co do­lien­te una de sus fi­gu­ras más vi­si­bles pe­ro no la úni­ca. La ex­po­si­ción que se abre la pró­xi­ma se­ma­na en el CaixaForum de Bar­ce­lo­na da­rá bue­na cuen­ta de aque­lla reunión irre­pe­ti­ble de es­pí­ma ri­tus in­de­pen­dien­tes y trans­gre­so­res que bus­ca­ban rom­per con la “hi­po­cre­sía” bur­gue­sa. Na­tu­ra­lis­tas, sim­bo­lis­tas, in­cohé­rents, na­bis... to­dos ellos bus­ca­ban su lu­gar en la re­no­va­ción de las ideas y prác­ti­cas ar­tís­ti­cas que es­ta­ba te­nien­do lu­gar en el nue­vo dis­tri­to pa­ri­sino (el 18 arron­dis­se­ment); co­mo se afir­ma en el ca­tá­lo­go de la mues­tra, se tra­ta­ba de un “es­ta­do de áni­mo” van­guar­dis­ta del que tam­bién for­ma­ban par­te es­cri­to­res y mú­si­cos y que tu­vo su re­pre­sen­ta­ción no úni­ca­men­te a tra­vés de la pin­tu­ra o las ar­tes tra­di­cio­na­les, sino de las efí­me­ras, el car­te­lis­mo, la ilus­tra­ción, las por­ta­das de re­vis­tas y par­ti­tu­ras mu­si­ca­les o la pu­bli­ci­dad, con­se­cuen­cia ló­gi­ca de que los pun­tos de reunión –y de in­te­rés– de es­te mag- in­te­lec­tual tu­vie­ran aho­ra su epi­cen­tro en es­ta­ble­ci­mien­tos tan mun­da­nos co­mo el ca­ba­ret. Mu­chos de los em­ble­mas de es­tos lo­ca­les se man­tie­nen en nues­tro ima­gi­na­rio, co­mo la fi­gu­ra del ga­to ne­gro so­bre la me­dia lu­na que anun­cia­ba des­de el ex­te­rior Le Chat Noir.

En es­te ca­ba­ret, fun­da­do a fi­na­les de 1881 por Ro­dolp­he Sa­lis en el nú­me­ro 84 del bu­le­var Ro­che­chouart, em­pe­za­ron a re­unir­se to­da cla­se de crea­do­res y un año más tar­de el dia­rio del mis­mo nom­bre pu­bli­ca­ría la lis­ta de obras de una ex­po­si­ción que se pu­bli­ci­ta­ba con el inusual tí­tu­lo de Les arts in­cohé­rents y que tam­bién de for­ma po­co ha­bi­tual es­ta­ba or­ga­ni­za­da por un es­cri­tor, Ju­les Lévy, y, pa­ra más sor­pre­sa aún, in­cluía obras de gen­tes que no eran ar­tis­tas. Tam­bién las as­pas del Mou­lin Rou­ge for­man par­te de la mar­ca Mont­mar­tre y por ex­ten­sión de Pa- rís. La ciu­dad ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do dé­ca­das an­tes una trans­for­ma­ción ur­ba­nís­ti­ca de la mano del ba­rón Hauss­mann y con ella los ca­fés, que his­tó­ri­ca­men­te ha­bían cons­ti­tui­do lu­ga­res de reunión po­pu­lar, con­vir­tie­ron los ca­fés con­cier­to en es­ta­ble­ci­mien­tos de ni­vel con es­ce­na­rios al tiem­po que irrum­pían los sa­lo­nes de bai­le con clien­te­las y ta­ri­fas di­fe­ren­cia­das: en el po­pu­lar Mou­lin de la Ga­let­te ca­da bai­le cos­ta­ba 80 cén­ti­mos por pa­re­ja, mien­tras que el más ex­clu­si­vo Mou­lin Rou­ge co­bra­ba a to­dos los clien­tes, in­de­pen­dien­te­men­te de su se­xo, la res­pe­ta­ble ci-

fra de dos a tres fran­cos por ver los pe­ca­mi­no­sos bai­les del can­cán que in­mor­ta­li­za­rían los ar­tis­tas.

Efec­ti­va­men­te, tan­to Tou­lou­se­Lau­trec co­mo Steinlen, Paul Sig­nac o Pie­rre Bon­nard en­con­tra­ron ins­pi­ra­ción en un en­tra­ma­do que in­cluía la mú­si­ca y el tea­tro, de cu­ya re­no­va­ción se en­car­ga­ron es­pe­cial­men­te el Théâ­tre Li­bre, fun­da­do en 1887 en el nú­me­ro 96 de la Rue Blan­che, Mont­mar­tre, y el Théâ­tre de l’Oeu­vre, en va­rios lo­ca­les al­qui­la­dos en la zo­na; allí, en l’Oeu­vre, se es­tre­nó la le­gen­da­ria Ubu Roi, en 1896, con de­co­ra­dos y más­ca­ras di­se­ña­dos y pin­ta­dos por Bon­nard, Tou­lou­se-Lau­trec o Vui­llard. Fue ha­bi­tual que pin­to­res e ilus­tra­do­res se en­car­ga­ran tam­bién de car­te­les y li­bre­tos de am­bos lo­ca­les. Y tam­bién era ha­bi­tual en­con­trar a to­dos es­tos ar­tis­tas en las fun­cio­nes de cir­co, que en aquel mo­men­to ha­bía al­can­za­do una al­ta con­si­de­ra­ción en- tre crea­do­res, ar­tis­tas y es­cri­to­res.

To­dos ellos, ade­más de es­tu­dian­tes, bai­la­ri­nas, ac­to­res, tra­ba­ja­do­res de los es­ce­na­rios en ge­ne­ral y pú­bli­cos nu­me­ro­sos y va­rio­pin­tos die­ron for­ma a una eclo­sión crea­ti­va que tu­vo un apo­yo de­ci­si­vo en el desa­rro­llo de nue­vas téc­ni­cas de im­pre­sión y en la li­be­ra­li­za­ción de las cos­tum­bres. Tou­lou­se-Lau­trec no fue el úni­co en re­tra­tar a las pros­ti­tu­tas con las que se re­la­cio­na­ba o en­con­tra­ba en los lu­ga­res que fre­cuen­ta­ba an­tes de su­cum­bir a la sí­fi­lis y el al­coho­lis­mo. De to­do ello da­rán cuen­ta las más de 350 obras que se pre­sen­tan en Bar­ce­lo­na y que in­clu­yen tam­bién fo­to­gra­fías, es cul­tu­ras, dia­rios, car­te­les y ob­je­tos di ver­sos.

Tou­lou­se-Lau­trec y el es­pí­ri­tu de Mont­mar­tre CO­MI­SA­RIO: PHI­LLIP DEN­NIS CA­TE. CAIXAFORUM. BAR­CE­LO­NA.WWW.OBRASOCIAL.LACAIXA.ES. DEL 18 DE OC­TU­BRE AL 20 DE ENERO. EN CAIXAFORUM MA­DRID DEL 20 DE FE­BRE­RO AL 19 DE MA­YO DEL 2019

CO­LEC­CIÓN PAR­TI­CU­LAR

JU­LES GRÜN : LA CAN­CIÓN DE MONT­MAR­TRE, 1900. For­ma­do co­mo pin­tor y es­ce­no­gra­fis­ta, la ca­sua­li­dad qui­so que el Chat Noir se ins­ta­la­ra muy cer­ca del al­ma­cén de an­ti­güe­da­des de su ma­dre. Des­lum­bra­do por es­te am­bien­te, Grün (1868-1938) se con­vir­tió en ilus­tra­dor y con­fec­cio­nó car­te­les pa­ra fies­tas, ca­ba­rets de un ca­rac­te­rís­ti­co co­lor ro­jo.

CO­LEC­CIÓN DA­VID E. WEISMAN Y JAC­QUE­LI­NE E. MI­CHEL

THÉOPHILE STEINLEN: LA GOULUE Y VA­LEN­TIN LE DÉSOSSÉ BAI­LAN­DO EN EL MOU­LIN ROU­GE, 1890. Na­ci­do en Sui­za, Steinlen (18591923) pron­to se sin­tió se­du­ci­do por el am­bien­te bohe­mio de Mont­mar­tre, cu­ya ima­gen, jun­to con Tou­lou­se-Lau­trec, con­tri­bu­yó a fi­jar con sus di­bu­jos de bai­la­ri­nas y sus car­te­les, y sus re­tra­tos de pros­ti­tu­tas, men­di­gos y de bur­gue­ses en es­pec­tácu­los noc­tur­nos.

CO­LEC­CIÓN PAR­TI­CU­LAR

PIE­RRE MA­RIE LOUIS VIDAL: CU­BIER­TA PA­RA ‘LA VIE À MONT­MAR­TRE’, 1897. A pe­sar de su for­ma­ción co­mo ju­ris­ta, Vidal (1849-1925) se hi­zo un nom­bre co­mo di­bu­jan­te e ilus­tró obras de Me­ri­mé o Bal­zac. Es­ta cu­bier­ta co­rres­pon­de a ‘La vie de Mont­mar­tre’ de Geor­ges Mon­tor­gueil (Oc­ta­ve Le­bes­gue). Tan­to la por­ta­da co­mo los di­bu­jos in­te­rio­res re­co­gen el am­bien­te fes­ti­vo del mo­men­to.

CO­LEC­CIÓN PAR­TI­CU­LAR

FER­DI­NAND BAC: CA­RI­CA­TU­RA DE TOU­LOU­SE-LAU­TREC, 1890. El hu­mor, a tra­vés del ‘fu­mis­me’ y de la ca­ri­ca­tu­ra, fue prac­ti­ca­do por nu­me­ro­sos ar­tis­tas e ilus­tra­do­res. Fer­di­nand Bac (1859-1952), hi­jo de una fa­mi­lia de ele­va­da con­di­ción so­cial, con­ta­ba en­tre sus co­no­ci­dos con fi­gu­ras co­mo Mau­pas­sant, Vic­tor Hu­go, Ver­lai­ne o Tou­lou­se-Lau­trec, a quien di­bu­jó que­ján­do­se an­te sus ad­mi­ra­do­res de su ba­ja talla.

CO­LEC­CIÓN PAR­TI­CU­LAR

HENRI DE TOU­LOU­SE-LAU­TREC: AMBASSADEURS, ARIS­TI­DE BRUANT,1892. Pin­tor post­im­pre­sio­nis­ta pe­ro tam­bién di­se­ña­dor grá­fi­co e ilus­tra­dor ex­tra­or­di­na­ria­men­te do­ta­do, los car­te­les de Tou­lou­se-Lau­trec (1864-1901) cons­ti­tu­yen un au­tén­ti­co es­ca­pa­ra­te del Pa­rís de fi­na­les del XIX. Aquí mues­tra al can­tan­te Aris­ti­de Bruant en el club Ambassadeurs; Bruant, ami­go de Lau­trec, ame­na­zó con no can­tar en el lo­cal a me­nos que se res­ti­tu­ye­ra el anun­cio, re­ti­ra­do al no ser del gus­to del di­rec­tor de la sa­la.

CO­LEC­CIÓN ZUERCHER

JO­SEPH FAVEROT: DOS PA­YA­SOS, c. 1885. Uno de los ar­tis­tas que más se in­tere­só por el mun­do del cir­co y pin­tó nu­me­ro­sos re­tra­tos de pa­ya­sos fue Faverot (1862-1915). Ha­cia fi­na­les del XIX Pa­rís con­ta­ba con va­rias pis­tas per­ma­nen­tes, una de ellas en Mont­mar­tre, el Cir­que Fer­nan­do (des­pués Cir­que Me­drano), que dis­po­nía de ca­pa­ci­dad pa­ra 2.500 es­pec­ta­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.