Los ma­fio­sos y los hé­roes

La Vanguardia - Culturas - - News - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

En 1969 el es­cri­tor ita­lo-ame­ri­cano Ma­rio Pu­zo pu­bli­có El Pa­drino. Es­ta vi­bran­te sa­ga de ma­fio­sos se con­vir­tió en un best se­ller in­me­dia­to y ge­ne­ró una pro­lon­ga­da po­lé­mi­ca en la que in­ter­vi­nie­ron re­pre­sen­tan­tes de la po­li­cía y la ju­di­ca­tu­ra de EE.UU. Se acu­sa­ba a Pu­zo de hu­ma­ni­zar y ha­cer sim­pá­ti­cos a unos in­di­vi­duos que a fin de cuen­tas eran vul­ga­res de­lin­cuen­tes y un pe­li­gro pa­ra la so­cie­dad. Evi­den­te­men­te la ma­fia, y su ba­rro­co y vio­len­to mun­do, ya ha­bía si­do ob­je­to de aten­ción por par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar: no hay más que ver el éxi­to de Los in­to­ca­bles a prin­ci­pios de ese mis­mo de­ce­nio. Pe­ro, se­gún ar­gu­men­ta­ban los de­fen­so­res del or­den, la mí­ti­ca se­rie te­le­vi­si­va di­bu­ja­ba cla­ra­men­te a Al Ca­po­ne y sus se­cua­ces co­mo au­tén­ti­cos mal­va­dos, que de­bían in­gre­sar ip­so fac­to en­tre re­jas, mien­tras que Elliott Ness y sus de­fen­so­res de la ley eran los bue­nos in­cues­tio­na­bles, así co­mo un ejem­plo so­cial. Con El Pa­drino es­te or­den de va­lo­res se tras­to­ca­ba ra­di­cal­men­te.

La no­ve­la de Pu­zo dio pie a la tri­lo­gía de Fran­cis Ford Cop­po­la, don­de se acen­tua­ban los ras­gos sha­kes­pea­ria­nos en la his­to­ria de los Cor­leo­ne y que hoy se con­si­de­ra una de las ci­mas de la his­to­ria del ci­ne. A su za­ga, re­sul­tan in­con­ta­bles las pe­lí­cu­las que han abor­da­do el te­ma, ya del la­do de Pu­zo: los ma­fio­sos y los gángs­ters tam­bién son hu­ma­nos. El nue­vo au­ge de las te­le­se­ries si­guió ese sen­de­ro abo­na­do: Los So­prano pri­me­ro, lue­go Board­walk

Em­pi­re, Peaky Blin­ders y tan­tas otras. In­clu­so los crea­do­res es­pa­ño­les se abo­nan, y en El Con­ti­nen­tal se re­pro­du­ce la es­té­ti­ca y las for­mas de los gángs­ters an­glo­ha­blan­tes, con cier­tos pro­ble­mas de cre­di­bi­li­dad.

Per­so­nal­men­te em­pie­zo a es­tar bas­tan­te can­sa­do de em­pa­ti­zar con ase­si­nos san­gui­na­rios y he op­ta­do por des­co­nec­tar de esos pro­duc­tos don­de el atrac­ti­vo pro­ta­go­nis­ta pe­ro­ra tran­qui­la­men­te y se to­ma una co­pa mien­tras ha­ce vo­lar los se­sos, en pla­nos muy de­ta­llis­tas, a al­gún si­ca­rio de la com­pe­ten­cia. Una co­sa es el gran Ford Cop­po­la, y otra las se­cue­las que sus­ti­tu­yen las re­fe­ren­cia al Rey Lear por el go­re pu­ro y du­ro.

Tras el au­ge del gángs­ter co­mo hé­roe em­pie­za a echar­se en fal­ta al hé­roe de siem­pre, con po­cos cla­ros­cu­ros. En mi in­fan­cia es­te pa­pel so­lía ha­cer­lo Charl­ton Hes­ton: fuer­te, bueno, ín­te­gro, sa­cri­fi­ca­do, con gran ca­pa­ci­dad re­so­lu­ti­va y al ser­vi­cio de la co­mu­ni­dad, así fue­ra en la piel de Moi­sés, de Ben Hur o del Cid. El mi­to Hes­ton sur­gió de la apa­ren­te con­fian­za de la era de Ei­sen­ho­wer, re­fle­jó lue­go el op­ti­mis­mo de la de Ken­nedy y en el oca­so de su ca­rre­ra se hi­zo muy con­ser­va­dor. Sos­pe­cho que, por can­san­cio del hé­roe san­gui­na­rio, es­ta­mos a pun­to de ates­ti­guar el re­na­ci­mien­to de hé­roes de una pie­za co­mo él. So­lo que aho­ra se­rán mu­je­res.

Em­pie­zo a es­tar can­sa­do de em­pa­ti­zar con ase­si­nos san­gui­na­rios y apa­go las te­le­se­ries de gángs­ters

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.