Re­yes de ci­ne

La mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal en se­ries y pe­lí­cu­las

La Vanguardia - Culturas - - Portada - Jo­sep M. Co­lo­mer es au­tor del li­bro ‘Es­pa­ña: la his­to­ria de una frus­tra­ción’ (Ana­gra­ma). Es­te ar­tícu­lo es­tá adap­ta­do de su con­tri­bu­ción al li­bro co­lec­ti­vo ‘La po­lí­ti­ca es de ci­ne’ (comp. Ma­nuel Alcántara y San­tia­go Ma­ria­ni, Tec­nos, 2018) JO­SEP M. CO­LO­MER

Ade­más de la es­pa­ño­la, hay un par de do­ce­nas de mo­nar­quías par­la­men­ta­rias en el mun­do, la mi­tad de las cua­les son miem­bros de la Com­mon­wealth bri­tá­ni­ca. El cons­ti­tu­cio­na­lis­ta bri­tá­ni­co Wal­ter Ba­gehot sos­tu­vo que el se­cre­to efi­cien­te de un ré­gi­men par­la­men­ta­rio es la coope­ra­ción en­tre el pri­mer mi­nis­tro y el par­la­men­to. Cua­tro pe­lí­cu­las re­cien­tes su­gie­ren que hay otro se­cre­to efi­cien­te en las mo­nar­quías par­la­men­ta­rias: la coope­ra­ción en­tre el pri­mer mi­nis­tro y el rey o la rei­na, que ofi­cial­men­te es quien asien­te, san­cio­na o pro­mul­ga las le­yes, de­sig­na al pri­mer mi­nis­tro y pue­de di­sol­ver el par­la­men­to y con­vo­car nue­vas elec­cio­nes, co­mo en Es­pa­ña. La di­ná­mi­ca de ten­sión y coope­ra­ción en­tre las dos ins­ti­tu­cio­nes es un te­ma re­cu­rren­te.

En El dis­cur­so del rey (Tom Hoo­per, 2010), el ar­zo­bis­po de Can­ter­bury, que es­tá en­car­ga­do de or­ga­ni­zar la co­ro­na­ción de Jor­ge VI en 1937, le ad­vier­te que “la fun­ción de Su Ma­jes­tad es con­sul­tar y ser ase­so­ra­do”, y co­mo el pró­xi­mo Rey quie­re aña­dir a su pro­fe­sor de co­rrec­ción del ha­bla a la lis­ta de in­vi­ta­dos, le in­di­ca: “En es­to no con­sul­tó, pe­ro aca­ba de ser acon­se­ja­do” (de no ha­cer­lo). Sin em­bar­go, la res­pues­ta real di­fie­re: “Aho­ra le acon­se­jo yo. En es­te asun­to per­so­nal, to­ma­ré mi pro­pia de­ci­sión”. Es­te diá­lo­go es­bo­za las ten­sas re­la­cio­nes de con­sul­ta y ase­so­ra­mien­to mu­tuo que pue­den fo­men­tar di­ver­sas for­mas de coope­ra­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal.

El mis­mo Jor­ge VI es per­so­ni­fi­ca­do en The crown (2016), la se­rie de te­le­vi­sión de Net­flix con ex­ce­len­tes guión, di­rec­tor, ac­to­res y re­pro­duc­ción de los pa­la­cios y edi­fi­cios ori­gi­na­les. El Rey, yen­do di­rec­ta­men­te al grano, co­mu­ni­ca a uno de sus mi­nis­tros, a la in­ver­sa que en el epi­so­dio que aca­ba de re­fe­rir­se, que “co­mo so­be­rano, ten­go el de­re­cho de ser con­sul­ta­do, de alen­tar, de ad­ver­tir”.

Al­gu­nos años des­pués, en la mis­ma se­rie, la hi­ja y su­ce­so­ra de Jor­ge VI, Isa­bel II, es en­se­ña­da por su tu­tor, pre­ci­sa­men­te re­fi­rién­do­se a Ba­gehot, que “las dos ins­ti­tu­cio­nes, la co­ro­na y el go­bierno, la dig­na y la efi­cien­te [res­pec­ti­va­men­te], só­lo fun­cio­nan cuan­do se apo­yan mu­tua­men­te. Cuan­do ca­da una con­fía en la otra”.

Otra ver­sión fic­ti­cia de Isa­bel, su­pues­ta­men­te más de cin­cuen­ta años más tar­de, apa­re­ce en la pe­lí­cu­la La rei­na (Step­hen Frears, 2006). En el pri­mer en­cuen­tro de la Rei­na con una ver­sión fic­ti­cia del pri­mer mi­nis­tro Tony Blair, ella ad­vier­te que es su “res­pon­sa­bi­li­dad cons­ti­tu­cio­nal acon­se­jar, guiar, y ad­ver­tir al go­bierno del mo­men­to”. Más ade­lan­te, co­men­ta: “Re­cuer­de, Pri­mer Mi­nis­tro, soy yo la que le acon­se­ja a us­ted.” Blair ha­bía acon­se­ja­do a la Rei­na so­bre có­mo li­diar con la cri­sis de opi­nión pú­bli­ca des­en­ca­de­na­da por la muer­te de la Prin­ce­sa Dia­na, pe­ro se dis­cul­pa “en ca­so de que pue­da sen­tir­se maltratada o ma­ne­ja­da de al­gu­na ma­ne­ra”. Al fi­nal, el fic­ti­cio Blair eli­ge apo­yar a la Rei­na por­que se da cuen­ta de que so­bre­vi­ven jun­tos y que, si ella cae, caen jun­tos.

Con­sul­tar y ser con­sul­ta­do, ase­so­rar y ser ase­so­ra­do, de eso tra­ta el jue­go en­tre la co­ro­na y el pri­mer mi­nis­tro. Sin em­bar­go, el con­te­ni­do pre­ci­so de es­tas in­ter­ac­cio­nes es bas­tan­te am­bi­guo. Pa­ra al­gu­nos, pue­de sig­ni­fi­car que la co­ro­na no de­be ha­cer na­da; pa­ra otros, que pue­de te­ner un pa­pel ac­ti­vo en ase­gu­rar la go­ber­na­ción del país.

Lo pri­me­ro es el con­se­jo de la viu­da de Jor­ge VI, la Rei­na Ma­dre Ma­ría, a Isa­bel en The crown: “No ha­cer na­da es el tra­ba­jo más di­fí­cil de to­dos. Y to­ma­rá ca­da on­za de ener­gía que ten­gas. Ser im­par­cial no es na­tu­ral, no es hu­mano. La gen­te siem­pre que­rrá que son­rías o que es­tés de acuer­do o que frun­zas el ce­ño. Y en el mo­men­to en que lo hagas, ha­brás de­cla­ra­do una po­si­ción. Un pun­to de vis­ta. Y esa es la úni­ca co­sa que co­mo so­be­ra­na no tie­nes de­re­cho a ha­cer. Cuan­to me­nos hagas, me­nos di­gas o con­ce­das o son­rías...”.

Isa­bel: “¿O pien­se? ¿O sien­ta? ¿O res­pi­re? ¿O exis­ta?”. Rei­na Ma­ría: “...Me­jor”. En con­tras­te, el con­se­jo de ser más in­flu­yen­te apa­re­ce vi­si­ble­men­te en mo­men­tos de cri­sis. Cuan­do el pri­mer mi­nis­tro Wins­ton Chur­chill ex­hi­be su fra­gi­li­dad co­mo con­se­cuen­cia de su avan­za­da edad y sus múl­ti­ples en­fer­me­da­des, el ab­di­ca­do rey Eduar­do VIII da su opi­nión a su so­bri­na, la rei­na Isa­bel:

“Co­mo Rei­na, tie­nes el de­re­cho de ser con­sul­ta­da. El de­re­cho de alen­tar. El de­re­cho a ad­ver­tir. Asi­mis­mo, a nom­brar un nue­vo pri­mer mi­nis­tro en ca­so de in­ca­pa­ci­dad y mu­chos di­cen que el com­por­ta­mien­to de Chur­chill aho­ra cons­ti­tu­ye in­ca­pa­ci­dad. Te han pe­di­do tu ayu­da y tu in­fluen­cia”.

Sin em­bar­go, la Rei­na te­me que es­to vio­la­ría la cons­ti­tu­ción y anun­cia:

“No pue­do ha­cer­lo. No lo ha­ré”. Su tu­tor es­tá bas­tan­te de acuer­do con el ex­miem­bro de la Ca­sa Real:

La di­ná­mi­ca de ten­sión y coope­ra­ción en­tre mo­nar­quía y go­bierno es te­ma re­cu­rren­te en las fic­cio­nes ac­tua­les

“De me­mo­ria, y per­dó­ne­me, Se­ño­ra, por­que ha­ce tiem­po que no leo a Ba­gehot, pe­ro en cir­cuns­tan­cias co­mo es­tas, ¿no es tam­bién su de­ber ac­tuar?”.

Y lo que es más im­por­tan­te, el se­cre­ta­rio pri­va­do de Jor­ge VI y de su hi­ja le su­gie­re que, en con­tras­te con la ne­ga­ti­va de su pa­dre a nom­brar un nue­vo pri­mer mi­nis­tro sin una elec­ción, ella po­dría in­ter­ve­nir cuan­do se en­fren­ta a “una si­tua­ción di­fe­ren­te, [y es] una so­be­ra­na di­fe­ren­te”. En­ton­ces, la Rei­na ad­vier­te a Chur­chill que, aun­que no es su tra­ba­jo go­ber­nar, sí lo es “ase­gu­rar

“No ha­cer na­da es el tra­ba­jo más di­fí­cil de to­dos”, le di­ce la Rei­na Ma­dre a Isa­bel II en ‘The crown’

una go­ber­nan­za apro­pia­da”. En otras pa­la­bras, im­plí­ci­ta­men­te cam­bia el én­fa­sis del pro­ver­bio ha­bi­tual: la Rei­na no go­bier­na, pe­ro rei­na. Aun­que la se­rie de te­le­vi­sión no es ex­plí­ci­ta al res­pec­to, el ver­da­de­ro se­cre­ta­rio pri­va­do Tommy Las­ce­lles in­tro­du­jo el prin­ci­pio de que la Rei­na po­dría re­cha­zar la pro­pues­ta de un pri­mer mi­nis­tro de con­vo­car una nue­va elec­ción si pu­die­ra “con­fiar en en­con­trar otro pri­mer mi­nis­tro que pu­die­ra go­ber­nar du­ran­te un pe­rio­do ra­zo­na­ble con una ma­yo­ría via­ble en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes”. De he­cho, la rei­na Isa­bel usó abier­ta­men­te es­te po­der dos ve­ces, en 1957 y 1963, cuan­do dos pri­me­ros mi­nis­tros re­nun­cia­ron por ra­zo­nes de sa­lud, y ella se­lec­cio­nó, ca­da vez, a su can­di­da­to pre­fe­ri­do en­tre va­rios del mis­mo par­ti­do. Se­rá in­tere­san­te ver có­mo se tra­tan es­tos even­tos en otros epi­so­dios de la se­rie. En tiem­pos más re­cien­tes, el

prin­ci­pio de Las­ce­lles ha per­di­do re­le­van­cia. En pri­mer lu­gar, por­que en el 2011 el Par­la­men­to Bri­tá­ni­co apro­bó una ley de pla­zo fi­jo que li­mi­ta el de­re­cho a con­vo­car una elec­ción an­ti­ci­pa­da. En se­gun­do lu­gar, por­que si un pri­mer mi­nis­tro re­nun­cia­ra por ra­zo­nes de sa­lud, ac­ci­den­te u otras, ca­da uno de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos pro­ba­ble­men­te se­ría aho­ra más ca­paz de se­lec­cio­nar a su can­di­da­to que en al­gu­nos pe­río­dos del pa­sa­do.

Apa­re­cen pro­ble­mas si­mi­la­res en la in­tere­san­te pe­lí­cu­la Ma­jes­teit (Pe­ter de Baan, 2010). Una ver­sión fic­ti­cia de la rei­na Bea­triz de Ho­lan­da va a leer an­te el Par­la­men­to el Dis­cur­so del Trono anual apo­ya­do por el ga­bi­ne­te, en el cual se anun­cian los pla­nes del Go­bierno

Ma­jes­teit. 2010 En es­ta pe­lí­cu­la de Pe­ter de Baan una fic­ti­cia Bea­triz de Ho­lan­da cho­ca con su pri­mer mi­nis­tro, su­pues­ta­men­te Jan Pe­ter Bal­ke­nen­de, por dis­cre­pan­cias en uno de los dis­cur­sos que de­be leer la Rei­na an­te el Par­la­men­to

The crown. 2016 Es­ta se­rie pa­ra la te­le­vi­sión, que si­gue el rei­na­do de Isa­bel II des­de su ju­ven­tud, re­fle­ja, por el lar­go pe­rio­do de tiem­po re­tra­ta­do, di­ver­sos mo­men­tos de las re­la­cio­nes de la mo­nar­ca bri­tá­ni­ca con los po­lí­ti­cos de sus go­bier­nos

The queen. 2006 La pe­lí­cu­la de Step­hen Frears, cen­tra­da en los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res a la muer­te de la prin­ce­sa Dia­na, re­fle­ja el en­fren­ta­mien­to en­tre el pri­mer mi­nis­tro Tony Blair y la rei­na Isa­bel II por có­mo afron­tar aque­llos mo­men­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.