El ‘re­cur­so a la cul­tu­ra’ fun­cio­nó

La Vanguardia - Culturas - - Siglo XX: Los Años 70 - SER­GIO VI­LA-SANJUÁN

El pró­xi­mo día 6 se ce­le­bra el cua­ren­ta aniver­sa­rio de la apro­ba­ción en re­fe­rén­dum de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la, con un 87% de vo­tos afir­ma­ti­vos. El tex­to in­tro­du­cía cues­tio­nes re­le­van­tes pa­ra la cul­tu­ra en el nue­vo con­tex­to de­mo­crá­ti­co que se inau­gu­ra­ba.

Cua­tro de­ce­nios más tar­de el mo­men­to pa­re­ce opor­tuno pa­ra plan­tear un balance muy sin­té­ti­co y a vis­ta de pá­ja­ro de lo que la cul­tu­ra ha re­pre­sen­ta­do en es­te pe­rio­do, tan­to en la tra­yec­to­ria cro­no­ló­gi­ca co­mo a tra­vés de sus prin­ci­pa­les hi­tos y ten­den­cias en los dis­tin­tos cam­pos que a bar­ca. Ese ba­lan­cees el que nos pro­po­ne­mos ofre­cer en es­te su­ple­men­to.

De los ar­tícu­los que si­guen ca­da lec­tor po­drá ex­traer sus pro­pias con­clu­sio­nes. Pe­ro hay al­gu­nos as­pec­tos que qui­zás val­ga la pe­na re­sal­tar. Nu­me­ro­sos ana­lis­ta s coin­ci­den en que el pe­rio­do que va de 1978 has­ta el inicio de la cri­sis, en 2007, es el de “ma­yor es­ta­bi­li­dad, pro­gre­so, li­ber­tad y de­mo­cra­cia de nues­tra his­to­ria” (en pa­la­bras de Lluís Foix).

En los pri­me­ros vein­ti­cin­co años, los go­bier­nos apos­ta­ron por la cul­tu­ra co­mo ins­tru­men­to de mo­der­ni­za­ción y afian­za­mien­to de­mo­crá­ti­co, re­afir­man­do va­lo­res de plu­ra­lis­mo y con­vi­ven­cia, a la vez que se cu­brían gran­des la­gu­nas de re­co­no­ci­mien­to y de equipamientos. El en­sa­yis­ta Geor­ge Yú­di­ce ha lla­ma­do “el re­cur­so a la cul­tu­ra” a uti­li­zar­la pa­ra le­gi­ti­mar asun­tos po­lí­ti­cos o ins­ti­tu­cio­na­les, y en el ca­so es­pa­ñol fun­cio­nó: tan­to la cul­tu­ra co­mo el Es­ta­do se be­ne­fi­cia­ron del mu­tuo apo­yo.

En la fa­se ini­cial se lan­zó una ima­gen de op­ti­mis­mo, ju­ven­tud y no­ve­dad, que se equi­li­bra­ba con la re­cu­pe­ra­ción de las gran­des fi­gu­ras ne­gli­gi­das por el fran­quis­mo. Pa­ra po­der avan­zar con­sen­sua­da­men­te, se­gún re­cuer­da Jorge Sem­prún, se pac­tó en­ton­ces una es­tra­te­gia de ol­vi­do de los peo­res as­pec­tos del pa­sa­do re­cien­te. Es­tos as­pec­tos “apar­ca­dos” –vio­len­cia, re­pre­sión, dic­ta­du­ra– re­sur­gi­rían con fuer­za en el plano de la cul­tu­ra a par­tir del 2000. La eta­pa pos­te­rior mar­ca­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca ha im­pli­ca­do la crí­ti­ca al sis­te­ma cul­tu­ral que arran­có con la Cons­ti­tu­ción, pe­ro sin que se ha­ya ge­ne­ra­do has­ta el mo­men­to una al­ter­na­ti­va con­sis­ten­te.

En es­tos cua­ren­ta años la crea­ción ha bri­lla­do y se ha in­ter­na­cio­na­li­za­do has­ta ni­ve­les im­pen­sa­bles en 1978: son nu­me­ro­sos los es­pa­ño­les que hoy tie­nen in­ci­den­cia en el pa­no­ra­ma glo­bal. La cul­tu­ra se ha des­cen­tra­li­za­do, a tra­vés de las trans­fe­ren­cias au­to­nó­mi­cas y el au­ge de las po­lí­ti­cas mu­ni­ci­pa­les. Las in­dus­trias cul­tu­ra­les se han for­ta­le­ci­do (unas más que otras). Y la apor­ta­ción ca­ta­la­na ha re­sul­ta­do de­ci­si­va en te­rre­nos co­mo la edi­ción, literatura, ar­tes plás­ti­cas, teatro, gastronomía, nue­vos es­pa­cios que han trans­for­ma­do la vi­ven­cia ur­ba­na...

Un balance ge­ne­ral, pues, de buenos re­sul­ta­dos, tam­bién con im­por­tan­tes dé­fi­cits y con­flic­tos que ve­rán se­ña­la­dos en es­tas pá­gi­nas. La cul­tu­ra es­pa­ño­la ha atra­ve­sa­do el úl­ti­mo de­ce­nio una fa­se de cues­tio­na­mien­to que re­quie­re con ur­gen­cia de nue­vas propuestas. Pe­ro en su con­jun­to, pas mal!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.