La Tran­si­ción co­mo cul­tu­ra

La Vanguardia - Culturas - - Siglo XX: Los Años 70 - SER­GIO VI­LA-SANJUÁN

Los pri­me­ros go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos re­cu­pe­ran las van­guar­dias his­tó­ri­cas, apo­yan a los crea­do­res que man­tu­vie­ron la dig­ni­dad ba­jo el fran­quis­mo y apues­tan por lo nue­vo. El pre­mio Cer­van­tes ge­ne­ra li­de­raz­go en el ám­bi­to his­pá­ni­co. En Bar­ce­lo­na, con­tra­cul­tu­ra y ca­ta­la­nis­mo

La Cons­ti­tu­ción vo­ta­da en di­ciem­bre de 1978 re­co­no­ció la im­por­tan­cia de la cul­tu­ra. En su ar­tícu­lo 20 el tex­to de­fien­de las li­ber­ta­des de crea­ción y co­mu­ni­ca­ción; en otros ar­tícu­los apo­ya el plu­ra­lis­mo, la igual­dad de opor­tu­ni­da­des en el ac­ce­so a la cul­tu­ra y la ne­ce­si­dad de que los po­de­res pú­bli­cos la im­pul­sen, en la lí­nea de la De­cla­ra­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos adop­ta­da por la ONU en 1948.

La cues­tión cul­tu­ral cons­ti­tu­ye efec­ti­va­men­te, una de las cla­ves de la res­tau­ra­ción de la de­mo­cra­cia en Es­pa­ña. La política opo­si­to­ra al fran­quis­mo ha­bía he­cho de ella un signo de iden­ti­dad –a me­nu­do vin­cu­la­da al Par­ti­do Co­mu­nis­ta–, y por otra par­te des­de prin­ci­pios de los años se­ten­ta un buen nú­me­ro de in­te­lec­tua­les del exi­lio ha­bían ido re­tor­nan­do.

Tan­to el Rey co­mo Adol­fo Suá­rez asu­men esa sen­si­bi­li­dad: en 1977, en­tre los se­na­do­res de de­sig­na­ción real fi­gu­ran in­te­lec­tua­les li­be­ra­les sig­ni­fi­ca­dos co­mo Mar­tín de Ri­quer, Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la y Ju­lián Ma­rías. Ma­rías, jun­to con Aran­gu­ren, cons­ti­tu­yó en esa dé­ca­da una fir­ma ha­bi­tual en los dia­rios pi­dien­do que la tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca tu­vie­ra un sig­ni­fi­ca­do éti­co y mo­ral. El mis­mo año el mo­nar­ca en­tre­ga a Jorge Gui­llén el pri­mer pre­mio Cer­van­tes, que rá­pi­da­men­te se con­vier­te en el re­co­no­ci­mien­to li­te­ra­rio prin­ci­pal en el ám­bi­to de la len­gua cas­te­lla­na. Y tam­bién en 1977 se crea el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, que da la vuel­ta al ran­cio y ne­ga­ti­va­men­te con­no­ta­do Mi­nis­te­rio de In­for­ma­ción y Tu­ris­mo. El uce­dis­ta ga­lle­go Pío Ca­ba­ni­llas es su pri­me­ra ti­tu­lar.

Un ca­so em­ble­má­ti­co de acer­ca­mien­to tie­ne lu­gar con Joan Mi­ró: Ca­ba­ni­llas le vi­si­ta en su estudio bar­ce­lo­nés va­rias ve­ces; el Rey lo ha­ce en Ma­llor­ca, y le im­po­ne la Gran Cruz de Isa­bel la Ca­tó­li­ca. Mi­ró ilus­tra una edi­ción no­ble de la Cons­ti­tu­ción; en 1978 se le de­di­ca una gran an­to­ló­gi­ca del Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo. “Veo la gran es­pe­ran­za de Es­pa­ña con su fuer­za crea­do­ra. Yo no es­toy a fa­vor del se­pa­ra­tis­mo. El mun­do ce­rra­do es al­go ob­so­le­to, es el mun­do bur­gués. Quie­ro tam­bién sub­ra­yar mi ad­mi­ra­ción y res­pe­to a la fi­gu­ra del rey don Juan Car­los” , de­cla­ra­rá el ar­tis­ta, cu­yo iz­quier­dis­mo y ca­ta­la-

En 1977 de­sa­pa­re­ce la cen­su­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca; en 1978, con la Cons­ti­tu­ción, cual­quier cen­su­ra

nis­mo no de­jan lu­gar a du­das. Su fi­gu­ra se con­vier­te “en uno de los sím­bo­los de re­ge­ne­ra­cio­nis­mo cul­tu­ral de la Es­pa­ña post­fran­quis­ta”, se­gún Giu­lia Quag­gio. Es­ta es­tu­dio­sa des­ta­ca que los go­bier­nos es­pa­ño­les, du­ran­te la Tran­si­ción, “op­ta­ron por una política que exal­tó las van­guar­dias del si­glo XX, la con­tem­po­ra­nei­dad ar­tís­ti­ca y to­dos aque­llos au­to­res que, du­ran­te el fran­quis­mo, a par­tir de la dé­ca­da de 1950 ha­bían con­se­gui­do sin­to­ni­zar con el res­to de Eu­ro­pa, sin in­cu­rrir en posiciones ex­tre­mas a ni­vel ideo­ló­gi­co aun­que opo­nién­do­se con de­ter­mi­na­ción a las li­mi­ta­cio­nes mo­ra­les de la dic­ta­du­ra” . Y el con­tex­to in­ter­na­cio­nal lo sub­ra­yó: en 1977 el poe­ta de la ge­ne­ra­ción del 27 Vi­cen­te Alei­xan­dre re­ci­be el pre­mio No­bel de Literatura.

En si­mi­lar lí­nea el his­to­ria­dor Juan Pa­blo Fu­si re­cuer­da que ya “des­de los años 1950-1960, la cul­tu­ra es­pa­ño­la se ha­bía con­quis­ta­do cier­tos ám­bi­tos y es­pa­cios de li­ber­tad: fue, si se quie­re, una fuer­za mo­der­ni­za­do­ra, eu­ro­pei­za­do­ra”. Gra­cias a nom­bres co­mo Ca­ran­de, Ca­ro Ba­ro­ja, Zu­bi­ri, Laín En­tral­go, Ce­la, De­li­bes, To­rren­te, Ma­ra­vall, Vi­cens Vi­ves, Tà­pies, Otei­za, Chi­lli­da; Fi­sac, De la So­ta; An­to­nio Ló­pez, Sau­ra, Gor­di­llo, Arro­yo; Que­re­je­ta, Sau­ra, Bo­rau; Sán­chez Fer­lo­sio, Mar­tí­nSan­tos, Be­net; “Es­pa­ña no ha­bía si­do un de­sier­to cul­tu­ral”. Mu­chos de ellos se en­cuen­tran en ple­na ma­du­rez crea­ti­va en el mo­men­to de mo­rir Fran­co. Si su­ma­mos la irrup­ción en los se­ten­ta de los poe­tas “no­ví­si­mos” y de pen­sa­do­res co­mo Eu­ge­nio Trías y Fer­nan­do Sa­va­ter, cons­ta­ta­mos, de acuer­do con Fu­si, que “la cul­tu­ra es­pa­ño­la ha­bía re­co­bra­do, con las li­mi­ta­cio­nes y con­tra­dic­cio­nes que fue­ran, el pul­so de la mo­der­ni­dad”. En pa­la­bras de Jo­sé Car­los Mai­ner, se pue­de ha­blar “de una cul­tu­ra de la Tran­si­ción, pe­ro tam­bién de una Tran­si­ción vi­vi­da co­mo cul­tu­ra”.

La jo­ven opo­si­ción apues­ta por ello: el PSOE le en­car­gó su política cul­tu­ral al crí­ti­co li­te­ra­rio bar­ce­lo­nés Sal­va­dor Clo­tas, miem­bro del gru­po de Car­los Ba­rral, quien par­ti­ci­pó en al­gu­nas se­sio­nes de­fi­ni­do­ras.

En 1977 de­sa­pa­re­ce la cen­su­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, y en 1978, con la en­tra­da en vi­gor de la Cons­ti­tu­ción, cual­quier ré­gi­men de cen­su­ra vi­gen­te, lo que tie­ne con­se­cuen­cias li­be­ra­li­za­do­ras in­me­dia­tas so­bre to­do en el cam­po de la ex­pre­sión es­cri­ta y el ci­ne. No­ve­las em­ble­má­ti­cas pu­bli­ca­dos fue­ra de Es­pa­ña, (Se­ñas de iden­ti­dad, de Juan Goy­ti­so­lo; Re­cuen­to, de Luis Goy­ti­so­lo; Si te di­cen que caí ,de Juan Mar­sé), en­cuen­tran por fin a su pú­bli­co. Las edi­to­ria­les es­ta­ble­ci­das mi­man a los au­to­res de iz­quier­das: el co­mu­nis­ta Ma­nuel Váz­quez Mon­tal­bán, el ex co­mu­nis­ta Jorge Sem­prún y el pro­pio Mar­sé se al­zan con el pre­mio Pla­ne­ta. Hay sin em­bar­go re­tro­ce­sos: el pro­ce­so a Els Jo­glars por in­ju­rias al Ejer­ci­to, y el se­cues­tro du­ran­te año y me­dio de la pe­lí­cu­la de Pi­lar Mi­ró El cri­men de Cuen­ca a ins­tan­cias de la Guardia Ci­vil.

Una pe­lí­cu­la es­tá en bo­ca de to­dos: El de­sen­can­to. Los tres hi­jos del lau­rea­do poe­ta Leo­pol­do Pa­ne­ro lanzan una car­ga de pro­fun­di­dad con­tra la ins­ti­tu­ción fa­mi­liar y con­tra una épo­ca de la cul­tu­ra es­pa­ño­la. Una nue­va ge­ne­ra­ción en­tra en es­ce­na ba­jo el signo del es­cep­ti­cis­mo. Na­cen nue­vos dia­rios. En Ma­drid, El País, de rai­gam­bre or­te­guia­na. Des­de el pri­mer día fir­ma un ar­tícu­lo dia­rio Fran­cis­co Um­bral y pa­re­ce­ría que la Tran­si­ción se es­ta­ba ha­cien­do pa­ra que es­te va­lli­so­le­tano la con­vier­ta en nue­vo pe­rio­dis­mo. En Bar­ce­lo­na, y en len­gua ca­ta­la­na, apa­re­ce el Avui. La li­ber­tad desata las fuer­zas del ca­ta­la­nis­mo: la Dia­da de 1977 re­fle­ja el sen­ti­do de uni­dad que en­ton­ces im­pe­ra en sus fi­las, lo que le pre­mi­ti­rá des­ple­gar en los años si­guien­tes una política con­sen­sua­da de re­cu­pe­ra­ción de la len­gua. En 1977 se ce­le­bra el Con­grés de Cul­tu­ra Ca­ta­la­na, con sus propuestas de má­xi­mos. El ci­ne en ca­ta­lán re­sur­ge con La ciu­tat cre­ma­da (An­to­ni Ri­bas), Com­panys, pro­cés a Ca­ta­lun­ya, de J.M . Forn, o L’or­gia de Bell­munt.

Bar­ce­lo­na era tam­bién la ciu­dad de la con­tra­cul­tu­ra: de re­vis­tas co­mo Ajo­blan­co, El Rro­llo En­mas­ca­ra­do o Star, de las Jor­na­das Li­ber­ta­rias o del Don Juan teatral en el Born. Con un men­sa­je co­mu­ni­ta­ris­ta, que pos­tu­la­ba la li­be­ra­ción se­xual, el ac­ce­so a la dro­ga (en dis­tin­tos gra­dos) y una vi­da más au­tén­ti­ca. Oca­ña, re­trat in­ter­mi­tent, de Ven­tu­ra Pons, que­da co­mo pio­ne­ro tes­ti­mo­nio de re­fe­ren­cia de la cul­tu­ra gay es­pa­ño­la, y de to­da una épo­ca de vi­da in­ten­sa y ani­ma­ción ca­lle­je­ra en torno a la Rambla.

En el cam­po mu­si­cal, fi­gu­ras que se ha­bían con­so­li­da­do en la pri­me­ra mi­tad de los se­ten­ta (Joan Ma­nuel Se­rrat, Ana Be­lén, Si­sa), con­vi­ven con otras que em­pie­zan co­mo Joa­quín Sa­bi­na o Luz Ca­sal, y con una nue­va voz que va a re­vo­lu­cio­nar el fla­men­co: Ca­ma­rón de la is­la, quien en 1979 gra­ba La le­yen­da del tiem­po, so­bre poe­mas de García Lor­ca.

En 1976 abría en Grà­cia el Tea­tre Lliu­re. Un año más tar­de Adol­fo Mar­si­llach, en Ma­drid, da su pri­mer em­pu­je al Cen­tro Dra­má­ti­co Na­cio­nal, en cu­ya di­rec­ción le se­gui­rán Jo­sé Luis Alon­so, Nú­ria Es­pert, Jo­sé Luis Gó­me­zo Lluís Pas­qual.

GETTY IMAGES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.