Cee­se­pe

La Vanguardia - Culturas - - Siglo XX: Los Años 80 -

des­pla­zó a Ma­drid y dio su ben­di­ción. La gran sín­te­sis del mo­men­to la brin­da en sus películas Pe­dro Al­mo­dó­var y re­co­rre el mun­do.

“To­ma­mos las ca­lles, las ca­mas, los ba­res y las galerías”, re­su­mi­ría Sa­bino Mén­dez. Has­ta que en 1989 el pin­tor Juan Ca­rre­ro mue­re víc­ti­ma de la pla­ga de los años ochen­ta y su pa­re­ja en la vi­da y en el dúo pic­tó­ri­co Cos­tus, En­ri­que Na­ya, se sui­ci­da. Un mo­men­to te­rri­ble. “El si­da irrum­pió en la Mo­vi­da y con­tri­bu­yó a des­in­flar aquel mun­do tan di­ver­ti­do”, en pa­la­bras de la es­tu­dio­sa Blan­ca Sán­chez.

Fren­te al ca­rác­ter po­pu­lar, dis­pa­ra­ta­do y a ra­tos punk de la Mo­vi­da, en Bar­ce­lo­na se con­so­li­da otro mo­vi­mien­to, más frío y eli­tis­ta. El “nue­vo di­se­ño” en­la­za los aires de mo­der­ni­dad abier­ta por pio­ne­ros co­mo An­dré Ri­card y Mi­guel Mi­lá con la vie­ja tra­di­ción ca­ta­la­na de ar­tes decorativas. El in­terio­ris­mo, el mo­bi­lia­rio, el ob­je­to, es­tán en au­ge, y Bar­ce­lo­na ex­por­ta crea­do­res. Ja­vier Ma­ris­cal ex­po­ne en Mi­lán con el gru­po Memp­his, Oscar Tus­quets lo ha­ce con la pla­na ma­yor de la crea­ción lla­ma­da post­mo­der­na: Mi­chael Gra­ves, Hans Ho­lleins, Char­les Jencks. La tien­da Vi­nçon del pa­seo de Gra­cia mar­ca es­ti­lo; ba­res co­mo el Zig Zag, el Vel­vet o el Bi­jou cons­ti­tu­yen las nue­vas ca­te­dra­les de la no­che, y el Fo­ment de les

Arts De­co­ra­ti­ves san­cio­na con sus ga­lar­do­nes. El Mi­nis­te­rio de Industria y Ener­gía y la Ge­ne­ra­li­tat apo­yan. Es­ta sen­si­bi­li­dad im­preg­na la ar­qui­tec­tu­ra (Har­vard da a Bar­ce­lo­na su pre­mio in­ter­na­cio­nal de Di­se­ño Ur­bano en 1990), la mo­da y el gra­fis­mo, y ten­drá su pun­to cul­mi­nan­te en los Jue­gos Olím­pi­cos de 1992, que la in­cor­po­ra­rá en sus lo­gos, su mo­bi­lia­rio, sus vi­vien­das pa­ra atle­tas y sus ce­re­mo­nias.

Mien­tras tan­to el “Es­ta­do Cul­tu­ral” va arran­can­do. El tér­mino lo de­fi­nió crí­ti­ca­men­te el his­to­ria­dor Marc Fu­ma­ro­li a pro­pó­si­to del mo­de­lo fran­cés de in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal en la cul­tu­ra, im­pues­to en los años se­sen­ta por An­dré Mal­raux y lle­va­do al ex­tre­mo por el equi­po de Fra­nçois Mit­te­rrand y so­bre to­do el mi­nis­tro Jack Lang a par­tir de 1980. Los so­cia­lis­tas es­pa­ño­les lo imi­tan: pri­me­ro en las gran­des ciu­da­des don­de go­bier­nan des­de 1979 (en­tre ese año y 1982, el gas­to en cul­tu­ra se in­cre­men­ta en un 500%). Cuan­do en 1982 el PSOE lle­ga al po­der, Felipe González y Al­fon­so Gue­rra ya se han reuni­do con des­ta­ca­dos in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas pa­ra pre­pa­rar su es­tra­te­gia, con­tac­to per­so­nal que el nue­vo pre­si­den­te man­ten­dría los años si­guien­tes con las ter­tu­lias en su “bo­de­gui­lla” de la Mon­cloa. Se tra­ta de un acer­ca­mien­to iné­di­to en Es­pa­ña, se­gún el his­to­ria­dor Jo­sé Alvarez Jun­co, e irra­dia so­bre los sec­to­res so­cia­les pró­xi­mos a la iz­quier­da. González re­co­mien­da las de Mar­gue­ri­te Your­ce­nar e in­me­dia­ta­men­te se con­vier­te en un best se­ller. “En los años ochen­ta –ha re­cor­da­do el edi­tor ma­dri­le­ño Mi­guel García Sán­chez– ser cul­to se pu­so de mo­da”. No es de ex­tra­ñar que cuan­do se ce­le­bre el cru­cial re­fe­rén­dum de en­tra­da en la OTAN, píl­do­ra di­fí­cil de tra­gar en ám­bi­tos de la iz­quier­da pe­ro que el PSOE pro­pug­na, me­dio cen­te­nar de in­te­lec­tua­les en­ca­be­za­dos por Juan Be­net y Ra­fael Sán­chez Fer­lo­sio de­man­den el vo­to afir­ma­ti­vo.

El PSOE, coin­ci­den los es­tu­dio­sos, apos­tó por el Es­ta­do Cul­tu­ral de for­ma con­tun­den­te pa­ra es­ti­mu­lar la mo­der­ni­za­ción del país, mo­di­fi­can­do la le­gis­la­ción pa­ra be­ne­fi­ciar a la industria cul­tu­ral y au­men­tan­do el gas­to . Las in­ver­sio­nes del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra se mul­ti­pli­ca­ron a lo lar­go

AR­CHI­VO

Vi­da noc­tur­na, es­pí­ri­tu lú­di­co y un cier­to dan­dis­mo ca­na­lla ca­rac­te­ri­za­ron a la Mo­vi­da y así la plas­ma­ron sus me­jo­res ilus­tra­do­res co­mo Cee­se­pe, en es­ta cu­bier­ta pa­ra un dis­co co­lec­ti­vo de la dé­ca­da si­guien­te, pe­ro que re­su­me bien la at­mós­fe­ra de la no­che ma­dri­le­ña de los ochen­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.