Fu­ra dels Baus

La Vanguardia - Culturas - - Siglo XX: Los Años 90 -

cla­ve pro­gre­sis­ta del pa­sa­do, in­clu­so en ca­sos un tan­to res­ba­la­di­zos co­mo era la co­lo­ni­za­ción ame­ri­ca­na. Otra ana­lis­ta, Te­re­sa Vi­la­rós, apun­ta que el tri­ple fes­ti­val de 1992 “da por ter­mi­na­do en la psi­co­lo­gía na­cio­nal el sen­ti­mien­to de cam­bio y Tran­si­ción de los pri­me­ros años de la Es­pa­ña pos­fran­quis­ta”.

Fue es­te un de­ce­nio op­ti­mis­ta y re­ple­to de inau­gu­ra­cio­nes. En 1992 se abre en pleno cen­tro ma­dri­le­ño el Mu­seo Thys­sen Bor­ne­mis­za. Vino an­te­ce­di­do de com­pli­ca­dí­si­mas negociaciones que Jorge Sem­prún evo­ca en la me­mo­ria de su pe­rio­do mi­nis­te­rial. El pre­su­pues­to no co­rrió a car­go del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra sino que se re­cu­rrió a cré­di­tos ex­tra­or­di­na­rios. Pa­ra en­car­gar a Ra­fael Mo­neo la reha­bi­li­ta­ción del pa­la­cio de Vi­llaher­mo­sa hu­bo que des­ac­ti­var la can­di­da­tu­ra de otro ar­qui­tec­to de mo­da a gus­to de los ba­ro­nes. La in­ter­ven­ción de la ba­ro­ne­sa a fa­vor de la can­di­da­tu­ra es­pa­ño­la re­sul­tó cru­cial. La co­lec­ción Thys­sen com­ple­men­ta­ba los fon­dos del Mu­seo del Pra­do y así se pu­so en mar­cha la “mi­lla de oro” ma­dri­le­ña, a su­mar el Rei­na So­fía. Un ca­ra­me­lo pa­ra el aman­te del ar­te, que afian­za a Ma­drid en los iti­ne­ra­rios del tu­ris­mo cul­tu­ral de éli­te.

Otro gran equi­pa­mien­to de ca­rác­ter ar­tís­ti­co se inau­gu­ra en 1997. El Mu­seo Gug­gen­heim de Bil­bao lle­ga pre­ce­di­do de una gran polémica. El 8 de abril de 1991 un he­li­cóp­te­ro de la Er­tzain­tza ha­bía lle­va­do a Tho­mas Krens, di­rec­tor de la Fun­da­ción Gug­gen­heim, des­de el ae­ro­puer­to de Son­di­ka has­ta Vi­to­ria, don­de le es­pe­ra­ba el lehen­da­ka­ri Ar­dan­za en el pa­la­cio de Aju­ria Enea. Bus­ca­ba una se­de eu­ro­pea pa­ra su ins­ti­tu­ción. Con Krens via­ja­ba Car­men Gi­mé­nez, des­ta­ca­da co­mi­sa­ria de ar­te. Ella ten­tó a los po­lí­ti­cos vas­cos pa­ra que com­pi­tie­ran con Salz­bur­go. El go­bierno vas­co y el ayun­ta­mien­to de Bil­bao se im­pli­ca­ron: ha­bía que rein­ven­tar una ciu­dad in­dus­trial en cri­sis y cam­biar la te­rri­ble ima­gen que el te­rro­ris­mo eta­rra pro­yec­ta­ba del País Vas­co. El en­sa­yis­ta ame­ri­cano Geor­ge Yú­di­ce ha lla­ma­do a es­to “la cul­tu­ra co­mo re­cur­so”. Sur­ge la polémica. ¿Se con­ta­ba con re­cur­sos su­fi­cien­tes? Los que ha­bía, ¿era pru­den­te de­di­car­los a es­te pro­yec­to y no a la crea­ción de ba­se? La ini­cia­ti­va, ¿re­sul­ta­ba com­pa­ti­ble con el idea­rio na­cio­na­lis­ta? Hu­bo quien lo vio co­mo un “pla­ti­llo vo­lan­te”. El más pres­ti­gio­so ar­tis­ta vas­co, Chi­lli­da, lo apo­yó con cau­te­la. Ti­ró ade­lan­te y ca­si na­die lo ha la­men­ta­do.

Pe­ro sen­tó un pre­ce­den­te pe­li­gro­so. Re­cuer­da Llàt­zer Moix que “al­cal­des y pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos de to­da Es­pa­ña vie­ron en el ejem­plo bil­baíno la lla­ve de su fu­tu­ro. Un edi­fi­cio es­pec­ta­cu­lar con fir­ma de pos­tín –Ca­la­tra­va, Ha­did, Her­zog & De Meu­ron, Fos­ter, Ei­sen­man...– les pa­re­ció ga­ran­tía de vi­si­bi­li­dad glo­bal, imán de tu­ris­tas y estímulo pa­ra la eco­no­mía lo­cal”. Al­gu­nos fun­cio­na­rían pe­ro otros, co­mo la Ciu­dad de la Cul­tu­ra de San­tia­go de Pe­ter Ei­sen­mann, re­sul­ta­rían desas­tro­sos.

Na­ce el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes, a si­mi­li­tud del fran­cés, in­glés o del Goet­he, pa­ra di­fun­dir in­ter­na­cio­nal­men­te la len­gua y la cul­tu­ra es­pa­ño­la. Mien­tras que en la Real Aca­de­mia, la enér­gi­ca pre­si­den­cia de Fer­nan­do Lá­za­ro Ca­rre­ter (1992-1998) con­so­li­da li­de­raz­go aca­dé­mi­co en el mun­do de ha­bla es­pa­ño­la. Los Pre­mios Na­cio­na­les

AR­CHI­VO

En el es­pec­tácu­lo de la Fu­ra dels Baus ‘Me­di­te­rrá­neo, mar olím­pi­co’, los na­ve­gan­tes se en­fren­ta­ban a las fu­rias que en­car­nan al­gu­nos ma­les del mun­do ac­tual: la gue­rra, la con­ta­mi­na­ción, el ham­bre y la en­fer­me­dad. Se cal­cu­la que unos 2.000 mi­llo­nes de per­so­nas lo vie­ron por televisión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.