Vuelven los cuen­tos de Pere Cal­ders

Dos edi­cio­nes del au­tor bar­ce­lo­nés po­nen de re­lie­ve la fan­ta­sía y el hu­mor, la ca­pa­ci­dad de crear his­to­ries con­cen­tra­das y la in­te­li­gen­cia li­te­ra­ria. Cal­ders re­gre­sa a las li­bre­rías de la mano de la ge­ne­ra­ción que ron­da los cua­ren­ta años

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JU­LIÀ GUILLAMON

A al­guien que no le ha­ya leí­do nun­ca le de­fi­ni­ría el ar­te na­rra­ti­vo de Pere Cal­ders (Bar­ce­lo­na, 1912-1994) co­mo una mez­cla de ex­tra­ñe­za fren­te a la realidad, la fan­ta­sía co­mo vía de fu­ga, la iro­nía co­mo ar­ma de de­fen­sa, una crí­ti­ca al mundo mo­derno que anu­la al in­di­vi­duo, a tra­vés de una mez­cla ex­plo­si­va de ex­cen­tri­ci­dad y sen­ti­do co­mún. Te­ne­mos una ma­ne­ra de re­cu­pe­rar a los clá­si­cos que re­cuer­da a la res­tau­ra­ción. Co­ges un co­che vie­jo, que fue bueno, lo re­cons­tru­yes y lo me­tes a cir­cu­lar en un rally de co­ches de épo­ca. El ca­so de Cal­ders se pa­re­ce a un co­lum­pio de esos que gi­ran en­torno a un eje. Gi­ra y gi­ra y cuan­do pa­re­ce que pier­de im­pul­so, el pa­dre de la cria­tu­ra da un em­pu­jón a la es­pal­da del ni­ño y ha­ce que vuel­va a gi­rar con re­no­va­da ve­lo­ci­dad. El vo­lu­men de Tots els con­tes que se pu­bli­có en La But­xa­ca, es del 2008. Y des­de en­ton­ces han sa­li­do cuen­tos ilus­tra­dos, la edi­ción fran­ce­sa de Crò­ni­ques de la ve­ri­tat ocul­ta, edi­cio­nes de la co­lec­ción Edu­cau­la, di­ri­gi­dos a ins­ti­tu­tos. In­clu­so le han de­di­ca­do una li­bre­ría.

Cal­ders iba gi­ran­do, y gi­ra­rá más de­pri­sa, por­que Ro­sa dels Vents ha pu­bli­ca­do una edi­ción en dos vo­lú­me­nes de to­dos sus cuen­tos, con ilus­tra­cio­nes de Ig­na­si Font, y Co­ma­ne­gra ha pre­pa­ra­do una edi­ción de los mi­cro­cuen­tos, di­se­ña­da por Víc­tor Gar­cía Tur, con tex­tos de dos pe­sos pe­sa­dos: Bor­ja Ba­gun­yà, al­ma ma­ter de la exi­to­sa Es­co­la Bloom de li­te­ra­tu­ra, y el poeta y no­ve­lis­ta Sebastià Alzamora. Quie­re de­cir que la ge­ne­ra­ción que es­tá en­tre los 35 y los 45 se lo han apro­pia­do e in­vi­tan a otros a leer­lo, con la libertad con la que de­ben leer­se los bue­nos au­to­res.

La edi­ción ilus­tra­da de Ro­sa dels Vents abun­da en el mundo de An­ta­via­na, un es­pec­tácu­lo de Da­goll Da­gom de fi­na­les de los se­ten­ta, que des­cu­brió la obra de Cal­ders al gran pú­bli­co. Es el Cal­ders de la fan­ta­sía y el hu­mor bo­ni­fa­cios, con es­pi­nas iró­ni­cas y sar­cás­ti­cas en el ta­llo que sos­tie­ne la flor. Mien­tras que Con­tes por­tà­tils po­ne el acen­to en la ca­pa­ci­dad de es­cri­bir his­to­rias mí­ni­mas y en la in­te­li­gen­cia li­te­ra­ria.

Cal­ders fue di­se­ña­dor gráfico en los años trein­ta. El es­tu­dio CCC (Cal­ders, Clu­se­lles, Cots) fue mo­der­ní­si­mo. Cal­ders apli­có a la na­rra­ción mu­chas de las co­sas que apren­dió di­bu­jan­do, com­po­nien­do anun­cios y pen­san­do chis­tes. Es un es­ti­lo que tie­ne un pie en el nou­cen­tis­me (el or­den y el ideal so­cial), otro pie en el es­ti­lo cen­troeu­ro­peo de su maes­tro, el di­se­ña­dor che­co Karel Cerny (ri­gor y per­fec­ción es­té­ti­ca) y otro pie (¡qué son tan­tos pies!) en el rea­lis­mo má­gi­co de Bon­tem­pe­lli y en los clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca. Se ríe de los lu­ga­res co­mu­nes, co­mo se ríen (o se reían), los bue­nos pu­bli­ci­ta­rios. Con es­ta ba­se, Cal­ders desa­rro­lló una li­te­ra­tu­ra per­so­na­lí­si­ma, que va pa­san­do de un gru­po a otro, de una ge­ne­ra­ción a otra. Un éxi­to que no ce­sa.

Pere Cal­ders Con­tes (1936-1968). Con­tes (1978-1992) RO­SA DELS VENTS. DOS VOL. 21,90 EU­ROS CA­DA UNO Con­tes por­tà­tils CO­MA­NE­GRA. 150 PÁ­GI­NAS. 16 EU­ROS.

El es­tu­dio CCC fue mo­der­ní­si­mo: apli­có a la na­rra­ción lo que apren­dió co­mo di­bu­jan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.