El poe­ma per­fec­to de Dan­te

Re­vo­lu­co­na­rio en li­te­ra­tu­ra, con­ser­va­dor en po­li­ti­ca, su 'Co­me­dia' ha mar­ca­do nues­tra cultura

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JOR­GE CA­RRIÓN

Po­cos li­bros re­sis­ten el pa­so del tiem­po con la for­ta­le­za con que lo ha­ce la Co­me­dia de Dan­te: no ce­sa de ge­ne­rar li­te­ra­tu­ra, ilus­tra­ción, bi­blio­gra­fía crí­ti­ca, ho­me­na­jes de to­do ti­po, tu­ris­mo cul­tu­ral, ver­sio­nes li­te­ra­rias y ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y vi­deo­lú­di­cas. Y nue­vos lec­to­res. Por su ca­pa­ci­dad de in­sis­tir en el fu­tu­ro tal vez só­lo se le pue­dan com­pa­rar la Odi­sea de Ho­me­ro y el

Qui­jo­te de Cervantes. La obra maes­tra de Dan­te se si­túa pre­ci­sa­men­te en­tre las otras dos: en­tre la épi­ca oral y la an­ti­épi­ca no­ve­les­ca, en­tre la an­ti­güe­dad y la mo­der­ni­dad, en­tre la idea­li­za­ción y el rea­lis­mo. El poe­ma más per­fec­to ja­más es­cri­to for­ma­li­za el sis­te­ma de va­lo­res y la mi­to­lo­gía cris­tia­na de la edad me­dia, al tiem­po que in­tro­du­ce re­cur­sos ex­pre­si­vos y li­te­ra­rios que ten­drán un im­por­tan­te fu­tu­ro. Co­mo la reivin­di­ca­ción de la len­gua ro­man­ce co­mo len­gua li­te­ra­ria, en una épo­ca en que ese pres­ti­gio to­da­vía era ate­so­ra­do por el la­tín; o co­mo la au­to­fic­ción, cu­ya

di­men­sión amo­ro­sa des­pués per­fec­cio­na­rían Pe­trar­ca o Sha­kes­pea­re, y que atra­vie­sa iró­ni­ca­men­te la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra has­ta Jor­ge Luis Bor­ges, Gao Xing­jian o Ra­chel Cusk.

La Co­me­dia, en­se­gui­da lla­ma­da Di­vi­na, se eman­ci­pó rá­pi­da­men­te de su crea­dor. Pe­ro su po­der no se ex­pli­ca sin él. Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra es una suer­te que Dan­te de­di­ca­ra tan­to tiem­po a la li­te­ra­tu­ra co­mo a la po­lí­ti­ca, por­que gracias a eso te­ne­mos los da­tos y los do­cu­men­tos que nos per­mi­ten re­cons­truir su vi­da. Para la lec­tu­ra de esa re­cons­truc­ción hay po­cos li­bros en el mer­ca­do tan re­co­men­da­bles co­mo Dan­te. La no­ve­la de su

vi­da (Cá­te­dra), del dan­tis­ta y no­ve­lis­ta ita­liano Mar­co San­ta­ga­ta, una bio­gra­fía eru­di­ta, bien es­cri­ta e in­tere­san­te que na­rra con agi­li­dad

Fue un ar­tis­ta ab­so­lu­ta­men­te in­no­va­dor, y a la vez un hom­bre pro­fun­da­men­te con­ser­va­dor Su ‘Co­me­dia’ só­lo es com­pa­ra­ble a obras co­mo la ‘Odi­sea’ de Ho­me­ro y el ‘Qui­jo­te’ de Cervantes

De­fen­sor de la evo­lu­ción de las len­guas, cons­ta­tó que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ar­ti­cu­lar un ita­liano li­te­ra­rio Seis si­glos an­tes que Ven­tu­ri, Su­san Son­tag o Umberto Eco, cues­tio­nó lo que se en­ten­día por ba­ja y al­ta cultura

to­do lo que sa­be so­bre el Som­mo Poeta y to­do lo que se pue­de de­du­cir acer­ca de su vi­da a par­tir de la his­to­ria de su ciudad, las re­gio­nes y paí­ses don­de vi­vió du­ran­te el exi­lio y su épo­ca. La lec­tu­ra per­fec­ta para com­ple­tar la his­tó­ri­ca tra­duc­ción de la Co­me­dia que ha bordado Jo­sé Ma­ría Mi­có.

Tal vez la idea más po­de­ro­sa de las de­fen­di­das por San­ta­ga­ta es que Dan­te fue un ar­tis­ta ab­so­lu­ta­men­te ex­pe­ri­men­tal e in­no­va­dor, al tiem­po que un hom­bre pro­fun­da­men­te con­ser­va­dor. El mis­mo ciu­da­dano que “con­si­de­ra –y es una idea to­tal­men­te ori­gi­nal– que el pa­so del tiem­po tie­ne un pa­pel de­ci­si­vo en la trans­for­ma­ción de los fe­nó­me­nos cul­tu­ra­les: las len­guas na­tu­ra­les son ines­ta­bles e in­ce­san­te­men­te va­ria­bles; tam­bién las ar­tes y la li­te­ra­tu­ra es­tán en mo­vi­mien­to”, re­cha­za “las es­truc­tu­ras pro­duc­ti­vas ba­sa­das en la ma­nu­fac­tu­ra, el co­mer­cio y las fi­nan­zas” o “el de­bi­li­ta­mien­to de las ju­ris­dic­cio­nes feu­da­les”, por­que a sus ojos “la sal­va­ción ven­drá só­lo re­gre­san­do a la se­re­na y do­més­ti­ca Flo­ren­cia pre­mer­can­til, a la épo­ca en que la cris­tian­dad se apo­ya­ba so­bre el equi­li­brio” en­tre “pa­pa­do e im­pe­rio”.

Su pro­gre­sis­mo cul­tu­ral y li­te­ra­rio lo con­du­jo a la de­fen­sa de una nue­va fi­gu­ra in­te­lec­tual, la del pen­sa­dor lai­co, en con­tra­po­si­ción a la do­mi­nan­te en su épo­ca: la del clé­ri­go; a la ori­gi­nal in­tui­ción de que las len­guas eran pu­ra evo­lu­ción (en De vul­ga­ri elo­quen­tia ar­gu­men­ta a par­tir de esa cons­ta­ta­ción que ha lle­ga­do la ho­ra de ar­ti­cu­lar un ita­liano li­te­ra­rio, pues el la­tín va que­dan­do atrás); o a bus­car en ca­da uno de sus tex­tos una fór­mu­la ar­tís­ti­ca no­ve­do­sa. Ya en la Vi­ta no­va re­sul­ta im­po­si­ble de­ter­mi­nar un gé­ne­ro li­te­ra­rio se­gún los pa­tro­nes de la tra­di­ción: es una mez­cla fe­liz de no­ve­la amo­ro­sa, can­cio­ne­ro y au­to­bio­gra­fía fic­cio­na­li­za­da. Aun­que la es­cri­bie­ra en la­tín, Dan­te “acu­ña la re­vo­lu­cio­na­ria de­no­mi­na­ción de poe­tas en vul­gar y afir­ma que ha­cer ri­mas en vul­gar es co­mo ha­cer ver­sos en la­tín”. Es la pri­me­ra vez, se­gún San­ta­ga­ta, que al­guien di­ce eso en Oc­ci­den­te. Seis si­glos y me­dio an­tes que Ro­bert Ven­tu­ri, Su­san Son­tag o Umberto Eco, Dan­te cues­tio­nó se­ria­men­te lo que se en­ten­día por ba­ja y al­ta cultura.

Mien­tras tan­to su con­ser­va­du­ris­mo, tan pro­ble­má­ti­co y con tan­tas va­ria­bles, lo con­du­jo a un pro­lon­ga­do exi­lio. Esos años son fas­ci­nan­tes por va­rios mo­ti­vos, que el bió­gra­fo exa­mi­na con de­te­ni­mien­to e in­te­li­gen­cia. En un ni­vel te­ne­mos la bús­que­da in­ce­san­te de bi­blio­te­cas, pues Dan­te nun­ca pu­do per­mi­tir­se te­ner li­bros pro­pios (una de las más im­por­tan­tes de

GETTY

A la de­re­cha, re­tra­to de Dan­te obra del pin­tor At­ti­lio Ron­cal­dier (1801-1884), que se en­cuen­tra en el Mu­seo Dan­tes­co de Ra­ve­na

CH. POUJOULAT / AFP

Arri­ba, un mo­men­to de la re­pre­sen­ta­ción de ‘In­ferno’, in­ter­pre­ta­ción de la ‘Co­me­dia’ de Dan­te rea­li­za­da por el di­rec­tor y dra­ma­tur­go ita­liano Romeo Cas­te­lluc­ci

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.