Los De­bray y el po­der

La Vanguardia - Culturas - - Antivirales - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

Cuan­do el jo­ven pro­fe­sor de fi­lo­so­fía Ré­gis De­bray fue de­te­ni­do en Bo­li­via, en el año 1967, por su apo­yo a la gue­rri­lla del Che Gue­va­ra, su suer­te no fue la de cual­quier ac­ti­vis­ta de a pie. El apa­ra­to del Es­ta­do fran­cés se pu­so en mar­cha. La em­ba­ja­da en La Paz so­li­ci­tó, y ob­tu­vo, que De­bray y sus com­pa­ñe­ros go­za­ran de es­col­ta y pro­tec­ción en su tras­la­do de la cár­cel y du­ran­te el jui­cio. Con­de­na­do a trein­ta años, la le­ga­ción pro­por­cio­nó ase­so­res que le vi­si­ta­ban y con­for­ta­ban men­sual­men­te , y el pro­pio em­ba­ja­dor le en­via­ba li­bros (Mal­raux, He­gel, Saint Si­mon...), así co­mo dia­rios y re­vis­tas. Mien­tras en Pa­rís fi­gu­ras de la iz­quier­da co­mo los ac­to­res Si­mo­ne Sig­no­ret e Yves Mon­tand, el edi­tor Fra­nçois Mas­pe­ro y el fu­tu­ro ci­neas­ta Clau­de Lanz­mann se mo­vi­li­za­ban, la madre de De­bray, una se­ño­ra de ca­rác­ter per­te­ne­cien­te a la al­ta bur­gue­sía, con apar­ta­men­to en el bou­le­vard Hauss­mann y ca­sa en Nor­man­día, uti­li­za­ba sus bue­nos con­tac­tos en el es­ta­blish­ment ase­gu­rán­do­se de que el te­ma lle­ga­ra has­ta el ge­ne­ral De Gau­lle. El go­bierno fran­cés ofre­ció coope­ra­ción eco­nó­mi­ca y mi­li­tar a la dic­ta­du­ra bo­li­via­na a cam­bio de la li­be­ra­ción del re­vo­lu­cio­na­rio, que fi­nal­men­te tu­vo lu­gar en la Na­vi­dad de 1970 des­pués de que pa­sa­ra cua­ren­ta y cua­tro me­ses a la som­bra.

La his­to­ria de có­mo se ne­go­ció en­tre bas­ti­do­res es­te com­ple­jo asun­to cons­ti­tu­ye una de las par­tes más atrac­ti­vas del li­bro de Lau­ren­ce De­bray Hi­ja de re­vo­lu­cio­na­rios, que pu­bli­ca Anagrama. La au­to­ra es la úni­ca des­cen­dien­te de aquel enér­gi­co agi­ta­dor, que de vuel­ta a su país se con­vir­tió en in­te­lec­tual me­diá­ti­co y más tar­de ase­sor de Fra­nçois Mit­te­rrand, y de quien fue su pa­re­ja du­ran­te un tiem­po, la an­tro­pó­lo­ga ve­ne­zo­la­na Eli­za­beth Bur­gos. El tes­ti­mo­nio au­to­bio­grá­fi­co de la hi­ja no so­lo abor­da con re­la­ti­va de­li­ca­de­za las con­tra­dic­cio­nes –abun­dan­tes– de sus pro­ge­ni­to­res, tam­bién de­ta­lla una tra­yec­to­ria fa­mi­liar mar­ca­da por el con­tac­to re­gu­lar con el po­der. Una Lau­ren­ce ado­les­cen­te, cre­ci­da en Fran­cia en­tre ce­le­bri­da­des gau­chis­tas, se tras­la­da a la Se­vi­lla en vís­pe­ras de la Ex­po 92, don­de su madre di­ri­ge el Ins­ti­tu­to Fran­cés. ¿Quien tu­te­la allí sus pa­sos? Pues na­da me­nos que Al­fon­so Gue­rra, no en vano el ape­lli­do De­bray tam­bién era mí­ti­co en­tre la iz­quier­da es­pa­ño­la.

En la ca­pi­tal an­da­lu­za Lau­ren­ce De­bray se en­tu­sias­mó con el pro­ce­so de­mo­crá­ti­co es­pa­ñol y con la fi­gu­ra de Juan Carlos I, so­bre quien pu­bli­có en el año 2000 el es­tu­dio La for­ja de un Rey, sig­ni­fi­ca­ti­va ré­pli­ca, se­gún apun­tó en es­te dia­rio Ma­rián­gel Al­cá­zar, a la obra pa­ter­na La Ré­pu­bli­que ex­pli­quée a ma fi­lle. En 2014 man­tu­vo con el mo­nar­ca una lar­ga en­tre­vis­ta para el do­cu­men­tal de Mi­guel Cour­tois Yo, Juan Carlos I, emi­ti­do con éxi­to por Fran­ce 3 y que TVE, por os­cu­ras ra­zo­nes, no ha te­ni­do a bien pro­gra­mar. Es­pe­re­mos ver­lo al­gún día.

En ‘Hi­ja de re­vo­lu­cio­na­rios’ la au­to­ra ex­pli­ca có­mo se ne­go­ció la li­be­ra­ción de su pa­dre en Bo­li­via

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.