El tiem­po apla­za­do

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - SAN­TIA­GO MAR­TÍ­NEZ

Frag­men­to

Ven­drán días más du­ros.

El tiem­po apla­za­do has­ta nue­vo avi­so apa­re­ce­rá en el ho­ri­zon­te. Pron­to ha­brás de atar­te los za­pa­tos y man­dar los pe­rros a ca­sa en las ma­ris­mas. Pues se en­fria­ron al vien­to las tri­pas de los pe­ces.

La luz de los al­tra­mu­ces ar­de po­bre­men­te. Tu mi­ra­da ras­trea en la niebla: el tiem­po apla­za­do has­ta nue­vo avi­so apa­re­ce en el ho­ri­zon­te. “Eso es lo que de­be­ría lo­grar el ar­te: que abrié­ra­mos los ojos”, así jus­ti­fi­ca­ba In­ge­borg Bach­mann en 1959 la fun­ción del ar­te y de la poesía en la in­me­dia­ta pos­gue­rra eu­ro­pea. Una idea fun­da­men­tal en una obra que des­de sus pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes iba a con­ver­tir­se en uno de los po­los de re­fe­ren­cia de la poesía en len­gua ale­ma­na.

Na­ci­da en 1926 en Kla­gen­furt, pe­que­ño pue­blo de la Ca­rin­tia aus­tria­ca, su in­fan­cia y so­bre to­do su ado­les­cen­cia que­da­rán mar­ca­das por el opre­si­vo am­bien­te au­to­ri­ta­rio que se en­se­ño­reó de Aus­tria, y por la de­sola­ción y el de­rrum­be mo­ral de la pos­gue­rra. Su poesía se guia­rá así por dos em­pe­ños ra­di­ca­les: la ne­ce­si­dad de man­te­ner abier­tas las con­cien­cias an­te los desas­tres mo­ra­les de la gue­rra y una bús­que­da cons­tan­te de un nue­vo len­gua­je des­pro­vis­to de cual­quier ad­he­ren­cia con el pa­sa­do.

Ya en sus poe­mas ini­cia­les, es­cri­tos en­tre 1948 y 1953, apa­re­ce el te­ma de la cul­pa, vin­cu­la­do a su pro­pia realidad, pe­ro con vo­lun­tad de tras­cen­der­la: “¿Cuán­do em­pe­zó la ron­da de la cul­pa / con la que pa­sé de li­na­je en li­na­je?”. A la vez, ini­cia su re­fle­xión so­bre el len­gua­je co­mo me­dio para bus­car su iden­ti­dad, su pro­pia ver­dad: “¡Fal­ta una pa­la­bra! ¿Có­mo he de llamarme, / sin en­con­trar­me en otro idio­ma?”. Es por es­ta épo­ca, 1947,cuan­do­se­pro­du­cee­len­cuen­tro en Vie­na con Paul Ce­lan, con quien man­ten­drá una in­ten­sa re­la­ción sen­ti­men­tal e in­te­lec­tual, pro­ble­má­ti­ca y dis­con­ti­nua, pe­ro que se man­tu­vo has­ta el sui­ci­dio del poeta. So­bre ella Ce­lan ha­bía es­cri­to: “Sa­bes que cuan­do te en­con­tré fuis­te am­bas co­sas para mí: lo sen­sual y lo in­te­lec­tual”. Se­rán nu­me­ro­sos los poe­mas que ha­gan alu­sión a es­ta re­la­ción, en una es­pe­cie de diá­lo­go ín­ti­mo y se­cre­to.

Con la apa­ri­ción de su pri­mer li­bro, (1953), In­ge­borg Bach­mann pa­sa­rá a ocu­par un lu­gar cen­tral en la poesía en len­gua ale­ma­na. Pro­fun­di­za aquí en la vo­lun­tad de sa­cu­dir las con­cien­cias para en­fren­tar­las con un pa­sa­do que to­dos pa­re­cen que­rer ol­vi­dar. Así, en el poe­ma que da tí­tu­lo al li­bro pro­fe­ti­za: “Ven­drán días más du­ros./El tiem­po apla­za­do has­ta nue­vo avi­so/ apa­re­ce­rá en el ho­ri­zon­te”. Mien­tras que en el ti­tu­la­do ex­cla-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.