Kas­san­dra jun­to a ca­sa

De los es­tre­nos re­cien­tes des­ta­ca­mos ‘Kas­san­dra’, en el TNC, del uru­gua­yo Ser­gio Blan­co, que tam­bién ha pre­sen­ta­do otra de sus obras en el fes­ti­val Tem­po­ra­da Al­ta, ha­bi­tual es­ca­pa­ra­te para las obras de crea­ción con­tem­po­rá­nea

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s - PO RED U ARDM OLNER

Kas­san­dra es pros­ti­tu­ta. Una chi­ca jo­ven, ves­ti­da para ex­ci­tar, ro­pa ce­ñi­da, pe­lu­ca es­tra­fa­la­ria ro­ja, ca­za­do­ra tam­bién ro­ja de piel y de­ba­jo un cor­pi­ño bien ce­ñi­do que sub­ra­ya sus pe­chos, y una fal­da es­tre­cha de piel de gue­par­do sin­té­ti­co, bo­tas tam­bién ro­jas has­ta en­ci­ma de la ro­di­lla con ta­lo­nes enor­mes, y, evi­den­te­men­te, no ya ma­qui­lla­da, sino pin­ta­da. Se di­ri­ge a no­so­tros di­rec­ta­men­te en una len­gua pro­pia, que tie­ne el vo­ca­bu­la­rio de un inglés bá­si­co, fo­né­ti­ca­men­te in­te­li­gi­ble, me­nos para los an­gló­fo­nos, cla­ro.

Kas­san­dra, pues, uni­for­ma­da para la ven­ta de amor, se dis­po­ne a ex­pli­car su his­to­ria. Em­pie­za la aven­tu­ra y el cru­ce de ca­mi­nos: por una par­te es per­so­na­je y tes­ti­mo­nio de la mi­to­lo­gía grie­ga clá­si­ca, la tro­ya­na Ca­san­dra, hi­ja de Hé­cu­ba y Pría­mo; por otra par­te es un ser hu­mano que na­ció hom­bre, re­de­fi­nió su cuer­po para con­ver­tir­se en mu­jer y se de­di­ca a la pros­ti­tu­ción. Aun­que a la ho­ra de re­de­fi­nir se que­dó a me­dias por pro­ble­mas de pre­su­pues­to. Las dos co­sas al tiem­po, en pa­ra­le­lo, la mi­to­lo­gía y la au­to­pre­sen­ta­ción, la fic­ción le­ja­na que nos ha con­for­ma­do co­mo ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal, por un la­do, y por otro la realidad del pre­sen­te, el tran­se­xual que vi­ve de ven­der­se a la per­ver­si­dad más in­con­fe­sa­ble.

Ella, sin em­bar­go, no tie­ne na­da que es­con­der. Es un per­so­na­je tal cual, mar­gi­na­do en la mi­to­lo­gía –nin­guno de los gran­des, Es­qui­lo, Só­fo­cles o Eu­rí­pi­des le de­di­có la pie­za que me­re­cía–, aho­ra se reivin­di­ca. Al fin y al ca­bo tie­ne unos ar­gu­men­tos muy po­de­ro­sos, des­de su inocen­cia, des­de su in­ge­nui­dad, des­de su fra­gi­li­dad y trans­pa­ren­cia. Ella avi­só a to­do el mundo: “La gue­rra no, por lo que más que­ráis”. Ella en­tre­ga­da des­de siem­pre al amor car­nal, pri­me­ro con su her­mano, el gran Héc­tor, des­pués con el enemi­go vic­to­rio­so Aga­me­nón, dis­pues­ta a amar. Bus­ca sa­tis­fa­cer su de­seo, de acuer­do, sin em­bar­go ¿no es ese un de­seo pa­ci­fi­ca­dor? ¿Adón­de con­du­jo el de­seo de re­pa­ra­ción del ho­nor por par­te de los aqueos des­pués del rap­to de la be­lla He­le­na?

El dra­ma­tur­go uru­gua­yo Ser­gio Blan­co ha cons­trui­do di­fe­ren­tes dra­ma­tur­gias, co­mo Te­bas land por ejem­plo, que par­ten del le­ga­do mi­to­ló­gi­co grie­go pe­ro que se vehi­cu­lan a tra­vés de per­so­na­jes de un pre­sen­te per­fec­ta­men­te po­si­ble. Si en Te­bas land el pun­to de par­ti­da era Edi­po rey ,en Kas­san­dra es La

gue­rra de Tro­ya, una gue­rra, sin em­bar­go, que el per­so­na­je de Kas­san­dra trae al pre­sen­te y se­ña­la co­mo es­tú­pi­da, co­mo to­das las gue­rras, ale­ja­das de cual­quier in­te­rés hu­mano. ¿A quién pue­de in­tere­sar el en­fren­ta­mien­to vio­len­to? Qui­zás la po­si­ción de Kas­san­dra nos pue­de pa­re­cer cán­di­da y, por des­con­ta­do, arran­ca ri­so­ta­das, pe­ro al fi­nal tam­bién una re­fle­xión. La mu­jer tie­ne ra­zón, na­da jus­ti­fi­ca la muer­te de un ser hu­mano. La pie­za de Blan­co es­tá es­cri­ta des­de un hu­ma­nis­mo lu­mi­no­so, con vo­lun­tad de su­pe­rar fron­te­ras lin­güís­ti­cas y de to­do ti­po, y con aquel in­ge­nio que tie­ne el me­jor tea­tro para in­vi­tar­nos a cons­truir con­jun­ta­men­te, no des­de la pa­si­vi­dad, sino des­de la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va.

Se­gu­ra­men­te Bel­bel po­día ha­ber ido más allá, por­que su Kas­san­dra apro­ve­cha la es­té­ti­ca de su cons­truc­ción co­mo per­so­na­je para ba­na­li­zar un tex­to que no tie­ne na­da ba­nal. Eso fa­ci­li­ta el en­tre­te­ni­mien­to pe­ro res­ta pro­fun­di­dad. Elisabet Ca­sa­no­vas es­tá es­plén­di­da, con to­das las pres­ta­cio­nes, y su ca­pa­ci­dad de in­ter­ac­cio­nar con el pú­bli­co, de im­pro­vi­sar (el es­pec­tácu­lo tie­ne un ses­go ca­ba­re­te­ro) es más que no­ta­ble, da­da su ju­ven­tud. Pe­ro tal vez otro tem­po ha­bría da­do al mon­ta­je la au­tén­ti­ca am­pli­tud de sig­ni­fi­ca­dos del tex­to.

La pro­duc­ción de re­fe­ren­cia so­bre un tex­to de Ser­gio Blan­co se ha po­di­do ver en Tem­po­ra­da Al­ta, El

bra­mi­do de Dus­sel­dorf. Una pie­za en la que Blan­co de­mues­tra su ca­pa­ci­dad de fa­bu­la­ción, de mez­clar di­fe­ren­tes pla­nos; la au­to­fic­ción que lo ha da­do a co­no­cer por una par­te, (La ira de Nar­ci­so), el mi­to, y un jue­go con la ver­dad y la men­ti­ra, en el ca­so de El bra­mi­do, en torno a la su­pues­ta muer­te de su pro­pio pa­dre. Aquí la di­rec­ción de la pie­za por el pro­pio au­tor ha­ce del mon­ta­je to­do un ma­ni­fies­to de sus in­quie­tu­des: la in­ves­ti­ga­ción so­bre las fron­te­ras en­tre fic­ción y realidad, pe­ro tam­bién la ca­pa­ci­dad de cons­truc­ción de nue­vas reali­da­des de la mis­ma fic­ción. Una obra de ar­te al fin y al ca­bo es un men­sa­je que se en­vía y pue­de te­ner re­cep­cio­nes muy di­ver­sas, pe­ro la me­nos im­por­tan­te, tal vez, es la re­cep­ción crí­ti­ca pu­bli­ca­da (eso que es­ta­mos ha­cien­do aquí). El bra­mi­do ci­ta de ma­ne­ra au­to­rre­fe­ren­cial el sui­ci­dio real de un chi­co, des­pués del vi­sio­na­do de La ira de Nar­ci­so.

Los años vein­te con­vo­ca­dos

La com­pa­ñía bri­tá­ni­ca 1927 del ilus­tra­dor Paul Ba­rritt y la dra­ma­tur­ga y ac­triz Su­zan­ne An­dra­de han vi­si­ta­do de nue­vo Tem­po­ra­da Al­ta. En la pa­sa­da edi­ción del fes­ti­val acu­die­ron con Go­lem, y aho­ra con la pie­za The ani­mals and chil­dren took to the streets, que cro­no­ló­gi­ca­men­te en la his­to­ria de la com­pa­ñía era su se­gun­do mon­ta­je, es­tre­na­do en el 2010 y que des­pués de ocho años ya lle­va más de 400 re­pre­sen­ta­cio­nes en 27 paí­ses. Es­te fue el es­pec­tácu­lo que dio a co­no­cer a la com­pa­ñía, aun­que Bet­ween the

La pie­za de Blan­co es­tá es­cri­ta des­de un hu­ma­nis­mo lu­mi­no­so, con vo­lun­tad de su­pe­rar fron­te­ras

de­vil and the deep blue sea, el pri­me­ro de sus mon­ta­jes, con­si­guió mu­chos pre­mios tras pre­sen­tar­se en el Fes­ti­val de Edimburgo del 2007. The ani­mals and chil­dren took to the streets ex­pli­ca un cuen­to, con una es­té­ti­ca que res­pi­ra, co­mo los an­te­rio­res y pos­te­rio­res es­pec­tácu­los de la com­pa­ñía, la at­mós­fe­ra vi­sual de los años vein­te del si­glo pa­sa­do, cuan­do, no nos pue­de pa­sar por al­to, el ci­ne he­ge­mo­ni­za­ba un ti­po de hu­mor que pro­ve­nía del mundo del mu­sic-hall an­glo­sa­jón (Cha­plin, Kea­ton) pe­ro que ve­nía pau­ta­do por las po­si­bi­li­da­des que ofre­cían los fo­to­gra­mas en mo­vi­mien­to y su edi­ción. El cuen­to ex­pli­ca el in­ten­to de re­vuel­ta de un in­di­vi­duo muy sub­al­terno con­tra el sis­te­ma que go­bier­na una ciudad que los man­tie­ne a él y a su ba­rrio, el pan­tano, ale­ja­dos de la zo­na aco­mo­da­da de la ciudad. Los per­so­na­jes, si­guien­do la es­te­la cro­má­ti­ca pro­pues­ta, no tie­nen gri­ses, son ne­gros o blan­cos. No hay fi­nal fe­liz: el hé­roe fra­ca­sa y si­gue con una vi­da gris y so­me­ti­da, sos­te­ni­da por un pe­que­ño hi­lo de es­pe­ran­za ba­sa­do no en cam­biar el sis­te­ma sino en huir. Sí hay, pues, un tras­fon­do po­lí­ti­co en to­do, pe­ro ex­pli­ca­do des­de una gran ama­bi­li­dad. Tal vez el éxi­to del es­pec­tácu­lo sea es­te.

Crea­ción con­tem­po­rá­nea

De las pro­pues­tas de crea­ción con­tem­po­rá­nea que po­dría­mos lla­mar Nue­vas es­ce­nas del Tem­po­ra­da Al­ta de es­te año, el pla­to fuer­te ve­nía de la mano de An­gé­li­ca Lid­dell. Gé­ne­sis 6, 6-7 de­cep­cio­nó a la ma­yo­ría del pú­bli­co. Co­mo pun­to de par­ti­da, el ver­sícu­lo bí­bli­co que ver­sa so­bre el ori­gen, la pro­yec­ción de la ci­ru­gía de una cir­cun­ci­sión y una es­pe­cie de sketch, con unos Adán y Eva ga­lác­ti­cos pin­ta­dos de ro­jo. To­do para desem­bo­car en una lar­guí­si­ma hi­le­ra de imá­ge­nes que pre­ten­den ha­blar de mu­chas co­sas: el re­cha­zo al pla­cer car­nal y la con­si­de­ra­ción del se­xo só­lo con fi­na­li­dad re­pro­duc­to­ra, que es­tá en la ba­se de la ci­vi­li­za­ción ju­deo­cris­tia­na; el cues­tio­na­mien­to de la ma­ter­ni­dad, co­mo con­flic­to per­so­nal ex­hi­bi­do y co­mo de­ba­te so­bre la au­to­ne­ga­ción de la re­pro­duc­ción; la mi­se­ria de un mundo que en­gen­dra para ma­tar, con la plás­ti­ca sim­bó­li­ca de un fu­sil AK-47, el ar­ma más uti­li­za­da por los ni­ños en el ter­cer mundo y la más mor­tí­fe­ra para los mis­mos ni­ños. “No te da­rá la in­mor­ta­li­dad el he­cho de que te con­tem­ple la pro­pia des­cen­den­cia”, di­ce el es­pec­tácu­lo al fi­nal, una sen­ten­cia opues­ta a los so­ne­tos re­na­cen­tis­tas vi­ta­lis­tas de Sha­kes­pea­re que vie­nen a de­cir: ten un hi­jo, si quie­res ver tu per­pe­tua­ción.

Las dos pie­zas más in­tere­san­tes pre­sen­ta­das en los cua­tro días de pro­gra­ma­do­res ha­bían he­cho tem­po­ra­da en Bar­ce­lo­na, Là, de Ba­ró d’Evel, y Re­bo­ta, re­bo­ta y en tu ca­ra ex­plo­ta de Ag­nés Ma­teus y Quim Ta­rri­da. Es­ta úl­ti­ma sig­ni­fi­ca la en­tra­da en la ma­du­rez crea­ti­va de una per­for­mer co­mo Ma­teus, aho­ra con un dis­cur­so or­de­na­do, y la ela­bo­ra­ción de unas imá­ge­nes que no han he­cho otra co­sa que ilu­mi­nar su po­ten­cia in­ter­pre­ta­ti­va.

DA­VID RUANO

En es­ta pá­gi­na, a la de­re­cha, los seis per­so­na­jes de ‘La ten­dre­sa’, la obra de Al­fre­do San­zol que se ve­rá en el Poliorama

DA­VID RUANO / TNC

Arri­ba, Elisabet Ca­sa­no­vas en un mo­men­to de ‘Kas­san­dra’ en el TNC

TEM­PO­RA­DA AL­TA

Aba­jo, ‘Gé­ne­sis 6, 6-7’, el es­pec­tácu­lo de An­gé­li­ca Lid­dell vis­to en Gi­ro­na

TEM­PO­RA­DA AL­TA

A la iz­quier­da, un ins­tan­te de ‘The ani­mals and chil­dren took to the streets’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.