La ‘Co­me­dia’ en seis cla­ves

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s -

En­tre las muy acer­ta­das de­ci­sio­nes de Jo­sé Ma­ría Mi­có es­tá la de­vo­lu­ción al poe­ma dan­tes­co de su tí­tu­lo ori­gi­nal: sin más (fue Boc­cac­cio quien uti­li­zó el ad­je­ti­vo que pos­te­rior­men­te se in­te­gró en la trans­mi­sión del tex­to). En la

el mis­mo Dan­te ex­pli­ca que su poe­ma es una co­me­dia y no una tra­ge­dia por­que em­pie­za mal, en el ,y aca­ba bien, en el

En lí­nea con la es­truc­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca, poé­ti­ca y sim­bó­li­ca de la tres guías acom­pa­ñan al poeta en su via­je por los tres reinos: con Vir­gi­lio Dan­te atra­vie­sa el y el

la re­la­ción que se es­ta­ble­ce en­tre ellos es­tá te­ñi­da de ter­nu­ra y co­mu­nión de in­ten­tos (Una mis­ma in­ten­ción nos une. Eres / mi guía, mi señor y mi maes­tro, le di­ce Dan­te). Al ac­ce­der al se en­cuen­tra, por fin, con Bea­triz (per­so­na­je real de la vi­da del poeta, que ya pro­ta­go­ni­za­ba las can­cio­nes an­te­rio­res a la su pre­sen­cia y su son­ri­sa ope­ran la trans­for­ma­ción que Dan­te de­fi­ne con un fa­mo­so neo­lo­gis­mo: tras­hu­ma­nar, es de­cir, su­pe­rar el lí­mi­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na y ser par­tí­ci­pe de lo di­vino. Fi­nal­men­te, se­rá san Ber­nar­do quien acom­pa­ña­rá al poeta en la vi­sión di­vi­na de los tres can­tos fi­na­les.

Y por allí sa­li­mos / a con­tem­plar de nue­vo las es­tre­llas; re­gre­sé […] lim­pio, pu­ro / y dis­pues­to a su­bir a las es­tre­llas; la fuer­za del amor / que mue­ve el sol y las de­más es­tre­llas: te­ne­mos aquí, res­pec­ti­va­men­te, el úl­ti­mo ver­so del del y del El or­den del mundo y el or­den del cie­lo se com­ple­men­tan,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.