La plas­ti­ci­dad de ver­sos me­mo­ra­bles

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s -

Amor, que al que es ama­do amar re­quie­re, hi­zo que yo lo ama­se con tal fuer­za que, co­mo ves, aún no me aban­do­na.

Es­ta­mos en el se­gun­do círcu­lo del

mo­ra­da eter­na de los lu­ju­rio­sos y quien ha­bla es Fran­ces­ca de Ri­mi­ni, per­di­da en la pa­sión por su Pao­lo. Se tra­ta de uno de los epi­so­dios más fa­mo­sos de la

(Bor­ges es­cri­bió a pro­pó­si­to el poe­ma Dan­te re­cu­pe­ra los tó­pi­cos del

(la per­so­ni­fi­ca­ción del sen­ti­mien­to y la im­po­si­bi­li­dad de con­tro­lar­lo) y cons­tru­ye el ter­ce­to a par­tir de la aná­fo­ra. La ri­ma aso­nan­te pro­pues­ta por Mi­có pre­ser­va la mu­si­ca­li­dad del ver­so, sin al­te­rar la pre­ci­sión li­te­ral y la sin­ta­xis ori­gi­nal. El poeta se con­mue­ve, y no­so­tros con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.