Do Juan con­tra Fran­co

La cons­pi­ra­ción mo­nár­qui­ca de pos­gue­rra

La Vanguardia - Culturas - - Portada - JOR­GE TRIAS SAGNIER Juan Fer­nán­dez-Mi­ran­da y Je­sús Gar­cía Ca­le­ro Don juan con­tra Fran­co. Los pa­pe­les per­di­dos del ré­gi­men PLA­ZA & JA­NÉS. 264 PÁ­GI­NAS 18,90 EU­ROS

¿Por qué Es­pa­ña es una mo­nar­quía cons­ti­tu­cio­nal y no una re­pú­bli­ca? A me­di­da que pa­san los años y se van co­no­cien­do, aun­que sea de for­ma frag­men­ta­ria, los ar­chi­vos del fran­quis­mo, se ve cla­ra­men­te que en la men­te de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes es­pa­ño­les, tan­to en la iz­quier­da mo­de­ra­da del exi­lio co­mo en la de­re­cha más abier­ta, la so­lu­ción mo­nár­qui­ca era la más acep­ta­ble pa­ra su­ce­der de for­ma pa­cí­fi­ca al dic­ta­dor. El mis­mo Fran­co tam­bién lo vio así ya que pro­pi­ció ese ca­mino. Y no so­lo eso. Pi­dió en su tes­ta­men­to que se ro­dea­se al rey de Es­pa­ña don Juan Car­los de Bor­bón y que no cu­pie­se du­da al­gu­na de cuál era su vo­lun­tad.

Pa­ra co­no­cer sus en­tre­si­jos, sus leal­ta­des y sus trai­cio­nes, sus per­so­na­jes prin­ci­pa­les y los ac­to­res se­cun­da­rios, hay ya bas­tan­tes obras. A mi jui­cio dos son fun­da­men­ta­les: Don Juan (Pla­za y Ja­nés, 2003), de Luis Ma­ría An­son; y La lar­ga mar­cha ha­cia la mo­nar­quía (No­guer, 1977), de Lau­reano Ló­pez-Ro­dó.

Aho­ra bien, pa­ra pa­sar un buen ra­to con un re­la­to tre­pi­dan­te so­bre los orí­ge­nes de la nue­va mo­nar­quía es­pa­ño­la, hay que leer Don Juan con­tra Fran­co, obra de dos jó­ve­nes pe­rio­dis­tas del dia­rio Abc, Juan Fer­nán­dez-Mi­ran­da –hi­jo del pri­mer du­que de Fer­nán­dez-Mi­ran­da– y Je­sús Gar­cía Ca­le­ro. Co­mo si se tra­ta­ra de un th­ri­ller de in­tri­ga, en un tre­pi­dan­te re­la­to, se van su­ce­dien­do las dispu­tas en­car­ni­za­das en­tre don Juan y Fran­co; el do­ble jue­go de un jo­ven don Juan que, al mis­mo tiem­po que en­vía a ne­go­ciar a Jo­sé Ma­ría Gil-Ro­bles con In­da­le­cio Prie­to, él se reúne en el Azor con el Cau­di­llo acor­dan­do la edu­ca­ción de su hi­jo, “Don Jua­ni­to”, en Es­pa­ña; o las desave­nen­cias en­tre los ase­so­res del pre­ten­dien­te, es­pe­cial­men­te po­la­ri­za­das en las fi­gu­ras de Gil-Ro­bles y Pe­dro Sainz Ro­drí­guez. Gil-Ro­bles, que lle­va­ba diez años fue­ra de Es­pa­ña, con­si­de­ra­ba que lo más im­por­tan­te era ne­go­ciar un pac­to con el res­to de los par­ti­dos más mo­de­ra­dos que que­da­ban de la Re­pú­bli­ca. Sainz Ro­drí­guez, que co­no­cía a Fran­co per­fec­ta­men­te, pues en­tre otras co­sas ha­bía si­do mi­nis­tro su­yo en el pri­mer go­bierno, sa­bía que a Fran­qui­to no lo iba a mo­ver na­die de su si­lla por pro­pia vo­lun­tad y, co­mo con­se­cuen­cia de ello, era par­ti­da­rio de una so­lu­ción B: el prín­ci­pe Juan Car­los.

Que­da muy bien re­fle­ja­da en el li­bro la preo­cu­pa­ción de Fran­co por las cons­pi­ra­cio­nes de al­gu­nos de sus generales más adic­tos de la gue­rra, co­mo Al­fre­do Kin­de­lán, em­pe­ña­do en que el Ge­ne­ra­lí­si­mo die­ra el pa­so a la mo­nar­quía y ce­die­ra la je­fa­tu­ra del Es­ta­do a don Juan, lo cual era bien vis­to tan­to por Es­ta­dos Uni­dos co­mo por In­gla­te­rra al fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Pe­ro Fran­co re­sis­te im­per­té­rri­to. Y don Juan ya ba­rrun­ta

Pa­ra la iz­quier­da mo­de­ra­da y la de­re­cha más abier­ta, la so­lu­ción mo­nár­qui­ca era la más acep­ta­ble

en 1948, cuan­do de­ci­de en­viar a su he­re­de­ro a Es­pa­ña si­guien­do el con­se­jo de Sainz Ro­drí­guez, que tie­ne po­cas po­si­bi­li­da­des de rei­nar. Así se lo ma­ni­fies­ta su tío Luis Mount­bat­ten an­te la im­plan­ta­ción del co­mu­nis­mo en el cen­tro de Eu­ro­pa, al co­mien­zo de la gue­rra fría: “Hay que acep­tar la reali­dad, Juan, es te­rri­ble, pe­ro hay que acep­tar­la. Nues­tro go­bierno y el nor­te­ame­ri­cano es­tán de acuer­do en que si­ga Fran­co y que las re­la­cio­nes con Es­pa­ña vuel­van a la nor­ma­li­dad”. Fran­co, que lo sa­be, mo­ri­rá an­ciano y en el po­der a los 83 años de­sig­nan­do su­ce­sor a don Juan Car­los, quien asu­mi­rá, des­de el ini­cio de su rei­na­do, el pro­gra­ma de­mo­cra­ti­za­dor y pacificador es­bo­za­do por su pa­dre, don Juan, en los dis­tin­tos ma­ni­fies­tos que hi­zo pú­bli­cos a lo lar­go de su rei­na­do en la som­bra.

Los au­to­res no di­cen de dón­de han sa­ca­do esa do­cu­men­ta­ción, gran par­te de ella no­ve­do­sa, con esos sub­ra­ya­dos en rojo lo ma­lo (pa­ra el ré­gi­men y pa­ra Fran­co) y lo bueno en azul. La men­ta­li­dad del dic­ta­dor es de una sim­pli­ci­dad apa­bu­llan­te. Pa­ra él so­lo exis­te lo rojo o lo azul. Y se le es­ca­pan to­dos los ma­ti­ces in­ter­me­dios, que es en don­de se mue­ven con­for­ta­ble­men­te to­dos los ac­to­res de es­ta apa­sio­nan­te his­to­ria tan bien dibujada por es­tos dos pe­rio­dis­tas. El li­bro lle­va un pró­lo­go del du­que de Al­ba en el que afir­ma que el nue­vo Es­ta­do es­tu­vo so­por­ta­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por la Fa­lan­ge, lo cual es so­lo par­cial­men­te cier­to. La ma­yor par­te de la aris­to­cra­cia y del mun­do eco­nó­mi­co fue­ron, tam­bién, los prin­ci­pa­les so­por­tes del ré­gi­men fran­quis­ta. Fran­co, que otras co­sas qui­zás no, pe­ro que era muy cons­cien­te de las de­bi­li­da­des hu­ma­nas, sa­bía co­mo tra­tar­las. Así, al ge­ne­ral Al­fre­do Kin­de­lán, al que ha­bía arres­ta­do o con­fi­na­do va­rias ve­ces por sus ac­ti­vi­da­des cons­pi­ra­ti­vas, le con­ce­dió el tí­tu­lo de mar­qués de Kin­de­lán en 1961… Fran­co, que in­tuía que el prín­ci­pe de Es­pa­ña –tí­tu­lo que se ha­bía sa­ca­do de la man­ga– iba a ca­mi­nar por otros de­rro­te­ros, no hi­zo na­da por im­pe­dir­lo. Lo úni­co que le preo­cu­pa­ba era la uni­dad de Es­pa­ña. Y esa uni­dad que­dó con­sa­gra­da de­mo­crá­ti­ca­men­te en el ar­tícu­lo se­gun­do de la Cons­ti­tu­ción de 1978.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.