Ar­tis­ta trá­gi­ca

La pin­tu­ra au­to­bio­grá ica de Char­lot­te Sa­lo­mon

La Vanguardia - Culturas - - Portada - LILIAN NEUMAN

La mi­ra­da de la ni­ña que po­sa jun­to a su pa­dre, aten­ta, vi­vaz, se man­tie­ne en imá­ge­nes pos­te­rio­res de ju­ven­tud. La ni­ña es Char­lot­te Sa­lo­mon (Ber­lín, 1917-Ausch­witz, 1943), y su pa­dre, el repu­tado ci­ru­jano e in­ves­ti­ga­dor Al­bert Sa­lo­mon. For­man par­te de una fa­mi­lia de la al­ta bur­gue­sía ber­li­ne­sa, vi­ven en el ele­gan­te Char­lot­ten­burg y, en el tiem­po en que fue to­ma­da esa fo­to, só­lo te­nía a su pa­dre. Char­lot­te per­dió a su ma­dre a los nue­ve años.

Pe­ro la vi­da si­gue y Al­bert co­no­ce a una her­mo­sa y vi­tal mu­jer, la can­tan­te lí­ri­ca Pau­li­na Lind­berg, que le da­rá la opor­tu­ni­dad de un lar­go ma­tri­mo­nio. Y así fue, co­mo bien se ve a am­bos ya ma­yo­res (ella si­gue sien­do gua­pa) en los años se­sen­ta, en una en­tre­vis­ta. En aquel tiem­po, cuan­do Pau­li­na lle­ga a la ca­sa, pa­re­cen en­trar con ella los vien­tos de la vi­da y del ar­te (o es­ta idea nos trans­mi­ti­rá Char­lot­te), en una épo­ca a la que his­to­ria­do­res y es­cri­to­res si­guen re­gre­san­do pa­ra ana­li­zar el há­bi­tat en don­de ger­mi­nó el ho­rror. Aque­lla Re­pú­bli­ca de Wei­mar que va de so­bre­sal­to en so­bre­sal­to, eco­nó­mi­co, político y mo­ral. En 1933, cuan­do Char­lot­te tie­ne die­ci­séis años, Adolf Hitler es nom­bra­do can­ci­ller.

Pe­ro la vi­da y el ar­te son in­men­sos, tam­bién pa­ra ju­díos co­mo ellos. Hay ju­díos pro­mi­nen­tes que con­si­guen, por par­te de las au­to­ri­da­des na­zis, que exis­ta un es­pa­cio de ar­te, de tea­tro, de mú­si­ca por y pa­ra su pue­blo. En la Es­cue­la Na­cio­nal de Be­llas Ar-

tes Char­lot­te es una des­ta­ca­da alum­na; la úni­ca ju­día allí ad­mi­ti­da. En ca­sa de Char­lot­te, ade­más de Pau­li­na, rei­na una fi­gu­ra ca­pi­tal: el pro­fe­sor de can­to Al­fred Wolf­sohn, ex sol­da­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y que, mer­ced a su ex­pe­rien­cia en lo más os­cu­ro del es­trés pos­trau­má­ti­co, ayu­da­ría a emer­ger a nu­me­ro­sos ar­tis­tas. Sus téc­ni­cas son te­ra­péu­ti­cas.

Es­ta obra que ve­mos en el mo­nas­te­rio de Pe­dral­bes, y que lle­ga del Mu­seo Ju­dío de Ams­ter­dan, es una cui­da­do­sa edi­ción de más de dos­cien­tas pin­tu­ras. La obra ori­gi­nal es­tá for­ma­da por más de mil y fue pin­ta­da por Char­lot­te en su en­cie­rro de ca­si dos años, en­tre 1940 y 1942. Ha­bía te­ni­do que aban­do­nar la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes y la ciu­dad de Ber­lín, y es­ta­ba re­fu­gia­da (du­do­so re­fu­gio, en ver­dad) en una pe­que­ña ciu­dad de la Cos­ta Azul, en el sur de Fran­cia. Pau­li­na se lla­ma­rá Pau­lin­ka, Al­fred se­rá Ama­deus, y ella se lla­ma­rá Char­lot­te Kann. Y así se ha­ce car­go de su vi­da real y de sus de­seos –Freud ha­bía muer­to dos años an­tes– de su in­cons­cien­te, su fan­ta­sía y su ver­dad.

Hu­bo al­go, y al­guien, que des­en­ca­de­nó es­ta obra. En las fo­to­gra­fías, un an­ciano ve­ne­ra­ble de blan­ca bar­ba. En es­tas pin­tu­ras, el abue­lo es la fi­gu­ra que aca­ba­rá es­tre­me­cién­do­nos. En el exi­lio en Fran­cia, Char­lot­te aca­ba de ver a su abue­la arro­ján­do­se por la ven­ta­na. Y es cuan­do el hom­bre, en­ton­ces, le apun­ta y dis­pa­ra: to­das las mu­je­res de la fa­mi­lia se sui­ci­da­ron, to­das, tam­bién su ma­dre. Y tú, aca­ba di­cién­do­le, ten­drás que con­ti­nuar con la tra­di­ción. Haz­lo.

Pe­ro Char­lot­te –que su­gie­re de for­ma muy ex­pre­si­va en las pin­tu­ras cer­ca del fi­nal que el abue­lo ha­bía abu­sa­do de sus hi­jas y, tam­bién, de ella– no le hi­zo ca­so. En cam­bio, se en­ce­rró pa­ra ir de la luz y la ale­gría a la som­bra con una pa­le­ta ele­men­tal que ex­plo­ró más allá de lo po­si­ble Fue co­reó­gra­fa, re­gis­seur y au­to­ra de su ban­da so­no­ra. Par­tió en se­cuen­cias sus es­ce­nas a mo­do de story­board. Nos in­di­ca, cuan­do ve­mos una pin­tu­ra, cuál es la mú­si­ca que la acom­pa­ña. Es­ta­ba le­jos de sus se­res más que­ri­dos –su ma­dras­tra, su pa­dre–, a los que no vol­ve­ría a ver. Allí fue­ra se acer­ca­ban los na­zis.

El día que cul­mi­nó el tra­ba­jo, co­mo bien lo cuen­ta Da­vid Foen­ki­nos en Char­lot­te (no­ve­la pa­ra la que in­ves­ti­gó a fon­do en la per­so­na y su en­torno) gol­peó la puer­ta del doc­tor Mo­ri­dis y le en­tre­gó un ma­le­tín: “Es­ta es to­da mi vi­da”.

Aquí es­tá: las es­ce­nas fa­mi­lia­res son en­can­ta­do­ras, con hu­mor tam­bién. La ele­gan­te me­sa pre­si­di­da por los se­ve­ros abue­los, cuan­do re­ci­ben al pre­ten­dien­te y fu­tu­ro pa­dre de Char­lot­te, quien se pin­ta a ve­ces co­mo al­ta y des­gar­ba­da, otras de­li­ca­da, so­ña­do­ra y tris­to­na. A ve­ces se pien­sa en Marc Cha­gall, más ade­lan­te en fi­gu­ras de Mo­di­glia­ni.

Se di­ce que la his­to­ria de amor que aquí se cuen­ta, con Ama­deus, no fue ver­dad. Pe­ro có­mo re­fu­tar el amor que Char­lot­te sien­te por él, o la in­fi­ni­ta­ter­nu­ra­por­la­can­tan­tePau­lin­ka. La mu­jer –a mi­tad de la se­rie pue­de ver­se– en­fren­tán­do­se a las au­to­ri­da­des na­zis pa­ra li­be­rar a su es­po­so. En la en­tre­vis­ta de los años se­sen­ta, Pau­li­na ad­mi­te que se sien­te ple­na­men­te re­co­no­ci­da en la obra de Char­lot­te.

La pin­ce­la­da se vuel­ve ex­tre­ma, a ve­ces de­ses­pe­ra­da. “Es­toy har­ta de es­ta vi­da, es­toy har­ta de es­ta épo­ca”, ex­cla­ma la Char­lot­te. Pe­ro al fin triun­fa en su hui­da de lo in­sano. Se enamo­ró, que­dó em­ba­ra­za­da con vein­ti­séis años y, sin du­da, la brú­ju­la de es­ta no­ve­la de for­ma­ción (que tam­bién lo es, y de­ci­si­va), la tie­ne el maes­tro Ama­deus: “Oja­lá no se te ol­vi­de nun­ca que creo en ti”.

Char­lot­te, si la hu­bie­sen de­ja­do vi­vir, si no hu­bie­se si­do de­por­ta­da a Ausch­witz en 1943, no lo ha­bría ol­vi­da­do.

Cuan­do la ar­tis­ta aca­bó su tra­ba­jo, en­tre­gó un ma­le­tín a un co­no­ci­do: ‘Es­ta es to­da mi vi­da”. Los na­zis se acer­ca­ban

TO­DAS LAS IMÁ­GE­NES: CO­LEC­CIÓN JEWISH HISTORICAL MU­SEUM, AMS­TER­DAM

AU­TO­RRE­TRA­TO, 1940 La vi­da de la ar­tis­ta es­tu­vo sig­na­da por terribles se­cre­tos fa­mi­lia­res, por la pér­di­da y el na­zis­mo

¿VI­DA? O TEA­TRO?, c. 1941-1942 “Po­bre­ci­lla, te he ator­men­ta­do”. Char­lot­te en la Aca­de­mia de Ar­te de Ber­lín. Su maes­tra re­co­no­ce­rá su ta­len­to, lue­go de ha­ber­le he­cho re­pe­tir y bo­rrar diez ve­ces su di­bu­jo de un cac­tus

ÁL­BUM FA­MI­LIAR Char­lot­te Sa­lo­mon con su pa­dre, Al­bert Sa­lo­mon, en Ber­lín, 1927 ¿VI­DA? O ¿TEA­TRO?, c. 1941-1942 “Ha­ré al­go por en­ci­ma de la me­dia”. El maes­tro Ama­deus le ha es­cri­to una elo­gio­sa car­ta so­bre su tra­ba­jo. Char­lot­te, or­gu­llo­sa y fe­liz, in­cli­na­da so­bre sus pin­ce­les, sen­ta­da en un pra­do, de­ci­de es­tar a la al­tu­ra de lo que ha di­cho Ama­deus. Y pin­ta­rá pa­ra él

¿VI­DA? O ¿TEA­TRO?, c. 1941-1942 El adiós. Char­lot­te se ha des­pe­di­do de Ama­deus, quien le re­cuer­da que pa­ra amar la vi­da es im­por­tan­te ad­mi­tir la muer­te. Su pa­dre le ha re­ga­la­do su re­tra­to. Char­lot­te can­ta por las es­ca­le­ras y se que­da mi­ran­do su ha­bi­ta­ción, po­co an­tes de aban­do­nar Ber­lín pa­ra siem­pre. No vol­ve­rá a ver a su pa­dre ni a su ma­dras­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.