Gue­rras cul­tu­ra­les on­li­ne

En­sa­yo An­ge­la Na­gle y Da­niel Ber­na­bé ana­li­zan las gue­rras cul­tu­ra­les que han lle­va­do a Trump y a la ‘alt-right’ al po­der, así co­mo las reivin­di­ca­cio­nes iden­ti­ta­rias que ato­mi­zan a la cla­se obre­ra y di­vi­den a la iz­quier­da

La Vanguardia - Culturas - - Libro | s - KI­KO AMAT

Trump no es más que un trol a ma­yor es­ca­la, co­mo los clics gi­gan­tes que hay en las puer­tas de las ju­gue­te­rías, y su ca­mino a la Ca­sa Blan­ca fue alla­na­do por otros trols. Los mis­mos que yo, con una vis­ta que es­pe­ro me con­ser­ve Dios, des­pre­cia­ba adu­cien­do que eran MEP (mas­tur­ba­do­res en pi­ja­ma) y no re­pre­sen­ta­ban nin­gu­na ame­na­za pa­ra el “mun­do real”.

Se me ol­vi­dó, cla­ro es­tá, que te­nían de­re­cho a vo­to.

Muer­te a los nor­mies, de An­ge­la Na­gle (Hous­ton, 1984), re­la­ta có­mo lle­gó Trump a la pre­si­den­cia, tras una guerra di­gi­tal que la iz­quier­da tra­di­cio­nal no ha­bía vis­to ve­nir. Na­gle car­to­gra­fía el com­ba­te: a un la­do es­tá esa “con­tra­rre­vo­lu­ción sin lí­de­res”, cul­tu­ral­men­te trol, com­pues­ta por ga­mers, cha­ne­ros (fo­re­ros de 4chan), an­ti­fe­mi­nis­tas y la ex­tre­ma de­re­cha de in­ter­net, con su “ci­nis­mo nihi­lis­ta”, “iro­nía reac­ti­va”, scha­den­freu­de y afi­ción lin­cha­to­ria. En el otro ex­tre­mo se ha­lla la iz­quier­da Tumblr, “una cul­tu­ra ba­sa­da en acu­sar a la li­ge­ra de mi­so­gi­nia, ra­cis­mo, (…) trans­fo­bia y de­más” que “lle­gó a su más ab­sur­da apo­teo­sis con una po­lí­ti­ca cen­tra­da en po­ner el fo­co en las mi­nu­cias (…) de las iden­ti­da­des”. Una iz­quier­da de ta­ble­ta, “au­to­fla­ge­la­do­ra y ul­tra­sen­si­ble”, con su “cul­tu­ra de la de­nun­pe­ro cia”, cry bull­ying

Na­gle no pier­de de vis­ta a los ma­los (el ban­do que “vio có­mo su can­di­da­to ocu­pa­ba el pues­to de pre­si­den­te”), pe­ro tam­po­co ol­vi­da que fue el pu­ri­ta­nis­mo mo­ji­ga­to de sus opo­nen­tes quien pre­ci­pi­tó el desen­la­ce: mien­tras los iz­quier­do­sos-con-iPho­ne fe­ti­chi­za­ban “la red es­pon­tá­nea, sin lí­de­res e in­ter­net­cén­tri­ca”, en el va­cío de po­der na­cía un mons­truo que ha­bía he­cho su­ya “la es­té­ti­ca de la con­tra­cul­tu­ra, las trans­gre­sio­nes y el in­con­for­mis­mo”. La alt-right hi­zo que ser fa­cha vol­vie­ra a ser mo­lón (pa­ra un mon­tón de ta­ru­gos) ju­gan­do y ob­se­sión iden­ti­ta­ria. con la re­bel­día an­ti­mains­tream. Los iz­quier­do­sos nos he­mos da­do cuen­ta tar­de de que “los pri­me­ros neo­con em­pe­za­ron co­mo trots­kis­tas”, se ali­men­ta­ron de nues­tras van­guar­dias y pun­ke­ríos y re­gur­gi­ta­ron lo apren­di­do en un arra­sa­dor mo­vi­mien­to de de­re­cha. Hoy cual­quier cha­val frus­tra­do pue­de caer en las ga­rras de Ma­ni­fes­tan­tes pro­tes­tan­do por el mo­vi­mien­to de la ‘alt-right’ en Char­lot­tes­vi­lle, Vir­gi­nia mos­tren­cos co­mo Ga­vin McIn­nes de Vi­ce, el neo­na­zi-ga­mer An­drew Auenr­hei­mer (weev) o Mi­ke Cer­to­vich, gran pa­tán neo­mas­cu­lino. Su exis­ten­cia, afir­ma Na­gle, nos obli­ga a re­plan­tear­nos la idea de con­tra­cul­tu­ra, pues “el as­cen­so de Trump y la al­tright no es la evi­den­cia del re­torno del con­ser­va­du­ris­mo, sino de la to­tal he­ge­mo­nía de la cul­tu­ra del in­con­for­mis­mo, la au­to­ex­pre­sión, la trans­gre­sión y la irre­ve­ren­cia gra­tui­ta”.

La tram­pa de la di­ver­si­dad, de Da­niel Ber­na­bé, es otro en­sa­yo cla­ve pa­ra com­pren­der las gue­rras cul­tu­ra­les de nues­tro tiem­po, aun­que, al con­tra­rio que el an­te­rior, erra el ti­ro tan­tas ve­ces co­mo acier­ta. Las te­sis del li­bro son que “la di­ver­si­dad se ha con­ver­ti­do en un mer­ca­do com­pe­ti­ti­vo al ser­vi­cio del neo­li­be­ra­lis­mo”, y “de­cons­truir iden­ti­da­des has­ta ato­mi­zar­las es dar an­fe­ta­mi­nas neo­li­be­ra­les al pos­mo­der­nis­mo”. Ber­na­bé to­ma ca­rre­ri­lla: nos ex­pli­ca la mo­der­ni­dad y su reac­ción, el pos­mo­der­nis­mo, que de­fi­ne co­mo “la acep­ta­ción del mun­do frag­men­ta­rio e inasi­ble de la mo­der­ni­dad, que le­jos de en­fren­tar­se, se ce­le­bra con una mue­ca de in­te­li­gen­te de­sen­can­to”.

El au­tor ana­li­za el fra­ca­so del sue­ño hip­pie y el na­ci­mien­to de un nue­vo egoís­mo des­cla­sa­do (“la new age, el in­cien­so y la psi­co­de­lia se fue­ron, que­dó el gus­to in­di­vi­dua­lis­ta”). De allí a la reac­ción neo­li­be­ral y las clau­di­ca­cio­nes de Clin­ton, Blair e, inevi­ta­ble­men­te, el PSOE.

To­do lo des­cri­to son ci­mien­tos le­gí­ti­mos pa­ra lle­var­nos a las po­lí­ti­cas de iden­ti­dad. Pe­ro ahí es don­de el pe­rio­dis­ta ma­dri­le­ño em­pie­za a per­der pie. Al po­ner el de­ba­te iden­ti­ta­rio en el epi­cen­tro de los pro­ble­mas de la iz­quier­da, Ber­na­bé ha­ce co­mo un mé­di­co que acer­ta­ra a diag­nos­ti­car­nos el ori­gen de un pru­ri­to en la in­gle pe­ro ig­no­ra­ra la gan­gre­na pes­ti­len­te del bra­zo.

El au­tor em­pie­za se­pa­ran­do las as­pi­ra­cio­nes “ne­ta­men­te hu­ma­nas, co­mo co­mer y vi­vir ba­jo un te­cho” de las que, en su opi­nión, son ca­pri­chos oc­ci­den­ta­les. Esa mi­ra­da ad­mo­ni­to­ria, de tono ca­te­quis­ta, las­tra el li­bro. Uno pue­de com­pren­der que Ber­na­bé es­té enoja­do con una iz­quier­da que con­si­de­ra más ur­gen­te la li­ber­tad de de­fi­nir­se co­mo me­dio-el­fo que el de­re­cho uni­ver­sal a la vi­vien­da. Lo que su­ce­de es que Ber­na­bé uti­li­za tan só­lo ejem­plos ex­tre­mos de reivin­di­ca­ción iden­ti­ta­ria pa­ra con­ven­cer­nos de su pue­ri­li­dad, y así sen­ten­ciar que “dar una res­pues­ta a la troi­ka es más im­por­tan­te que las po­lí­ti­cas de di­ver­si­dad”. Lo que vie­ne a sig­ni­fi­car que, si su­fres al­gún ti­po de cui­ta iden­ti­ta­ria, de­be­rías po­ner esa lla­ma­da en es­pe­ra y con­cen­trar­te en aplas­tar el ca­pi­ta­lis­mo. La pro­pues­ta de Ber­na­bé no só­lo es in­sen­si­ble, sino tam­bién irrea­li­za­ble, y re­cuer­da a la vie­ja ce­rra­zón de los co­mu­nis­tas de par­ti­do ha­cia to­do lo que no encajaba en el ma­te­ria­lis­mo his­tó­ri­co.

El se­gun­do las­tre de la obra es su ta­lan­te nos­tál­gi­co. Ber­na­bé con­fie­sa que su­fre “aver­sión al pre­sen­te”, un es­pí­ri­tu que no pa­re­ce el más in­di­ca­do a la ho­ra de so­lu­cio­nar pro­ble­mas ac­tua­les. Por aña­di­du­ra, nos ha­bla de un ayer ima­gi­na­rio, he­cho épi­co me­dian­te obras de fic­ción. Mi­ti­fi­ca los tiem­pos de la lu­cha prein­ter­net, las van­guar­dias de los trein­ta, los fil­mes neo­rrea­lis­tas, Ma­yo del 68, Neil Young e in­clu­so la RDA. A ra­tos pa­re­ce un ve­te­rano es­ta­li­nis­ta vo­ci­fe­ran­do en la Pla­za Ro­ja, y co­mo tal es­co­ge su ar­gu­men­ta­rio his­tó­ri­co de ma­ne­ra se­lec­ti­va. En su Shan­gri-La pro­le­ta­ria no exis­ten los co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos, los cho­tas o los mi­li­tan­tes de re­ba­ño.

La tram­pa de la di­ver­si­dad, así, fun­cio­na co­mo esen­cial ele­men­to de dis­cu­sión ac­tual, así co­mo crí­ti­ca de la iz­quier­da so­bre­iden­ti­ta­ria, pe­ro fa­lla al se­ña­lar enemi­go y fra­ca­sa en nu­me­ro­sos fren­tes. No só­lo po­lí­ti­cos, si­no­tam­bién­hu­ma­nos.

Con Trump no vuel­ve el con­ser­va­du­ris­mo, sino que triun­fa la cul­tu­ra de la irre­ve­ren­cia gra­tui­ta

Muer­te a los nor­mies; las gue­rras cul­tu­ra­les en in­ter­net que han da­do lu­gar al as­cen­so de Trump y la alt-right

ORCINY PRESS TRA­DUC­CIÓN: HU­GO CAMACHO. 156 PÁ­GI­NAS. 17,95 EU­ROS La tram­pa de la di­ver­si­dad; có­mo el neo­li­be­ra­lis­mo frag­men­tó la iden­ti­dad de la cla­se tra­ba­ja­do­ra

AKAL. 249 PÁ­GI­NAS. 18 EU­ROS

GETTY

An­ge­la Na­gle Da­niel Ber­na­bé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.