Sa­la­man­dra de dos ca­be­zas

La Vanguardia - Culturas - - Libro | s - ANTONIO ITURBE

Se cum­plen ochen­ta años de la fun­da­ción de la edi­to­rial ar­gen­ti­na Eme­cé, crea­da en 1939 por los emi­gran­tes es­pa­ño­les Ma­riano Me­di­na del Río, Ar­tu­ro Cua­dra­do y Luis Seoa­ne. En los años cua­ren­ta se aso­ció con ellos y aca­bó to­man­do las rien­das Bo­ni­fa­cio del Ca­rril, escritor y po­lí­ti­co (lle­gó a ser ministro). Del Ca­rril la con­vir­tió en una pe­que­ña edi­to­rial cul­ta que con­tra­tó a un jo­ven in­tro­ver­ti­do que em­pe­za­ba que pa­re­cía pro­me­ter lla­ma­do Jor­ge Luis Bor­ges. A me­dia­dos de los se­ten­ta qui­so des­em­bar­car en Es­pa­ña aso­cián­do­se con el edi­tor Sal­vat, pe­ro no fun­cio­nó. En los años ochen­ta, uno de sus hi­jos in­sis­tió en vol­ver a pro­bar for­tu­na con una edi­to­rial de pe­que­ño for­ma­to, pe­ro más an­cla­da en el te­rri­to­rio bar­ce­lo­nés. En 1989 se fun­da la fi­lial es­pa­ño­la de Eme­cé, ha­ce aho­ra 30 años. El otro hi­jo, Pe­dro del Ca­rril , no te­nía de en­tra­da in­te­rés en en­trar en el ne­go­cio fa­mi­liar y en aque­llos años de ju­ven­tud “an­da­ba pu­lu­lan­do por Barcelona”, pe­ro aca­bó po­nién­do­se co­do con co­do con su her­mano.

Pa­ra que me cuen­ten el res­to de la his­to­ria, me voy has­ta las ofi­ci­nas de la edi­to­rial Sa­la­man­dra, en­fren­te de la es­ta­ción del Nord de Barcelona. No es un si­tio de lu­jo por en­ci­ma de la Diagonal co­mo las se­des de los gran­des gru­pos o las editoriales ex­qui­si­tas ni un lu­gar co­ol en Ciu­tat Ve­lla o Grà­cia co­mo pre­fie­ren los edi­to­res mi­llen­nials. Una dis­cre­ta pla­ca de no­ta­rio so­bre el te­le­fo­ni­llo del in­mue­ble es to­do el anun­cio de que esa es la se­de mundial de Sa­la­man­dra, y eso te di­ce mu­cho del ca­rác­ter de sus pro­pie­ta­rios. Pe­ro ojo, Sa­la­man­dra es una de las editoriales en cas­te­llano más in­flu­yen­tes de las úl­ti­mas dos dé­ca­das.

Pe­dro del Ca­rril me cuen­ta que fue cru­cial “cuan­do co­no­cí a Si­grid y lle­gó el fle­cha­zo”. Harry en­con­tró a Sally. A mi la­do, Si­grid Kraus son­ríe con ti­mi­dez de co­le­gia­la. Ale­ma­na cria­da en­tre An­go­la y Bra­sil, se vino a Barcelona y se que­dó a tra­ba­jar en Círcu­lo de Lec­to­res. Pe­dro y ella se unie­ron per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te. Y en 1992 el tán­dem Kraus-Del Ca­rril se pu­so en mar­cha den­tro de Eme­cé. “No fue­ron años fá­ci­les. Se tra­ba­ja­ba sie­te días a la se­ma­na. Los di­rec­to­res de la edi­to­rial Sa­la­man­dra, Pe­dro del Ca­rril y Si­grid Kraus

¡Nues­tra lu­na de miel fue via­jar a la Fe­ria del Li­bro de Frank­furt!”, re­me­mo­ran. La pu­bli­ca­ción de La na­da co­ti­dia­na de Zoé Val­dés fue el pri­mer éxi­to im­por­tan­te. Cuan­do la mar­ca Eme­cé se ven­dió a Pla­ne­ta en 1999, de­ci­die­ron ir­se por li­bre y fun­da­ron en el 2000 la edi­to­rial Sa­la­man­dra “por­que que­ría­mos de­pen­der de no­so­tros mis­mos”. Les pre­gun­to la ra­zón de su éxi­to: Pe­dro afir­ma que “la fal­ta de pre­jui­cios y la in­tui­ción de Si­grid”. Y Si­grid, “el apo­yo to­tal de Pe­dro. El ani­mar­me siem­pre a no te­ner mie­do”.

Una de esas in­tui­cio­nes fue com­prar los de­re­chos de un li­bro in­fan­til de una au­to­ra des­co­no­ci­da aun­que el in­for­me di­je­ra que era un obra de ma­gos de he­chu­ras an­ti­cua­das. Era Harry Pot­ter y la pie­dra fi­lo­so­fal. Y la va­ri­ta de Si­grid si­guió fun­cio­nan­do: la Sui­te fran­ce­sa de Ire­ne Ne­mi­rovsky, Za­die Smith, El ni­ño del pi­ja­ma de ra­yas, Co­me­tas en el cie­lo… sin que yo pre­gun­te, Del Ca­rril se­ña­la tam­bién sus erro­res: “¡Se nos es­ca­pa­ron El có­di­go Da Vin­ci o Las ce­ni­zas de Án­ge­la!”. Mu­chas nue­vas editoriales quie­ren pa­re­cer­se a Sa­la­man­dra. Le pre­gun­to a Si­grid si hay un se­cre­to Kraus… “Ca­da li­bro tie­ne que te­ner un sen­ti­do, un por­qué. Aho­ra so­mos 17 per­so­nas en la edi­to­rial y po­dría­mos cre­cer, pe­ro no que­re­mos, in­clu­so que­re­mos pu­bli­car me­nos tí­tu­los, pa­ra dar to­do el sen­ti­do a ca­da li­bro”. Pe­dro se­ña­la “la ca­li­dad co­mo ins­pi­ra­ción y el má­xi­mo ni­vel de exi­gen­cia”. Le pre­gun­to si son unos je­fes pe­sa­dos con la exi­gen­cia… “Pues creo que sí so­mos pe­sa­dos, pe­ro es que es muy im­por­tan­te cui­dar­ca­da­de­ta­lle­por­que­te­ne­mo­sor­gu­llo­deo­fi­cio.¡So­mo­sar­te­sa­nos!”.

A.ITURBE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.