200 años de obras maes­tras

El pa­sa­do 19 de no­viem­bre se ini­ció con la ex­po­si­ción ‘Un lu­gar de me­mo­ria’ la ce­le­bra­ción del bi­cen­te­na­rio del Mu­seo del Pra­do, que se cum­ple es­te año; el re­co­rri­do por el que fue crea­do co­mo Real Mu­seo de Pin­tu­ras y Es­cul­tu­ras per­mi­te ver la evo­lu­ción d

La Vanguardia - Culturas - - Arte | s - ISA­BEL GÓMEZ MELENCHÓN

El día en que se es­tre­nó el Real Mu­seo de Pin­tu­ras y Es­cul­tu­ras úni­ca­men­te se ex­hi­bie­ron 311 cua­dros. Así lo ex­pli­ca­ba la Gaceta de Ma­drid del 18 de no­viem­bre de 1819, en la que se anun­cia­ba la aper­tu­ra al pú­bli­co el día si­guien­te “en el mag­ní­fi­co edi­fi­cio del Mu­seo del Pra­do” de una se­rie de sa­las a las que se ha­bían in­cor­po­ra­do “gran co­pia de pre­cio­sas pin­tu­ras que es­ta­ban re­par­ti­das por sus reales pa­la­cios y ca­sas de cam­po”. En el pri­mer ca­tá­lo­go cons­ta­ban efec­ti­va­men­te 311 pin­tu­ras, pe­ro ya en­ton­ces en el mu­seo se guar­da­ban 1.510 obras pro­ce­den­tes de los Reales Si­tios. Ac­tual­men­te la ins­ti­tu­ción cuen­ta con más de 27.000 ob­je­tos en­tre pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, di­bu­jos, pie­zas de­co­ra­ti­vas, gra­ba­dos, me­da­llas o ma­tri­ces y se han su­ce­di­do las am­plia­cio­nes de lo que acer­ta­da­men­te de­fi­nen co­mo Un lu­gar de me­mo­ria, tí­tu­lo de la mues­tra con que se ha abier­to la ce­le­bra­ción de es­tos 200 años de his­to­ria e his­to­rias.

La no­ta de la Gaceta da­ba mu­chas pis­tas acer­ca del nue­vo cen­tro de ar­te. El edi­fi­cio era real­men­te es­plén­di­do y te­nía una in­tere­san­te his­to­ria de­trás: se tra­ta­ba de un en­car­go del rey Car­los III en 1785 al ar­qui­tec­to Juan de Vi­lla­nue­va. Si­guien­do el es­pí­ri­tu de la Ilus­tra­ción, el edi­fi­cio de­bía cum­plir dos fun­cio­nes: her­mo­sear la ciu­dad y crear un es­pa­cio pa­ra el es­tu­dio, la in­ves­ti­ga­ción y la ins­truc­ción pú­bli­ca, que in­cluía un ga­bi­ne­te de his­to­ria na­tu­ral, una aca­de­mia de cien­cias na­tu­ra­les con ca­pa­ci­dad pa­ra sus ins­tru­men­tos, la­bo­ra­to­rios, au­las, bi­blio­te­ca... La con­cep­ción ori­gi­nal del edi­fi­cio res­pon­día a es­tas ne­ce­si­da­des, pe­ro an­tes de que con­clu­ye­ran las obras se pro­du­jo la in­va­sión fran­ce­sa, que lle­gó a ocu­par­lo con las tropas y la ca­ba­lle­ría.

El des­tino fi­nal fue con­ver­tir­se en el Mu­seo Na­cio­nal de Pin­tu­ra y Es- cul­tu­ra que pron­to co­men­za­ría a lla­mar­se Mu­seo del Pra­do. Pa­ra ello no só­lo fue im­por­tan­te la de­ter­mi­na­ción de la rei­na, sino la ló­gi­ca del mo­men­to: el Mu­seo del Lou­vre se ha­bía fun­da­do en 1793, el Bri­tish Mu­seum en 1795, y a par­tir de 1815 se su­ce­dió la crea­ción de nue­vos cen­tros, co­mo la Na­tio­nal Ga­llery de Lon­dres y el Al­tes Mu­seum de Berlín. No fue ca­sua­li­dad: el ar­te, siem­pre uni­do al po­der, tam­bién lo ha es­ta­do al pres­ti­gio, y en un mo­men­to de con­so­li­da­ción de los es­ta­dos na­cio­na­les, los gran­des mu­seos se con­vier­ten en re­cep­tácu­lo y sím­bo­lo de glo­ria na­cio­nal. El Mu­seo del Pra­do se nu­trió en su na­ci­mien­to de las co­lec­cio­nes reales, co­mo des­ta­ca­ba la pu­bli­ca­ción. Co­mo afir­ma el co­mi­sa­rio Javier Por­tús en uno de los tex­tos del ca­tá­lo­go, “en la edad con­tem­po­rá­nea, el ins­tru­men­to más efi­caz pa­ra cul­ti­var ese pres­ti­gio (el de los pro­pie­ta­rios) fue con­ver­tir las co­lec­cio­nes en mu­seos, lo que sig­ni­fi- >

Con­ver­tir las co­lec­cio­nes pri­va­das en mu­seos sig­ni­fi­có dar­les una di­men­sión pú­bli­ca y na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.