Linh, en cual­quier si­tio

Dos mon­ta­jes re­cien­tes que, en su di­ver­si­dad, tra­tan de trans­mi­tir su men­sa­je con apo­yo del apa­ra­to audiovisual. La pues­ta en es­ce­na de la no­ve­la de Phi­lip­pe Clau­del ‘La ne­ta del sen­yor Linh’, y la nue­va pro­pues­ta de Car­lo­ta Su­bi­rós y la com­pa­ñía La Ru­ta

La Vanguardia - Culturas - - Escenario | s - PO RED U ARDM OLNER

El se­ñor Linh lle­ga a la zo­na del desas­tre y ve la mag­ni­tud de la des­gra­cia. Un gran ho­yo, for­ma­do por la ola ex­pan­si­va, los bú­fa­los des­tri­pa­dos y su hi­jo y su nue­ra muer­tos. En un la­do del ho­yo, su nie­ta, con los ojos bien abier­tos pe­ro sin llo­rar, y al la­do, una mu­ñe­ca sin ca­be­za. La ni­ña es un be­bé de diez días. Su abue­lo, el se­ñor Linh, la re­co­ge. Sus pa­dres la lla­ma­ron Sang Diû, que en la len­gua de su país quie­re de­cir ma­ña­na sua­ve. Linh aprie­ta a la ni­ña con­tra su cuer­po y hu­ye, pa­ra con­ver­tir­se en un re­fu­gia­do en otro país, don­de no co­no­ce­rá ni la len­gua, ni las cos­tum­bres.

La no­ve­la del fran­cés Phi­lip­pe Clau­del La nie­ta del se­ñor Linh, pu­bli­ca­da por Sa­la­man­dra en cas­te­llano y La Ma­gra­na en ca­ta­lán ya ha­ce más de diez años, se hi­zo po­pu­lar por su sen­ci­llez na­rra­ti­va, la bre­ve­dad y la ca­pa­ci­dad de tras­la­dar su men­sa­je uni­ver­sal. El di­rec­tor bel­ga Guy Cas­siers la pu­so en es­ce­na en idio­ma ho­lan­dés en el 2017 y des­pués en idio­ma fran­cés, con ac­to­res di­fe­ren­tes. Gra­cias a la bue­na re­la­ción con Tem­po­ra­da Al­ta aho­ra se ha es­tre­na­do la ver­sión ca­ta­la­na del mon­ta­je que se ha po­di­do ver en el Lliu­re. Cas­siers ha tra­ba­ja­do en va­rias oca­sio­nes so­bre obras na­rra­ti­vas, co­mo El co­ra­zón de las ti­nie­blas de Con­rad o Or­lan­do de Wolf, re­pi­tien­do el for­ma­to de un so­lo in­tér­pre­te en es­ce­na apo­ya­do por un apa­ra­to tec­no­ló­gi­co audiovisual su­per­la­ti­vo. Pa­ra Cas­siers, “to­dos los sig­nos emi­ti­dos des­de el es­ce­na­rio tie­nen el mis­mo ni­vel de im­por­tan­cia, la mú­si­ca, el so­ni­do, las cá­ma­ras y el ví­deo. Pa­ra es­te es­pec­tácu­lo, sin em­bar­go, con­si­de­ra­ba muy im­por­tan­te man­te­ner­me cer­ca de la no­ve­la, ser muy fiel; la his­to­ria pa­ra mí es una pa­rá­bo­la muy de­li­ca­da don­de hay mu­chas co­sas que se co­mu­ni­can tras la len­gua de ex­pre­sión. He­mos ima­gi­na­do con los ac­to­res la ma­ne­ra de es­tar muy cer­ca del se­ñor Linh, de ex­pli­car la his­to­ria, no co­mo lo ha­ría el ci­ne; Lluís Ho­mar no só­lo es el res­pon­sa­ble de in­ter­pre­tar el tex­to sino de ge­ne­rar las at­mós­fe­ras con las cá­ma­ras y las mú­si­cas que él mis­mo in­ter­pre­ta en di­rec­to. Eso só­lo lo pue­des ha­cer con un gran ac­tor, que no in­ter­pre­ta só­lo un rol, sino que, de he­cho, es una es­pe­cie de met­teur en scè­ne”.

Ho­mar ase­gu­ra que “to­do eso es­tá al ser­vi­cio del se­ñor Linh, del au­tor, de su his­to­ria”. Los tres per­so­na­jes que él in­ter­pre­ta en es­ce­na, el se­ñor Linh, su ami­go Bark y el na­rra­dor, el ojo om­nis­cien­te que to­do lo ve y to­do lo pue­de ex­pli­car, se su­ce­den en es­ce­na con una gran eco­no­mía de me­dios ex­pre­si­vos, pe­ro con una gran po­ten­cia co­mu­ni­ca­ti­va. Cas­siers, so­bre la si­mul­ta­nei­dad de los di­fe­ren­tes mon­ta­jes, di­ce que el ac­tor de ca­da nue­va ver­sión ha em­pe­za­do a tra­ba­jar cuan­do to­da­vía se es­ta­ba en­sa­yan­do la úl­ti­ma ver­sión, eso ha he­cho po­si­ble una mi­ra­da so­bre el tra­ba­jo del ac­tor que ya es­ta­ba en­cau­zan­do el pro­yec­to an­te­rior y de es­ta ma­ne­ra po­día “co­ger aque­llo que pa­ra él con­si­de­ra­ba in­tere­san­te y des­ple­gar otras po­si­bi­li­da­des”.

Pa­ra Cas­siers lo más im­por­tan­te “era en­con­trar una ma­ne­ra sen­si­ble de ex­pli­car qué pa­sa cuan­do aco­ge­mos a al­guien aquí. Es­ta his­to­ria es bien di­fe­ren­te del mon­ta­je so­bre un tex­to de Je­li­nek que pre­sen­ta­mos en Tem­po­ra­da Al­ta (Grens­ge­val) don­de ella con­fron­ta­ba al pú­bli­co con su res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Es­ta es otra ma­ne­ra de tra­ba­jar so­bre el te­ma de los re­fu­gia­dos, don­de Lluís Ho­mar se pue­de con­ver­tir en el se­ñor Linh sin trans­for­mar se en él por­que en es­ce­na Lluís si­gue sien­do Lluís. Es aquí don­de se bus­ca la crea­ti­vi­dad del es­pec­ta­dor. La fuer­za de una per­so­na que lle­ga aquí, que bus­ca un fu­tu­ro den­tro de la si­tua­ción, bus­ca so­bre­vi­vir con muy po­cas po­si­bi­li­da­des, aun­que to­do el mun­do in­ten­ta ayu­dar­lo, cuen­ta so­bre to­do con su pro­pia ima­gi­na­ción”. Efec­ti­va­men­te, la pie­za de Clau­del tra­ta de con­mo­ver a tra­vés de la iden­ti­fi­ca­ción, a par­tir de la em­pa­tía con esa per­so­na ma­yor que al fi­nal de su vi­da ve des­apa­re­cer li­te­ral­men­te to­do aque­llo que ha amado: fa­mi­lia, país, cul­tu­ra. To­do aque­llo que in­te­gra­ba su exis­ten­cia. Sin em­bar­go, el tra­ba­jo de Ho­mar hu­ye del sen­ti-

La pie­za de Clau­del tra­ta de mo­ver la em­pa­tía con al­guien que ve des­apa­re­cer to­do lo que ha amado

men­ta­lis­mo y en­cuen­tra en el me­nos

es más la me­di­da de una in­ter­pre­ta­ción que no ne­ce­si­ta ex­tre­mos pa­ra co­mu­ni­car, por eso el ac­tor di­ce: “Yo nos oyLinh, yo ha­blo d eL inh,l apa­la­bra es su­ge­rir ”, ye­so ocu­rre en es­ce­na con una sim­ple dis­po­si­ción cor­po­ral, una ac­ti­tud fí­si­ca que rá­pi­da­men­te cons­tru­ye el per­so­na­je.

Pa­ra me­ter­se den­tro de es­te per­so­na­je, a Ho­mar le sir­vió mu­cho una no­ta de di­rec­ción: “El na­rra­dor sien­te por el se­ñor Linh lo que el se­ñor Linh sien­te por su nie­ta”. Eso es una cla­ve de tra­ba­jo que ha si­do de­ci­si­va pa­ra el mon­ta­je. “El se­ñor Linh nun­ca se que­ja, siem­pre to­ma lo que hay co­mo aque­llo que hay y con aque­llo va, en nin­gún mo­men­to sien­te pe­na de él mis­mo ”.“Es­ta obrapl an­te a–di­ceH o mar–si aque­llo que ha­ce­mos es lo ade­cua­do en los paí­ses que pre­su­mi­ble­men­te pa­re­ce que tie­nen la sen­si­bi­li­dad pa­ra ayu­dar. ¿Re­sol­ve­mos un pro­ble­ma o nos ocu­pa­mos de la si­tua­ción?”.

Del 68 al 15-M

In­tere­san­te tam­bién ha si­do la pro­duc­ción de La Ru­ta 40 y la Sa­la Bec­kett, Una llui­ta cons­tant, aun­que aquí el com­pro­mi­so y el po­si­cio­na­mien­to es­té­ti­co han si­do dis­tin­tos. El mon­ta­je di­ri­gi­do por Car­lo­ta Su­bi­rós des­can­sa­ba so­bre un tra­ba­jo de do­cu­men­ta­ción ba­sa­do en la re­cu­pe­ra­ción de de­ter­mi­na­dos frag­men­tos de al­gu­nas pie­zas fíl­mi­cas do­cu­men­ta­les que for­man par­te del pa­tri­mo­nio audiovisual ge­ne­ra­do por mo­vi­mien­tos so­cia­les y po­lí­ti­cos de los úl­ti­mos cin­cuen­ta años, muy es­pe­cí­fi­ca­men­te el ma­yo fran­cés del 68, la tran­si­ción es­pa­ño­la y has­ta el mo­vi­mien­to 15-M. El tra­ba­jo de los in­tér­pre­tes, los ru­te­ros Al­bert Prat y Al­ber­to Díaz, con in­cor­po­ra­ción de Ma­ria Ri­be­ra i Al­ba Pu­jol, en­car­nan­do di­fe­ren­tes per­so­na­jes que apa­re­cen en los do­cu­men­ta­les, es muy des­ta­ca­ble e in­fre­cuen­te de ver, por­que hu­ye de los es­que­mas ha­bi­tua­les de in­ter­pre­ta­ción en la car­te­le­ra bar­ce­lo­ne­sa pa­ra ir ha­cia unas for­mas con­te­ni­das de una cier­ta dis­tan­cia, de un tea­tro-do­cu­men­to que ha vuel­to con fuer­za en Eu­ro­pa, aun­que aquí pa­re­ce im­po­si­ble de pro­du­cir. Sin em­bar­go, el mon­ta­je tie­ne un pro­ble­ma de sin­ta­xis es­cé­ni­ca que res­ta va­lor al es­fuer­zo in­ter­pre­ta­ti­vo y las­tra la pro­pues­ta: la si­mul­ta­nei­dad de los dos pla­nos, la pro­yec­ción de los do­cu­men­ta­les (al­gu­nos, pie­zas maes­tras, co­mo In­for­me ge­ne­ral de Pe­re Por­ta­be­lla) y la du­pli­ca­ción del per­so­na­je en es­ce­na por par­te de los ac­to­res dis­per­san la aten­ción del es­pec­ta­dor y me­nos­pre­cian el tra­ba­jo en vi­vo. En cual­quier ca­so, bien­ve­ni­da sea la ini­cia­ti­va de una dra­ma­tur­gia que sa­le de la anéc­do­ta pa­ra pro­po­ner otras aventuras in­te­lec­tua­les.

KIKU PI­ÑOL / DA­VID RUANO

Arri­ba, una mo­men­to de ‘Una llui­ta cons­tant’. A la iz­quier­da, Lluís Ho­mar en ‘La ne­ta del sen­yor Linh’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.