El ar­chi­vo fa­mi­liar de Al­bert Her­ma­nos

La Vanguardia - Culturas - - Mirada | s -

> lar fran­cès”, di­ce, por­que sa­bía que es­ta­ba en Pa­rís. Pe­ro el in­te­rés del tex­to bá­si­ca­men­te es la rá­pi­da des­crip­ción de su pri­me­ra im­pre­sión de la ciu­dad. “Molt mes ha­bi­ta­ble de lo que’m pen­sa­va. Té ca­rrers molt bo­nics y con­co­rre­guts. La Puer­ta del Sol ofe­reix un as­pec­te ani­ma­dís­sim, so­bre­tot a mitg dia i a en­tra­da de fosch”. Le gus­tan los tea­tros, no ha­ce tan­to frío co­mo creía y es­tá con­ten­to de la ca­sa de hués­pe­des don­de se alo­ja gra­cias a la re­co­men­da­ción de un ami­go ca­ta­lán.

¿Quién es el jo­ven que es­cri­be aque­lla car­ta? ¿Quién es el chi­co que bro­mea y en una car­ta pos­te­rior se re­fie­re a las mi­ra­das que se cru­za­ban con las chi­cas en el pa­seo de Grà­cia co­mo si en­car­na­ran una es­tam­pa de Au­ques i ven­talls? Era un tee­na­ger del pro­yec­to na­cio­na­lis­ta de Prat de la Ri­ba y se sen­tía par­te de la éli­te del nou­cen­tis­me. Con las an­te­nas pues­tas en Eu­ro­pa (aca­ba­ba de lle­gar de una pri­me­ra es­tan­cia en Pa­rís) y so­cia­li­za­do ple­na­men­te en la nue­va cul­tu­ra del ca­ta­la­nis­mo, era miem­bro de una van­guar­dia que se ha­bía com­pac­ta­do co­mo tal le- En enero de 1914 hi­zo mu­cho frío en Barcelona y ne­vó mu­chí­si­mo. Jo­sep Al­bert Rul­duà no lo du­dó. Con 19 años sa­lió del pi­so del Ei­xam­ple, se en­ca­mi­nó ha­cia el par­que de la Ciu­ta­de­lla e hi­zo una se­rie de fo­to­gra­fías pre­cio­sas. Qui­zás fue en­ton­ces cuan­do es­tre­nó la cá­ma­ra. Las imá­ge­nes que­da­ban con­ge­la­das en pla­cas de vi­drio que, des­pués de pa­sar por un pro­ce­so quí­mi­co en el la­bo­ra­to­rio, ya es­ta­ban lis­tas pa­ra im­pri­mir­se en pa­pel fo­to­grá­fi­co. A lo lar­go de su vi­da pre­ser­vó las pla­cas ori­gi­na­les. Las en­vol­vía de una en una, des­pués las or­ga­ni­za­ba por se­ries y una vez he­cho es­te tra­ba­jo las en­vol­vía con un pa­pel que pa­re­ce de es­tra­za, so­bre el que ano­ta­ba la fe­cha y el con­te­ni­do. Es­te ma­te­rial lo co­lo­ca­ba en unas ca­jas de ma­de­ra es­pe­cia­les. Fue den­tro de es­tas ca­jas, du­ran­te años con­ser­va­das en el al­ma­cén de la fá­bri­ca de Al­bert Her­ma­nos en l'Hos­pi­ta­let, don­de Javier Al­bert las en­con­tró, del mis­mo mo­do que lo­ca­li­zó las gra­ba­cio­nes que su tío abue­lo ha­bía he­cho con una cá­ma­ra de ci­ne. Hay cin­co se­ries de fo­to­gra­fías don­de apa­re­ce la fa­mi­lia Cal­vet. En una, he­cha en Po­blet, Ga­ziel no apa­re­ce, pe­ro sí su her­ma­na. En el res­to, el pe­rio­dis­ta des­ta­ca. Abra­zan un pe­rio­do que va de 1919 a 1927. Es la co­lec­ción más com­ple­ta de imá­ge­nes de uno de los prin­ci­pa­les hom­bres de cul­tu­ra de la Ca­ta­lun­ya del si­glo XX. Hoy, por pri­me­ra vez, to­dos po­de­mos ver una se­lec­ción. En un año y me­dio el mo­vi­mien­to So­li­da­ri­tat Ca­ta­la­na –uno de los hi­tos del ca­ta­la­nis­mo his­tó­ri­co, se­gún Ga­ziel– se ha­bía des­ar­ti­cu­la­do. Ma­drid, ex­pli­ca, exul­ta­ba. “Tot­hom cri­da­va, tot­hom s’ale­gra­va, tots aplau­dien el triomf d’en Le­rroux, y, a la cen­tral de te­lé­fo­nos, jo ma­teix vaig sen­tir com uns re­dac­tors del dia­ri del trust de­ma­na­ven el cap d’en Cam­bó!”. El tío de Ga­ziel ca­si lle­ga a las ma­nos “ab to­ta aque­lla tre­pa in­de­cen­ta de pe­rio­dis­tes”. El epi­so­dio, con mu­cha fi­de­li­dad a có­mo lo vi­vió, lo re­cor­dó cin­cuen­ta años des­pués en sus me­mo­rias.

Po­cos me­ses an­tes, ya en ple­na dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, Ga­ziel ha em­pe­za­do a co­la­bo­rar en El Sol, el dia­rio li­be­ral de Ma­drid. Los ar­tícu­los, co­mo los de La Van­guar­dia de aquel mo­men­to, son los de un pu­bli­cis­ta de en­tre­gue­rras. Ya no es quien pen­sa­ba que se­ría. Es un in­te­lec­tual de la Eu­ro­pa de su tiem­po. Pue­de ha­blar de Spen­gler o Proust, mez­cla Char­lot con Cer­van­tes y Mon­taig­ne le pue­de ser­vir pa­ra ini­ciar una re­fle­xión so­bre la si­tua­ción es­pa­ño­la. Lo ha­ce en Tra­ge­dia o comedia. Ex­pli­ca que la po­lí­ti­ca del país tie­ne tra­di­ción trá­gi­ca, pe­ro ha­ce fal­ta comedia. “La His­to­ria no es una rí­gi­da tra­ge­dia, sino una on­du­lan­te comedia, por­que en la vi­da colectiva no hay na­da in­tan­gi­ble, to­do es cam­bia­ble, to­do es re­pa­ra­ble, cuan­do las de­ci­sio­nes, por tras­cen­den­ta­les que sean, se fun­da­men­tan en la ra­zón, en la jus­ti­cia y la na­tu­ra­le­za”.

En el des­pa­cho de la fá­bri­ca Pe­pe Al­bert lo lee el 21 de enero de 1926. Se ha fi­ja­do en una ima­gen que Ga­ziel usa en el artículo. “La comedia, que quie­re dar tiem­po al tiem­po y no cree en las so­lu­cio­nes bru­ta­les, in­ter­ca­la hi­los de go­ma en los que no lo son, y ob­tie­ne un te­ji­do elás­ti­co, que se es­ti­ra y que se en­co­je, pe­ro no se rompe”. Sa­be cuán­do pue­de ha­ber­lo ima­gi­na­do. “Se veía exac­ta­men­te que era su­ge­ri­da en su vi­si­ta aquí”, ex­pli­ca por car­ta a su

Las car­tas des­cu­bier­tas son las de un jo­ven Ga­ziel re­cién lle­ga­do a Ma­drid pa­ra en­cau­zar su pro­yec­to vi­tal

ANA JI­MÉ­NEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.