Luz y som­bras de Tin­tín

En enero de 1929 el jo­ven di­bu­jan­te de 22 años Geor­ges Re­mi da­ba el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a las aven­tu­ras del po­si­ble­men­te más fa­mo­so per­so­na­je del mun­do del có­mic. ‘Tin­tín’, con más de dos­cien­tos mi­llo­nes de ejem­pla­res ven­di­dos, lle­gó a las li­bre­rías esp

La Vanguardia - Culturas - - Portada -

JOAN MA­NUEL SOLDEVILLA El día 10 de enero de 1929 na­cía Tin­tín en las páginas de Le Pe­tit Ving­tiè­me, el su­ple­men­to pa­ra ni­ños del pe­rió­di­co bel­ga con­ser­va­dor Le Ving­tiè­me Siè­cle.

Con un di­bu­jo tos­co y una na­rra­ti­va al­go ele­men­tal, Geor­ges Re­mi, un jo­ven di­bu­jan­te de 22 años que ya fir­ma­ba co­mo Her­gé, da­ba el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a las aven­tu­ras de un per­so­na­je que, con el tiem­po, se con­ver­ti­ría po­si­ble­men­te en el más im­por­tan­te de la his­to­ria de los có­mics y en el bu­que in­sig­nia de una es­té­ti­ca, la lí­nea cla­ra, de enor­me in­fluen­cia pos­te­rior.

No­ven­ta años des­pués de es­ta fe­cha, la vi­ta­li­dad de Tin­tín es tan in­ten­sa co­mo des­con­cer­tan­te; no só­lo se han ven­di­do más de dos­cien­tos mi­llo­nes de ejem­pla­res de sus ál­bu­mes en to­do el mun­do y se han tra­du­ci­do sus aven­tu­ras a más de cien len­guas y va­rie­da­des dia­lec­ta­les sino que, a pe­sar de la com­pe­ten­cia fe­roz de las re­des so­cia­les, de las pla­ta­for­mas de te­le­vi­sión o de los vi­deo­jue­gos, Tin­tín si­gue pre­sen­te en la vi­da cul­tu­ral de me­dio mun­do; son con­ti­nuas las ex­po­si­cio­nes so­bre el au­tor y su obra –es­tos días, en Cos­moCai­xa de Bar­ce­lo­na y en el Arts Cen­ter de Seúl; ha­ce po­co, en el Grand Pa­lais de Pa­rís–, pro­li­fe­ran en to­do el mun­do las aso­cia­cio­nes que agru­pan a los afi­cio­na­dos, se pu­bli­can de­ce­nas de li­bros que ana­li­zan mil y un as­pec­tos de su obra y, lo más im­por­tan­te qui­zás, sus ál­bu­mes si­guen go­zan­do de una no­ta­ble vi­ta­li­dad co­mer­cial pues se si­guen ven­dien­do a pe­sar de que, des­de la pu­bli­ca­ción de Tin­tín y los Pí­ca­ros

(1976), no ha­ya vis­to la luz nin­gún nue­vo tí­tu­lo.

En nues­tro país la lle­ga­da de Tin­tín fue al­go tar­día y no em­pe­zó a te­ner con­ti­nui­dad has­ta que la Editorial Ju­ven­tud em­pren­dió su pu­bli­ca­ción, pri­me­ro en es­pa­ñol con El

ce­tro de Ot­to­kar (1958) y un po­co más tar­de en ca­ta­lán con Les joies de

la Cas­ta­fio­re (1964), sien­do esen­cial su la­bor co­mo di­fu­sor de la len­gua en años de prohi­bi­ción. Las tra­duc­cio­nes res­pec­ti­vas de Con­cep­ción Zen­dre­ra y Joa­quim Ven­ta­lló ayu­da­ron sin du­da a la enor­me di­fu­sión de una obra que ca­ló hon­do en­tre el pú­bli­co jo­ven de aque­llos años, que des­cu­brió unos ál­bu­mes de una ca­li­dad y com­ple­ji­dad ex­tra­or­di­na­rias; no hay du­da de que ese pri­mer éxi­to ayu­dó a la dig­ni­fi­ca­ción y va­lo­ra­ción del me­dio de la his­to­rie­ta en es­tas la­ti­tu­des, don­de los te­beos eran con­si­de­ra­dos sub­pro­duc­tos pa­ra ni­ñosy­po­co­más.De he­cho, los to­mos de Las aven­tu­ras de Tin­tín tie­nen el pri­vi­le­gio de ha­ber si­do los pri­me­ros có­mics que en­tra­ron con to­das las de la ley en las bi­blio­te­cas pú­bli­cas allá por los le­ja­nos años se­sen­ta. El he­cho de que hoy en día ha­lle­mos tin­ti­nes en cual­quier li­bre­ría del país, que en la ma­yo­ría de las es­cue­las e ins­ti­tu­tos ten­gan su es­pa­cio, que la aso­cia­ción de tin­ti­nai­res de Ca­ta­lun­ya, 1001 –léa­se en ca­ta­lán–, man­ten­ga una vi­ta­li­dad cre­cien­te o que to­dos los ni­ños y ni­ñas co­noz­can a Mi­lú, al Ca­pi­tán Had­dock o a Her­nán­dez y Fer­nán­dez de­mues­tra la mag­ni­tud del fe­nó­meno.

Un éxi­to tan arro­lla­dor nos po­dría lle­var a pensar que es­ta­mos an­te una obra que ha ge­ne­ra­do un en­tu­sias­mo ca­si uni­ver­sal, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. Pre­ci­sa­men­te por­que es una crea­ción con un re­co­no­ci­mien­to tan abru­ma­dor, la po­lé­mi­ca siem­pre la ha acom­pa­ña­do y la crí­ti­ca a los ál­bu­mes, y es­pe­cial­men­te a su au­tor, ha si­do ca­si per­ma­nen­te. En lo que ata­ñe a la obra, las opi­nio­nes ad­ver­sas se han orien­ta­do tan­to des­de la ver­tien­te so­cio­po­lí­ti­ca co­mo des­de la ar­tís­ti­ca; en el pri­mer caso, as­pec­tos co­mo

Joan Ma­nuel Soldevilla es pro­fe­sor, es­cri­tor y es­pe­cia­lis­ta en có­mics, au­tor, en­tre otros, de ‘L’abe­ce­da­ri de Tin­tín’ (2002, pre­mio Ro­ve­lló) y ‘Uni­vers Her­gé’ (2007)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.