El mun­do no va tan mal

Dos propuestas que in­ci­den so­bre un mis­mo ob­je­ti­vo: di­lu­ci­dar por qué tan­tas per­so­nas es­tán más re­suel­tas a mi­rar el mun­do, in­clu­so sus vi­das, de ma­ne­ra ne­ga­ti­va, cuan­do hay da­tos ob­je­ti­vos pa­ra avan­zar con una vi­sión fa­vo­ra­ble

La Vanguardia - Culturas - - Portada - Exis­ten­cia y la ple­ni­tud FÈ­LIX RIE­RA

Los da­tos ob­je­ti­vos pa­ra una vi­sión fa­vo­ra­ble

Ca­da ini­cio de año, mu­chos ha­cen el pro­pó­si­to de cam­biar de vi­da, de dar un gi­ro de­fi­ni­ti­vo. Se aca­ban de pu­bli­car dos en­sa­yos que nos pue­den per­mi­tir ver las co­sas de for­ma dis­tin­ta, has­ta el punto que, tras su lec­tu­ra, se des­pren­den su­fi­cien­tes fun­da­men­tos pa­ra cam­biar al­gu­nos as­pec­tos de la vi­da. Uno es Fact­ful­ness, de Hans Ros­ling, un en­sa­yo que par­te de una pre­mi­sa sen­ci­lla: ¿cuál es la ra­zón por la que, te­nien­do a nues­tro al­can­ce los da­tos que ates­ti­guan que el mun­do va me­jor, se­gui­mos pen­san­do que va muy mal? El se­gun­do en­sa­yo es Pri­sio­ne­ros de nues­tros pen­sa­mien­tos, ba­sa­do en las en­se­ñan­zas de Vik­tor Frankl y es­cri­to por Alex Pat­ta­kos y Elai­ne Dun­don. Su lec­tu­ra per­mi­te ob­ser­var que es un en­sa­yo des­ti­na­do a aque­llos que quie­ren lo­grar la ple­ni­tud de su men­te (mind­ful­ness).

Las dos propuestas in­ci­den so­bre un he­cho re­se­ña­ble: di­lu­ci­dar por­qué tan­tas per­so­nas es­tán más re­suel­tas a mi­rar el mun­do de for­ma ne­ga­ti­va, in­clu­so sus vi­das, cuan­do hay da­tos ob­je­ti­vos, den­tro y fue­ra de uno, pa­ra avan­zar con una vi­sión más po­si­ti­va y com­pro­me­ti­da con uno mis­mo. Se po­dría pensar que es­ta­mos fren­te a li­bros de au­to­ayu­da, pe­ro se­ría me­jor de­fi­nir­los co­mo li­bros pa­ra al­can­zar una vi­sión ho­lís­ti­ca y com­ple­ja.

Fact­ful­ness par­te de la pre­mi­sa de aler­tar­nos y ad­ver­tir de nues­tra pro­pia ig­no­ran­cia. Nos po­ne a prue­ba a tra­vés de unos test con pre­gun­tas so­bre có­mo va el mun­do que el lec­tor de­be con­tes­tar pa­ra des­ve­lar que sus res­pues­tas es­tán muy ale­ja­das de la reali­dad. De­bo con­fe­sar que hi­ce el test ani­ma­do por el he­cho de que me con­si­de­ro un acep­ta­ble co­no­ce­dor de có­mo van las co­sas en el mun­do y vi con es­tu­por has­ta qué punto al­can­za mi des­co­no­ci­mien­to. Hans Ros­ling, mé­di­co ase­sor de Uni­cef y co­fun­da­dor de Mé­di­cos sin Fron­te­ras en Sue­cia, jun­to a sus hi­jas Ola y An­na, pro­po­nen un sis­te­ma ba­sa­do en da­tos y grá­fi­cas pa­ra iden­ti­fi­car que de­for­ma­mos la reali­dad co­mo con­se­cuen­cia de ser más de­ter­mi­nan­te el im­pac­to de nues­tros ins­tin­tos que apli­car nues­tro co­no­ci­mien­to. El ins­tin­to de la ne­ga­ti­vi­dad ali­men­ta­do por el bom­bar­deo de no­ti­cias fal­sas, el ins­tin­to de la bre­cha ba­sa­do en nues­tra idea bi­na­ria del mun­do y el ins­tin­to del mie­do nos im­pi­den com­pro­bar que un he­cho ate­rra­dor no es ne­ce­sa­ria­men­te el más pe­li­gro­so.

Es un en­sa­yo pa­ra es­tar aler­ta so­bre lo que sa­be­mos o, me­jor di­cho, so­bre lo que des­co­no­ce­mos. So­mos cons­cien­tes de que la es­cla­vi­tud le­gal (paí­ses don­de el tra­ba­jo for­zo­so es le­gal o prac­ti­ca­do por el Es­ta­do) só­lo se prac­ti­ca ya en tres paí­ses; que se han re­du­ci­do los desas­tres pe­tro­lí­fe­ros pa­san­do­de636.000to­ne­la­das­de­ver­ti­dos de pe­tró­leo en

1979 a 6.000 to­ne­la­das en el 2016; que prác­ti­ca­men­te se han erra­di­ca­do los ca­sos de vi­rue­la en el mun­do des­de el año 1979; que se ha pa­sa­do de un 28% de ca­sos de des­nu­tri­ción en el mun­do en 1970 al 11% en el 2015 o que la ex­plo­ta­ción in­fan­til en ni­ños de en­tre 5 a 14 años ha des­cen­di­do del 28% en 1950 a un 10% en el 2012. Los da­tos no se co­rres­pon­den con la ilu­sión glo­bal per­ci­bi­da de que el mun­do va a peor. El en­sa­yo ras­trea en da­tos y he­chos pa­ra des­cu­brir las ra­zo­nes por las que nues­tra vi­sión es pe­si­mis­ta, ne­ga­ti­va y lle­na de pre­jui­cios so­bre ha­cia don­de avan­za el mun­do. Hay ra­zo­nes La ne­ga­ti­vi­dad y el op­ti­mis­mo son los ejes cen­tra­les de es­tas obras a cu­ya re­per­cu­sión en las per­so­nas se alu­de en es­ta ima­gen grá­fi­ca ideo­ló­gi­cas,otras­deig­no­ran­cia,pe­ro, so­bre to­do, una ra­zón de­ter­mi­nan­te es que se­gui­mos mi­ran­do el mun­do co­mo lo ha­cía­mos ha­ce vein­te años, ba­sán­do­nos en los da­tos de en­ton­ces, sin ac­tua­li­zar­los. Co­mo plan­tea Ros­ling, des­pués de es­ta lec­tu­ra “ve­rás co­mo aca­bas sus­ti­tu­yen­do tu vi­sión hi­per­dra­má­ti­ca del mun­do por una vi­sión ba­sa­da en he­chos”.

“A un hom­bre se le pue­de arre­ba­tar to­do, salvo [ …] la úl­ti­ma de las li­ber­ta­des hu­ma­nas: la li­ber­tad de ele­gir su ac­ti­tud en un con­jun­to da­do de cir­cuns­tan­cias, de es­co­ger su ca­mino”. Es­ta afir­ma­ción, una má­xi­ma de Vik­tor Frankl, re­co­rre to­do el li­bro don­de dos de sus se­gui­do­res, Pat­ta­kos y Dun­don, dia­lo­gan con el maes­tro pa­ra sin­te­ti­zar sus en­se­ñan­zas hu­ma­nís­ti­cas. La obra de Frankl es el re­sul­ta­do de una ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va fru­to de su cau­ti­ve­rio en un cam­po de con­cen­tra­ción na­zi du­ran­te tres años don­de vio có­mo iban mu­rien­do los miem­bros de su fa­mi­lia. Esa ex­pe­rien­cia le lle­vó a desa­rro­llar el po­ten­cial po­si­ti­vo que tie­ne to­do ser humano. Su li­bro El hom­bre en bus­ca de sen­ti­do es­tá con­si­de­ra­do uno de los diez li­bros más in­flu­yen­tes de los EE.UU. Un li­bro se­mi­nal que re­fuer­za la im­por­tan­cia de lo es­pi­ri­tual pa­ra afron­tar la vi­da, más allá de la re­li­gión. Al diá­lo­go/herencia de Frankl con Pat­ta­kos y Dun­don se su­ma el lec­tor, al que se le exi­ge in­te­rro­gar­se so­bre su exis­ten­cia y la ple­ni­tud de es­ta. La ex­pe­rien­cia, pues se tra­ta de un li­bro de ini­cia­ción, par­te de avan­zar so­bre sie­te prin­ci­pios, en­tre los que des­ta­ca, da­da su ac­tua­li­dad, los si­guien­tes: ejer­cer la li­ber­tad de ele­gir tu ac­ti­tud, no tra­ba­jar en con­tra de ti mis­mo, ob­ser­var­se des­de la dis­tan­cia y ex­ten­der­se más allá de ti mis­mo. Los cua­tro in­ci­den en la li­ber­tad de los se­res hu­ma­nos y su ca­pa­ci­dad pa­ra po­der cam­biar con su ac­ti­tud to­do aque­llo que les coar­ta o su­pera y crear las con­di­cio­nes pa­ra avan­zar en el tra­ba­jo, el amor y ha­cia no­so­tros. Es una pro­pues­ta pa­ra la ex­plo­ra­ción de la con­cien­cia y los be­ne­fi­cios que ello apor­ta pa­ra so­bre­po­ner­nos a nues­tra­si­ner­cias,mie­dosy­li­mi­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.