Li­te­ra­tu­ras del Es­ta­do

Fue­ra de sus te­rri­to­rios lin­güís­ti­cos, mu­chos es­cri­to­res en ca­ta­lán, eus­ke­ra, ga­lle­go o as­tu­riano ape­nas tie­nen lec­to­res

La Vanguardia - Culturas - - Portada -

La di­ver­si­dad que no se ha­ce vi­si­ble

ÁL­VA­RO CO­LO­MER

Es­pa­ña tie­ne 46,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, vein­te de los cua­les per­te­ne­cen a co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en las que con­vi­ven dos –y has­ta tres– sis­te­mas lin­güís­ti­cos. Así pues, prác­ti­ca­men­te la mi­tad de la po­bla­ción tie­ne la po­si­bi­li­dad de ser bi­lin­güe, mien­tras que la otra mi­tad no só­lo ha de con­for­mar­se con el cas­te­llano co­mo única he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción, sino que ade­más vi­ve de es­pal­das a la reali­dad idio­má­ti­ca del Es­ta­do al que per­te­ne­ce. En el ám­bi­to de la li­te­ra­tu­ra, es­te des­co­no­ci­mien­to se per­ci­be con una cla­ri­dad asom­bro­sa, ya que exis­te una enor­me can­ti­dad de es­cri­to­res ca­ta­la­nes, vas­cos, ga­lle­gos y as­tu­ria­nos de los que sus com­pa­trio­tas no sa­ben ab­so­lu­ta­men­te na­da. Son, por así de­cir­lo, los es­pa­ño­les a quie­nes los es­pa­ño­les no leen. Y no lo ha­cen por­que ni si­quie­ra sa­ben de su exis­ten­cia.

Los es­cri­to­res que ela­bo­ran su obra en cual­quie­ra de las len­guas co­ofi­cia­les del Es­ta­do –a las que, en es­te reportaje, aña­di­re­mos el ba­ble– no só­lo per­ma­ne­cen ocul­tos a los ojos de los lec­to­res mo­no­lin­gües, sino que ade­más ob­ser­van con es­tu­pe­fac­ción el mo­do en que el Go­bierno cen­tral pro­te­ge a la li­te­ra­tu­ra en cas­te­llano al tiem­po que aban­do­na a su suer­te a esas otras le­tras que, en al­gu­nos ca­sos, ago­ni­zan por las es­qui­nas del país. Po­co an­tes de ve­rano, el eje­cu­ti­vo de Pe­dro Sán­chez anun­ció una ley de Plu­ra­li­dad Lin­güís­ti­ca de la que na­da se sa­be has­ta la fe­cha. Y es una lás­ti­ma, por­que se­ría her­mo­so te­ner un Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra que in­ci­ta­ra a los lec­to­res del sur y del cen­tro a que se acer­ca­ran, sin ne­ce­si­dad de tra­duc­cio­nes, a los au­to­res del nor­te que es­cri­ben en unos idio­mas que, salvo el eus­ke­ra, tam­po­co son tan in­des­ci­fra­bles. “La exis­ten­cia de dis­tin­tas len­guas en un mis­mo Es­ta­do es mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra que to­da la ciu­da­da­nía, y no só­lo la que re­si­de en esas co­mu­ni­da­des, ten­ga un co­no­ci­mien­to bá­si­co de ca­da una de ellas –di­ce la escritora In­ma López Sil­va, quien ha acu­ña­do la ex­pre­sión sal­tar el te­lón de gre­los pa­ra re­fe­rir­se al muro de enor­mes pro­por­cio­nes que los au­to­res ga­lle­gos han de sor­tear pa­ra con­se­guir cier­ta re­so­nan­cia na­cio­nal–. Pue­de pa­re­cer una uto­pía, pe­ro la po­si­bi­li­dad de atraer a la gen­te ha­cia la cul­tu­ra de sus ve­ci­nos no de­be­ría de ser­lo”. El Go­bierno so­cia­lis­ta ha pro­me­ti­do que lo ha­rá. Ya ve­re­mos.

Sin em­bar­go, no to­dos los pro­ble­mas a los que se en­fren­tan los es­cri­to­res en eus­ke­ra, ga­lle­go, ca­ta­lán o ba­ble pro­vie­nen de las políticas gu­ber­na­men­ta­les. Tam­bién exis­ten cier­tos tó­pi­cos acep­ta­dos en el mun­di­llo editorial que po­nen tra­bas a la di­fu­sión de su tra­ba­jo. Por ejem­plo: so­bre­vue­la en di­cho sec­tor la idea ge­ne­ra­li­za­da –aun­que no ver­ba­li­za­da– de que las len­guas pe­ri­fé­ri­cas son una es­pe­cie de pri­mer obs­tácu­lo que sus re­pre­sen­tan­tes de­ben su­pe­rar pa­ra ac­ce­der al gran mer­ca­do his­pa­noha­blan­te. Se con­si­de­ra que sal­tar el te­lón de gre­los (o su equi­va­len­te en otras co­mu­ni­da­des) es al­go que los es­cri­to­res han de ha­cer si quie­ren al­can­zar la glo­ria, pe­ro lo cier­to es que se es­tán dan­do ca­sos de au­to­res que o bien ac­ce­den al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal an­tes in­clu­so de pa­sar por el es­pa­ñol (co­mo Aran­tza Por­ta­ba­les, que ven­dió los de­re­chos de De­je su men­sa­je des­pués de la se­ñal a Is­rael, Ita­lia y Ale­ma­nia sin que to­da­vía exis­tie­ra la ver­sión que pu­bli­có Lu­men) o bien re­cha­zan di­rec­ta­men­te la tra­duc­ción al cas­te­llano (co­mo Marta Ro­jals, que no quie­re ver sus obras en el idio­ma co­mún de los es­pa­ño­les por­que, en­tre otros mo­ti­vos, con­si­de­ra que el ca­ta­lán es una len­gua per­fec­ta­men­te com­pren­si­ble pa­ra los ha­bi­tan­tes de otras co­mu­ni­da­des).

“Se nos in­ten­ta con­ven­cer de que só­lo se­re­mos re­le­van­tes si nos orien­ta­mos al sis­te­ma en len­gua cas­te­lla­na –di­ce Ma­ría Rei­món­dez, a quien al­gu­nos crí­ti­cos con­si­de­ran el se­cre­to me­jor guar­da­do de Galicia–. Se nos ven­den fa­la­cias co­mo que ven­de­re­mos más o que se­re­mos más re­le­van­tes. Pe­ro am­bas co­sas son in­cier­tas. Hay mi­les de li­bros en cas­te­llano, in­glés o fran­cés que nun­ca al­can­za­rán las ci­fras de ven­tas de cier­tos au­to­res de co­mu­ni­da­des pe­que­ñas”. La escritora vas­ca Ka­ti­xa Agi­rre re­fren­da es­tas pa­la­bras aña­dien­do que “la ma­yo­ría de au­to­res pe­ri­fé­ri­cos ven la tra­duc­ción (al cas­te­llano o a otra len­gua) co­mo un ex­tra, no co­mo un fin. Hay es­cri­to­res que se han adap­ta­do muy bien al mer­ca­do es­pa­ñol, co­mo Kir­men Uri­be, y otros que han si­do muy cri­ti­ca­dos por re­co­no­cer que as­pi­ran a la tra­duc­ción al cas­te­llano, co­mo Unai Elorriaga, pe­ro lue­go hay otros que, sien­do gran­des li­te­ra­tos, han de­ci­di­do que­dar al mar­gen de ese mer­ca­do, co­mo Ra­mon Sai­zar­bi­to­ria”. Eso sin ol­vi­dar que, co­mo aña­de su co­te­rrá­nea Mi­ren Agur Mea­be, al­gu­nos au­to­res “pre­fie­ren ser lu­ciér­na­ga en su ba­rrio, bai­lan­do en­tre con­gé­ne­res, que co­me­ta en el in­fi­ni­to uni­ver­so de las le­tras”.

Los mo­ti­vos por los que un au­tor bi­lin­güe se in­cli­na por una len­gua u otra son har­to va­ria­dos, pe­ro to­dos los es­cri­to­res con­sul­ta­dos pa­re­cen ru­bri­car las pa­la­bras del gui­puz­coano Har­kaitz Cano, pa­ra quien el bi­lin­güis­mo si­mé­tri­co no exis­te, da­do que “siem­pre hay un idio­ma que pre­va­le­ce en el fue­ro in­terno de ca­da uno”. Nor­mal­men­te, esa pre­va­len­cia re­cae so­bre la len­gua ma­ter­na, que si­gue te­nien­do más fuer­za que esa len­gua de la cul­tu­ra –el cas­te­llano– en la que la ma­yo­ría de ellos fue­ron edu­ca­dos. Pe­ro hay cau­sas más reivin­di­ca­ti­vas, co­mo por ejem­plo las que ale­ga Le­di­cia Cos­tas, au­to­ra a quien só­lo le abrie­ron las puer­tas de la in­dus­tria editorial en cas­te­llano cuan­do ga­nó el pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra In­fan­til y Ju­ve­nil en el 2015 por una obra, Es­car­la­ti­na, a co­ci­ñei­ra de­fun­ta, es­cri­ta ori­gi­na­ria­men­te en ga­lle­go: “Vi­vi­mos en un Es­ta­do plu­ri­na­cio­nal en el que la di­ver­si­dad de­be­ría pre­miar­se, no pe­na­li­zar­se. Pe­ro, co­mo no es así, los es­cri­to­res nos ve­mos obli­ga­dos a con­ver­tir nues­tros idio­mas en cul­tu­ras de la re­sis­ten­cia. Si no­so­tros no los de­fen­de­mos, mo­ri­rán. Por eso es­cri­bo en ga­lle­go, pa­ra ase­gu­rar su su­per­vi­ven­cia”.

Aho­ra bien, no hay es­cri­tor que no se­pa que la elec­ción de la len­gua pue­de ser vis­ta, al me­nos por cier­to tipo de per­so­nas, co­mo una de­cla­ra­ción de ca­rác­ter po­lí­ti­co. To­da­vía exis­ten in­di­vi­duos que con­si­de­ran que los es­pa­ño­les que evi­tan el cas­te­llano no es­tán ha­cien­do más que lan­zar un men­sa­je de re­cha­zo ha­cia un sis­te­ma cul­tu­ral al que, quie­ran o no, per­te­ne­cen. En al­gu­nos ca­sos pue­de ser cier­to, pe­ro ni mu­cho me­nos en to­dos. Es más, el ar­gu­men­to de la op­ción lin­güís­ti­ca co­mo ma­ni­fes­ta­ción de una ideo­lo­gía es to­tal­men­te re­ver­si­ble: “Se­ría in­tere­san­te pre­gun­tar a las au­to­ras y au­to­res ga­lle­gos que es­cri­ben en cas­te­llano por qué lo ha­cen –plan­tea Ma­ría Rei­món­dez–.

La po­si­bi­li­dad de atraer a la gen­te ha­cia la cul­tu­ra de sus ve­ci­nos no de­be­ría con­si­de­rar­se una uto­pía

El Go­bierno de Pe­dro Sán­chez anun­ció una ley de Plu­ra­li­dad Lin­güís­ti­ca de la que aún no se sa­be na­da

Las políticas gu­ber­na­men­ta­les no son el úni­co obs­tácu­lo pa­ra la pro­mo­ción de las le­tras no cas­te­lla­nas

Se es­tán dan­do ca­sos de au­to­res que ac­ce­den al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal an­tes in­clu­so de pa­sar por el cas­te­llano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.