Re­gre­so a las raí­ces

Via­jes Lars Gus­tafs­son y Ag­ne­ta Blomq­vist ha­blan de pai­sa­jes, de his­to­ria y de cu­rio­sas tra­di­cio­nes sue­cas

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

GLO­RIA MO­RENO

Po­cos sa­ben que en el nor­te de Sue­cia, allí don­de en ve­rano nun­ca se po­ne el sol y en in­vierno nun­ca sa­le, hay ríos con un cau­ce igual al del Da­nu­bio o el Rin y más cau­da­lo­sos que el Loi­ra. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de los in­con­ta­bles e im­po­nen­tes la­gos o los fron­do­sos bos­ques que sal­pi­can to­da la re­gión. “Es­te país es tan no­ta­ble que ni si­quie­ra sus ha­bi­tan­tes lo co­no­cen es­pe­cial­men­te bien”. Con es­ta pre­mi­sa em­pie­za Imá­ge­nes de Sue­cia, una es­pe­cie de guía car­ga­da de anéc­do­tas, re­fle­xio­nes y cu­rio­si­da­des en la que Lars Gus­tafs­son y Ag­ne­ta Blomq­vist re­co­rren de nor­te a sur la alar­ga­da na­ción, ha­cien­do hin­ca­pié en los rin­co­nes me­nos di­vul­ga­dos.

Gus­tafs­son, que fa­lle­ció en el 2016 a punto de cum­plir los 80 años, es con­si­de­ra­do uno de los prin­ci­pa­les au­to­res de la li­te­ra­tu­ra sue­ca con­tem­po­rá­nea. Estuvo no­mi­na­do al No­bel en va­rias oca­sio­nes y cuan­do, en el 2011, se lo con­ce­die­ron a su ami­go y co­le­ga To­mas Trans­trö­mer, mu­chos no pu­die­ron evi­tar pensar que él tam­bién se lo me­re­cía. En­tre sus obras maes­tras fi­gu­ran Muer­te de un api­cul­tor o Mú­si­ca fú­ne­bre pa­ra ma­so­nes, así co­mo sus ex­ten­sos poe­ma­rios.

Imá­ge­nes de Sue­cia per­te­ne­ce a su crea­ción más tar­día. Lo es­cri­bió en el 2012 jun­to a Blomq­vist, su úl­ti­ma es­po­sa, por en­car­go de Han­ser. Edi­ta­do pri­me­ro en ale­mán y lue­go en in­glés, Nór­di­ca Li­bros lo pu­bli­ca aho­ra en es­pa­ñol. El re­la­to flu­ye a lo lar­go de bre­ves ca­pí­tu­los en los que los au­to­res van re­pa­san­do sus pai­sa­jes y ciu­da­des pre­fe­ri­das a me­di­da que ha­cen re­fe­ren­cia a la his­to­ria, es­ti­lo de vi­da y tra­di­cio­nes más des­ta­ca­das de los sue­cos. La mí­ti­ca no­che de San Juan, en ve­rano, o la fes­ti­vi­dad de San­ta Lu­cía, que se ce­le­bra ca­da año a las puer­tas de la Na­vi­dad, son al­gu­nas de las cos­tum­bres en las que se de­tie­nen, siem­pre des­de una pers­pec­ti­va per­so­nal, car­ga­da de la emo­ción y nos­tal­gia pro­pias de quien mi­ra ha­cia atrás des­de el oca­so de la vi­da.

Le­yén­do­lo, por ejem­plo, se apren­de que la ciudad de Lund de­gar ri­va de la pa­la­bra ar­bo­le­da en alu­sión al lu­gar sa­gra­do en el que los vi­kin­gos so­lían rea­li­zar sus sa­cri­fi­cios. So­bre el al­tar, va­rios si­glos des­pués, se eri­gi­ría la im­po­nen­te ca­te­dral ro­má­ni­ca que hoy pre­si­de el cas­co an­ti­guo de la ciudad.

Sor­pren­de pensar que, en reali­dad, Gus­tafs­son desa­rro­lló gran par­te de su ca­rre­ra en Es­ta­dos Uni­dos, muy le­jos de su tie­rra na­tal. Crí­ti­co con la so­cial­de­mo­cra­cia sue­ca de los años se­ten­ta, que con­si­de­ra­ba de­ma­sia­do in­va­si­va, se tras­la­dó a la Uni­ver­si­dad de Te­xas, en Aus­tin, don­de ejer­ció co­mo pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía y Es­cri­tu­ra Crea­ti­va has­ta el año 2006. “Lars ama­ba mu­cho la li­ber­tad y, en ese sen­ti­do, en Es­ta­dos Uni­dos en­ca­ja­ba muy bien. Pe­ro, al fi­nal de su vi­da, com­pren­dió que ne­ce­si­ta­ba vol­ver a Sue­cia, a su len­gua, a sus pai­sa­jes”, re­cuer­da Blomq­vist.

La au­to­ra re­cuer­da con ter­nu­ra el día en que se co­no­cie­ron. “Yo te­nía die­ci­séis años y él vein­ti­dós. Fue en una pe­que­ña fies­ta en Upp­sa­la, don­de Lars y mi her­mano ma­yor es­tu­dia­ban. Vi­vían en la mis­ma re­si­den­cia de es­tu­dian­tes, lla­ma­da Gubbhy­llan. Yo era tí­mi­da, y Lars no de­ja­ba de mi­rar­me. Más ade­lan­te su­pe que le gus­ta­ban las pe­li­rro­jas”. Tras ese pri­mer en­cuen­tro, si­guie­ron ca­mi­nos di­fe­ren­tes. Ella se ca­só, y él tam­bién, dos ve­ces. Pe­ro des­pués de va­rias dé­ca­das vol­vie­ron a en­con­trar­se. “Em­pe­za­mos a es­cri­bir­nos e-mails. Le con­té que mi ma­tri­mo­nio no iba bien, que te­nía pro­ble­mas. Yo vi­vía en Es­to­col­mo, y él to­da­vía es­ta­ba en Es­ta­dos Uni­dos. En se­gui­da nos di­mos cuen­ta de que siem­pre ha­bía ha­bi­do al­go en­tre no­so­tros”.

Cuan­do se ca­sa­ron, en el 2005, ella te­nía 62 años, y él, 68. “Ya no po­día­mos te­ner hi­jos, pe­ro sí po­día­mos es­cri­bir jun­tos, y eso es lo que hi­ci­mos. Nos lo pa­sá­ba­mos en gran­de”, re­cuer­da. Su úl­ti­mo li­bro, Dub­be­lliv, cen­tra­do en la in­fan­cia de am­bos, lo ter­mi­na­ron dos me­ses an­tes de que él fa­lle­cie­ra a cau­sa de una breve en­fer­me­dad. “Le hi­zo muy fe­liz ver fi­na­li­za­do es­te úl­ti­mo pro­yec­to”.

En cuan­to a Imá­ge­nes de Sue­cia, Blomq­vist se­ña­la que “re­fle­ja el sin­ce­ro amor de Lars por su país, es­pe­cial­men­te, por la na­tu­ra­le­za. Le gus­ta­ba el si­len­cio de los la­gos y va- por los bos­ques. Po­día pa­sar ho­ras sen­ta­do, mi­ran­do el bo­ni­to la­go Hö­ren­des­jön en su ca­sa de ve­rano, en Väst­man­land, es­cu­chan­do los pá­ja­ros, los vien­tos, las olas”.

Blomq­vist nos con­ce­de es­ta en­tre­vis­ta des­de San­näsf­jor­den, en la pro­vin­cia de Bohus­län, jun­to a la frontera con No­rue­ga. Es uno de los po­cos fior­dos que hay en Sue­cia y ella y Lars tam­bién pa­sa­ron mu­chas ho­ras jun­tos allí, in­mer­sos en la eter­ni­dad del pai­sa­je. Lo des­cri­ben en el li­bro. “Aquí es­ta­mos so­los, ro­dea­dos por el fior­do, los ár­bo­les, las plan­tas, los ani­ma­les. Si que­re­mos, nos po­de­mos ba­ñar des­nu­dos en el la­go. Es al­go co­mún a to­da Es­can­di­na­via: hay po­cos ha­bi­tan­tes y mu­cha na­tu­ra­le­za. Por es­to, es nor­mal que pa­ra los sue­cos, los no­rue­gos o los fin­lan­de­ses, el en­torno na­tu­ral sea co­mo una es­pe­cie de re­li­gión a la que ren­di­mos cul­to”, ex­pli­ca.

En su re­la­to tam­bién apa­re­cen lo­bos, al­ces y otros ani­ma­les sal­va­jes tí­pi­cos de la re­gión. Aun­que tam­bién de­nun­cian los es­tra­gos que la po­ten­te in­dus­tria fo­res­tal es­tá cau­san­do en los cen­te­na­rios bos­ques del país.

La ciudad de Lund de­ri­va de ‘ar­bo­le­da’ en alu­sión al lu­gar sa­gra­do en el que los vi­kin­gos rea­li­za­ban sa­cri­fi­cios

Lars Gus­tafs­son y Ag­ne­ta Blomq­vist Imá­ge­nes de Sue­cia

NÓR­DI­CA LI­BROS. TRA­DUC­CIÓN: NEILA GAR­CÍA. 176 PÁGINAS. 19,50 EU­ROS

LARS-ERIK LÄRNEMARK

El ma­tri­mo­nio for­ma­do por el au­tor sue­co Lars Gus­tafs­son y Ag­ne­ta Blomq­vist, tam­bién escritora

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.