Las mil aven­tu­ras de Pa­co Mir

La Vanguardia - Culturas - - Escenario|s -

Si le pre­gun­tas a Pa­co Mir cuán­tos es­pec­tácu­los tie­ne ac­tual­men­te gi­ran­do, qui­zás le pon­gas en un bre­te. Em­pie­za a pensar. A con­tar. A re­pa­sar men­tal­men­te dón­de es­tá ca­da uno, por­que son tan­tos que te­me que se le pue­dan ol­vi­dar, que al­guno se le que­de en el tin­te­ro. En Bar­ce­lo­na, siem­pre en el Vic­tò­ria (tea­tro del que Tri­ci­cle es co­pro­pie­ta­rio jun­to a Da­goll Da­gom), ade­más de Jazz Bo­das de Fí­ga­ro, es­tá aho­ra re­pre­sen­tan­do Hits, an­to­lo­gía de los me­jo­res gags del Tri­ci­cle cuan­do la com­pa­ñía cum­ple cua­tro dé­ca­das de vi­da y em­pie­za la que se pre­vé co­mo una lar­ga des­pe­di­da; y La plaça del Dia­mant, el tex­to de Mer­cè Ro­do­re­da que Mir ha di­ri­gi­do pen­san­do en el pú­bli­co es­co­lar y que re­pre­sen­ta con los alum­nos de la Es­co­la Su­pe­rior d’Art Dra­mà­tic Eò­lia, de la que, ade­más, es so­cio y fun­da­dor (con Tony Cas­la co­mo ayu­dan­te de di­rec­ción). Pe­ro no que­da ahí la co­sa, por­que allen­de los es­ce­na­rios tam­bién pa­sea Pa­co Mir otras de las pro­duc­cio­nes que se ha sa­ca­do de la chis­te­ra en los úl­ti­mos tiem­pos: Con­cier­to pa­ra Zapata y or­ques­ta ,el par­ti­cu­lar con­cier­to có­mi­co que ha di­ri­gi­do pa­ra el te­nor Jo­sé Ma­nuel Zapata; Por de­lan­te y por de­trás / Pel da­vant i pel da­rre­ra, su des­ter­ni­llan­te ver­sión de la co­me­dia de Mi­chael Frayn que, dos dé­ca­das des­pués de su pri­mer es­treno, to­da­vía si­gue vi­va (ac­tual­men­te en el Tea­tre Bo­rràs); ¿Hay al­go más abu­rri­do que ser una prin­ce­sa rosa?, un es­pec­tácu­lo in­fan­til (que ha es­cri­to a par­tir de un cuen­to de Ra­quel Díaz Re­gue­ra) con el que lu­cha con­tra los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro; o Los hom­bres son de Mar­te y las mu­je­res de Ve­nus, que si­gue re­pre­sen­tán­do­se en el es­ce­na­rio del Nue­vo Apo­lo de Ma­drid.

La lis­ta es lar­ga, pe­ro se en­tien­de cuan­do Pa­co Mir re­cuer­da que “aun­que to­do el mun­do me si­gue co­no­cien­do por mi tra­ba­jo con Tri­ci­cle, ten­go más de me­dio cen­te­nar de di­rec­cio­nes y adap­ta­cio­nes en mi ha­ber”, des­de Po­lí­ti­ca­ment in­co­rrec­te o El so­par dels idio­tes a mu­si­ca­les co­mo Spa­ma­lot, una ópe­ra pa­ra ni­ños (El bar­be­ro de Se­vi­lla), ope­re­tas co­mo Can­di­de y unos cuan­tos tí­tu­los de zar­zue­las: su ver­sión de Los so­bri­nos del ca­pi­tán Grant se ha re­pues­to cin­co ve­ces en la Zar­zue­la de Ma­drid. “Soy más di­rec­tor que mu­chos di­rec­to­res”, aña­de Mir, que ad­mi­te que uno de sus sue­ños se­ría el de con­se­guir en­trar en el pe­que­ño co­to de di­rec­to­res de tea­tro que han lo­gra­do dar el sal­to a los es­ce­na­rios ope­rís­ti­cos.

“He es­cri­to tea­tro, lo he adap­ta­do y lo he di­ri­gi­do. Pe­ro mu­chos me si­guen vien­do só­lo co­mo uno de los tres miem­bros del Tri­ci­cle. Sin ir más le­jos, nun­ca me han lla­ma­do pa­ra di­ri­gir un es­pec­tácu­lo en el Tea­tre Na­cio­nal o en el Lliu­re”, aña­de el di­rec­tor, a quien tam­po­co pa­re­ce que ese extremo le lle­gue a ro­bar el sue­ño: “Me gus­ta lo que ha­go y si lo ha­go es por­que dis­fru­to. Me gus­ta em­pren­der aven­tu­ras y ver có­mo se pue­den lle­var ideas lo­cas, co­mo la de Jazz Bo­das de Fí­ga­ro, has­ta el es­ce­na­rio”. Así que ahí si­gue, ya pen­san­do cuál pue­de ser su pró­xi­ma aven­tu­ra.

Pa­co Mir reivin­di­ca su tra­ba­jo co­mo di­rec­tor más allá de Tri­ci­cle

bía es­cri­to. Con ese ma­te­rial se fue­ron al Con­ser­va­to­rio y pro­pu­sie­ron a su di­rec­to­ra, Ma­ria Se­rrat, rea­li­zar un ta­ller con los alum­nos de la es­cue­la pa­ra desa­rro­llar el pro­yec­to. “Ese ban­co de prue­bas nos per­mi­tió ex­pe­ri­men­tar y que el pro­yec­to cre­cie­ra”, ex­pli­ca Mir co­mo or­gu­llo­so pa­dre de la cria­tu­ra.

La adap­ta­ción, evi­den­te en la

mú­si­ca y que ha obli­ga­do a en­gra­sar muy bien los en­gra­na­jes en­tre can­tan­tes y trío (“los can­tan­tes se guían por la par­ti­tu­ra, mien­tras que los mú­si­cos de jazz lo ha­cen por los acor­des”, po­ne co­mo ejem­plo Mir), tam­bién ha si­do ne­ce­sa­ria pa­ra ex­pli­car la his­to­ria de una nueva ma­ne­ra: en Jazz Bo­das de Fí­ga­ro una com­pa­ñía se pre­pa­ra pa­ra es­tre­nar la par­ti­tu­ra de Mo­zart cuan­do sur­ge un pe­que­ño pe­ro im­por­tan­te in­con­ve­nien­te: la or­ques­ta no pue­de acu­dir a la ci­ta y no tie­nen más re­me­dio que de­bu­tar acom­pa­ña­dos por un trío de jazz. Es­ta ex­cu­sa sir­ve a Pa­co Mir pa­ra ex­pli­car to­do el li­bre­to que pa­ra Mo­zart es­cri­bió Lorenzo da Pon­te, a par­tir de la obra de Pie­rre-Au­gus­tin Ca­ron de Beau­mar­chais, y que era la se­gun­da par­te de una tri­lo­gía que arran­ca­ba con El bar­be­ro de Se­vi­lla; pe­ro tam­bién pa­ra ex­pli­car to­do el pro­ce­so de pues­ta en es­ce­na de una ópe­ra con to­dos los equí­vo­cos que pue­de lle­gar a pro­vo­car. “Em­pe­za­mos con el es­ce­na­rio des­nu­do y los can­tan­tes ves­ti­dos de ca­lle el día de la pri­me­ra lec­tu­ra del li­bre­to y aca­ba­mos en el día del es­treno, con la es­ce­no­gra­fía y el ves­tua­rio com­ple­tos. La trans­for­ma­ción es len­ta”. Es­ta apues­ta por la me­ta­tea­tra­li­dad, por el tea­tro den­tro del tea­tro, es tam­bién la que le per­mi­te a Mir ali­ge­rar al­gu­nas es­ce­nas del ori­gi­nal que no son de­ci­si­vas pa­ra la ac­ción sin pres­cin­dir de nin­gu­na de las arias más co­no­ci­das y, ade­más, ga­nar co­mi­ci­dad.

Y es que en Jazz Bo­das de Fí­ga­ro no só­lo se ca­sa la ópe­ra con el jazz sino tam­bién una ópe­ra bu­fa con el sen­ti­do del hu­mor ma­de in Tri­ci­cle. Así que, pre­pá­ren­se, los gor­go­ri­tos y las ri­sas es­tán ser­vi­dos.

“Pa­re­ce que con ‘Ham­let’ pue­das ha­cer lo que quie­ras, pe­ro que la mú­si­ca de Mo­zart sea in­to­ca­ble” se que­ja Mir

‘Jazz Bo­das de Fí­ga­ro’ apues­ta por la fór­mu­la del tea­tro den­tro del tea­tro pa­ra trans­for­mar la ópe­ra ori­gi­nal

CÉ­SAR RAN­GEL/AR­CHI­VO

N.C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.