Wins­low cie­rra su gran tri­lo­gía

La Vanguardia - Culturas - - Portada - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

Cier­to cár­tel me­xi­cano de la dro­ga ha cap­tu­ra­do a un so­plón. Lo atan a una si­lla con el cuer­po en­vuel­to en di­na­mi­ta. Van a ma­tar­lo. Pe­ro eso no es su­fi­cien­te. Su muer­te, cla­ro, asus­ta­rá, pe­ro pa­ra evi­tar que el ejem­plo cun­da –pien­sa el je­fe Ti­to As­cen­sión– hay que ha­cer al­go que real­men­te cau­se pa­vor. Así que a unos me­tros co­lo­can, en otra si­lla, tam­bién en­vuel­to en di­na­mi­ta, a su hi­jo de do­ce años. Pri­me­ro obli­gan al so­plón a ver co­mo el ni­ño vuela por los ai­res. Des­pués lo ha­cen ex­plo­tar a él. El ví­deo gra­ba­do por el cár­tel se ha­ce vi­ral.

Es­ta es­ce­na de La fron­te­ra, úl­ti­ma no­ve­la de Don Wins­low, re­sul­ta real­men­te im­pac­tan­te, aun­que no sor­pren­den­te pa­ra quie­nes he­mos se­gui­do las dos an­te­rio­res de la tri­lo­gía del au­tor es­ta­dou­ni­den­se so­bre la gue­rra de las dro­gas: El po­der del pe­rro y El cár­tel.

Con la nue­va en­tre­ga (Har­per Co­llins, 957 pá­gi­nas), Wins­low cie­rra una de las em­pre­sas más am­bi­cio­sas de la na­rra­ti­va con­tem­po­rá­nea, un re­la­to oceá­ni­co so­bre la tra­yec­to­ria de Art Ke­ller des­de sus ini­cios en los años se­ten­ta co­mo jo­ven agen­te de la Drug En­for­ce­ment Ad­mi­nis­tra­tion en Si­na­loa. Su ba­ta­lla con el clan Ba­rre­ra pro­vo­ca la tor­tu­ra y muer­te de su ami­go Er­nie Hi­dal­go: ven­gar­la se­rá el leit­mo­tiv de su ca­rre­ra.

Asis­ti­mos a su fra­ca­so ma­tri­mo­nial y su par­ti­ci­pa­ción en ope­ra­cio­nes en­cu­bier­tas del go­bierno ame­ri­cano en Amé­ri­ca Cen­tral, has­ta el tur­bu­len­to pre­sen­te co­mo di­rec­tor de la DEA, aún en­fren­ta­do a la reali­dad de una gue­rra que se ha pro­lon­ga­do du­ran­te cin­cuen­ta años, que ha cau­sa­do la muer­te, vio­len­ta, de más de cien mil me­xi­ca­nos y, por adic­ción, de de­ce­nas de mi­les de es­ta­dou­ni­den­ses.

Re­la­ta la gue­rra de la dro­ga, y su im­pac­to en la po­lí­ti­ca de Mé­xi­co y EE.UU., du­ran­te cin­co dé­ca­das

Una con­tien­da que ha cos­ta­do bi­llo­nes de dó­la­res in­efi­cien­tes y que en opi­nión del es­cri­tor só­lo aca­ba­rá el día que las dro­gas se le­ga­li­cen. La tri­lo­gía no só­lo cons­ti­tu­ye una gran his­to­ria, tam­bién una de­mo­le­do­ra in­ter­pre­ta­ción de la his­to­ria de Mé­xi­co y EE.UU. en los úl­ti­mos de­ce­nios y de có­mo el di­ne­ro del nar­co­trá­fi­co ha mar­ca­do su po­lí­ti­ca al más al­to ni­vel (con la apa­ri­ción de con­vin­cen­tes tra­sun­tos de Do­nald Trump y su yerno).

El ta­len­to de Wins­low me­re­cía la se­ma­na pa­sa­da el elo­gio de An­to­nio Mu­ñoz Mo­li­na en Babelia, co­mo ejem­plo de un ti­po de no­ve­la es­pe­cial­men­te ca­paz de con­quis­tar lec­to­res en mo­men­tos co­mo el ac­tual. En reali­dad Wins­low es fiel a una lí­nea con dos si­glos de vi­gen­cia: la que abrie­ron en el si­glo XIX au­to­res co­mo Eu­gè­ne Sue (Los mis­te­rios de Pa­rís) y Pon­son du Te­rrail (Ro­cam­bo­le), que al mos­trar al lec­tor, con las téc­ni­cas del fo­lle­tón, la cru­da reali­dad del ham­pa de la épo­ca, en­se­ña­ba tam­bién que la apa­ren­te se­gu­ri­dad de la vi­da bur­gue­sa re­sul­ta­ba muy frá­gil. Lo mis­mo ha­ce Wins­low se­ña­lan­do que el in­fierno es­tá aquí al la­do y en él se han con­de­na­do, co­mo con­se­cuen­cia de es­ta gue­rra, mi­llo­nes de vi­das inocen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.