Hi­jos de Cor­tés en el país del Tío Sam

No­ve­la La fuer­za de los la­zos fa­mi­lia­res en la ex­pe­rien­cia mi­gra­to­ria

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

CAR­LES BAR­BA

Los adic­tos a las no­ve­las de fa­mi­lias –se lla­men Bud­den­brook, Fin­ziCon­ti­ni o in­clu­so Cor­leo­ne– tie­nen aquí un buen bo­ca­do que lle­var­se al co­le­to. El clan en cues­tión es una fa­mi­lia me­xi­ca­na que lle­va un si­glo lu­chan­do por tras­plan­tar­se a Ca­li­for­nia, siem­pre a me­dio ca­mino en­tre la asi­mi­la­ción y la de­por­ta­ción. Luis Al­ber­to Urrea (Ti­jua­na, 1955), a tra­vés de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de De la Cruz, nos ofre­ce los ava­ta­res de una grey tan va­rio­pin­ta co­mo los Buen­día, y que, en lu­gar de pro­crear Au­re­lia­nos, alum­bran Án­ge­les. La no­ve­la pi­vo­ta pre­ci­sa­men­te en uno de ellos, An­ge­lo­te, el pa­triar­ca, que a pun­to de cum­plir los se­ten­ta y aque­ja­do de un cán­cer ter­mi­nal, ha de afron­tar en po­cos días dos ce­le­bra­cio­nes, el funeral de su cen­te­na­ria pro­ge­ni­to­ra, una tí­pi­ca Ma­má Gran­de con aga­llas; y la fies­ta de su aniver­sa­rio, con la que él quie­re aglu­ti­nar a to­dos los su­yos y des­pe­dir­se así, con un buen do de pe­cho, de una exis­ten­cia que cree ha­ber sa­bi­do pi­lo­tar con tem­ple.

La ca­sa de los án­ge­les ro­tos tra­ta de los es­fuer­zos de su­ce­si­vas hor­na­das de De la Cruz por al­can­zar el sue­ño ame­ri­cano. Y de la fuer­za de los la­zos fa­mi­lia­res pa­ra co­ro­nar ese em­pe­ño, o cuan­do me­nos, pa­ra con­so­lar­se de no ha­ber­lo sa­tis­fe­cho. Las es­ca­las geo­grá­fi­cas de esa as­cen­sión a la res­pe­ta­bi­li­dad han si­do fun­da­men­tal­men­te tres: la ori­gi­na­ria La Paz, apos­ta­da en la pun­ta de Ba­ja Ca­li­for­nia; la fron­te­ri­za Ti­jua­na, rui­do­sa y lu­mi­no­sa, y por fin la es­ta­dou­ni­den­se San Die­go, don­de An­ge­lo­te lle­ga a asu­mir la di­rec­ción de un cen­tro in­for­má­ti­co y a po­seer una hol­ga­da ca­sa. A ella con­cu­rren pre­ci­sa­men­te in­nu­me­ra­bles pa­rien­tes pa­ra can­tar­le Las ma­ña­ni­tas (el fe­liz cum­plea­ños me­xi­cano) al compás de unos ma­ria­chis, lo que per­mi­te a Urrea des­ple­gar en mo­sai­co la me­mo­ria de la tri­bu, y des­ovi­llar en de­fi­ni­ti­va un re­la­to co­ral so­bre to­da es­ta he­te­ro­gé­nea pa­ren­te­la, que ha te­ni­do que cons­truir­se una iden­ti­dad en­tre dos pa­trias.

La no­ve­la do­ble­men­te se pro­po­ne des­cri­bir la ex­pe­rien­cia in­mi­gra­to­ria y el pa­pel en ese trán­si­to de la fa­mi­lia co­mo es­pe­jo ét­ni­co. Hay al­gu­nos De la Cruz que se arri­man a más no po­der al úte­ro chi­cano, pe­ro otros (co­mo An­ge­li­to, el her­ma­nas­tro de An­ge­lo­te) se au­to­exi­lian y lle­van su ame­ri­ca­ni­za­ción a re­si­den­ciar­se en con­fi­nes co­mo Seattle. Urrea en to­do ca­so de­ja en­ten­der diá­fa­na­men­te que la xe­no­fo­bia grin­ga ha­cia los la­ti­nos es­tre­cha en los De la Cruz su sen­ti­do de clan, y acen­túa en par­ti­cu­lar el rol de las hem­bras, cu­yo ins­tin­to hi­per­ma­triar­cal no ex­clu­ye por cier- El río Bra­vo mar­ca la fron­te­ra en­tre Mé­ji­co y Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.