Lla­gas en Nue­va York

La Vanguardia - Culturas - - Arte|s -

La Frick Co­llec­tion es­tá en­tre mis mu­seos pre­fe­ri­dos. En un pa­la­ce­te que da al Cen­tral Park el tiem­po se ha de­te­ni­do, de sus pa­re­des cuel­gan po­cos cua­dros pe­ro to­dos son obras maes­tras, un com­pen­dio de la his­to­ria de la pin­tu­ra, de Duc­cio a Ma­net. Re­co­rro la ca­sa y pa­re­ce que va­ya a apa­re­cer Mr. Frick con su ca­be­llo cano y sus ojos de ti­gre. El par­quet cru­je. Hay frag­men­tos que no pue­do de­jar de mi­rar: el es­cri­to­rio de ma­de­ra del San Fran­cis­co de Be­lli­ni, el oro que ba­ña el au­to­rre­tra­to de Rem­brandt ya vie­jo, la piel de man­te­qui­lla de la mu­cha­cha que re­ci­be una car­ta de Ver­meer. Me so­pren­de una Pie­dad que no re­cor­da­ba que en la car­te­la se atri­bu­ye al círcu­lo de Kon­rad Witz. Ob­ser­vo el cuer­po de uno de los la­dro­nes en la cruz, la­ce­ra­do, lleno de he­ri­das pro­du­ci­das por la lan­za fría que aca­ba de pe­ne­trar su piel y aso­cio es­ta ima­gen con los cua­dros de Lu­cio Fon­ta­na que aca­bo de ver en la ex­po­si­ción mo­no­grá­fi­ca que le de­di­ca el Met Brauer. Lu­cio Fon­ta­na: ‘Spa­tial Con­cept, Ex­pec­ta­tions’, 1959

Fon­ta­na reivin­di­ca­ba el ac­to na­da ar­bi­tra­rio de ra­jar una te­la con un cu­chi­llo y me vie­nen a la me­mo­ria mis años en Lon­dres a fi­na­les de los ochen­ta, cuan­do a me­nu­do sa­lían Fon­ta­nas en las subas­tas y se po­dían com­prar por me­nos cin­cuen­ta mil li­bras, cua­dros que hoy va­len mi­llo­nes. Aquí en es­ta fran­qui­cia del Met en Park Ave­nue don­de aho­ra cuel­gan los cua­dros del ar­tis­ta de Ro­sa­rio, pron­to lle­ga­ran las pin­tu­ras de la Frick por­que la ca­sa-mu­seo cie­rra du­ran­te unos años por re­for­mas. Las lla­gas que pin­tó Witz subs­ti­tui­rán los lien­zos apu­ña­la­dos de Lu­cio Fon­ta­na. El ar­te no es más que va­ria­cio­nes so­bre un mis­mo te­ma.

COR­TE­SÍA ME­TRO­PO­LI­TAN ART MU­SEUM NUE­VA YORK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.