Má­la­ga: éxi­to y ca­ren­cias de un des­pe­gue

La ope­ra­ción pa­ra trans­for­mar la ciu­dad an­da­lu­za en un eje mu­seís­ti­co de gran ni­vel se ha sal­da­do con éxi­to, a juz­gar por el tu­ris­mo que atrae. Pe­ro man­tie­ne una asig­na­tu­ra pen­dien­te: el apo­yo y fo­men­to del te­ji­do ar­tís­ti­co lo­cal más allá de la cul­tu­ra de

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s -

GUI­LLER­MO BUSUTIL

La cul­tu­ra se cie­rra. Li­bre­rías, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, re­vis­tas li­te­ra­rias, em­pre­sas con fun­da­cio­nes pa­ra el fo­men­to cul­tu­ral. Su ren­ta­bi­li­dad no cua­dra con las exi­gen­cias Ex­cel de quié­nes di­se­ñan los ne­go­cios del bie­nes­tar, la eva­sión del pen­sa­mien­to, el pro­gre­so so­cial y sus be­ne­fi­cios al al­za. Su­ce­de en ca­si to­das las ca­pi­ta­les de la car­to­gra­fía na­cio­nal me­nos en Má­la­ga. Allí, su al­cal­de, Fran­cis­co de la To­rre, en­con­tró en la cul­tu­ra la pie­dra fi­lo­so­fal del tu­ris­mo.

Una ma­ña­na de ha­ce una dé­ca­da di­jo a sus fie­les y a sus ve­ci­nos que ha­bía te­ni­do un sue­ño: ser ca­pi­tal eu­ro­pea de la cul­tu­ra en el 2016. Má­la­ga, la ciu­dad de las mil ta­ber­nas y una so­la li­bre­ría, la del re­ba­la­je de las sui­zas en bi­ki­ni y los beat­niks de los se­sen­ta, una equis de sol y pla­ya en una es­qui­na del ma­pa, as­pi­ra­ba a un sal­to cua­li­ta­ti­vo en lo tu­rís­ti­co, en lo eco­nó­mi­co, en su au­to­es­ti­ma. No con­tó De la To­rre con los ele­men­tos, ni los ha­dos de la po­lí­ti­ca le fue­ron pro­pi­cios, sujetos co­mo siem­pre a in­tere­ses de tras­tien­da que de­ter­mi­nan el éxi­to o la de­rro­ta, pe­ro quien sue­ña re­sis­te.

Y es­te hom­bre po­pu­lar, edu­ca­do, se­rio, en lu­gar de ti­rar la toalla y con­for­mar­se con su Cen­tro de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, abier­to a la van­guar­dia de fue­ra, y la Fun­da­ción-Ca­sa Na­tal Pa­blo Ruiz Pi­cas­so, se em­pe­ñó en ju­gar sus car­tas a lo gran­de: traer­se a Má­la­ga a Ru­sia y a Fran­cia, y de pa­so par­te de la co­lec­ción de una ba­ro­ne­sa his­pano-sui­za. En es­ca­so tiem­po su ilu­sión dio fru­to, y con el Mu­seo Pi­cas­so Má­la­ga, ti­tu­la­ri­dad de la Jun­ta de An­da­lu­cía y ár­bol to­té­mi­co de su apues­ta, el al­cal­de del PP abrió el Mu­seo Car­men Thys­sen, el Cen­tro Pom­pi­dou Má­la­ga y el Mu­seo Ru­so, crean­do des­de el 2015 un par­que mu­seís­ti­co que ha con­ver­ti­do a Má­la­ga en la is­la del te­so­ro del tu­ris­mo.

Es­te sue­ño de De la To­rre ha su­pues­to una in­ver­sión municipal su­pe­rior a los cien mi­llo­nes de eu­ros en los úl­ti­mos diez años, y un pre­su­pues­to de cul­tu­ra que en el 2019 al­can­za los quin­ce mi­llo­nes. Po­co pea­je pa­ra la Dis­ney­lan­dia mu­seís­ti­ca que el pa­sa­do año tu­vo tres mi­llo­nes de tu­ris­tas, ava­lan­do su ofer­ta co­mo la más com­pe­ti­ti­va de Es­pa­ña y un im­pac­to ge­ne­ra­do por el gas­to de vi­si­tan­tes, con mo­ti­va­ción mu­seís­ti­ca en la ciu­dad de Má­la­ga, que ro­za los 547 mi­llo­nes de eu­ros. No hay du­da que a ve­ces los sue­ños se cum­plen, y gra­cias a es­te Má­la­ga des­pe­gó de un apa­ci­ble pre­sen­te sin más ajuar que su pa­sa­do de ae­ro­puer­to del Torremolin­os de los se­ten­ta y su sa­bro­so pes­caí­to fri­to, y se ha pro­yec­ta­do en el ma­pa in­ter­na­cio­nal con una mar­ca con gan­cho: “Má­la­ga, ciu­dad de mu­seos. Don­de ha­bi­ta el ar­te”.

El ol­vi­do es una vie­ja en­fer­me­dad es­pa­ño­la. A ca­si na­die le gus­ta ha­cer me­mo­ria, y me­nos aún si al ha­cer­lo ilu­mi­na los acier­tos en pe­num­bra del ad­ver­sa­rio o las ca­ren­cias y erro­res que ca­si to­da po­lí­ti­ca ha ocul­ta­do

Orí­ge­nes de ciu­dad Pi­cas­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.