La fra­ter­ni­dad del sol

Do­cu­men­to Se pu­bli­ca en cas­te­llano el co­rreo que man­tu­vie­ron Albert Ca­mus y Re­né Char du­ran­te más de una dé­ca­da, tex­tos esen­cia­les pa­ra co­no­cer a dos au­to­res que mar­ca­ron el siglo XX

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

ALBERT LLA­DÓ

El 1 de mar­zo de 1946 Re­né Char es­cri­be por pri­me­ra vez a Albert Ca­mus pa­ra ma­ni­fes­tar­le la afi­ni­dad, estética y po­lí­ti­ca, que ha des­cu­bier­to en­tre am­bos. En di­ciem­bre de 1959 el poe­ta le en­vía una car­ta, la úl­ti­ma, pa­ra de­cir­le que pron­to lo vi­si­ta­rá en Lour­ma­rin. Y así lo ha­ce. El 1 de enero de 1960 pa­san el pri­mer día del año jun­tos en esa lo­ca­li­dad de la Pro­ven­za. Tan só­lo tres días des­pués, Albert Ca­mus mo­ri­rá en un te­rri­ble ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co cuan­do re­gre­sa­ba a Pa­rís jun­to al edi­tor Mi­chel Ga­lli­mard. La co­rres­pon­den­cia que com­par­ten du­ran­te más de una dé­ca­da, y que aho­ra pu­bli­ca en cas­te­llano Al­fa­be­to, des­ve­la có­mo la amis­tad se trans­for­ma en una fra­ter­ni­dad in­des­truc­ti­ble, la de dos hom­bres que su­pie­ron descubrir la in­do­mes­ti­ca­ble be­lle­za de la vi­da en un siglo ame­na­za­do por to­do ti­po de dog­ma­tis­mos y de ti­nie­blas.

Las car­tas nos per­mi­ten en­trar en la in­ti­mi­dad de los pro­yec­tos com­par­ti­dos, co­mo la pu­bli­ca­ción de Las ho­jas de Hip­nos de Re­né Char, en la co­lec­ción Es­poir, que Albert Ca­mus di­ri­gía, o los es­fuer­zos pa­ra ti­rar ade­lan­te una re­vis­ta con­ce­bi­da por am­bos, Em­pé­do­cle, y de la que tan só­lo con­se­gui­rán sa­car on­ce nú­me­ros. Pe­ro tam­bién ve­mos có­mo se pi­den pe­que­ños fa­vo­res (Char le bus­ca sin éxi­to ca­sa a Ca­mus en Vau­clu­se, aun­que lue­go com­par­ti­rán edi­fi­cio en Pa­rís) o có­mo se ex­pli­can sus pro­ce­sos crea­ti­vos, sus du­das e in­se­gu­ri­da­des co­mo au­to­res.

Es­ta­mos an­te tex­tos lle­nos de es­pe­ran­za, de éxi­tos, y tam­bién de do­lor. Albert Ca­mus cae­rá en­fer­mo du­ran­te es­tos años, con una tu­bercu­losis que arras­tra des­de la pri­me­ra ju­ven­tud. Tam­bién lee­mos su im­po­ten­cia, y su mie­do, cuan­do su mu­jer Fran­ci­ne pa­de­ce una gra­ve de­pre­sión. Re­né Char, a su vez, le cuen­ta el desa­so­sie­go que le pro­du­ce ser tes­ti­go de có­mo su ma­dre se va mu­rien­do po­co a po­co, con una dig­ni­dad que le im­pre­sio­na y con­mue­ve.

En 1951 apa­re­ce El hom­bre re­bel­de, y Sar­tre, vía Fran­cis Jean­son, ata­ca con to­da la vi­ru­len­cia a Ca­mus des­de la re­vis­ta Les Temps Mo­der­nes. El autor de El ex­tran­je­ro se sien­te real­men­te so­lo. Pe­ro ahí es­tá Re­né Char, de­fen­dien­do una po­si­ción in­có­mo­da pa­ra am­bos, pe­ro que es la úni­ca que pue­den adop­tar an­te los abu­sos es­ta­li­nis­tas. En 1957 lle­ga­rá otro gi­ro ines­pe­ra­do. Con­ce­den el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra a Albert Ca­mus con­tra to­do pro­nós­ti­co. Tie­ne tan só­lo 44 años, y apun­ta en su cua­derno: “Ex­tra­ña sen­sa­ción de ago­bio y me­lan­co­lía. Con vein­te años, po­bre, des­po­ja­do, su­pe lo que es la ver­da­de­ra glo­ria”. No es fal­sa mo­des­tia. Ni re­sul­ta­do de la eu­fo­ria. Esos días pa­de­ce­rá te­rri­bles ata­ques de pá­ni­co y an­sie­dad.

No siem­pre es fá­cil en­con­trar­se. Des­pués de la con­ce­sión del No­bel, la agen­da de Albert Ca­mus se mul­ti­pli­ca. Ne­ce­si­ta si­len­cio pa­ra se­guir es­cri­bien­do. Via­ja siem­pre que pue­de. Pe­ro nun­ca se ol­vi­da de Re­né Char, que pa­ra él es una es­pe­cie de fa­ro. “Es­toy can­sa­do, lo re­co­noz­co, pe­ro no lo bas­tan­te pa­ra de­jar de que­rer a quie­nes quie­ro in­con­di­cio­nal­men­te”, le es­cri­be en mar­zo de 1959, po­cos me­ses an­tes de su muer­te.

El vo­lu­men in­clu­ye, ade­más, va­rios anexos que nos per­mi­ten com­pren­der has­ta qué pun­to es­tos dos es­cri­to­res, re­pu­dia­dos tan­to por el fascismo co­mo por el co­mu­nis­mo, en­cuen­tran en su re­la­ción un bál­sa­mo pa­ra re­afir­mar­se en su com­pro­mi­so. Lee­mos, por ejem­plo, el guión de un pro­gra­ma de ra­dio de­di­ca­do a Re­né Char y que fue pre­sen­ta­do en 1948 por Albert Ca­mus. Y, en­tre otros do­cu­men­tos, la pre­pa­ra­ción de un li­bro es­cri­to a cua­tro ma­nos, La pos­te­ri­dad del sol, que, jun­to a las fo­to­gra­fías de Hen­riet­te Grin­dat, in­ten­ta­ba ex­pli­car la ma­gia del pai­sa­je de l’Is­le-sur-la-Sor­gue, don­de Char so­lía pa­sar lar­gas tem­po­ra­das, y cu­ya ca­sa vi­si­ta­ba Ca­mus siem­pre que po­día. An­tes de des­pe­dir­se pa­ra siem­pre, el autor de El mi­to de Sí­si­fo le di­ce a su com­pa­ñe­ro de via­je: “Re­né, pa­se lo que pa­se, ¡en­cár­gue­se de que nues­tro li­bro exis­ta!”.

Tres días des­pués de ver­se, Ca­mus mo­ri­rá de re­gre­so a Pa­rís en un te­rri­ble ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co jun­to al edi­tor Mi­chel Ga­lli­mard

“Lo cier­to es que hay que en­con­trar el amor an­tes que la mo­ral… Siem­pre he pro­cu­ra­do evi­tar la so­le­dad, la di­fe­ren­cia, lo ín­ti­mo. Siem­pre qui­se vi­vir en com­pa­ñía”.

Albert Ca­mus-Re­né Char Co­rres­po­nen­cia 1946-1959

AL­FA­BE­TO. TRA­DUC­CIÓN: ANA NU­ÑO. 184 PÁ­GI­NAS. 22 EU­ROS

“Es­te me­dio siglo se­rá una au­ro­ra, no una no­che: tal es nues­tra fe, la su­ya y la mía”.

“Des­pués de es­ta tem­po­ra­da, que he pa­sa­do li­te­ral­men­te car­co­mi­do por las du­das so­bre mí mis­mo, es la pri­me­ra lec­tu­ra (se re­fie­re a Re­cher­che de la ba­se et du som­met, de Char) de la que sal­go sin­tién­do­me con fuer­zas y ca­si con con­fian­za”.

“El ca­mino de la his­to­ria dis­cu­rre hoy, pa­ra no­so­tros, en­tre el es­pí­ri­tu de la in­jus­ti­cia y el es­pí­ri­tu de la di­mi­sión. Fran­cia ha ol­vi­da­do que la jus­ti­cia es, an­te to­do, una po­ten­cia, que la in­te­li­gen­cia, si no es ri­gu­ro­sa, no es na­da”.

“Con­fie­so que, an­tes de co­no­cer­le, po­día pres­cin­dir de la poe­sía… Qué se­rá de no­so­tros es una pre­gun­ta va­na, ya nos he­mos con­ver­ti­do en lo que so­mos. Es­to lo com­pren­do cuan­do le leo”.

“Cuan­to más es­cri­bo, me­nos se­gu­ro me sien­to. En el ca­mino por el que avan­za el ar­tis­ta, la no­che se ha­ce ca­da vez más os­cu­ra. Has­ta que, por úl­ti­mo, mue­re cie­go. So­lo ten­go fe en que hay una luz que lo ha­bi­ta (...) que bri­lla a pe­sar de to­do. Pe­ro có­mo es­tar se­gu­ro. Por eso hay que apo­yar­se en el ami­go que sa­be y com­pren­de y que avan­za al mis­mo pa­so”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.