Introducci­ón a un tea­tro de la dig­ni­dad

El fi­ló­so­fo Javier Go­má Lan­zón, autor de la ‘Te­tra­lo­gía de la ejem­pla­ri­dad’, es­cri­be tea­tro y re­fle­xio­na so­bre el gé­ne­ro. Publicamos la introducci­ón de su úl­ti­ma obra.

La Vanguardia - Culturas - - Mirada|s -

JAVIER GO­MÁ LAN­ZÓN

Se re­pi­te a me­nu­do aque­llo de que en filosofía lo im­por­tan­te son las pre­gun­tas, no las res­pues­tas. Opino lo con­tra­rio. Las pre­gun­tas fi­lo­só­fi­cas son pre­vi­si­bles, siem­pre las mis­mas, mien­tras que lo en­jun­dio­so re­si­de en las res­pues­tas ofre­ci­das por ca­da autor. Dos son las pre­gun­tas fi­lo­só­fi­cas fun­da­men­ta­les: qué hay en el mun­do y, en se­gun­do lu­gar, qué ha­cer con lo que hay. Res­pon­de la filosofía a la pri­me­ra con una on­to­lo­gía, a la se­gun­da con la pro­pues­ta de un ideal hu­mano. Por ir a lo más cer­cano, a las dos pre­gun­tas men­cio­na­das la Te­tra­lo­gía de la ejem­pla­ri­dad con­tes­ta: lo que hay en la reali­dad –es­truc­tu­rán­do­la co­mo ser y ha­cién­do­la in­te­li­gi­ble– es el uni­ver­sal con­cre­to del ejem­plo; lo que de­be­mos ha­cer, si desea­mos vi­vir con dig­ni­dad, es imi­tar el ideal de ejem­pla­ri­dad.

Una vez in­tui­do el ideal y en el tran­ce de con­tar­lo a los de­más, ca­da autor ela­bo­ra un plan de es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­ti­va y eli­ge el gé­ne­ro que juz­ga más apro­pia­do. La filosofía es un gé­ne­ro po­si­ble; la li­te­ra­tu­ra, otro, ca­da uno con unas pe­cu­lia­ri­da­des que mo­de­lan el men­sa­je.

La filosofía se mue­ve en el cie­lo de los con­cep­tos. Por mu­cho que el fi­ló­so­fo en cues­tión sea un nihi­lis­ta con­su­ma­do –hoy lo son ca­si to­dos– y de­fien­da que rei­na el caos y el sin­sen­ti­do en es­te mun­do, en el que nin­gún ideal se­ría po­si­ble, cuan­do se sien­ta a es­cri­bir un en­sa­yo so­bre el caos y el ab­sur­do sin­sen­ti­do de la vi­da lo ha­rá siem­pre, si se tra­ta de un es­cri­tor com­pe­ten­te, com­po­nien­do un tex­to or­de­na­do, cohe­ren­te y lleno de sen­ti­do. El gé­ne­ro li­te­ra­rio de la filosofía es apro­pia­do pa­ra los enun­cia­dos ge­ne­ra­les y per­ma­nen­tes so­bre el ideal, que dis­fru­tan de la se­re­ni­dad im­per­tur­ba­ble de las ver­da­des sub spe­cie ae­ter­ni­ta­tis y so­bre­vue­lan las apo­rías in­so­lu­bles de nues­tra ex­pe­rien­cia real. Pa­ra aten­der es­tas úl­ti­mas se ha de aban­do­nar el cie­lo de la filosofía y ate­rri­zar en el sue­lo de la li­te­ra­tu­ra, el gé­ne­ro del an­tes y el des­pués, co­mo la no­ve­la o el tea­tro, mu­cho más apro­pia­do pa­ra dar cuen­ta de los an­ta­go­nis­mos de la do­lien­te tem­po­ra­li­dad hu­ma­na, cu­yo exis­tir es en sí mis­mo con­flic­ti­vo.

Es­te des­cen­di­mien­to de la eter­ni­dad fi­lo­só­fi­ca a la mor­ta­li­dad li­te­ra­ria con sus an­ti­no­mias irre­con­ci­lia­bles se ra­di­ca­li­za aún más cuan­do la li­te­ra­tu­ra de lle­ga­da es la ‘La me­ta­mor­fo­sis’ de Kaf­ka en la ver­sión de La Fu­ra dels Baus que se es­tre­nó en Ja­pón en el 2005 an­tes de gi­rar por Eu­ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.