Dos mí­ti­cas fi­gu­ras nór­di­cas

La Vanguardia - Culturas - - Portada - SER­GIO VI­LA-SAN­JUÁN

El ase­si­na­to del pri­mer mi­nis­tro so­cia­lis­ta sue­co Olof Pal­me el 28 de fe­bre­ro de 1986 cons­ti­tu­ye, des­pués del de Ken­nedy, el mag­ni­ci­dio más mis­te­rio­so del úl­ti­mo si­glo. Es un ca­so que si­gue abier­to y so­bre cu­yos res­pon­sa­bles y cau­sas no se ha lle­ga­do a nin­gu­na con­clu­sión.

No sa­bía­mos, yo al me­nos, que una de las per­so­nas que lo in­ves­ti­gó a fon­do fue Stieg Lars­son. El gran re­no­va­dor de la no­ve­la ne­gra nór­di­ca se su­mer­gió en el te­ma los dos años pos­te­rio­res al cri­men y co­la­bo­ró en los ar­tícu­los que otros in­for­ma­do­res de­di­ca­ron al te­ma. En las hoy fa­mo­sí­si­mas no­ve­las de la tri­lo­gía Mi­lle­nium no se abor­da es­ta cues­tión, pe­ro re­sul­tan cons­tan­tes las re­fe­ren­cias a las cons­pi­ra­cio­nes cri­mi­na­les de ba­se po­lí­ti­ca y a los sis­te­mas de tra­ba­jo de los pe­rio­dis­tas sue­cos de de­nun­cia.

El pa­dre li­te­ra­rio de Lis­beth Sa­lan­der, que fa­lle­ció en el año 2004, de­jó un am­plio ar­chi­vo con sus pes­qui­sas, do­cu­men­tan­do así la co­ne­xión en­tre las dos fi­gu­ras sue­cas más le­gen­da­rias de nues­tro tiem­po. En el 2013, otro pe­rio­dis­ta del país, Jan Stoc­klas­sa, ac­ce­dió a es­te fon­do do­cu­men­tal, que des­mon­ta­ba va­rias de las ex­pli­ca­cio­nes ba­ra­ja­das en la in­ves­ti­ga­ción ofi­cial.

Stoc­klas­sa re­cons­tru­ye el pe­ri­plo de Lars­son y lue­go abre su pro­pia in­ves­ti­ga­ción, y el re­sul­ta­do es el li­bro que aca­ba de pu­bli­car Ro­ca Edi­to­rial: Stieg Lars­son. El le­ga­do. Las cla­ves ocul­tas del ase­si­na­to de Olof Pal­me. Tras el ase­si­na­to, re­la­ta, hu­bo un cier­to des­con­cier­to res­pec­to a qué de­par­ta­men­to de po­li­cía iba a ocu­par­se del ca­so. Y des­de el prin­ci­pio apa­re­ció la Sä­po, po­li­cia se­cre­ta sue­ca, muy fa­mi­liar pre­ci­sa­men­te a los lectores de Lars­son.

Stieg Lars­son in­ves­ti­gó a fon­do du­ran­te dos años el ase­si­na­to de Olof Pal­me, aho­ra re­cons­trui­do

Se si­guie­ron va­rias pis­tas, una que apun­ta­ba a la ex­tre­ma de­re­cha sue­ca, otra a mer­ce­na­rios de Ro­de­sia, otra al PKK tur­co… El tes­ti­mo­nio de la viu­da de Pal­me lle­vó a de­te­ner a un dro­ga­dic­to, Chis­ter Pat­ter­son, que pron­to que­dó li­bre por fal­ta de prue­bas. En su in­da­ga­ción, Stoc­klas­sa si­guió la pis­ta de per­so­na­jes que pa­re­cen di­rec­ta­men­te ins­pi­ra­do­res de per­so­na­jes de Lars­son, co­mo el adi­ne­ra­do ul­tra­de­re­chis­ta Alf Eners­trom y su mu­jer la ac­triz Gio Pe­tre. Via­jó a Su­dá­fri­ca, Che­quia y Chi­pre. Tra­tó con per­so­na­jes pe­li­gro­sos, co­mo Craig Wi­lliam­son, “el me­jor es­pía de la Su­dá­fri­ca del apart­heid”. Y con­si­guió la a ayu­da de una mu­jer che­ca, Li­da Ko­mar­ko­vá, al­go mis­te­rio­sa, que le pu­so, co­mo nue­va Sa­lan­der, en con­tac­to con unos hac­kers… Y que es­tu­vo pre­sen­te en la pre­sen­ta­ción bar­ce­lo­ne­sa de la obra.

Stoc­klas­sa ha ele­gi­do la fór­mu­la del puzzle, con sal­tos ade­lan­te y atrás en el tiem­po, y con un tono, al­go in­trin­ca­do, a me­dio ca­mino en­tre la ob­je­ti­vi­dad del pe­rio­dis­mo y la sub­je­ti­vi­dad del tes­ti­mo­nio per­so­nal. ¿Quién ma­tó a Olof Pal­me, y por qué lo hi­zo? La res­pues­ta hi­po­té­ti­ca del autor a es­ta pre­gun­ta la de­ja­mos co­mo in­vi­ta­ción a su­mer­gir­se en las pá­gi­nas de su obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.