Ga­ran­ti­zar el plu­ri­lin­güis­mo

Do­cu­men­to Mer­cè Vi­la­rru­bias pro­po­ne una ley de Len­guas que me­jo­re el tra­to que les da el Es­ta­do, y tam­bién las au­to­no­mías bi­lin­gües

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s -

AL­BERT BRANCHADEL­L

Tras vin­di­car una edu­ca­ción bi­lin­güe pa­ra Ca­ta­lun­ya en Su­mar y no res­tar (2012), la ca­te­drá­ti­ca de la Es­cue­la Ofi­cial de Idio­mas de Bar­ce­lo­na-Dras­sa­nes Mer­cè Vi­la­rru­bias (Sa­ba­dell, 1964) pu­bli­ca aho­ra una atre­vi­da pro­pues­ta de una ley de Len­guas pa­ra Es­pa­ña.

El pun­to de par­ti­da de Vi­la­rru­bias es diá­fano: “La di­ver­si­dad lin­güís­ti­ca es una reali­dad de Es­pa­ña. A unos les gus­ta­rá más y a otros me­nos, pe­ro es­ta es la reali­dad y, co­mo tal, de­be ser pen­sa­da y ges­tio­na­da”. Vi­la­rru­bias en­tien­de que esa reali­dad no se ha ges­tio­na­do ade­cua­da­men­te, ni en las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, que no han re­co­no­ci­do lo su­fi­cien­te el ca­ta­lán, el ga­lle­go y el eus­ke­ra, ni en las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas bi­lin­gües go­ber­na­das por los na­cio­na­lis­tas, don­de se ha usa­do el con­cep­to de “len­gua pro­pia” pa­ra des­bor­dar el ar­tícu­lo 3 de la Cons­ti­tu­ción, vio­len­tar la desea­ble si­me­tría en­tre len­guas co­ofi­cia­les y fi­nal­men­te ne­gar “to­do de­re­cho lin­güís­ti­co” a los ciu­da­da­nos cas­te­lla­noha­blan­tes.

Se­gún Vi­la­rru­bias una re­for­ma lin­güís­ti­ca en Es­pa­ña de­be­ría asen­tar­se en dos pi­la­res, que al mis­mo tiem­po son los dos ob­je­ti­vos de su ley de Len­guas Ofi­cia­les y De­re­chos Lin­güís­ti­cos: el fo­men­to del plu­ri­lin­güis­mo des­de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y la es­pe­ci­fi­ca­ción y ga­ran­tía del ejer­ci­cio de los de­re­chos lin­güís­ti­cos de to­dos los ciu­da­da­nos, tan­to de los ha­blan­tes de ca­ta­lán, ga­lle­go y eus­ke­ra en sus re­la­cio­nes con el Es­ta­do, co­mo de los ha­blan­tes de es­pa­ñol en sus re­la­cio­nes con las ad­mi­nis­tra­cio­nes de las co­mu­ni­da­des bi­lin­gües.

En el pri­mer ca­so, Vi­la­rru­bias con­si­de­ra –ins­pi­rán­do­se en Ca­na­dá– que la ley de­be de­cla­rar el ca­ta­lán, el ga­lle­go y el eus­ke­ra “len­guas del Es­ta­do” con una se­rie de de­re­chos lin­güís­ti­cos aso­cia­dos, en­tre los cua­les des­ta­ca la po­si­bi­li­dad de de­cla­rar en la len­gua ele­gi­da en el Tri­bu­nal Su­pre­mo y la Au­dien­cia Na­cio­nal, o tam­bién la po­si­bi­li­dad de ha­blar en la len­gua de elec­ción en el Con­gre­so y el Se­na­do. En el se­gun­do ca­so, la ley de­be es­pe­ci­fi­car los ám­bi­tos de uso en las co­mu­ni­da­des bi­lin­gües en los que de­be evi­tar­se la ex­clu­sión ab­so­lu­ta del cas­te­llano que, se­gún Vi­la­rru­bias, se da en la ac­tua­li­dad (cu­rio­sa­men­te aquí des­apa­re­ce la pers­pec­ti­va com­pa­ra­da). Mer­cè Vi­la­rru­bias

En to­dos es­tos ám­bi­tos, Vi­la­rru­bias pro­po­ne es­ta­ble­cer un por­cen­ta­je mí­ni­mo de pre­sen­cia y uso de las len­guas co­ofi­cia­les, que sin mu­cha jus­ti­fi­ca­ción si­túa en un 30%, y te­nien­do en cuen­ta que en el cam­po de la edu­ca­ción no des­car­ta una do­ble lí­nea es­co­lar, con una pre­sen­cia del 100% de ca­da len­gua en su lí­nea res­pec­ti­va.

La ini­cia­ti­va de Vi­la­rru­bias es loa­ble: me­jo­rar el re­co­no­ci­mien­to del ca­ta­lán, ga­lle­go y eus­ke­ra en las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y ga­ran­ti­zar los de­re­chos lin­güís­ti­cos de to­dos los ciu­da­da­nos en las co­mu­ni­da­des bi­lin­gües son ob­je­ti­vos muy va­lio­sos pa­ra ase­gu­rar la con­vi­ven­cia lin­güís­ti­ca. Pe­ro su pro­pues­ta me­re­ce unos cuan­tos re­pro­ches. En el as

DEUS­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.