Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te o la dis­tin­ción de Es­pa­ña

El re­ga­lo de un gran no­ve­lis­ta a la so­cie­dad es­pa­ño­la pue­de leer­se co­mo un mo­derno epí­lo­go a ‘El Qui­jo­te’, con hu­mor, sar­cas­mo y de­nun­cia

La Vanguardia - Culturas - - Libro|s - JO­SÉ EN­RI­QUE RUIZ-DO­MÈ­NEC

En ese es­ce­na­rio por­ten­to­so y trá­gi­co al que lla­ma­mos Es­pa­ña, se reúnen a me­nu­do los hom­bres y las mu­je­res pa­ra que­jar­se: no del país que, se­gún opi­nión uná­ni­me, es de los más be­llos de la Tie­rra, sino de las opor­tu­ni­da­des per­di­das que se les ha ido brin­dan­do a lo lar­go de la his­to­ria. El ca­rác­ter de sus ha­bi­tan­tes, del que ha­bló el gran his­to­ria­dor ro­mano Ti­to Li­vio pa­ra ad­ver­tir­le al em­pe­ra­dor Au­gus­to del pro­ble­ma al que se iba a en­fren­tar, atra­vie­sa los si­glos con su AL­FA­GUA­RA. 243 PÁ­GI­NAS. 18,90 EU­ROS

ten­den­cia a des­truir lo que cons­tru­ye. Aso­ma así ines­pe­ra­da, dis­cre­ta­men­te, des­de una épo­ca an­ti­gua, el ras­go pri­va­ti­vo de un país ca­paz de es­tro­pear sus me­jo­res lo­gros de­bi­do a la tor­pe­za, tru­fa­da de vanidad, de sus di­ri­gen­tes. Es­pa­ña, una tie­rra ol­vi­da­da por el sen­ti­do co­mún. Y los que du­den del diag­nós­ti­co lean el li­bro Una his­to­ria de Es­pa­ña, don­de Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te sa­le al en­cuen­tro de su país no co­mo un es­pec­ta­dor de­trás de la ba­rre­ra, sino en la mis­ma are­na, con la con­vic­ción que se tu­vo an­ta­ño, en 1898, cuan­do so­nó pa­ra Es­pa­ña la ho­ra eu­ro­pea y que con­du­jo a Or­te­ga a ha­blar de la re­be­lión de las ma­sas y a Una­muno del sen­ti­mien­to trá­gi­co de la vi­da.

El li­bro, fru­to de una co­la­bo­ra­ción con el su­ple­men­to XL Se­ma­nal, es una su­ce­sión de es­tam­pas (no­ven­ta y dos, con­tan­do con el epí­lo­go) des­de el más re­mo­to pa­sa­do has­ta la más ra­bio­sa ac­tua­li­dad que per­mi­ten des­cu­brir que siem­pre ha si­do igual en es­te país: una cla­se po­lí­ti­ca co­rrup­ta y mal­ver­sa­do­ra de bie­nes pú­bli­cos, unos re­li­gio­sos ta­jan­tes que que­man al que les dis­cu­te, un go­bierno in­ca­paz que re­cu­rre a la Gue­rra Ci­vil pa­ra se­guir me­dran­do, un ape­go a ex­ter­mi­nar al opo­nen­te, no a con­ven­cer­lo. Aun así, a lo lar­go de una his­to­ria des­gra­cia­da pe­ro fas­ci­nan­te, los es­pa­ño­les han ex­pre­sa­do su in­dig­na­ción con hu­mor, gra­cias a una len­gua ro­bus­ta, vi­sual, co­mo que­ría Juan de Val­dés o el pro­pio Ne­bri­ja, de la que es­te li­bro es una bue­na mues­tra (no en vano su autor es aca­dé­mi­co de la Es­pa­ño­la); pe­ro tam­bién gra­cias a una tra­di­ción li­te­ra­ria en­fren­ta­da al desa­tino de los po­de­ro­sos con iro­nía, in­clu­so sar­cas­mo, des­de Ro­jas o Cer­van­tes has­ta La­rra o Ga­ni­vet.

La per­sis­ten­cia de si­tua­cio­nes, Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te en la pre­sen­ta­ción de su li­bro en Ma­drid

fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles, es una cons­tan­te en el li­bro, des­de la des­crip­ción de los go­dos has­ta el fran­quis­mo, el ar­gu­men­to ol­vi­da­do de la ac­tual en­se­ñan­za. Bas­te leer el pá­rra­fo de có­mo se li­qui­dó el im­pe­rio ro­mano en Es­pa­ña pa­ra dar­nos cuen­ta del es­ti­lo: “Ima­gí­nen­se a la cla­se po­lí­ti­ca de en­ton­ces, más o me­nos co­mo aho­ra la chus­ma di­ri­gen­te es­pa­ño­la, con el im­pe­rioes­ta­do he­cho una pil­tra­fa, la co­rrup­ción, la man­gan­cia y la va­gan­cia, los se­na­do­res Ana­sa­gas­tis y los dipu­tados Ru­fia­nes, la pe­ña in­dig­na­da cuan­do to­da­vía no se ha­bían pues­to de mo­da las ma­ne­ras po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas y to­do se arre­gla­ba de­go­llan­do”.

Las es­tam­pas se su­ce­den sin pa­rar, hay que leer­lo de un ti­rón, pa­ra lue­go vol­ver so­bre sus frag­men­tos ma­gis­tra­les que son mu­chos, por cier­to. Des­de el con­se­jo que Leo­vi­gil­do le da a su hi­jo (“mi­ra, cha­val, és­te es un país con un al­to por­cen­ta­je de hi­jos de pu­ta por metro cuadrado, y su na­tu­ra­le­za se lla­ma gue­rra ci­vil”) has­ta la de­fi­ni­ción de lo que fue Al Án­da­lus (“ese

cuen­to chino de un país to­le­ran­te y fe­liz, lleno de poe­tas y gen­te cul­ta, don­de se be­bía vino, ha­bía to­le­ran­cia re­li­gio­sa y las se­ño­ras eran más li­bres que en otras par­tes, no se lo tra­ga ni el idio­ta que lo in­ven­tó”), en­con­tra­re­mos aquí de­ce­nas de ob­ser­va­cio­nes jui­cio­sas y de co­men­ta­rios in­tem­pes­ti­vos so­bre los epi­so­dios más re­le­van­tes de nues­tra his­to­ria, sin la épi­ca de Gal­dós pe­ro con un fuer­te rea­lis­mo na­rra­ti­vo. Es­te li­bro es Pé­rez-Re­ver­te en es­ta­do pu­ro. La se­ve­ri­dad de su mi­ra­da le sa­le na­tu­ral, co­mo si for­ma­se con él una mis­ma sus­tan­cia, se­gún po­de­mos apre­ciar en el mo­do de con­cluir una de esas es­tam­pas di­cien­do “de lo que ha­bla­re­mos en el ca­pí­tu­lo si­guien­te de nues­tra siem­pre apa­sio­nan­te, la­men­ta­ble y muy his­pa­na his­to­ria”.

El re­cur­so del hu­mor, ele­men­to cla­ve de la ca­tar­sis de una so­cie­dad apri­sio­na­da en la ig­no­ran­cia de su his­to­ria, no só­lo afec­ta al es­ti­lo, que se sal­pi­ca de hi­jos de pu­ta, ir­se al ca­ra­jo, y otras ex­pre­sio­nes del ar­got co­lo­quial con el que a me­nu­do des­pa­cha­mos lo in­su­fri­ble, tam­bién afec­ta al con­te­ni­do de su in­for­ma­ción, por ejem­plo al des­cri­bir a Fernando VII di­ce: “Era co­bar­de, vil, cí­ni­co, hi­pó­cri­ta, ri­jo­so, ba­juno, ab­yec­to, des­leal, em­bus­te­ro, ren­co­ro­so y ven­ga­ti­vo; re­su­mien­do, era un hi­jo de pu­ta con áti­co, pis­ci­na y ga­ra­je”. Del mis­mo mo­do le veo im­pli­ca­do, e ín­te­gro, en el te­rreno de las es­pe­ran­zas, cuan­do sos­pe­cha que Es­pa­ña no tie­ne so­lu­ción por­que el “país ha per­di­do el con­trol de la edu­ca­ción es­co­lar y la cul­tu­ra”.

De­ten­gá­mo­nos aquí. Re­fle­xio­ne­mos so­bre lo que se di­ce en es­te li­bro en­tre bro­ma y bro­ma, en­tre sar­cas­mo y sar­cas­mo y veá­mos­lo co­mo una ad­ver­ten­cia an­te la po­si­bi­li­dad de vol­ver a per­der la opor­tu­ni­dad que se nos dio en 1978 con la crea­ción de un Es­ta­do so­cial y de­mo­crá­ti­co de de­re­cho, ple­na­men­te in­te­gra­do en Eu­ro­pa, y vea­mos el li­bro co­mo el re­ga­lo de un gran no­ve­lis­ta a la so­cie­dad es­pa­ño­la por­que es­toy con­ven­ci­do de que Una his­to­ria de Es­pa­ña de Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te es un mo­derno epí­lo­go a El Qui­jo­te.

EMILIO NA­RAN­JO / EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.